Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Amanece el 31 de diciembre y todos los guerrilleros y guerrilleras nos levantamos temprano preparados para el trajín diario, pero este día es diferente a los demás.

Este ha sido un año duro porque a  pesar de nuestros gestos de buena voluntad para alcanzar la Paz: liberación de militares y policías

que hemos capturado, entrega de soldados heridos a la Cruz Roja, los diálogos de Paz que se están dando en la Habana y el cese unilateral de fuego por nuestra parte en el fin de año…, el gobierno no ha querido ceder a un cese de fuego bilateral y por el contrario ha arremetido con su más feroz y brutal ejército y armamento como jamás se haya visto en Colombia.

Son las 6 de la mañana y unos muchachos ya están haciendo los buñuelos y la natilla, también el manjar blanco que no puede faltar para estas fechas.  Desde días anteriores habíamos preparado un aula especial para este día.

Son las 10 de la mañana y las guerrilleras se arreglan para resaltar su belleza, porque aunque son mujeres y les toca vivir la cotidianidad de la guerra, no significa que por esto pierdan su feminidad y sensibilidad; estrenan ropa interior, camisetas, camuflados…, porque lo de estrenar el último día del año “pa´ que lo coja a uno el año nuevo estrenando” es una costumbre muy arraigada en el pueblo colombiano, y las FARC están compuestas por parte de ese mismo pueblo, que llega a la guerrilla con sus tradiciones y ésta es una de ellas.

Hay una guerrillera afrodescendiente que sabe hacer unas trenzas muy bonitas y demuestra su destreza en la hermosa cabellera lacia, negra y laaaarga de una joven indígena que ingresó hace un par de semanas. Todas están perfumaditas. Los guerrilleros también están muy apuestos este día.

Ya siendo la una de la tarde dos guerrilleros comienzan a asar la carne que habíamos adobado con anterioridad.  Toda la tarde nos la pasamos comiendo el asado y tomando cerveza, algunos ya se están tomando unos traguitos más fuertes.  Un muchacho que es vegetariano se deleita consumiendo una ensalada.

Una muchacha con mirada coquetona espera que coloquen la música para salir a bailar con ese guerrillero que tanto le gusta; finalizando la tarde se prende la fiesta, salen las parejas a bailar al son de la salsa, el merengue, el vallenato y la música bailable de fin de año, también bailamos al son de las canciones de Julián Conrado, Christian Pérez y otros cantautores farianos; en lo personal prefiero otro tipo de música, pero este es un momento y un espacio para compartir con todos y me integro también al baile; colocamos de todo un poquito, porque acá en las FARC-EP, hay personas de todas las regiones de Colombia, por ende hay mucha diversidad y por tanto de gustos.

Seguimos tomándonos unos traguitos, pero moderadamente, porque no se puede bajar la guardia, a eso de las ocho de la noche se reparte la lechona y continuamos con el baile; el muchacho vegetariano se come otra ensalada; a las avanzadas y unidades de aseguramiento les mandamos también la comida, dulces, galletas y demás galguerías que se consumen por estos días, ya habrán otras ocasiones para compartir con ellos el jolgorio.

A pesar de que ya hay unos prendiditos, lo que va del día y de la noche ha transcurrido con tranquilidad, porque los guerrilleros somos como una gran familia, donde todos nos tratamos con respeto, fraternidad y armonía.

Los guardias escuchan la algarabía desde sus puestos y a pesar de que quisieran estar en esos momentos compartiendo con todos, están muy atentos porque saben que de su responsabilidad depende la tranquilidad del resto; uno de ellos mira el reloj, sólo faltan veinte minutos para que les llegue el relevo y puedan volver a integrarse con los demás camaradas, mientras tanto siguen muy juiciosos en su labor, la realizan a conciencia y sobre todo con mucha moral y convicción revolucionaria.

Siendo las doce de la noche, se para la música, hacemos un brindis, los que quieren pueden decir algunas palabras, muchas de ellas están llenas de esperanza y combatividad para el 2014, recordamos a los camaradas caídos en combate y a los que están secuestrados en las cárceles del régimen.  También evocamos a nuestros seres queridos: familiares y amigos; porque los guerrilleros y guerrilleras somos seres humanos como cualquier otro, simplemente que tomamos la decisión de alzarnos en armas en contra del estado colombiano para luchar por los derechos de nuestros hermanos del pueblo.

Después de los abrazos y las copas de media noche, seguimos bailando un rato más.

Ya es primero de enero y algunos amanecen enguayabados, a ellos no se les manda a realizar ninguna labor para que puedan descansar; nos llaman a desayunar un buen caldo y después el resto de la tropa nos vamos a las actividades cotidianas: unos hacen ejercicios, otros siguen escuchando música en los mp3 o en la radio; un grupo de jóvenes se dedica a reírse de las cosas chistosas que pasaron durante el día anterior, otros se acuerdan de todas las anécdotas buenas y malas del año que terminó.

Hay otros años en los que no hemos podido festejar el fin de año, porque las condiciones militares no nos lo permiten, pero este año si hubo la posibilidad y la aprovechamos, porque a pesar de las extenuantes jornadas de la guerra, acá en la guerrilla también sacamos tiempo para celebrar, para reír, para compartir, para amar…, porque el ejército fariano está compuesto de mujeres y hombres del pueblo, del pueblo de Colombia, que a pesar de la triste historia que agobia a nuestro país, es un pueblo alegre, y los guerrilleros ¡TAMBIÉN SOMOS COLOMBIANOS CARAJO!
 
Montañas de Colombia
Compañía Ambrosio Gonzales
31 diciembre 2013

Share