Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

"El nivel de conciencia de los pueblos se mide por el nivel de participación de la mujer en la lucha".
Vladimir ílich Lenin.

Hace 51 años la historia estaba pariendo un pequeño pero enérgico proyecto revolucionario que cambiaría la historia de nuestras vidas para siempre, y que los historiadores mediocres quieren invisibilizar  y que pase sin registro en las grandes páginas de la historia colombiana.

Como dicen popularmente, nos quitamos el sombrero ante la valentía de aquellos hombres y mujeres  que nacieron en nuestros campos sin la conciencia que los acontecimientos que les tocó vivir los proyectaría para siempre en la historia de nuestro país. Fueron obligados a levantarse en armas contra un Estado que nos les dejó ninguna otra opción para defender sus vidas, la de sus amigos, familiares  y copartidarios.

Gracias Isaías Pardo, gracias Manuel Marulanda, gracias Jacobo Arenas, gracias Isauro Yosa, Hernando González, Judith Grisales, Miriam Narváez, Georgina Ortiz.

Y todos los héroes que integraron este embrión revolucionario que nuestros padres fundadores lo bautizaron con el nombre de Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC, y que más adelante agregaría a sus siglas EP, Ejercito del Pueblo.

En miles de páginas de boletines, periódicos, revistas, libros, en la tradición oral y fílmica, y ahora en el mundo virtual, hemos contado importante parte de nuestra historia, y de cómo nos fuimos forjando cual la dureza del acero.

Quiero dedicar unos párrafos de cómo ha sido la participación de las mujeres en la lucha guerrillera desde sus inicios; y de cómo cada cambio que se fue dando al interior de la guerrilla  que permitía la participación más activa y amplia de ellas, también esta era sinónimo de transformación y avance de nuestro movimiento.

Cuentan nuestros marquetalianos que aún nos acompañan: Jaime Guaraca, Fernando Bustos y Miguel Pascuas, que cuando el gobierno llevaba a cabo la más grande operación militar para la época, contra esta pequeña vereda, ya la perspicacia y la  malicia indígena de quienes estaban dirigiendo la resistencia calculaba lo que se venía y en prevención adelantaron la salida de la mayoría de mujeres ancianos y niños de la región.

Se quedaron quienes estaban en capacidad de combatir. Destacándose que tres heroicas mujeres se integraron a la resistencia armada desde sus inicios.

Al pasar de los días y en medio de la dureza de la guerra estas mujeres se fueron forjando como guerrilleras, 6 años después, en (1970), la Cuarta Conferencia Nacional de Guerrilleros, reconoció en sus documentos a las mujeres que permanecían en la guerrilla como combatientes, con los mismos deberes y derechos de los varones. Esto implicaba mayores retos para ellas.

Estas primeras combatientes no portaban armas; entre otras porque no habían suficientes para todos, al punto que en los primeros combates varios guerrilleros se enfrentaron a machete con el adversario.

Fueron años de muchas dificultades y sacrificio,  en este lapso de tiempo entre combate y combate las armas recuperadas al enemigo fueron aumentando, la guerrilla fue creciendo y ya en los 70 y 80 ese semillero insurgente se había triplicado.

Y la situación para el sector femenino, si bien es cierto que  mayoritariamente era de extracción campesina, dio un salto de calidad y cantidad presentándose un notable incremento de mujeres en las filas guerrilleras, donde comienzan a copar nuevos espacios, se les ve en el combate, algunas ya ejercen como comandantes dirigiendo tropas, otras ejerciendo como médicas, enfermeras, odontólogas, realizando trabajo político y organizativo dentro de las comunidades, también se instruyen en el campo de las comunicaciones, finanzas, inteligencia de combate.

La  presencia de las mujeres en las diferentes actividades se plasma en las conclusiones de la 8ª Conferencia que en su punto 14 dice: “En las FARC-EP no puede haber discriminación para la mujer, quien de la misma manera que asume las exigencias reglamentarias, también como el hombre tiene los mismos derechos. Quien discrimine a la mujer será sancionado conforme al Reglamento, trátese de Comandantes o guerrilleros de base. La mujer en la guerrilla es libre”.

Para los 90 y 2000, la cualificación de la  mujer prosigue,  muchas consolidan su formación política, profesional y académica antes de optar por el ingreso a la guerrilla, mujeres con títulos en diferentes profesiones.  Abogadas, periodistas, medicas, sociólogas, politólogas, sicólogas, poliglotas. etc.

Para ese momento se calcula que el 40% de nuestra fuerza; son mujeres y la tendencia es a aumentar.

Ahora contamos con guerrilleras de hasta más de 37 años de ingreso a filas. Como decimos en el documento presentado a la señora Zainab Bangura, representante especial del Secretario general de ONU sobre la violencia sexual en los conflictos: “Hemos vivido y padecido, al igual que nuestros camaradas, esta guerra de más de 50 años; hemos recogido el legado y experiencia de nuestras compañeras de antes y después de Marquetalia. Nos hemos fortalecido en el cuerpo y en el alma. Hemos conquistado espacios y reconocimiento al interior de la organización, ante las mujeres de nuestro país y el mundo”.

“La censura y la invisibilización contra las FARC-EP ha sido dirigida de manera especial contra las guerrilleras, con cualquier cantidad de mentiras y montajes elaborados desde los laboratorios de espionaje y de guerra sucia, con los que han pretendido deslegitimar nuestro aporte en la lucha, nuestro papel como sujetos políticos, con deberes y derechos, y en capacidad de resistir los embates y asimilar los cambios”.1

Con formación política, ideológica, con inteligencia, paciencia y constancia, hemos demostrado lo que podemos hacer y que somos individualmente tan decisivas como el conjunto mismo de éste ejército. Valientes como “Mariana Páez, Lucero Palmera, Sandra Grande, Laura González, Mayerli, Yuraní, Xiomara, Yartiza y tantas heroínas que nos han legado su ejemplo, su fortaleza y su espíritu”.2

Hoy en la Comisión de Diálogos en La Habana, Cuba, asumimos decisivas tareas.

Este importante salto jamás lo pensaron las 3 campesinas marquetalianas que hoy se han multiplicado por miles en cada una de las combatientes de las FARC-EP, y de las aguerridas luchadoras populares de nuestro indómito pueblo colombiano.

Aprovechamos hoy 27 de mayo, día de la fundación del ejercito del pueblo, para rendir honor y gloria a todas y todos nuestros héroes y mártires caídos en el campo de batalla. Gloria eterna para ellas y ellos.

1. Delegación de paz FARC-EP. Sin ellas no existiríamos. Documento entregado a Zainab Bangura, representante especial del Secretario general de ONU sobre la violencia sexual en los conflictos.
2. Sandino, V. http://mujerfariana.org/index.php/vision-de-mujer/115-farianas-en-el-50-aniversario



 

Share

A propósito de la Columnista

Viviana Hernández

Viviana Hernández

Guerrillera del Bloque Alfonso Cano, integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP desde octubre 2012

@Viviana_FARC