Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Entrevista realizada a una de las guerrilleras más antiguas y experimentadas de las FARC-EP. Se trata de la combatiente fariana Eliana González Acosta quien con 42 años de militancia en las filas guerrilleras, nos habla acerca de su historia de vida y lucha, su participación en varios diálogos de paz, el papel de la mujer en la lucha guerrillera, sus años al lado del camarada Raúl Reyes y otros asuntos.

La camarada Eliana Gonzales Acosta es la guerrillera en función más antigua de las FARC-EP, y muy seguramente de Colombia.

Sus orígenes

Yo soy de Medellín, Antioquia, allí viví con mi familia mis primeros años, después nos fuimos para Segovia buscando mejores condiciones de vida, pero tampoco las encontramos así que nos trasladamos para el Urabá Chocoano a buscar tierras baldías para producir por lo menos lo necesario para sobrevivir. Así deambulamos varios años, hasta regresar a Urabá en donde finalmente ingresé a la guerrilla en donde encontré todas esas posibilidades que me habían sido negadas.

El primer contacto con la guerrilla

Yo desde niña si había escuchado hablar de las FARC, pero en realidad no me los encontré nunca, ni llegaban a mi casa.

Una vez, estando en el campo, cerca a cimitarra, tres compañeros hablaron sobre la lucha armada, las necesidades y las causas por las cuales están luchando tantas personas en este país. Me identifiqué inmediatamente y comenzó el deseo de irme también a luchar por la otra Colombia, la Colombia de los pobres, la Colombia del pueblo, por la que vale la pena entregar hasta la propia vida.

imagesLas razones para ingresar

En realidad yo me fui, enamorada de la lucha por lo que nos contaron los compañeros, dijeron que este es el camino, es la solución y tenían razón. Porque en Colombia no hay condiciones para vivir dignamente, no, no hay derecho a la vivienda, no hay derecho a la salud, a la educación. Un país sin oportunidades.

En el transcurso del tiempo, aceptando la disciplina y las normas que hay dentro del movimiento, una aprendiendo a desarrollarse más en todos los campos, el campo político y en el campo militar. En la vida civil, hay que prepararse para trabajar, para ayudar a su familia, lo mismo es en el movimiento, hay que prepararse para la formación de un fuerte y capaz movimiento, que ayude a cambiar las condiciones de vida no solo de nuestra familia, sino de la familia de todos los pobres.

El ingreso

Yo ingresé en el año 1974, cerca a Cimitarra, Santander. Ingresé al Cuarto frente que en esa época era muy pequeño. Ahí estuve hasta el año 80. El comandante del cuarto frente hasta entonces era un camarada que se llamaba Ricardo Franco. El murió accidentalmente, se le explotó una granada al final del 79. Pero seguí siendo parte del mismo frente hasta que me trasladaron para una columna que se llamaba la columna de Lopón, que es una región de Santander donde habia una unidad nuestra. Allá llegue en el año 80 y de allí en el año 81, nos dieron la tarea de conformar un frente, o sea de desdoblarnos, y pasamos a hacer parte del 12 frente.

El paso de la vida civil a la vida guerrillera

Una llega con mucha expectativa, si va a ser capaz de cumplir con la disciplina, las normas, pero viéndolo bien es una vida casi normal. Cuando yo llegué, siempre habia agua panela, arroz, arepas, lentejas, frijoles... bueno, la comida a veces hasta mejor que en muchas casas.

Se aprende el trabajo colectivo y a valorar las cosas en su justa proporción. Es la Otra Colombia, porque allí todos tenemos lo que necesitamos. La dirección es el gobierno revolucionario reconocido por el pueblo, por los campesinos, pues el Estado Colombiano no existe en muchas regiones más que en su forma represiva mientras que nosotros trabajamos en colectivo con los campesinos, los caminos, las carreteras, los puentes.

Los cambios en la organización

La organización ha venido cambiando, antes éramos un movimiento casi en su totalidad extracción campesina y con el paso de los años fue ingresando muchísima gente, intelectuales, gente que había salido a estudiar en el exterior. Ellos fueron aportaron bastante en la preparación de la guerrillerada.

Hoy hemos demostrado ser una organización capaz, de dar la más dura de las batallas, que es la de los argumentos y las ideas transformadoras.

Nos hemos sobrepuesto a la más cruenta arremetida militar, para defender el derecho más sagrado de nuestro pueblo que es La Paz con Justicia Social y lo hemos logrado gracias al impulso que nos da, ser una organización compuesta por hombres y mujeres de la clase obrera y campesina, dispuestos a los más duros sacrificios, con tal de alcanzar la más justa de todas las causas.farc female fighter 1458835775

Los procesos de Paz

Estuvé en los diálogos que se hicieron cuando Betancourt que comenzaron en el año 84. Era parte de la guardia del secretariado, y allí estuvimos hasta que se rompieron estos dialogos. Luego pasamos a los otros diálogos de mayor envergadura que fueron los del Caguan, muy ricos en cuanto a la participación de las comunidades. Pero en ninguno de los dos procesos fue posible avanzar.

Y los diálogos de La Habana que hoy terminan con la mejor de todas las noticias para el país, demostrando que cuando existe real voluntad, sí se puede, que cuando los intereses de las mayorías son la luz, se puede llegar con claridad al final de cualquier túnel.

Las mujeres en las FARC

Cuando una llega es a la insurgencia, se llega a aprender, entre otras cosas a luchar y a trabajar sin distinciones de sexo, el reglamentos, el estatuto, las normas nos cobijan a todos. Tenemos deberes y derechos. Ese proceso de formación se da en distintos niveles y con distintos resultados, pero son cada vez más las compañeras que se destacan en todas las tareas. Nosotras estamos claras que fuimos al movimiento guerrillero a jugar un papel muy importante, el mismo que queremos desempeñar en la nueva etapa que se aproxima en el país.

Con Raul Reyes

Estuve al lado del camarada Raúl casi 20 años, tanto que a veces me querían trasladar y yo le decía no; yo me quiero morir al lado suyo, no me quiero ir de su lado. Él era un hombre muy humano, que aportó mucho al desarrollo del movimiento, era un hombre incansable en el trabajo. Él ingresó un poco maduro y aportó muchísimo en la formación de cuadros, eĺ siempre vivía pendiente de resolverle los problemas a sus tropas, y era duro con la disciplina. Hacía cumplir el reglamento a cabalidad.

Desafortunadamente en una situación extremadamente desigual, nos lo arrebataron. Él y todos nuestros camaradas que han caído en la lucha siguen vivos en nuestras conciencias. Se valora mucho el aporte que todos han hecho y estamos orgullosos de haber compartido y aprendido tanto de ellos.image 144969 156496

Con Jacobo Arenas

Con el camarada Jacobo, también estuvimos bastante tiempo. Tuve esa dicha de estar a su lado, de conversar con él, de escuchar las charlas, las conferencias que nos hacía. Porque ademas él era un hombre que leía mucho, estudiaba mucho. Un hombre entregado e íntegro.

Como se imagina una Colombia en Paz

Yo me imagino el sueño cumplido de muchas personas, tranquilidad, armonía, progreso. Oportunidad de trabajar la tierra, y también de vivir en la ciudad con dignidad, trabajo, educación. Ese nuevo amanecer que se acerca será el inicio de muchas victorias para nuestro pueblo.

Share