Declaraciones, pronunciamientos y comunicados

 

La enorme luna llena que ilumina las noches de este marzo de luchas y esperanzas, resplandece con toda intensidad, sumándose a los sueños y alegrías de todas las mujeres del orbe, que este domingo 8 conmemoran con justo orgullo su día internacional.

Las FARC-Ejército del Pueblo extendemos nuestro abrazo patriótico y combativo al conjunto de las mujeres colombianas que aman, trabajan y tejen con su esfuerzo el país del mañana. La semana que termina tuvimos presente en La Habana a la tercera delegación de género, que vino a sumarse al gran propósito nacional de conquistar la paz.

La voz de sus integrantes, su espíritu libertario, su no rotundo a la guerra, su reclamo contra todas las violencias que estremecen la patria, así como su anhelo de justicia y reconciliación, exaltan la importancia de su participación en la brega por el fin del conflicto y la ineludible urgencia de su constante presencia en el proceso. Entre todas y todos debemos hallar el modo de asegurar que nadie pueda excluirlas, son la mitad de Colombia que decidió no ser nunca más invisible.

Por las cuatro esquinas de Colombia hierve la actividad femenina en pro de la paz, en busca de la democracia, en ruta a la justicia social y por el reconocimiento de sus derechos. Marchas, foros, encuentros, conversatorios, talleres, eventos de toda naturaleza, dan cuenta del creciente y decisivo protagonismo de género. Las FARC-EP, en cuyas filas también combaten y sueñan miles de mujeres del pueblo, nos identificamos con todas sus banderas. Por mantenerlas en alto, miles de mujeres sufren persecución, cárcel y estigmas. Eso tiene que llegar a su fin.

Queremos extender también nuestro abrazo solidario a todas las mujeres de Nuestra América, y en especial a las mujeres de Cuba, verdaderos ejemplos de dignidad y grandeza, capaces de enfrentar y vencer, junto a todo su pueblo y su gobierno, cada una de las tramas perversas del imperialismo. Igual que a la mujer venezolana, auténtico baluarte de la revolución bolivariana desatada por el Presidente eterno Hugo Chávez Frías, garantía cierta de que nada podrán sus enemigos contra ella. La paz, la justicia y la felicidad tienen nombre de mujer.

SECRETARIADO NACIONAL DE LAS FARC-EP
Montañas de Colombia, 8 de marzo de 2015.

8de-ma.jpg

Share