Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Terminó otro año pero este es particular para el pueblo colombiano, lo finalizamos con la gran esperanza que sea un año completamente diferente en lo que a paz se refiere.

El anhelo de cada colombiano que ha padecido la guerra desde 1948, por no ir más atrás, es la inspiración que nos motiva a guerrilleras y guerrilleros de las FARC-EP a mantener las banderas en alto, siendo también víctimas de las más violentas arremetidas militarista que se haya conocido en la historia de Colombia, con la asesoría permanente de los EE.UU.  Es por esto que queremos la paz pero no la paz de los vencidos sino la igualdad de oportunidades que merecemos todas y todos los colombianos.

Cada comando, célula, guerrilla, columna, frente o Bloque celebraron el fin de año de manera diversa, unos en el puesto de trinchera esperando no ser sorprendidos, porque a pesar que mantenemos un cese unilateral del fuego, el ejército realiza constantes operativos para golpear a nuestras unidades;  otros rememorando historias, otros escuchando música a muy bajo volumen, otros tuvieron  la posibilidad de bailar al son de la salsa, el vallenato, el merengue o lo que le gusta a la juventud: el reggaetón,  cada uno dispuso de acuerdo a sus condiciones en hacer un asado, una lechona, unos tamales o sencillamente una frita de trigo porque están a la expectativa del enemigo. Los prisioneros en la difícil situación de abandono por parte del Estado en las barrotes fríos de las celdas. Son las diversas razones que nos imponen por el valor de levantarnos en armas  pero cada uno con la moral en alto y la firme convicción de que la paz esta por llegar.

Nosotros en La Habana evocamos todas las tareas campamentarias.  Lo envidiamos porque esa es nuestra cultura y es lo bello de una fiesta el trabajo colectivo para que todos coman, beban y gocen. Claro, celebramos en unas condiciones de mucha comodidad,  muy diferentes a las de los campamentos en Colombia.

Las fiestas en la guerrilla son hermosas, mucha unidad, solidaridad, disciplina y alegría, cada uno y una en la tarea que le corresponde, cocinero, guardia y todas las tareas que se afrontan para realizar una fiesta colectiva.

Con la fuerza y moral que nos han dejado nuestros antecesores, en este nuevo año vamos con la esperanza puestas en el fin del conflicto que nos a dejado sin padres, sin hermanos, sin esposos, sin hijos, los familiares que no pudimos volver a ver por ser guerrilleros. Ha sido una guerra impuesta por el Estado, violenta y prolongada donde miles y miles han quedado por diferentes causas esperando que haya igualdad, que sus hijas e hijos que se fueron para la guerrilla tuvieran la oportunidad de regresar a abrazarlos con sus sueños alcanzados.
 
Lo importante de todo esto es que este año que ya comenzó va con todas las esperanzas puestas, que las festividades del 2016 las podamos pasar todos en familia. Que por fin podamos gritar todas las guerrilleras y guerrilleros junto a nuestro pueblo ¡Viva Colombia libre justa y soberana!

Share