Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Lubna Olayan es una mujer empresaria multimillonaria, quien dirige la corporación financiera Olayan Financing Company (OFC) uno de los mayores conglomerados de Arabia Saudí, con 50 empresas y 15 mil empleados; que gestiona títulos crediticios por valor de 4.400 millones de dólares, ha roto estereotipos en su país, y es la primera mujer elegida en la junta de directores de la compañía Saudí Hollandi Bank en 2004. Se graduó en Agricultura y tiene una maestría en administración de empresas. Ha acumulado una fortuna que asciende a 2.000 millones de dólares1.

Pero muy a pesar de su gran solvencia económica y su prosperidad Lubna Olayan no es libre. Y no solo por el país donde nació o vive, sino por la existencia de reglas basadas en el patriarcado, del sometimiento de la mujer, su discriminación, considerada propiedad privada de los hombres. Esto mismo ocurre, aunque de forma más velada en América Latina, donde a pesar que existen normas aparentemente iguales para todos, lo cierto es que la discriminación y la desigualdad se mantienen en cuanto a oportunidades en el mercado laboral, cargos de gobiernos y en el ejercicio de la política, donde las mujeres deben conformarse con ocupar un segundo plano.

Por cultura o por costumbre se acepta que es “normal” que se considere a la mujer inferior al hombre. Iniciando desde los más altos cargos, así: “la primera dama” es la mujer del presidente, se mueve de acuerdo a los intereses del gobierno y su esposo; ella es una figura para mostrar, normalmente se les asocia a trabajos caritativos y de ayuda a la población.

Como Lubna, las grandes corporaciones tienen ejecutivas, secretarias, archivadoras, recepcionistas, pero los cargos de decisión, manejo y alta gerencia solo están destinados para los hombres. Y si hombres y mujeres cumplen el mismo oficio, la mejor remuneración califica para los hombres.

En Colombia en la mayoría de colegios y universidades las mujeres terminan sus estudios con más asiduidad que los hombres, según la ONU las mujeres estudian más años que los hombres (9.5 años frente a 8.4), pero al lograr un empleo, el pago por su trabajo no es justo ni equitativo. Según estudio de la OIT, publicado en enero del presente año, “La mujer en la gestión empresarial”, Colombia es el segundo país con mayor número de personal femenino en cargos directivos (53,1%). Sin embargo, la tendencia muestra que a las mujeres se les encuentra trabajando en funciones gerenciales se les asigna a las áreas de recursos humanos, en relaciones públicas, en comunicaciones, finanzas y administración, se les limita la alta gerencia; por lo tanto, solo pueden ascender hasta un cierto punto en la jerarquía organizacional.

Respecto a la solicitud de empleo, las vacantes más solicitadas para mujeres con bachillerato están relacionadas principalmente con el sector de servicios: vendedoras, impulsadoras y auxiliar de servicios generales. Las auxiliares contables, administrativas, y asistentes administrativas para mujeres con formación técnica y tecnológica. Administradoras, gerentes de zona y médicas, son los cargos más demandados para profesionales mujeres en el país.

Según PNUD las mujeres colombianas han pasado a representar el 21% de escaños en el Congreso. Pero son tan sólo el 14% concejalas, el 17% diputadas, el 10% alcaldesas y el 9% gobernadoras.

La Encuesta de Uso del Tiempo, elaborada por el DANE, nos muestra cómo el tiempo de trabajo total diario de las mujeres es de 13 horas. De estas, 7 horas con 53 minutos fueron dedicadas a actividades de trabajo que es contabilizado en la producción nacional y 5 horas con 10 minutos dedicadas a trabajo no incluido en esta medición. Por su parte, el tiempo total de trabajo diario de los hombres fue de 11 horas, 9 horas con 15 minutos dedicados a trabajo que está incluido en el cálculo de la producción nacional y 1 hora con 45 minutos a trabajo no incluido en él. Es por estos datos que queda demostrado que si ambos trabajan,  la mujer llega a casa a encargarse de los oficios domésticos, de las tareas de los hijos, de los pendientes en el hogar. Mientras el hombre dedica mas tiempo a descansar.

Es necesario hacer justicia a la proporción y participación de mujeres dentro de la sociedad en todas las etapas de su vida; cuando llega el tiempo de pensionarse, el 80% de las mujeres mayores de 57 años no devenga una pensión y los hombres mayores de 62 años solo reciben el 70%2. La equidad es que a la mujer se le asigne la pensión que le corresponde y al hombre mayor se le complete de acuerdo a sus necesidades reales.

La brecha todavía es muy grande y es por eso que mujeres como Lubna Olayan, aun con sus millones, no alcanza su libertad e independencia; menos las mujeres proletarias o pobres.

1-(http://actualidad.rt.com/sociedad/175427-multimillonaria-saudita-mujer-conducir-coche)
2-(Art el Tiempo 3 de febrero de 2015)

Share

A propósito de la Columnista

Mireya Andrade

Mireya Andrade

Guerrillera del Bloque Alfonso Cano, integrante de la delegación de Paz de las FARC-EP de Octubre 2014 a Agosto 2015.