Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

A través del tiempo la mujer ha estado presente y ha hecho parte del desarrollo de la humanidad, pero el patriarcado siempre la ha considerado un ser inferior con respecto al hombre, una extensión de él, un objeto de su propiedad, alguien para cuidar los hijos, ayudar a producir bienes de consumo, siempre ha estado supeditada a realizar los trabajos del hogar, su trabajo no fue tenido en cuenta ni retribuido de manera justa; más bien se le ha constreñido, segregado y no se le han permitido los derechos políticos, económicos ni sociales, que con toda justicia ha merecido.

Sin embargo, desde la antigüedad se ha buscado la manera de honrar el trabajo que realizan las mujeres en todo su ciclo vital, uno de ellos a las mujeres madres, por lo menos eso expresan los hijos cuando están con la mamá. Por eso a través de los tiempos se han organizado celebraciones en honor a ellas: en Grecia a la diosa Rea, en Roma la llamaron Hilaria y luego los católicos honraron a la virgen María.

Durante el siglo XVII en Inglaterra se estableció el “Domingo de madres” en el que un día de cada año se le permitía a los siervos que trabajaban lejos de sus casas, regresar y pasar ese día con sus madres. Con la expansión del cristianismo, se cambió la celebración que se hacía en honor a la virgen y se trasladó para celebrarles a todas las madres.

En EE.UU Anna Reeves Jarvis, activista comunitaria en 1858 organizó los días del trabajo de las madres en Virginia Occidental EE.UU durante la Guerra Civil norteamericana, cuidando heridos de ambos bandos y organizando reuniones para que los hombres fraternizaran con sus antiguos enemigos.

La primera conmemoración en los EE.UU inicia cuando la señora Julia Ward Howe poeta, abolicionista y activista defensora de los derechos de las mujeres, en el año de 1870 se dedica a establecer el Día de las Madres para promover la paz. Y escribe:

Proclama del Día de la Madre

¡Levántense, mujeres de hoy! ¡Levántense todas las que tienen corazones, sin importar que su bautismo haya sido de agua o lágrimas! Digan con firmeza: 'No permitiremos que los asuntos sean decididos por agencias irrelevantes. Nuestros maridos no regresarán a nosotras en busca de caricias y aplausos, apestando a matanzas.

No se llevarán a nuestros hijos para que desaprendan todo lo que hemos podido enseñarles acerca de la caridad, la compasión y la paciencia'. Nosotras, mujeres de un país, tendremos demasiada compasión hacia aquellas de otro país, como para permitir que nuestros hijos sean entrenados para herir a los suyos.

Desde el seno de una tierra devastada, una voz se alza con la nuestra y dice '¡Desarma! ¡Desarma!' La espada del asesinato no es la balanza de la justicia. La sangre no limpia el deshonor, ni la violencia es señal de posesión.

Así como los hombres a menudo han dejado arado y yunque por el llamamiento a la guerra, que las mujeres ya dejen todo lo que queda de su hogar para un día grande y serio de consejo. Que se reúnan primeramente, como mujeres, para conmemorar y llorar por los muertos. Que se aconsejen solemnemente de la manera en la que la gran familia humana pueda vivir en paz, cada uno llevando en su tiempo la impresión sagrada, no de César, sino de Dios.

"En nombre de la maternidad y la humanidad, les pido solemnemente que sea designado un congreso general de mujeres, sin importar nacionalidad, y que se lleve a cabo en algún lugar que resulte conveniente, a la brevedad posible, para promover la alianza de diferentes nacionalidades, el arreglo amistoso de cuestiones internacionales y la gran causa universal de la paz.

La señora  Ward Howe se empeñó en hacer el congreso, para mostrar que la maternidad era una fuerza política que debería ser movilizada llamando a la paz y al desarme. Y continuó trabajando por los derechos de las mujeres y por la paz. En 1873, mujeres en 18 ciudades estadounidenses realizaron una reunión del Día de la Madre. La idea inicial de la celebración era exaltar los roles cívicos de las madres y su servicio a la sociedad y a la patria, no los servicios personales al interior de la familia. A partir de esta fecha y por un periodo de una década se celebró este día en Boston.

Luego se abandonó la tradición y es el 12 de mayo de 1907 cuando Anna Jarvis activista comunitaria, queriendo conmemorar los dos años de la muerte de su madre Anna Reeves Jarvis, inicia a enviar cartas a políticos, abogados y otras personas, solicitando que se consagre este Día para las Madres. Logrando que en 1914 el presidente de los EE.UU Woodrow Wilson establezca oficialmente cada segundo domingo de mayo, la celebración del día de las madres.

La adopción del día de las madres cambio el significado de lo que había representado en el siglo XIX cuando los parlamentarios que apoyaron la iniciativa rechazaron la participación de la mujer en actividades sociales y políticas y resaltaron la importancia de su papel en el hogar. Woodrow Wilson seguramente le profesaba en privado a su madre el amor que sentía por ella pero aun y así con su posición negativa a reconocer la actividad política y social de las madres transformó el día de la madre en un día comercial, esa es la manera como se celebra hoy.

En 1978 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) proclamó el 8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.

El día de la madre esta hoy mediatizado por los intereses comerciales que desdibujaron su sentido original; pero esta celebración es el resultado del incansable batallar de las mujeres en el que sigue latente el anhelo de la señora Rowe por lograr la paz del mundo y el desarme.

 

Share

A propósito de la Columnista

Mireya Andrade

Mireya Andrade

Guerrillera del Bloque Alfonso Cano, integrante de la delegación de Paz de las FARC-EP de Octubre 2014 a Agosto 2015.