Declaraciones, pronunciamientos y comunicados

 

Las guerrilleras de las FARC-EP reafirmamos nuestro compromiso revolucionario, marxista, leninista, latinoamericanista y bolivariano por la Paz con Justicia Social para nuestro pueblo.

Fuimos empujadas a esta guerra cruenta, violenta y dolorosa; tuvimos el valor de acudir a las armas para defender a los desposeídos y a nosotras mismas. Seguimos combatiendo denodadamente en todos los escenarios posibles, buscando salidas a la confrontación sangrienta a la que nos ha sometido la oligarquía por más de medio siglo.

Ser guerrilleras significa tomar la decisión de luchar, de asumir la responsabilidad por nuestros actos, de liberarnos de un destino preestablecido, de esos roles definidos por una sociedad injusta y excluyente. Nuestro  ingreso a filas representa de por sí un acto de rebeldía y liberación; es hacer parte de un colectivo donde ser hombre o mujer está rebasado por la condición de combatientes revolucionarios por un mundo justo.

Sin duda alguna en las FARC-EP las guerrilleras encontramos un enorme caudal de posibilidades para reconocernos como mujeres, como luchadoras sociales, como sujetas políticas, como combatientes contra todo tipo de discriminación y explotación. 

A hombres y mujeres nos compromete igual responsabilidad de sacar adelante el proyecto revolucionario, nuestro estatuto nos confiere los mismos derechos y deberes.  Los espacios y respeto ganados como combatientes, son fruto de las luchas de todas y todos, cotidianamente, para superar el machismo culturalmente arraigado en nuestras filas.

Somos parte de la historia, herederas de quienes obtuvieron la primera independencia de nuestra nación; de quienes lucharon por conquistar derechos fundamentales como el sufragio entre otros; de las primeras guerrilleras que demostraron el mismo valor al empuñar un fusil o dar la pelea ideológica; ellas ganaron el derecho a ser llamadas combatientes, comandantes, camaradas.

A lo largo de nuestra lucha, como las demás mujeres, hemos sido estigmatizadas y discriminadas por este régimen. Contra nuestra organización han lanzado una maligna campaña mediática, apoyada por el poder económico y político imperial, para desvirtuar nuestra esencia revolucionaria y humanista, para acallar las voces justicieras, para maniatar las acciones de quienes nos hemos alzado en rebeldía.

En innumerables y pérfidas invenciones, las guerrilleras somos presentadas como víctimas de nuestros compañeros y de la organización revolucionaria. El objetivo es claro: desmotivar la vinculación de la mujer colombiana al combate revolucionario.

Inspiradas por la convicción y el temple adquiridos a lo largo de estos años de lucha, convocamos a los colombianos, y en especial a las colombianas, en su diversidad étnica, cultural, social y sexual, en su sabiduría ancestral, a  trabajar en la  construcción de un futuro de justicia y paz para las generaciones venideras. Ello envuelve la necesidad de reconocer la importancia del proceso que se adelanta en La Habana, su apoyo decidido a los esfuerzos de quienes apostamos al fin de la guerra y a la edificación de un régimen verdaderamente democrático en nuestro país.

Hemos decidido visibilizar nuestra lucha, reflejar lo que somos, pensamos y vivimos. Aspiramos a rescatar las pequeñas y grandes historias de nuestras compañeras y compañeros de lucha, junto a las de otras mujeres revolucionarias, fuentes de permanente inspiración para todas y todos.

Queremos compartir con ustedes nuestra visión, nutrirnos de sus experiencias  y saberes, y así juntas, todas las mujeres, hombro a hombro con nuestros padres, hermanos, compañeros, hijos, y guerreros por la paz, construir ese mañana de esperanza y alegría para nuestra patria.

Guerrilleras y guerrilleros opinaremos sobre la problemática de las mujeres colombianas, las luchas populares y las propuestas de las FARC-EP para la construcción de una sociedad más justa y equitativa, camino al socialismo. Como dijera nuestra inolvidable camarada y mártir Mariana Páez: “Nuestra alma femenina es capaz de vibrar en tonos muchísimo más agudos, frente al sufrimiento de nuestro pueblo”.

Lanzamos esta página Web, farianas, puerta abierta al mundo guerrillero de las FARC-EP, con sus dolores y sus alegrías, en su praxis constructora de una sociedad mejor, exaltando sus vivencias desde nuestra perspectiva de mujeres que amamos a Colombia y creemos firmemente en la posibilidad real de alcanzar la Paz con Justicia Social.

Share