Declaraciones, pronunciamientos y comunicados

 

14536524 376385829416957 981722196 oLas Sabanas del Yari, en las llanuras Colombianas, han sido testigas de muchos capítulos de la guerra: el desplazamiento que llevó a esas tierras la colonización, la guerra de la desprotección y abandono estatal frente a las necesidades básicas y, por supuesto, la de los enormes operativos militares y paramilitares que oscurecieron muchos atardeceres.

El mundo no conocía de la existencia de estos extraordinarios paisajes, habitados por comunidades que a pulso han edificado una organizada región, hasta que, en el marco del proceso de Paz adelantado en La Habana, se iniciaron actividades en distintas regiones del país, lo que mostró el rostro de esa verdadera Colombia, protagonista del conflicto y germen de La Paz.

Este escenario fue escogido para realizar el evento máximo de dirección, planeamiento y toma de decisiones estratégicas de Las FARC-EP, la conferencia nacional guerrillera que en esta ocasión tenía su mandato más trascendental en 52 años de existencia.

Los resultados políticos de las deliberaciones de las delegadas y delegados, que desde todas las unidades guerrilleras fueron convocados, dieron un contundente respaldo al trabajo realizado por la Delegación de Paz y, de manera unánime, refrendaron el Acuerdo Final con los 6 puntos componentes de la agenda de conversaciones.

Fue un fortalecedor encuentro de militantes, mujeres y hombres comprometidos con la solución política como una de las principales banderas que históricamente enarbolamos, y dispuestos a hacer de este paso un salto en nuestro proyecto como partido.

Pero también fue un encuentro fraternal, de experiencias, anhelos y sonrisas. Ver las profundidades sabaneras con sus soles naranjas y sus lunas perfectas nos llevo a ver también hacia el futuro, un futuro de enormes retos colectivos, pero también un futuro en el que las aspiraciones individuales toman un carácter importante.

De manera colectiva, la tarea inmediata será la implementación de los acuerdos que tendrá nuestra completa disposición, pero que dependerá sobretodo de las mayorías hasta ahora excluidas de los destinos del país. En este sentido, fue reiterado el enfoque de género transversalizado en los acuerdos, como uno de los mayores logros alcanzados por las mujeres colombianas en muchos años, como la oportunidad de avanzar en sus reivindicaciones y, para las mujeres farianas, como nuestra oportunidad de aportar en ese avance a partir de las construcciones y visiones propias que como sujetas políticas hemos adquirido.

Dijo una amiga extranjera al llegar a la zona de la conferencia que nunca en su vida había visto tanto cielo. De seguro, muchas de las cosas vividas allí eran no solo desconocidas sino impensables para quienes tenían una sola versión de la historia.

Debajo de ese cielo infinito, ha iniciado una nueva etapa, un nuevo reto sellado con un aplauso de aprobación y que para las mujeres participantes que representamos el 34% de dichos aplausos, significa un pacto con las campesinas, desplazadas, obreras, indigenas, negras, defensoras de DH, estudiantes y diversidad sexual, que serán las hacedoras de Paz.

Hemos refrendado los acuerdos de La Habana, y hoy reiteramos nuestro mandato y compromiso.

Share

A propósito de la Columnista

Manuela Marin

Manuela Marin

Guerrillera del Bloque Jorge Briceño, integrante de la delegación de Paz de las FARC-EP.

@manu_farcep