Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Nuestra Visión

Mujeres, hablemos de nuestra historia

Cuentan que, en la contienda independentista cubana, muchas mujeres cumplieron la tarea de ser correo entre las direcciones insurrectas. Para proteger los mensajes, los escondían en la flor Mariposa que acostumbraban llevar en el pelo. Más adelante, en la lucha clandestina de las ciudades, usaban faldas largas y anchas con bolsillos internos donde guardaban cartas, armas, municiones o dinero. En la Sierra Maestra, la guerrillera Celia Sánchez Manduley cuidaba el archivo personal de Fidel Castro.

POTENCIAR CAPACIDADES, CONSTRUIR PAZ

La educación es el arte que nos ayuda a aprender y a comprender todo lo relacionado con las diferentes áreas que nos rodean.

Es por eso que, las mujeres y los hombres de las FARC-EP, hemos visto la necesidad imperiosa de retomar la formación académica para poder concretar nuestros estudios y llegar a ser unos profesionales aptos e íntegros para el movimiento y para el país.

Poemas VI

Para un mejor amor

Nadie discute que el sexo

es una categoría en el mundo de la pareja:

de ahí la ternura y sus ramas salvajes.

Nadie discute que el sexo

es una categoría familiar:

de ahí los hijos,

las noches en común

y los días divididos

(él, buscando el pan en la calle,

en las oficinas o en las fábricas;

ella, en la retaguardia de los oficios domésticos,

en la estrategia y la táctica de la cocina

que permitan sobrevivir en la batalla común

siquiera hasta el final del mes).

Nadie discute que el sexo

es una categoría económica:

basta mencionar la prostitución,

las modas,

las secciones de los diarios que sólo son para ella

o sólo son para él.

Donde empiezan los líos

es a partir de que una mujer dice

que el sexo es una categoría política.

Porque cuando una mujer dice

que el sexo es una categoría política

puede comenzar a dejar de ser mujer en sí

para convertirse en mujer para sí,

constituir a la mujer en mujer

a partir de su humanidad

y no del sexo,

saber que el desodorante mágico con sabor a limón

y jabón que acaricia voluptuosamente su piel

son fabricados por la misma empresa que fabrica el napalm,

saber que las labores propias del hogar

son las labores propias de la clase social a que pertenece ese hogar,

que la diferencia de sexos

brilla mucho mejor en la profunda noche amorosa

cuando se conocen todos esos secretos

que nos mantenían enmascarados y ajenos.

Poemas V

Soy la sangre silenciada
Soy la voz de mis ancestras,

soy la vida que fluye de regreso hacia la Tierra.

Soy mi madre,

mis abuelas,

las madres de mis abuelas;

soy un mandala infinito de mujeres,

viviendo a través de mí y sanando junto a mí.

Soy la Sangre silenciada re-naciendo, re-viviendo,

re-surgiendo.

Soy el útero de cada una de las mujeres de mi linaje,

soy la sangre de cada una de ellas honrada, bendecida, celebrada.

Soy su canto, su rezo, su emoción

y estoy aquí para sembrar semillas en su nombre.

Gabriela Angueira (Argentina)

La energía de todas las mujeres del mundo
Estás equivocado, me dijo.

La luna no hace que a las mujeres les baje la regla.

Es la energía de todas las mujeres del mundo la que hace a la luna

menguar y crecer hasta luna llena.

Me he acostumbrado
Me he acostumbrado,

(así, como quien no quiere la cosa)

a los domingos sin resaca,

al amor sin golpes

y a la gente sin doblez.

No es que mi vida sea menos emocionante:

es que las emociones son reales, son sencillas.

Y por tanto,

hacen bien.

Ana Elena Pena (España)

Por eso sangramos.

Porque cuesta hacer girar un universo.

(Anónimo)
 
Soy

Me despojo

me libero de las ataduras,

de las voces que llenan mi pensamiento

de inseguridad, de miedo, de oscuridad.

Me construyo

más humana, más natural, más libre

menos sumisa, menos incapacitada y menos temerosa

y voy a entregarme a la felicidad,

la cual yo me construiré,

la cual yo forjaré,

la cual yo cuidaré.

Franciny Molina (Costa Rica)

Si me quieres, quiéreme entera
Si me quieres, quiéreme entera,

no por zonas de luz o sombra...

Si me quieres, quiéreme negra

y blanca. Y gris, y verde, y rubia,

y morena...

Quiéreme día,

quiéreme noche...

¡y madrugada en la ventana abierta!

Si me quieres, no me recortes:

¡quiéreme toda... o no me quieras!

Dulce María Loynaz (Cuba)

Carne humana

Soy dulce por fuera,

un cordero

que todos quieren acariciar.

Pero por dentro tengo garras

y enormes dientes

y ganas de devorar

carne humana.

Por dentro tengo tanta hambre

que me devoro a mí misma

y no me sacio nunca.

Marilyn Monroe (Estados Unidos)

Poemas IV

Mujer, no caminas sola

No hay camino que no haya sido ya andado

por las mujeres que vivieron antes.

