Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Las mujeres pueden ser verdaderamente libres e iguales, solo en un mundo organizado mediante nuevas líneas sociales y productivas”
Alexandra Kollontai

En Colombia, este 8 de marzo tiene un significado especial, primero, porque se cumplen 104 años de conmemoraciones del Día Internacional de la Mujer; segundo, se da este nuevo aniversario en el marco de los diálogos de la Habana, donde muy acertadamente con la creación de la subcomisión de género, se incluyó el tema de género en el proceso de paz, dándole reconocimiento a las mujeres, principales víctimas de la violencia del Estado.

La sociedad capitalista, patriarcal y sexista mantiene a las mujeres sometidas a la explotación, la discriminación, la subordinación y se les violan diariamente sus derechos, por tal razón es prioritario organizarnos, movilizarnos y articular nuestras luchas integrales y diferenciales, para que al unísono podamos reclamar nuestros derechos, ser sujetos políticos y contar con las mismas oportunidades, no solo consignadas en el papel, sino por una verdadera equidad.

Podríamos comenzar señalando entre sus principales logros, la participación de organizaciones y movimientos sociales y políticos en la Mesa, porque su presencia es una de las expresiones concretas de una creciente conciencia generalizada e ineludible, el enriquecimiento en el debate de género dentro de los sectores sociales de izquierda y del movimiento popular de mujeres, en construcción, la visión de la participación de las mujeres en la lucha revolucionaria, una mayor visibilización sobre la discriminación y la denuncia de todos los tipos de violencia física, psicológica, económica y sexual contra las mujeres.

Otros aspectos a considerar en los esfuerzos realizados por un sinfín de luchadoras a lo largo de la historia, son la lucha por el derecho al sufragio o voto libre, por la igualdad de género e inclusión, por ser reconocidas en igualdad de derechos a los hombres, por la cada vez mayor inclusión de las mujeres en la esfera pública.

Se necesita que el Estado conceda a las mujeres más derechos y libertades políticas, que garantice su libre participación en los distintos procesos organizativos y así evitar la continuidad de la violencia y las victimizaciones; que las mujeres colombianas no sigan sufriendo los efectos de la crueldad de la guerra, las amenazas, los asesinatos, la persecución y el destierro, la utilización de la violencia sexual como arma de guerra para intimidarlas, el desplazamiento forzado y el despojo, los bombardeos y los operativos militares donde pierden la vida sus hijos, padres, esposos y familiares. Todos estos padecimientos afectan directamente a las sobrevivientes y viudas, que deben asumir la carga económica e integral de sus hogares.

Para las guerrilleras de las FARC-EP el diálogo con las organizaciones sociales y movimientos políticos especialmente de mujeres, recoge una parte significativa de las aspiraciones y propuestas del pueblo colombiano, como aporte, para la construcción de un modelo de sociedad, diverso, incluyente, participativo, con libertades democráticas para todos y todas.

Sabemos que el enfrentamiento armado ha producido un negativo impacto diferencial en las mujeres colombianas y que es una obligatoria necesidad la terminación, por parte del Estado, de la guerra fratricida contra el pueblo, sobre todo resolver las causas que generaron la confrontación.

Estamos claras que terminar con la guerra y sus causas, no resuelve totalmente los conflictos sociales y políticos que afectan a las mujeres, y que la firma de un tratado de paz no termina automáticamente con los problemas de discriminación de género, etnia o clase, lo cual indica que la lucha por la eliminación estructural y cultural de todas las formas de expoliación y discriminación, por cambios democráticos profundos, por la Paz con Justicia Social y la nueva Colombia, continúa.

Marzo 8, Día Internacional de la Mujer trabajadora y luchadora

Share