Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Las mujeres del mundo a lo largo de la historia hemos tenido que enfrentarnos diariamente a situaciones de discriminación, opresión y desconocimiento por razones de género. Para colmo nos toca sufrir los vejámenes que se producen en las guerras, de ellas nunca escapamos y es sabido de las dolorosas e imborrables huellas plasmadas por esta situación en nuestro ser femenino.

En esta ocasión quiero referirme específicamente a las aguerridas mujeres palestinas. Ellas conocen en forma directa y soportan en carne propia el dolor y sufrimiento generado por la guerra, por la agresión a su pueblo. La padecen desde hace siglos, Pero con mayor intensidad desde el año 1948 cuando por decisión de las Naciones Unidas le arrebataron a Palestina una gran porción de su territorio para la creación de lo que se desarrollaría como el Estado de Israel basado en el terrorismo y la ideología reaccionaria del sionismo que nunca ha escondido la pretensión de su desaforado expansionismo.

Con la tragedia de 1948 llegó el exilio, la pérdida de la tierra, de los hogares, la fragmentación y separación de las familias, fue una verdadera catástrofe, pero también se popularizará la lucha nacional. La situación de emergencia obligará a todos los estratos de la sociedad palestina a organizarse de manera colectiva. Mujeres, estudiantes, profesores, profesionales de la salud, periodistas, intelectuales, campesinos y campesinas, empiezan a crear los cimientos de un movimiento popular que se consolidará con la ocupación de Jerusalén Este, Cisjordania y Gaza en 1967.

En este contexto, las mujeres palestinas han tenido que moverse con mucha audacia entre dos tipos de reivindicación, una como sujetos de derechos y dos, por los derechos nacionales como palestinas. Hay que tener en cuenta que en Palestina por su cultura y diversos cultos religiosos no se tienen la misma percepción sobre la igualdad entre géneros y la de los derechos sociales como mujeres. Existen claras diferencias.

Si bien es cierto que el islam está presente y es uno de los punto de encuentro y de coincidencia donde se germina la resistencia palestina y que en Israel predomine el judaísmo no se trata de una guerra religiosa como lo quiere hacer ver occidente. Es una lucha heroica por su tierra, el territorio, su cultura, la expulsión de los invasores, la independencia y la construcción de un estado palestino.

Las palestinas siempre han buscado la forma de luchar por sus derechos y reivindicaciones. Muestra de ello es el logro, ya en 1929, de importantes espacios políticos. Ese mismo año se realiza el Congreso de Mujeres Árabes con objetivos estrictamente políticos.

El movimiento de mujeres palestinas de aquel entonces estuvo marcado por la lucha nacional, sin que ello impidiera que a su interior se manifestaran contradicciones de clase.

Pudiera decirse que El Congreso de Mujeres Árabes de 1929, celebrado en Jerusalén, en la cual participa una nutrida delegación palestina, marca un hito puesto que la mujer palestina comienza a tener una amplia participación política que liga al trabajo de conservación del tejido social del que jamás se ha separado con la lucha en aras de la reivindicación de sus derechos como mujeres.

Igualmente se forman muchos sindicatos, entre ellos el de Mujeres. La General Unión of Palestinian Women, fundada en 1965, y se convierte en referente movilizadora tanto en el interior como en el exilio, y así rompería con muchos de los obstáculos impuestos por una sociedad tradicional y patriarcal logrando convencer incluso a los más escépticos de que no se puede resistir, luchar y conseguir objetivos políticos, si se margina a la mitad de la población.

En este diario batallar de las heroicas palestinas, han tenido que ir al vaivén de cada momento y amoldarse a las diferentes realidades, en las que han tenido que priorizar la lucha política y patriótica en detrimento de la de los derechos como mujeres.

Muchas de ellas tienen que dar a luz en los retenes militares fijos o improvisados montados por el invasor, allí no hay asistencia médica lo cual ha ocasionado la muerte,a más de 20 mujeres y 36 niños.

La situación de las detenidas es aun más complicada. No disponen de atención prenatal, la alimentación y las condiciones higiénicas y sanitarias de los establecimientos carcelarios son deplorables; ven morir a sus esposos e hijos en combate, o víctimas de francotiradores y de misiles lanzados indiscriminadamente; son ellas las que llevan el peso fundamental de la manutención del hogar; atienden los heridos, entierran a sus muertos, recolectan los escombros dejados por las bombas, trabajan en la reconstrucción de hospitales, universidades, escuelas, colegios, mezquitas y viviendas.

Lo anterior sin detrimento de llevar a las trincheras armas, municiones, explosivos, alimentación, o ejecutar acciones intrépidas contra el invasor lo cual hace de ellas verdaderas guerreras dignas de respeto y admiración. Esto nos recuerda a Helua Zidan, quien al ver como asesinaron a sus hijos y esposo, se armó de valor y comenzó a disparar contra los soldados israelíes.

Un pueblo cuyas mujeres dan muestras de tanto valor y patriotismo tiene la victoria asegurada, y será cosa de tiempo el ver la conformación de un estado palestino libre democrático y soberano;, jamás faltara el sacrificio y entrega incondicional de una mujer palestina. Desde nuestras trincheras de lucha les rendimos tributo de admiración y respeto al heroico pueblo palestino en especial a sus mujeres.

¡Fuera sionistas de Palestina!

¡Viva el Estado de Palestina Libre!

Share

A propósito de la Columnista

Viviana Hernández

Viviana Hernández

Guerrillera del Bloque Alfonso Cano, integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP desde octubre 2012

@Viviana_FARC