Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Una de las dificultades que se presenta cuando empezamos a ganar espacio para hablar de los problemas y las reivindicaciones de las mujeres en el ámbito político es el riesgo de quedarse atrapada exclusivamente en la temática de género.

Introducir en los movimientos políticos la idea de equidad y su puesta en práctica, es una pelea que ha empezado a aportar sus frutos. Muchas de las luchadoras que insistimos en fomentar la toma de conciencia sobre las problemáticas específicas y la importancia de hablar a las mujeres desde las mujeres, hemos encontrado cierta resistencia de parte de compañeros y compañeras; sin embargo, poco a poco hemos logrado incorporar el discurso de género y hemos visto sutiles cambios de actitud en la militancia que muestran la justeza de nuestra posición.

Sin embargo, cuando más compañeras se suman, cuando algunos compañeros asumen posiciones claramente antipatriarcales y  la organización establece la necesidad de poner el tema en primer plano, ahí es cuando está más presente el riesgo de encerrarse en el exclusivo discurso de mujeres, dejando por ende a los hombre la tarea de hablar de “todo lo demás”.

Así, transportadas por el entusiasmo y empujadas por las circunstancias, terminamos saliendo de espacios donde también tenemos mucho que aportar. Es fácil para una organización destacar algunas compañeras para el “trabajo con las mujeres”, o crear organización de mujeres; y esta puede ser una determinación válida, siempre y cuando las mujeres sigamos teniendo incidencia en todos los ámbitos de la vida política de la organización, y cuando las y los compañeros integren la lucha antipatriarcal en sus prácticas cotidianas.

Porque a las mujeres nos interesan todos los temas, nos duelen todas las injusticias.

Hablarles a las mujeres es reconocerlas, es escuchar sus preocupaciones, es atender asuntos fundamentales para la sociedad como lo es la economía familiar, la educación, la tenencia de la tierra, la violencia, por dar algunos ejemplos. Cambiar los esquemas rígidos que nos impone esta sociedad es asunto de todos y todas, es ganancia para todos y todas. Hablar desde las mujeres es hablar a toda la sociedad desde una perspectiva amplia y sin tabúes.

El feminismo nos da elementos valiosos para entender el complejo problema de la dominación patriarcal, nos aporta herramientas para luchar contra la misma, pero no se puede desligar de la lucha política de clases. Lo tenemos que entender como un elemento transversal de la teoría y la práctica revolucionaria para uso de hombres y mujeres.

En las FARC-EP, antes de transitar el camino de la toma de conciencia de género, las mujeres han ocupado todo tipo de funciones y asumido responsabilidades en todos los niveles de la vida guerrillera. Cuando hemos empezado a explorar de forma colectiva (pues algunas ya llevábamos un buen tramo recorrido de forma personal) los senderos de la lucha antipatriarcal, lo hicimos como organización de hombres y mujeres. Y como organización mixta estamos asumiendo la equidad como un objetivo común.

Mujeres, la política es asunto de mujeres, seamos creativas y atrevidas. No dejemos a los hombres asumir solos el destino de la nación. Entremos en todos los espacios políticos, tomemos la palabra para opinar de todo. No pidamos la equidad ¡Asumámosla desde ya!

Share

A propósito de la Columnista

Natalie Mistral

Natalie Mistral

Guerrillera internacionalista de las FARC-EP @SolidariTerre