Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

“El nivel de conciencia de los pueblos
se mide por el nivel de participación de la mujer en la lucha”.
Lenin

Las mujeres quienes nos encontramos en las montañas, valles y planicies,hacemos parte de ciudades y campos, somos herederas de la lucha por la conquista y garantía de nuestros derechos. Sin embargo el soñar con una vida digna es la rebeldía que nos recuerda la necesidad de continuar impulsando los procesos organizativos.

En estos tiempos el neoliberalismo ha ampliado su abanico de impactos, el capital ha desangrado paulatinamente a la población, es cuestión de observar los centros de las urbes y el trabajo en el campo, el cómo se ha intervenido con políticas estatales a favor de las empresas multinacionales y acuerdos de comercio internacionales.

La política, la cultura, la educación, la salud, han sido objeto de disputa de las instituciones, multinacionales y empresas bajo caretas de desarrollo, progreso, prosperidad social, responsabilidad empresarial entre otros mecanismos que incluso contribuyen a la evasión de impuestos.

El capital en las universidades ha transformado el conocimiento en saberes técnicos, y los estudios económicos hegemónicos omiten dos fenómenos: la contaminación ambiental y el trabajo doméstico de las mujeres.

Las mujeres, los ancianos de ambos sexos, los niños y niñas, son la población olvidada por los entes gubernamentales. Si se tratara de contar a las mujeres y los menores que trabajan en las calles, “no podrían ser contados”. Primero porque la población infantil no tiene la edad para hacer parte de las estadísticas laborales, segundo porque el trabajo doméstico no es pago a las mujeres, el trabajo informal impulsado desde los programas asistencialistas y la no medición de su tiempo libre, son unos cuantos de los problemas de la economía capitalista, porque no ha desarrolladomecanismos de medición idóneos para nuestras labores y tiempos libres.

El país colombiano continúa siendo desplazado por la mega minería, con la permisividad de instituciones ambientales y políticas a nivel local, regional y nacional, los químicos en detergentes para el aseo de la casa hasta los de alimentos y manufacturas. La constante contaminación con agro tóxicos afecta a quienes consumen, la mayoría son mujeres.

La indignación se debe convertir en propuestas; la creatividad se debe ejercer en cada quehacer revolucionario. La didáctica en el aprender y enseñar debe ser un conocimiento dialógico que se construye entre los pueblos y comunidades.

Share