Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Hoy 21 de mayo conmemoramos el segundo aniversario del asesinato de nuestro comandante Aldemar Galán y 31 mártires del Bloque Occidental Comandante Alfonso Cano (BOCAC).

 

Cuando nos preparábamos para realizar un curso sobre Pedagogía de Paz, nuestros camaradas fueron asesinados, cobardemente bombardeados por los enemigos de la paz como venganza en esta confrontación armada. A pesar de esto nuestra moral continua intacta, una vez más reafirmamos que por la paz lucharemos incansablemente; nadie nos podrá quitar nuestro sueño, las heridas en el alma de quienes sobrevivimos a aquel aberrante ataque en medio del proceso de paz y que marcaron nuestra militancia Fariana.

Los combatientes de las FARC-EP extrañamos la presencia física de nuestro Comandante Aldemar: su inolvidable voz, su admirable comprensión hacia la guerrillerada y su grandeza para continuar la lucha hasta entregar la vida en el combate por las transformaciones que Colombia necesita. Aldemar nos legó un compromiso vital a toda prueba con la revolución. Fue capaz de sacrificar su juventud y toda una vida en la que legaron Manuel Marulanda Vélez, Jacobo Arenas, Jorge Briseño, Alfonso Cano y muchos hombres y mujeres que han entregado su vida: para la edificación de las FARC-EP a las aspiraciones del pueblo colombiano.

Hacemos un llamamiento a todo el pueblo colombiano a perseverar en la batalla por materializar los ideales por los que entregaron su vida, la lucha por alcanzar cambios sociales para nuestro país, construyendo entre todos la alternativa política que conduzca al establecimiento de la justicia, una verdadera democracia, la libertad y la soberanía en nuestra patria. La muerte de los cámaras representa un hecho que no puede ser olvidado, su sacrificio constituye un ejemplo digno de vida, por lo tanto el actual escenario que configura el Estado en torno a la implementación de los acuerdos alcanzados llena de incertidumbre nuestros anhelos de paz y pone en el imaginario la repetición de hechos que no queremos volver a vivir.

Hoy los recordamos con nostalgia propia de camaradas, pero sintiendo su ejemplo palpitante en nuestras conciencias y en nuestros corazones insurgentes, trabajando día a día por estar con el más alto compromiso de revolucionarios auténticos. La invitación a todos los guerrilleros y guerrilleras es a mantener en alto sus banderas, honremos su memoria, fortalezcamos nuestra cohesión y apresuremos el paso en la marcha victoriosa por alcanzar la Nueva Colombia.

Share