Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Las mujeres en Bogotá muestran su apoyo a la paz de Colombia a través del acto simbólico de encender la llama por la paz, con este acto las mujeres demuestran que también son activas en la construcción de la senda hacia la reconciliación.

El 23 de septiembre en La Habana el Comandante Timoleón Jiménez y el Presidente Juan Manuel Santos, acompañados por el presidente de cuba, Raúl Castro dieron a conocer que la paz en Colombia es posible. De inmediato en el mundo se desató una oleada de declaraciones en apoyo al proceso paz en Colombia, para los grandes medios fue el bum, en las redes sociales la gente también se manifestó, las imágenes de ese momento se apoderaron de los titulares y en las redes comenzaron a circular etiquetas volviéndose viral una imagen de Timoleon y Santos dándose la mano.  

Este momento, histórico tal vez,  ha generado expectativas impregnadas de optimismo en las masas populares  en Colombia, en varios medios se vieron imágenes de personas aglomeradas en diferentes sitios, pendientes de pantallas que mostraban las imágenes momento a momento de lo que sucedía en la Isla.

Las mujeres de Bogotá no se excluyeron de las muestras de apoyo a la paz, y en un acto al cual llamaron Acto simbólico de encender la llama por la paz se unieron a la expresión del pueblo Colombiano que pide el fin del conflicto. Con la luz de una vela simbolizan la necesidad de mantener viva la llama de la esperanza y a la vez mostrar que esa pequeña luz se debe cuidar y alimentar para que no se extinga.

Quien mejor para darnos lecciones sobre perseverancia en el camino a la paz que una mujer, ellas han vivido el conflicto desde todos los ángulos, ellas son abuelas, son madres, son hermanas, son esposas, son tías y la guerra las ha golpeado mas que a cualquier otro ser, a ellas les ha tocado cargar con el dolor de ver a su familia desintegrarse poco a poco debido a las bajas que deja la confrontación, y a parte les ha tocado sentir en su propio cuerpo el dolor de la guerra.

Las FARC-EP tenemos un compromiso de paz con el pueblo Colombiano,  y nuestro compromiso es mas fuerte con las mujeres, ellas nos dieron la luz para ser lo que somos, en nuestros ranchos quedaron, en la puerta esperan nuestro regreso, pero no nos quieren derrotados.

Finalmente, para recordar su dolor un fragmento del poema de Mario Benedetti


La Madre Ahora
  


Doce años atrás


cuanto tuve que irme


dejé a mi madre junto a la ventana


mirando la avenida


ahora la recobro


sólo con un bastón de diferencia



en doce años transcurrieron


ante su ventanal algunas cosas


desfiles y redadas


fugas estudiantiles


muchedumbres


puños rabiosos


y gases de lágrimas


provocaciones


tiros lejos


festejos oficiales


banderas clandestinas


vivas recuperados…

Share