No caminas sola.

Demeter, Perséfone, Artemisa, Diana...

Todas ellas han estado aquí antes que tú.

No caminas sola.

Sus viajes, sus vidas, sus historias

permanecen para guiar tu camino.

Escucha a las mujeres que

han caminado antes que tú.

No te perderás.

Cuando busques el camino,

mira a la Madre Naturaleza:

los ríos fluyen al mar,

los árboles cambian con las estaciones,

la Tierra produce alimento,

el cactus florece en el desierto.

La mujer sabia se aferra instintivamente

a sus raíces.

Seguir a la Madre Naturaleza

es el camino de las mujeres.

Su comprensión radica en ver cómo son las cosas.

Guadalupe Cuevas (Argentina)

Sostenía mi profesor de medicina forense

(textual)

"En verdad, el hombre merece más ser clasificado como homo

masturbatorix que como homo sapiens. No tanto porque

los sabios desgraciadamente no abundan, sino porque todo ser

humano se masturba por lo menos una vez en su vida. Entre

los varones, del cien por ciento que se masturba, un amplio

98 por ciento lo acepta paladinamente o con alguna dificultad

y un moralmente culcumeca 2 por ciento lo niega, mintiendo

miserablemente y haciendo caso omiso de las necesidades

estadísticas. Entre las mujeres, el 98 por ciento lo niega

y solamente un valiente liberado 2 por ciento lo acepta, aunque

no sin sonrisillas peticionarias de piedad, de las conocidas entre nosotros como "risitas de conejo" Lo importante es que mentirosos o veraces, todos los miembros de la especie se masturban."

Roque Dalton (El Salvador)

El cascabel

¡Bendita eres mujer!...

porque estás cambiando de piel...

déjate ser serpiente, suelta lo viejo,

entrégate a la crisis,

atraviesa la encrucijada,

cruje, quiebra, cree con fe completa,

deja que el crepúsculo te apague

para crecer más luminosa al otro día.

No estás sola en esto,

somos varias las que morimos,

nos aniquilamos, nos deshacemos,

nos opacamos,

para renacer luego más coloridas, íntegras, auténticas.

Entrega tu vientre desnudo a la sinuosidad del camino.

Repta y siente la íntima conexión con el cuerpo de la Madre Tierra...

cúrate con el polvo que levantas del sendero...

¿Sabes? las que alguna vez serpenteamos en la vida,

nos hemos despertado con el cascabel de nuestra cola...

Mónica Glusman (Argentina)

“Señorita María”: el documental que revela la realidad de ser una campesina trans en Latinoamérica


Este documental del director colombiano Rubén Mendoza habla sobre la realidad de una campesina trans que vive en las faldas de la cordillera de Los Andes.

"Señorita María, La Falda de la Montaña"

Cuando hablamos de una persona trans, por algún motivo nos imaginamos que vive en una ciudad, en donde puede encontrar redes de apoyo, personas que al igual que ella están pasando por el mismo cambio, la misma transformación. Nos imaginamos alguien activista, que va a marchas y dibuja consignas en papeles por sus derechos. Pero no, no todos los casos son iguales.

La Señorita María, por ejemplo, nació hace 45 años en el pueblo colombiano de Boavita, un lugar de campesinos, de personas conservadoras y muy católicas que está hundido en Los Andes. Nació siendo un niño, pero desde que era muy joven sabía que odiaba los pantalones y que estaba atrapado en el cuerpo de una mujer. Su trabajo duro con la tierra no le da oportunidad de vestirse o arreglarse como quisiera, no hay glamour ni redes sociales con quienes compartir su verdad.

Señorita María, La Falda de la Montaña“Señorita María, La Falda de la Montaña”

Vive sola desde hace 25 años cuando su abuela falleció, y ha tenido que enfrentarse a la violencia y la discriminación en su propio pueblo, en donde las palabras progreso y la diversidad sexual aún no forman parte del vocabulario.

“De primeras, la gente era jodidita, como mala, pero yo no me afanaba por eso. Yo, tranquila. Y ahorita ya cambió. Me saludan muy bien, yo también los saludo.

María es la protagonista del documental Señorita María, La Falda de la Montaña, el proyecto más reciente del director Rubén Mendoza, y producido por Amanda Sarmiento, quienes pudieron presentar la cinta luego de una producción que se tomó casi seis años, entre financiamiento y convencer a María de que contara su historia.

En el documental, vemos una realidad muy diferente a la que estamos acostumbrados cuando se habla de personas transgénero: es el día a día de una mujer latinoamericana, campesina y trans que debe vivir entre las creencias y las costumbres del pueblo donde creció, alguien que no tiene acceso a un tratamiento de transición, y alguien que sabe lo que es estar atrapada en el medio de una sociedad transfóbica y machista.

 

Palabras para el Primer Encuentro Nacional de Mujeres de FARC-EP Departamento de Mujer y Género


Camaradas, reciban un amoroso saludo!

