Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Soy mujer de las FARC-EP. Como ustedes, también he sufrido la represión de quienes criminalizan y reprimen a los que luchan. Sus vidas, como la mía, van tejiendo su historia, la van hilando poco a poco, con la resistencia de sus experiencias del día a día, van construyendo un telar de esperanzas.

Como guerrilleras de las FARC-EP nos ha cobijado la misma indiferencia de la sociedad clasista que padecen nuestras demás compatriotas. Tú, mujer: campesina, obrera, estudiante o ama de casa, aunque no portes un fusil, también puedes luchar contra la misma discriminación que padecen todas las colombianas.

Las guerrilleras no somos ajenas al profundo dolor y a la tragedia que ha causado esta guerra, impuesta desde las altas esferas del Estado a los colombianos y colombianas. Muchas de nosotras hemos padecido torturas, el asesinato de nuestros familiares, otras han sido víctimas de desapariciones forzadas; hemos sufrido el dolor de ver partir amigos y seres queridos a buscar refugio en otros países y vivir sin identidad propia. Hemos tenido que asumir que nuestros hijos e hijas crezcan sin nombre y apellido, viviendo una doble vida sin reconocimiento ni nacionalidad.

Negar derechos y oportunidades a las mujeres, es negar a las y los hijos y a la sociedad un futuro mejor. Los responsables políticos han sido elegidos para luchar por los avatares del presente, pero también para forjar un futuro mejor para todos y todas lo que no han hecho nuestros mal llamados "representantes".

Las mujeres han regado esperanzas de prosperidad e igualdad al conjunto de la sociedad con sus luchas. Las campesinas, indígenas y afros, habitantes del campo son las responsables, no obstante a los padecimientos y violencias de que son víctimas, de la convivencia y permanencia en el campo de sus comunidades y que éstas se mantengan vivas.

Por ello, considero indispensable continuar en la senda de persistir en la búsqueda de la solución política al grave conflicto social y armado que nos arropa a todos, hasta alcanzar la paz. Conozco la pobreza que aumenta cada día por la injusta distribución de la riqueza y la concentración de la propiedad y las oportunidades en unos pocos, que niegan la posibilidad y la igualdad a otros y otras, vulnerando principios universales de igualdad de oportunidades, de equidad y justicia.

Para lograr los cambios que requiere nuestra patria estoy segura de contar con la voluntad de millones de hombres y mujeres que, como colombianos y colombianas, soñamos y luchamos con un mundo más justo, donde podamos vivir en armonía y en paz todos y todas con los mismos derechos y oportunidades; en una plena sintonía con la naturaleza, respetando y amando nuestra madre tierra como herencia que dejaremos a las futuras generaciones.

 

Share

A propósito de la Columnista

Camila Cienfuegos

Camila Cienfuegos

Guerrillera del Bloque Alfonso Cano, integrante de la delegación de Paz de las FARC-EP desde Octubre 2012