Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Csl5O99VUAAzGGL.jpg largeAl concluir el Acuerdo Final el pasado 23 de agosto en La Habana, quise gritar con mi puño en alto: “¡Las mujeres farianas le hemos cumplido a las mujeres colombianas en el proceso de paz!”, pero realmente no es así. Logramos una histórica e inédita inclusión de género en proceso de paz alguno, que reconoce y promueve los derechos de las mujeres, y aún así, no hemos terminado, ¡la tarea apenas comienza!

En la Delegación de Paz, las insurgentes hemos escuchado las múltiples voces y propuestas de las mujeres colombianas y sus organizaciones, compartimos sus sueños y anhelos de equidad, tendimos puentes y lazos de unidad, visibilizamos sus agendas y juntas, nos fortalecimos como siembra que germina anunciando la mejor cosecha. Ahora comienza la gran lucha por la materialización de los acuerdos.

Nada fue fácil, especialmente en la última etapa del proceso que inició con el Cónclave en La Habana. Había desazón entre las mujeres de la Delegación de Paz de las FARC-EP por los puntos trascendentales que faltaban, el de reincorporación e implementación. Todo el esfuerzo realizado a lo largo de la existencia de la Subcomisión de Género durante dos años, podía quedar sin concretar a la hora de la culminación, pues el gobierno había disuelto en la práctica la Subcomisión.

La teniente Juanita quien estuvo muy comprometida con el trabajo de género a lo largo de su permanencia en la Subcomisión, ya había partido al equipo de monitoreo, y María Paulina como responsable de la misma, por parte del gobierno, había sido nombrada como vice-fiscal; en tal caso, no había con quien interlocutar desde la contraparte.

Luego de dos días de trabajo en plenaria de Cónclave, pasamos a trabajo por comisiones, las que deberían decidir cada uno de los aspectos que faltaban por acordar. Pero aún había algo por hacer, es así como se nos ocurre la idea de empezar a hacer “pedagogía” con cada participante de las comisiones, tanto de la Delegación de las FARC-EP, como del gobierno. Se comenzó a explicar a cada uno la responsabilidad de la Mesa en garantizar en la totalidad de los acuerdos, la inclusión de género.

Afuera del conclave, las otras compañeras de la subcomisión: Manuela, Alexandra, Camilla y las demás camaradas de la Delegación, además de todas las tareas que significó el proceso en esos días, con apoyo de las asesoras, Laura y Pilar, adaptaban las propuestas que ya habíamos trabajado por más de tres meses para poderlas distribuir en las comisiones, especialmente en el tema de reincorporación, y buscar que fueran recogidas por las partes en el acuerdo.

En el recinto del Cónclave pasábamos resúmenes de las propuestas sintetizadas, hacíamos observaciones de inclusión, al tiempo hablábamos con Pablo, Pastor, Santrich y los asesores para que fueran tenidas en cuenta. También se conversaba con Roy, que en su estilo particular hablaba de porqué él era feminista, porque su tía y su esposa lo eran, y le exigían una postura consecuente con los derechos de las mujeres, que de paso les agradecemos a ellas esa labor.

Pero fue a la canciller María Ángela Holguín a quien pedimos que intercediera con sus compañeros de negociación para que garantizaran esa inclusión, no obstante a que los ministros Rafael Pardo y Juan Fernando Cristo en los intercambios habían manifestado su voluntad de acoger nuestras propuestas. Lo incluido fue lo que logramos con el cabildeo de cada una de las partes.

Aún así tenemos que decir de manera autocrítica, que en el acuerdo que tiene que ver con la reincorporación en lo económico, social y político de nuestra fuerza, fue bastante general en lo referente a la inclusión de género, no fue tan explícita. Es una muestra de que nuestra lucha continuará por la garantía de nuestros derechos, muchos de ellos, conquistados en la organización, en medio de la confrontación.

Así que, mujeres colombianas, nuestra tarea no ha terminado, viene la más intensa batalla por lograr la implementación de los acuerdos con enfoque de género que garantice una paz con justicia social e incluyente! Es nuestro tiempo, el de ustedes y el nuestro, a partir de la X Conferencia, ya convertida la organización en partido o movimiento político, nos encontraremos en las zonas veredales de transición, en la Comisión de Implementación, en las aulas, en los distintos escenarios de debate, planeación y ejecución de los acuerdos, porque la paz, es con las mujeres!

Share

A propósito de la Columnista

Victoria Sandino Palmera

Victoria Sandino Palmera

guerrillera del Bloque Alfonso Cano, integrante de la delegación de paz de las FARC-EP desde mayo 2013.

@SandinoVictoria