Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Hace algunos días, para ser más exactos el 13 de junio, el portal Pacifista público un artículo titulado “Ahora las FARC quieren dar lecciones de feminismo” (http://pacifista.co/ahora-las-farc-quieren-dar-lecciones-de-feminismo/ ) en el cual daban a conocer algunos apuntes sobre las tesis de mujer y género que construimos las farianas con miras al congreso que se realizará para la constitución del nuevo partido político. El artículo con un título bastante provocativo no solo hablaba de las tesis, sino que además, en otras palabras, ironizaba la propuesta señalando que la organización es una de las más patriarcales del país donde las guerrilleras han jugado un papel secundario pero además hemos sufrido múltiples violencias de género donde hemos sido abusadas y obligadas a abortar.

 Una vez más, pues el tema siempre se ha utilizado como una polémica en los medios de comunicación, las guerrilleras de las FARC-EP, las mujeres que hacemos parte de la organización, somos invisibilizadas y puestas en un segundo plano y no precisamente por la guerrilla, sino por los medios quienes creen saber más de nosotras, que nosotras mismas; sumándole el tono desdeñoso con el que además se toman el atrevimiento de juzgar quien puede y quien no hablar de feminismo.
Hablan del papel histórico de las mujeres, pero definitivamente (y ese es un problema generalizado de la sociedad colombiana) de historia no sabemos nada. Decir que las FARC no es patriarcal y que en sus filas no hay machismo es una mentira que no me interesa alimentar, y eso es algo que ya lo hemos dicho bastante, las FARC también son presas de la estructura patriarcal que impera en la sociedad; es más el patriarcado hace parte inherente del sistema capitalista, van de la mano y Colombia es un país capitalista, patriarcal y machista. De ahí la necesidad de luchar a la par contra la estructura patriarcal que afecta tanto hombres como mujeres y que debe ser una bandera no solo de la organización sino de todas y todos aquellos que quieren transformar este país, por uno donde todas y todos quepamos.
Volviendo al tema de la historia, es necesario entender por qué hoy en día las FARC hablamos de feminismo y por qué la importancia de que en las tesis del partido no solo se incluyan unas sobre mujer y género sino que se haga un compromiso de cada uno de sus militantes no solo de concebir el tema de la mujer como algo trasversal en cada uno de los escenarios del partido sino también ponerse en la tarea de estudiar y asumirse como feminista y naturalizarlo en su día a día. Efectivamente el tema del feminismo como una propuesta y una discusión es algo nuevo para la organización, lo cual no quiere decir que el tema nunca se haya tocado o que no existieran feministas en las FARC, sin embargo la lucha que hemos dado las mujeres al interior de las FARC para que se nos reconozca como sujetas políticas ha sido igualmente histórica. Hoy en día son muchos los testimonios que se han dado a conocer sobre nosotras las farianas, nuestras historias de vida, nuestras aspiraciones, y nuestras razones para estar en la organización donde se ha mostrado el otro lado de la moneda, donde se ha permitido desde las propias voces de las mujeres contar sus experiencias pero también las propuestas y objetivos para el futuro que se avecina, sin desconocer que también se ha sufrido machismo en la organización, que ha sido todo un proceso llegar a escenarios de dirección, que no siempre se cumplieron las mismas funciones para hombres y mujeres y que ha existido una reticencia a la aceptación de las diversidades sexuales; en el caso de las urbanas también ha sido todo un proceso y una lucha, ganarse espacios, ser reconocidas por los compañeros por nuestras habilidades, dejar de ser relegadas en los tropeles a la “cocina” y sobre todo la aceptación del feminismo como parte de nuestro quehacer político y no como algo que desvía la lucha.
Y no está mal reconocerlo pues eso también ha sido importante para llegar al punto en donde nos encontramos en la actualidad, hablando abiertamente y como algo de la organización de la importancia del enfoque de género, pero más que eso de la necesidad de desarrollar un feminismo fariano que no solo contribuya a la despratiarcalización de la organización sino que sea una apuesta conjunta para el nuevo partido que está a punto de germinar y que debe ser abierto, diverso con propuestas que logren recoger el verdadero sentir de la gente que sea capaz de llegar a esas realidades y contextos del colombiano y colombiana de a pie y las sienta como suyas, entre esas la lucha de las mujeres en todas sus diversidades.
De ahí que sea tan importante las tesis sobre mujer y género, que si bien se deben desarrollar aún más y deben ser llevadas a cada una de las mujeres y hombres de las FARC, son toda una apuesta política no solo para la organización y el futuro partido, sino para la agenda en común que debe construir el movimiento de mujeres. ¡Claro que las farianas hablamos de feminismo! Un feminismo propio construido a partir de la experiencia dentro de la organización, de nuestros principios y perspectivas no solo como mujeres sino como comunistas.
Share