Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Honor y gloria a las mártires de Guapi!

Los sentimientos de profundo dolor  y vacío afloran en nosotros y nosotras, tras la muerte de tantos camaradas en el aleve bombardeo ocurrido en Guapi, con quienes hemos compartimos momentos muy difíciles, de mucho sacrificio, pero también buenos y entrañables.

Conozco de ellos su entrega y compromisos con nuestra causa; sus actuaciones, desde abandonar todo lo que les es más querido, hasta tomar las armas para defender sus ideales y sus vidas. Hijos e hijas nacidas de las entrañas de nuestra diversidad: muchachos y muchachas, campesinos, obreros, estudiantes, indígenas, afrocolombianos, gente del pueblo y la ciudad que dejaron su vida, sus familias, todo, por una decisión cuya prioridad era lograr el cambio político en la conducción de Colombia; con sus anhelos por lograr un país distinto.

Su lucha desinteresada, nunca mediada por un sueldo o remuneración, sino por la convicción de que su sacrificio podría mejorar la vida de sus comunidades y pueblo tan querido. No buscaban beneficio propio, ni el lucro personal, sí con mucha alegría y optimismo buscan  bienestar y mejor vivir para las comunidades y sus familias, para todos quienes no han conocido en la vida más que el sufrimiento, y que no gozan siquiera de los beneficios básicos que un Estado tiene la obligación de proporcionarles: la vida, la educación, alimentación, vivienda, salud, trabajo, etc.

Duele perder a camaradas con los cuales he recorrido un largo tramo en estos nada fáciles senderos; ellos se han convertido en parte de nuestras vidas, de nuestros sueños y esperanzas, son nuestra familia con quienes nos regocijamos o entristecemos, con quienes reímos, lloramos, discutimos o gozamos. Cuando se ha compartido tantos años, es difícil tener que aceptar que estos son hechos de la confrontación que vive nuestro país, y en el que mucha gente con invaluables calidades humanas ofrendan su vida por la esperanza de un futuro promisorio, de un mejor país en el que quepamos todos y todas.

Ahora que no están, sabemos y reconocemos que perdimos hombres y mujeres combatientes muy valiosos. Por eso nos causa tanto dolor su perdida.

Más me conmueve, porque estaban reunidos, recibiendo explicación de los avances de la Mesa de conversaciones; socializando los detalles de los acuerdos  parciales logrados hasta el momento. Es la forma que tenemos de trasmitir la información que emana de nuestros organismos superiores.

Lo ideal sería reunirnos sin prevenciones a escuchar al camarada, en este caso, Jairo Martínez, quien conocía de primera mano los adelantos ocurridos en la Mesa, y luego salir a socializarlos con los y las demás combatientes y la población; pero en la práctica tenemos que correr el riesgo y realizar este tipo de eventos en medio de la zozobra que implica la no concreción de un cese bilateral del fuego.

Pero además, los camaradas asesinados,  se encontraban en cumplimiento de la orden del cese al fuego unilateral dada por el secretariado de las FARC; y es de esa manera, reunidos, como fueron bombardeados. Mientras tanto el gobierno por todos los medios pregona las mieles de la paz y el post acuerdo, al que aún no se llega, y que por el contrario se aleja con este tipo de actos.

Es por eso que esta guerra tan dolorosa debe terminar. Es necesario crear los escenarios para que no se reproduzcan este tipo de situaciones y tengamos que seguir llorando a los muertos, todos hijos  del pueblo. Soldados y guerrilleros que no tuvieron más opciones de vida y la pierden buscando un futuro mejor. Unos, los soldados, por un sueldo y la libreta militar; los otros, los combatientes de las FARC, tras el sueño de un país en paz, con justicia social y que brinde oportunidades a todas y todos sus habitantes. Ellos seguirán en nuestros corazones.

Share

A propósito de la Columnista

Mireya Andrade

Mireya Andrade

Guerrillera del Bloque Alfonso Cano, integrante de la delegación de Paz de las FARC-EP de Octubre 2014 a Agosto 2015.