Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Acaba de llegar a tu vida lo esperado o inesperado; un lindo ser que deslumbra a todos. Más allá de la normal tensión, euforia y alegría, de repente nos damos cuenta que no tenemos ni idea de que es lo mejor para él o ella. Las dudas van  desde los cuidados diarios, hasta el rumbo por el que los quieras guiar en la vida. Todos los padres y madres quieren lo mejor para sus hijos, pero a veces en ese afán tomamos malas decisiones, casi siempre por ser más  fáciles, y no muy lejos caemos en cuenta de los errores que en el caso de la crianza, son  tan difíciles de corregir.

Entonces recurrimos a muchas fuentes: al pediatra, al vecino, a las abuelas, a los amigos, y descubrimos que no hay unidad de criterio en la mayoría de consejos,  manuales, guías, sobre como alimentar, criar y cuidar a los niños y niñas. Y es que ciertamente, esperamos algo que no es posible. Comenzando porque ningún niño en este mundo es idéntico a otro,  la familia, la vivienda, la cultura, las condiciones socioeconómicas, los hábitos y entornos son distintos en cada  caso.  Deshagémonos de esa idea de homogenizar todo. Hay muchas cosas comunes a todos los seres humanos en el mundo pero cada una conserva su particularidad. Así que en temas de bebés, ningún consejo por más sabio en el mundo es totalmente inofensivo, y ningún conocimiento por más científico que sea, es totalmente aplicable, infalible y veraz. Por esta razón, siempre debemos evaluar antes de probar cualquier cosa, riesgos y beneficios. En estas delicadas líneas, transmitiré memorias interesantes de mi experiencia como madre joven e inexperta en ese momento caótico pero bello, que es el nacimiento y posterior crecimiento de un ser, bajo nuestra total responsabilidad.

Escribiré en orden de acontecimientos, desde el nacimiento de mi bebe hasta sus actuales días, mi experiencia de madre, contrastando con otras informaciones como la que te dan los pediatras y que puedes encontrar en todo tipo de fuentes sobre todo el internet.

El parto es un misterio hasta el momento que lo vives, todo lo que puedas haber imaginado se define en ese momento. La mayoría de mujeres idealiza que tendrá la ayuda de  gente sensible, doulas,  especialistas, enfermeras etc. Pero en la generalidad ocurre todo lo contrario. En países como el nuestro las mujeres suelen parir en maternidades públicas que tienen salas de parto abarrotadas, con un grupo pequeño de médicos que no pueden darte atención personalizada, y que tienen una visión deshumanizada del parto. No es extraño escuchar casos de mujeres que son maltratadas con comentarios humillantes y que tienen que pasear por varias maternidades para ser recibidas, aun estando en trabajo de parto. Pareciera que habláramos de una  sala de tortura; la mujer, es obligada a acostarse en una camilla que es la forma menos fácil para pujar, sin poder ponerse de pie y caminar. No es de rutina para el personal que te atiende, pedir tu autorización para ciertos procedimientos médicos que están prohibidos. Como por ejemplo, el uso indiscriminado de oxicitocina para acelerar las contracciones; la práctica de maniobras médicas para hacer salir al bebe, el uso de fórceps, los múltiples tactos, manipulaciones y el rompimiento de membrana que tan desaconsejado está en estos tiempos. En países de Europa casi todas estas prácticas son ilegales por ser altamente peligrosas para la madre y el bebe. Están  asociadas a infecciones, traumas en ambos y hasta la muerte.

Informarme de estas cosas, me hizo sentir que en estos tiempos parir es un riesgo, porque en el gremio médico abundan  matasanos inexpertos, sin ética médica, ni sensibilidad humana que se creen con autoridad para juzgar y castigar a la mujer que pare, como si se tratara de un delito. De ahí deriva un problema mayor que es la falta de logros en legislaciones que protejan a madre e hijo en el momento tan importante que hace a la humanidad  y es el acto de nacer. La invitación es a documentarse sobre la importancia de la primera hora vida del bebé, las prácticas insanas en el momento del parto para generar conciencia sobre esto en la familia, que por ignorancia deja en manos de terceros el bienestar de nuestras criaturas sin importar que la primera experiencia de vida, que es el nacimiento, es definitiva. Por ende si esta es siempre mala, lo único que va a hacer es reproducir y generalizar la maldad en este mundo.

Share