Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Cuando en el cine se reproducen los comportamientos de una sociedad en la que predomina el patriarcado, se presenta a las mujeres como simples objetos sexuales, o con un rol pre-establecido: cocinar, lavar y atender al marido, los hijos y los abuelos. Se educa a las niñas como personas que deben ceder, entregar, obedecer, satisfacer, que no llegan por sí solas al éxito ni al poder y que son consideradas socialmente inferiores a los hombres, aceptando su condición de mujeres realizadas por medio del esposo, aunque no se sienten plenas.

Los varones, en cambio, suelen aparecer en otro rol, expresado en el poder que tienen sobre la mujer: el proveedor de la riqueza, el sostén de la familia, lo importante, lo que vale. Ese poder es reforzado por el capitalismo para el dominio no sólo de la fuerza de trabajo de quien tiene contratado, sino también de los demás miembros de su familia.

Ese tipo de cinematografía muchas veces recrea el mismo esquema que se expresa con crudeza y violencia, acrecentado durante décadas contra la mujer; refleja una actitud de la sociedad aconductada desde las élites, una postura sistemática a partir de los roles femeninos y masculinos, que reproduce la visión patriarcal con la repetición de esquemas estáticos, lo cual se refleja, por ejemplo, en la película del Español Javier Balaguer, 2001, “Sólo mía”. Basta una secuencia de su guión para concluirlo. Leamos parte de la secuencia 11:

JOAQUÍN: Pensaba que teníamos claro el fundar una familia. Tener hijos y todo eso, pero veo que no es así.

ÁNGELA: Sí que lo es. ¿Pero qué tiene que ver trabajar un mes más o menos con todo esto?

JOAQUÍN: Prioridades. ¿Sabes lo que significa? Poner en primer lugar lo más importante: Tu hijo, tu marido, tu familia.

JOAQUÍN (Mira bajo la almohada): No está mi pijama. A ver, doña oficinista, ¿donde la has metido?

ÁNGELA: No me grites...

JOAQUÍN: ¡Tanto trabajar para afuera y luego la casa hecha un desastre!

ÁNGELA: No es mi culpa...

JOAQUÍN: ¡No, es mía! ¡Mira, a lo mejor es buena solución que cuando llegue a casa me ponga a limpiar y lavar! ¡Seguro que así funcionábamos mejor!”

En contraste, y por fortuna, también existe otra clase de cine, como la película "Pago Justo", del director británico Nigel Cole, que recrea la lucha de 200 mujeres empleadas de la Ford, que en el año 1968 llevaron a cabo una huelga en Londres, para reivindicar la igualdad de salarios con respecto a los hombres. Lo que parecía una pequeña protesta, terminó paralizando la producción, provocando la intervención del gobierno británico y obligando finalmente a revisar las políticas de derechos laborales de las mujeres en ese país.

Hoy, con este tipo de películas, tenemos la oportunidad de reflexionar en colectivo sobre la necesidad de superar el sistema patriarcal, que aún pretende mantener a la mujer en condición de sometida o subordinada.

Share

A propósito de la Columnista

Camila Cienfuegos

Camila Cienfuegos

Guerrillera del Bloque Alfonso Cano, integrante de la delegación de Paz de las FARC-EP desde Octubre 2012