Antes de empezar, quisiera agradecerles todos los esfuerzos realizados para llegar hasta esta fría y hermosa ciudad (Bogotá). Sabemos que son largos los recorridos que han hecho por la extensa Colombia, travesías que demuestran el gran compromiso que como organización tenemos desde que iniciamos nuestro alzamiento en armas hace 53 años por una Nueva Colombia y que lo ratificamos en este empeño por alcanzar una paz con justicia social, estable y duradera. El que estemos aquí hoy, demuestra además la estatura de nuestra organización y el compromiso que cada uno y una de nosotras tiene con la implementación del Acuerdo de Paz, pero además, del gran paso que estamos dando hacia la conformación de nuestro partido político con el cual haremos política democrática, bolivariana, fariana y feminista de cara a las transformaciones que el país requiere.

Semblanzas: Farianas y paz

Siempre les pregunto a las farianas ¿qué significa ser mujer en las FARC? Para Manuela, “Ser mujer en las FARC es un enorme reto, porque implica desde el momento de su ingreso romper con los esquemas y los roles que tiene establecida la sociedad para las mujeres, implica asumir muchas tareas y muchos espacios de participación que han sido destinados solamente para los hombres, por lo tanto implica un enorme aprendizaje”.

Primer reto ha sido estar convencidas, que como mujer humilde o campesina era capaz de cumplir tareas políticas, primero desde la clandestinidad y ahora a la luz pública, en especial, cree que de las cosas más difícil fue enfrentar la arremetida de los medios de comunicación en contra de las mujeres de las FARC, mostrándolas cómo víctimas y no como sujetas de derecho, eso les ha hecho sentirse deslegitimadas, por eso con más ahínco son partícipes de la construcción de la paz desde que comenzó el proceso.

LEER MAS ---> http://www.fipupress.com/2017/07/semblanzas-farianas-y-paz-i.html?m=1

PENSAMIENTO DE AYER Y DE HOY..


Durante años en mi mente existió la idea de portar un fusil hasta la muerte, me negué a la maternidad, desarrollé muchas tareas sin hacerle caso a los cambios hormonales con los que lidia toda mujer mensualmente, además, no me importaba si mi vida terminaba en cualquier momento a causa de un disparo o bomba; tampoco tener que salir de las cobijas calientes para meterme en una muda de ropa mojada, alistar un arroz echo el día anterior y caminar 7, 10 o 15 kilómetros para llegar a un nuevo sitio de campamento o ir por la remesa que luego consumiríamos.

En memoria de mi Maestra

En medio de lo que se puede llamar noche, es vista de lejos una fuerte luz que nace de una lámpara gigante en la calle, era esta una calle de la ciudad de Bogotá fundada alrededor de los años mil quinientos y que lentamente crecía generando procesos de transformación en cada una de sus calles, vías, e incluso plazas, aquellas que poco a poco se llenaban de habitantes que ocupaban lugares cualquiera y que pareciera incluso donde les diera la gana asentarse. Esto no era producto del azar, eran circunstancias arraigadas a la violencia política de los años cincuenta en todo el país. Esta ciudad albergaba entonces una gran cantidad de campesinos oriundos de regiones infinitas de Colombia; mujeres, hombres, niños y niñas, ancianos, perros y gatos, que llegaban con nuevos sueños e incluso memorias por plasmar en la realidad que les correspondía vivir justo en ese momento. Luego de lo que se conoce coloquialmente como Bogotazo, el desorden y las revueltas pero además las contestaciones ciudadanas no se hicieron esperar, lo que causaba además miles de micro luchas por así decirlo que aunque ya no su mayoría en el campo, si se encontraban en las ciudades, precisamente en Bogotá.

Los hombres utilizan chistes sexistas debido a una inseguridad

Hay muchos hombres que creen que es divertido decir a una mujer que vuelva la cocina o preguntarla si está es su 'momento del mes' cuando se enfada. Según un nuevo estudio de la Universidad de Western Carolina, los hombres que hacen chistes machistas u homófobos es simplemente porque tienen inseguridades acerca de su masculinidad.

La ciencia ha demostrado que los hombres que utilizan el humor sexista y contra los homosexuales lo hacen para reafirmar su propio sentimiento sobre sí mismos, sobre todo cuando sienten que su masculinidad está siendo amenazada. Investigadores de la Universidad de Western Carolina han llevado a cabo dos experimentos con 387 hombres heterosexuales.

Los participantes completaron una serie de test sobre su personalidad, actitudes sociales y los niveles de prejuicio contra las mujeres y los hombres homosexuales. En el cuestionario, se les pidió a los hombres que contestaran cómo de acuerdo estaban con diversas declaraciones tales como: "Cada vez que una mujer se compromete con un hombre, por lo general trata de 'atarlo en corto'

"Los hombres que se creen más varoniles expresaron que el humor sexista les divierte en respuesta a una amenaza a su masculinidad", ha explicado Emma O'Connor, la autora del estudio, en una entrevista a The Independent. Asegura que cuanto más intentos hacen los hombres por demostrar su masculinidad, más inseguridades tienen sobre la misma.