Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

Nuestra Visión

“Las muertes, de un lado y del otro, siempre han dolido; todos eran hijos del pueblo”

MANUELA MARÍN

Guerrillera de las FARC y política en Colombia


“Al ver a tantas personas asesinadas y desaparecidas llegas a la conclusión de que la lucha armada está justificada”Gijón, I. PELÁEZ Se hizo guerrillera de las FARC hace ya 16 años, de los que buena parte vivió en las montañas co- lombianas. Manuela Marín (Fu- sagasugá, Colombia, 1983) no se arrepiente de nada, volvería a dar los mismos pasos y se muestra or- gullosa del paso que ha dado su organización hacia la paz en su país. Ayer ofreció una charla en Gijón, en el Ateneo Obrero, orga- nizada por la asociación Solde-

paz-Pachakuti.

–¿Cómo se hizo guerrillera?

–Milité de joven en una organi- zación de izquierdas y viví la re- presión que vive alguien de iz- quierdas en un régimen como el colombiano. Ver a mis compañe- ros amenazados, asesinados y des- plazados me llevó a preguntarme si la lucha armada era viable, si era justa y, sobre todo, si yo era capaz de asumirla. Esa inquietud me lle- vó a conocer las montañas de Co- lombia y vi un escenario igualita- rio, con muchas posibilidades pa- ra crecer del que me enamoré.

–¿Cuánto tiempo estuvo en las montañas?

–Fueron 16 años. Hice trabajo político organizativo en las ciuda- des, en el marco de la clandestini- dad durante diez años. La vida en la montaña es muy compleja y re- quiere un sacrificio espiritual, sen- timental y físico. Se necesita dis- posición y una conciencia muy fir- me de que eso que se está hacien- do vale la pena.

–¿Qué vio que le hizo asumir que la violencia y matar esta- ban justificados?

–Si se plantea así es difícil, ¿Cómo asesinar a alguien va a serjusto? Si eso se analiza fuera del contexto es difícil. Las guerrillas en Colombia nacieron de las auto- defensas campesinas, liberales y comunistas, que en su momento no encontraron otra alternativa pa- ra sobrevivir y proteger sus vidas y las de sus familias. De cierta ma- nera es igual en la insurgencia, no había otra forma de sobrevivir siendo oposición.

–Habla de Colombia como si fuera una dictadura desde hace años.

–No tiene esa imagen, pero sí en su concepción, doctrinas y comportamiento. Tiene una posi- ción completamente leal a los in- tereses macroeconómicos y al im- perialismo. Nos aplicaron la doc- trina del enemigo interno, que im- plicó asesinar y reprimir a las ma- sas populares para que las insur- gencias no crecieran. Son muchas personas asesinadas y desapare- cidas. En ese marco llegas a la conclusión de que la lucha arma- da sí está justificada. La otra alter- nativa era dejarte morir o morir ideológicamente, renunciando a que el país cambie. Resignarse a eso es otra forma de morirse.

–En sus años de lucha, ¿cau- só la muerte de alguien?

–Estuvimos en escenarios muy complejos. Vimos morir a personas de las fuerzas que nos combatían y también a camara- das. Esas muertes, de un lado y del otro, siempre han dolido, por- que en el fondo sabías que quie- nes caían eran hijos del pueblo colombiano. Por eso, en todas las oportunidades que nos abrió el gobierno de sentarnos a negociar lo hicimos. Quienes tenían intere-ses en esa guerra no iban a ella, sólo la dirigían desde un escrito- rio en Bogotá.

–¿Buscaron una forma no violenta de actuar?

–Tuvimos cuatro intentos. En los años 80 dialogamos, llegamos a un acuerdo y nos constituimos como organización política legal, pero la respuesta del régimen fue asesinar a los líderes uno a uno. Hasta 5.000 dirigentes asesinados. Es un capítulo dramático. Los po- cos que sobrevivieron continua- ron la lucha.

–¿Cuál fue el germen del en- cuentro en La Habana para el acuerdo de paz actual?

–Siempre quisimos negociar. Las guerras se agotan, y en Co- lombia estaba agotada como op- ción. No ganamos la guerra, pero tampoco la perdimos. El Gobier- no nunca nos ganó la guerra pese a tener un Ejército asesorado, ava-lado y financiado por los norte- americanos. Todo tiene un límite y, afortunadamente, llegó en un momento en que era posible hacer un acuerdo de mínimos que ayu- dasen a avanzar hacia una demo- cratización del país.

–¿Cuáles fueron sus líneas rojas?

–Una reforma rural integral en Colombia. Transformar el cam- po, porque de ahí partió todo, de la lucha por la tierra. Una reforma política y un compromiso del Es- tado de que jamás utilizará la vio- lencia política contra la oposi- ción. También el proceso de rein- corporación.

–¿A qué se van a dedicar aho- ra los guerrilleros?

–El proceso de reincorporación nos tiene altamente preocupados. Se plantea que nosotros desarro- llemos unos proyectos producti- vosyasuvezvaahaberunossub-sidios del Estado que nos garanti- cen que podamos desarrollarlos inicialmente.

