Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Dentro del contexto  latinoamericano se registra de diferentes maneras, el resurgir de los movimientos feministas y de organizaciones de mujeres. Hay una diferencia en el origen, en la orientación política y en sus estrategias. Sus demandas históricamente han sido diversas, pero ahora se encaminan con mayor fuerza  hacia la transformación y construcción de mejores sociedades.

En este resurgir o despertar participan de diversas maneras: amas de casa, trabajadoras de la plaza de mercado, madres comunitarias, maestras, mujeres académicas, dirigentes políticas y sociales; en fin, mujeres que independientemente de su trayectoria política, condición social, etnia, creencia religiosa, idiosincrasia, cultura, procedencia: campo o,  ciudad; lo cierto es que hoy se está constituyendo un feminismo con ideas ampliamente democráticas, y sobre todo un movimiento muy amplio y poderoso en todo el continente.

El feminismo es en la actualidad teoría y práctica y algo muy importante, se ha construido y forjado con una visión de ser actoras de las nuevas sociedades, desde la perspectiva de género.

Por toda Nuestra América los movimientos y organizaciones femeninas, demandan las transformaciones de conductas, valores, costumbres, leyes y roles sociales que se habían petrificado en el tiempo y, que reflejan a diario, la exclusión, la discriminación, el desconocimiento de la otra  mitad, ahora la mayoría de la población.

Hoy el discurso femenino esta compuesto de debates políticos, de sueños, de construcción, de prácticas, de opiniones sobre diversos temas, sin falsos moralismos ni tapujos se abordan temas como el lesbianismo y la diversidad sexual, la autonomía, el aborto, el poder, la cotidianidad, el sentido de la familia, la salud, el trabajo, la reproductiva femenina, el patriarcado, el medio ambiente, la educación.

Algo muy importante, esta nueva ola, de organizaciones políticas y sociales femeninas están en los escenarios de los sindicatos, en las universidades, en los partidos de izquierda, en las ONG, en las barriadas, en las juntas de acción comunal, en los parlamentos etc.

Ellas quieren ser dueñas de si mismas para de ahí partir a servir a sus comunidades. Quieren y pueden liderar, quieren y pueden ser constructoras desde su visión como mujeres, con sus propios términos y definir qué es lo importante y estar en el centro de la discusión junto a sectores patrióticos y democráticos para impulsar los cambios políticos y sociales en el continente.

Es importante destacar que simultáneamente con el fortalecimiento de estos movimientos y organizaciones femeninas con distintas vertientes y orígenes, surgen más y más organizaciones de ellas que fortalecen las ya existentes.

Tenemos que decir que esta es una generación de mujeres que han decidido no ser espectadoras.  Son protagonistas y constructoras de las nuevas sociedades, de su futuro.

Share

A propósito de la Columnista

Viviana Hernández

Viviana Hernández

Guerrillera del Bloque Alfonso Cano, integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP desde octubre 2012

@Viviana_FARC