Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Ahora que está sobre la mesa el tema de la crisis fronteriza entre Colombia y Venezuela, cuando los medios de desinformación y unos cuantos políticos en campaña infunden en la gente un falso e hipócrita sentimiento de patriotismo, valdría la pena recordar y es apenas lógico, pero también penoso hacerlo, que Colombia con respecto al resto de Latinoamérica ocupa pociones privilegiadas en cuanto a altas cifras de desigualdad, desplazamientos, robo de tierras, asesinatos de lideres sociales, falta de educación, vivienda, salud y pare de contar ya que la lista es larga.

Si analizamos a fondo esta situación con los elementos anteriores, con sentido común, respondiéndonos algunos interrogantes tales como, ¿por qué hay tantos colombianos viviendo en Venezuela?, ¿por qué se fueron a vivir allá?, y ¿a que se debe ese éxodo? podríamos decir que nos está pasando lo que reza el adagio popular, ¡Tras de ladrón bufón!

Ante la incapacidad del Estado colombiano y sus dirigentes para solucionar las necesidades básicas de la población, esta debe resolver su situación y una de las soluciones es refugiarse en una nación hermana y solidaria, ese es el caso de colombianos, hombres y mujeres, radicados en Venezuela, están allá desplazados por la violencia de Estado desatada desde hace muchos años en Colombia y de la cual fueron víctimas, pero la crisis no es generada por ellos, sino por quienes se valen del desespero en que llegan esas personas para aprovecharse y desarrollar todo tipo de actividades ilegales.

Así el Gobierno colombiano pretende que una nación de manera libre y soberana no defienda sus propios intereses y se deje sabotear por elementos extranjeros y que además están en su territorio de forma ilegal. ¿A que está jugando Colombia? Al contrario de lo que esta haciendo, debe resolver qué va hacer con la población que está retornando, dónde los va ubicar, qué garantías de seguridad social les va a brindar o simplemente quiere descargar su responsabilidad en Venezuela.

En el fondo esta crisis en la frontera no tiene sentido ni razón de ser, es tan solo una pataleta de la élite colombiana para continuar con la orientación de desestabilizar a Venezuela, ni mucho menos va a terminar en una guerra como lo han querido hacer ver mentes perversas y maquiavélicas, lo que debería hacer el Gobierno colombiano es organizar primero la casa sin criticar al vecino, porque ¡bien sucia que la tiene!

Share