Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

En Caracol Radio, en el programa Sal y Pimienta de María Isabel Rueda, hubo un debate sobre la participación de las mujeres en el proceso de paz, en el que una de las panelistas se pregunta: “¿Para qué están las mujeres en la Mesa, si no hacen sino reirse frente a las cámaras?”

En este tipo de declaraciones veo la misma actitud despectiva, denigrante que muchas veces asumen los medios de comunicación hacia nosotras las guerrilleras; con el agravante que vienen de mujeres que pregonan ser solidarias con su sexo. No, señoras. En mi humilde opinión, ustedes son solidarias  con su clase, que es algo bien distinto.

No creo que les moleste que Marcoleón Calarcá o Andrés París tiren una risita frente a las cámaras, tampoco creo que nadie se ha preguntado si los hombres están en La Habana porque sean “el marido de” -es que la mera expresión molesta- alguna comandante. Tampoco se les pregunta qué méritos tienen, qué trabajo hacen. Son hombres, y con eso basta.

En últimas, me parece que hay una fuerte dosis de hipocresía en todo esto. Algo así como si al tiempo que se plantea la participación de las mujeres en la Mesa, se despotrica contra las que ya están participando. ¿Por qué no se plantea el debate de una forma más constructiva, con más altura?

Efectivamente, necesitamos que las mujeres -las campesinas, las indígenas, las estudiantes, las amas de casa, las afro-colombianas- participen en el proceso de paz. Como necesitamos que todos los hombres y todas las mujeres de esa Colombia escondida, ignorada, sufrida, participen. Lo estamos pidiendo desde que iniciamos.

Ya ven: este tipo de expresiones tal vez caigan un poco pesadas después de un largo día de trabajo, señoras. Lástima que no nos quede, como a ustedes, tiempo para sentarnos unas cuantas horas en su compañía a debatir en Radio Caracol sobre la participación de las mujeres en el proceso de paz y luego rematar con un cognac en algún pub del Parque de la 93. Nosotras, las mujeres de las FARC-EP, estamos sintiendo el peso de la guerra en nuestros puestos de combate.  Y el proceso de Paz es uno de ellos.

Share

A propósito de la Columnista

Alexandra Nariño

Alexandra Nariño

Guerrillera internacionalista, integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP desde Noviembre 2012 

@Tanja_FARC