Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Los viejos guerreros y guerreras, sí, los del 4º, 37, 20, 33, de la Eduardo Mahecha del 24 y todos y todas quienes han luchado de manera incansable por un futuro mejor, estaban ahí. Fue inmensa la alegría, encontrarles, como siempre, formando y educando a las nuevas generaciones. Recibían al amigo y compañero, a su comandante, a Pastor Alape y a quienes llegamos al Bloque Magdalena Medio, a la pedagogía de paz,  el 3 de marzo pasado. También los campesinos de esa zona que con gran expectativa y admiración veían llegar un helicóptero no para lanzar bombas de terror si no para llevar un mensaje de paz.

Con entusiasmo fervoroso nos juntamos en un solo abrazo con la fraternidad fariana expresándonos sentimientos por el reencuentro, realmente fue un momento de alegría y perspectiva, se sentía la ansiedad por conocer, de primera mano, los detalles de los acontecimientos en La Habana.

Y de parte nuestra, quienes arribamos, estábamos rebosantes de entusiasmo, porque llegábamos a  vivir la vida guerrillera, el relacionamiento con las viejas y nuevas generaciones, a compartir con la colectividad,  esa que a diario añoramos aquí en La Habana, en medio de los afanes del proceso. Ese encuentro nos fortaleció el alma.
 
Así que el encuentro de pedagogía no solo significaba explicar los avances del proceso, analizar las perspectivas del mismo, el futuro de Colombia, la posibilidad real de una paz estable y duradera. También significó fortalecer los lazos de afecto, de amor de la familia fariana, de quienes hemos compartido momentos sublimes de lucha, así nos sentimos quienes fuimos a los campamentos a compartir con nuestros camaradas la heroica lucha guerrillera.

Nos entregamos a la tarea, expusimos cada detalle de los acuerdos parciales alcanzados, hablamos de los terrepaz, del funcionamiento de las áreas campamentarias transitorias, sobre la implementación de la Justicia transicional, la  perspectivas de genero en los acuerdos y con un grupo apasionado por la fotografía y video les compartimos nuestra experiencia en La Habana y les dimos elementos sobre el tema.

El trabajo fue intenso, muchos interrogantes, será que esta vez sí la oligarquía querrá la paz?, continuaran matándonos?, estas y muchas otras preguntas se hace la guerrillerada. Pastor Alape y demás integrantes de la delegación, expusimos cada detalle, los retos que se nos avecinan, explicamos nuestra real voluntad de paz en un tiempo maratónico con las dificultades propias de la vida guerrillera.

Así llegamos nuevamente a La Habana llenos de amor, de moral combativa, de saber que cada guerrillero y guerrillera que compartió  esta hermosa jornada quedará con nuevos motivos, con nuevas perspectivas para cumplir las determinaciones del Estado Mayor Central y de nuestro Secretariado.

Nuestro compromiso es por la paz con justicia social, porque nosotras las guerrillera y los guerrilleros seguiremos luchando por ella, por la vía que nos dejen, anhelamos sea, el fin de la guerra.

Share