Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

WhatsApp Image 2017 03 15 at 9.42.06 AM

Yo era una campesina. Vivía con mis padres y 6 hermanos en el campo en la vereda el narciso, a 3 horas en escalera del municipio de Urrao, Antioquia. Como muchos campesinos sobrevivíamos apenas con lo que cultivábamos.

Mis padres siempre se preocuparon por darnos el estudio pero les tocaba trabajar muy duro. Ellos decían que no querían que sus hijos quedaran como ellos que nunca fueron a la escuela por falta de recursos. El anhelo mío eran estudiar, mis hermanos y yo tuvimos la suerte de terminar la primaria pero no hubo la forma de seguir estudiando porque en la vereda no avía colegio y en la ciudad tocaba pagar la matricula y a mis padres les quedaba muy duro, porque éramos 4 hermanos y costaba mucho. Yo siempre soñaba con ser una educadora para enseñarle a los niños de mi región, pero ese sueño nunca se cumplió.

Se escuchaba que habían llegado unos grupos armados que venían asesinando, desplazando a los campesinos y esto fue sembrando terror y muchos se desplazaron dejando todos sus bienes y sueños atrás. En el 2001 llegaron donde yo vivía amenazándonos y tildándonos de colaboradores de la guerrilla, se llevaron a mi hermano mayor a la fuerza, y hasta ahora no he sabido nunca más de él. Vi que las cosas no iban por buen camino y no encontraba solución para mi futuro, yo solo tenia 14 años y no entendía bien las cosas de la vida. No sabia ni que hacer. Los vecinos decían que existían otro grupo armado llamado las FARC que luchaban contra estos paramilitares y donde había mujeres, pero yo nunca los había visto.

A los pocos días se apareció otro grupo yo me llené de miedo pensando que eran los mismo de a aquel día tan doloroso para mi. Cuando llegaron me di cuenta que ellos eran diferentes a los otros grupos que había visto. En el sentido que no maltrataron a la gente y al contrario fueron muy agradables y habían mujeres armadas. No sabia porque luchaban ni quienes eran pero me cayeron bien. Más tarde me entere que les decían Elenos, pero más nunca pasaron por allí.

Aquellos grupos que le decían paramilitares siguieron en la región desplazando a la gente para quitarle la propiedad y reclutando los jóvenes de la región a la fuerza, así como lo hicieron con mi hermano.

Ya había cumplido los 17 años y hacia 3 años que andábamos desplazados de vereda en vereda con mis padres. Me acordaba de aquellas guerrilleras que había visto con fusil, me parecían dignas y bellas. Un día me fui de paseo y por casualidad me encontré otro grupo de guerrilleros, esta vez no eran los elenos sino las FARC. Vi gente muy formal y atractiva, me puse a hablar con algunos de ellos y a preguntarles porque luchaban. Me respondieron que ellos eran campesinos, que el estado los había atropellado y no les dejo otra opción que la de empuñar las armas para defenderse. Les dije que quería ser como ellos, vestirme de verde olivo y portar un fusil para hacer lo mismo. Me respondieron que esta vida no era fácil porque toca caminar mucho, a veces de noche, andar mojado, aguantar hambre porque no hay la forma de cocinar por medida de seguridad. Me preguntaron si todavía estaba dispuesta a ingresar y yo respondí que si, porque los paramilitares estaban asesinando muchos campesinos en la región y que tenía mucho miedo que me fueran a maltratar.

Cuando me incorpore a las FARC, pensé que me iba a dar duro pero me hice fuerte para sortear todas las tareas y dificultades. Me acostumbre a la vida en la selva, a la guerra y a la colectividad de la organización. Lo más importante es que aprendí muchas cosas y nunca me arrepentí.

Hoy soy parte del grupo de pedagogía de paz del 57 frente y sé que estoy más cerca de lograr mi sueño de ser profesora.

Share