–¿Asumen que les puedan condenar por lo que hicieron? –Aquí no se trata de quién tiene que pagar. Aquí se trata se saber la verdad del conflicto, lo que pasó realmente, porque eso es algo que nadie sabe, ni en Colombia, ni mu- cho menos a nivel internacional. Nosotros nos comprometimos a aportar la verdad ante esos tribuna- les que serán quienes decidan has- ta dónde está implicada una perso- na para resarcir el daño causado. –¿Qué países les tendieron la mano a lo largo del conflicto? –Principalmente Cuba. Tam- bién Chile y Venezuela, que son verificadores del proceso. En Eu- ropa destacó Noruega, que sigue muy comprometido en ayudar en todos los aspectos, incluso con re- cursos que nos ayuden a suplir las

carencias que tenemos hoy.

–¿Y España?

–Nada. Nunca ha hecho nada por el conflicto.

–Otros países los considera- ban un grupo terrorista.

–Se nos llamó de muchas for- mas. Al inicio de las insurgencias comunistas éramos ateos sacríle- gos que comíamos niños vivos. Tras el 11-S se puso de moda el te- rrorismo y asumimos ese apellido. Fue una maniobra de publicidad que nos afectó. Nosotros nos vi- mos abocados a la guerra, no la empezamos, ni hicimos bombar- deos masivos, ni masacres. Si hay terroristas en Colombia son el Go- bierno y las fuerzas militares.

–Semanas atrás fueron asesi- nados tres periodistas en la frontera con Ecuador. ¿Qué pasa con los disidentes que si- guen secuestrando y matando personas?

–No son disidentes. Se autode- nominan disidentes por tener un apellido y hacen cosas desastrosas como eso. Hemos apostado por la paz y la política, esos que descri- be no es responsabilidad de las FARC, pero la propaganda del ré- gimen causa esas confusiones.

–¿Ha merecido la pena ser guerrillera? ¿Volvería a dar los mismos pasos?

–Claro. No me arrepiento ni de ingresar en las FARC, ni de ningu- no de los 16 años trabajando allí. Mucho menos me arrepiento de haber dado ese paso colectivo ha- cia la política y apostar por la paz. A pesar del reto enorme que nos espera estamos convencidos de que será la mejor opción.

ver más>> http://www.lne.es/asturias/2018/04/25/muertes-lado-han-dolido-hijos/2275318.html

La moda feminista.

He escuchado ya en varios espacios tanto de amigas, como de compañeras militantes de diversos feminismos y luchas sociales y populares, afirmar con gusto o desaprobación que el feminismo es una moda o que no lo es. No obstante, sería interesante saber a qué nos referimos cuando usamos la expresión “el feminismo está de moda” o “el feminismo no es una moda”.

El feminismo, puede ser definido de diferentes maneras. Hace poco en un ejercicio colectivo de indagar por recorridos personales y colectivos desde el feminismo, varias mujeres afirmaron que el feminismo fue un modo de ver el mundo que les cambió la vida. En su mayoría, estas mujeres se habían iniciado en el activismo o el pensamiento feminista, analizando su participación en el movimiento estudiantil, en asociaciones campesinas, en universidades, en colectivos callejeros de acción política, en los que se encontraron de frente con una situación de trato diferencial hacia las mujeres, y no estoy hablando aquí del reconocimiento de la discriminación histórica que han vivido las mujeres en tanto género a lo largo de la historia de las sociedades. Me di cuenta en dicho espacio, que las mujeres, a raíz de su condición de clase, étnico-racial, hábitat territorial y hasta por la edad, han sido tratadas de forma diferente. En palabras necias: han sido insivisibilizadas y excluidas a razón de su sexo biológico y de todos los estereotipos de género que existen en la sociedad, que particularmente en los movimientos sociales, toman la forma de una norma, de un canon que dice que las mujeres no deben hacer política y si la hacen, es como colaboradoras o subsidiarias de una especie de trabajo doméstico público no remunerado en el sistema político-mercantil de intercambio de ideas, debates y razón ilustrada, que favorece fundamentalmente la construcción social de lo masculino en este mundo occidentalizado.

En otros escenarios más itinerantes, superfluos, donde las discusiones sobre feminismo emergen con espontaneidad, también se ha discutido sobre el lugar que ocupa hoy el feminismo en los movimientos sociales de transformación y emancipación. Muchas veces me vi involucrada, a toda conciencia en estas conversaciones emergentes, en el debate sobre si el feminismo es una moda y cómo eso nos afecta, nos gusta o nos disgusta actualmente. Efectivamente, hay un claro incremento de procesos de toma de conciencia feminista, procesos de subjetivación individual y colectiva de mujeres, y algunos hombres, sobre el qué hacer feminista y la confrontación con un régimen tan violento como lo es el patriarcado y sus expresiones prácticas: machismo, sexismo, misoginia y androcentrismo. He podido notar, en confrontación con algunas investigaciones académicas hechas, que las edades de este proceso de toma de conciencia en algunas mujeres urbanas, se ha reducido notablemente. Actualmente las mujeres en la ciudad conocen del feminismo entre los 20 y 24 años. Cosa que no pasaba décadas atrás, donde las mujeres colombianas que se iniciaron en el feminismo urbano lo hicieron superando la edad los 30 años. Sería interesante que existiera algún estudio o narración existencial, sobre procesos similares de toma de conciencia feminista entre mujeres no urbanas, sean estas campesinas, indígenas o afrodescendientes. Estaré muy contenta de saber qué cambios existen al respecto.

No obstante, la afirmación sobre sí el feminismo es una moda o no, va mucho más allá de este tipo de análisis sobre procesos de subjetivación. Creo desde el corazón, que efectivamente hay un incremento de toma de conciencia y de colectividades de mujeres y diversidades sexuales con prácticas feministas, muy diversas por cierto. Hoy hablamos de feminismos que habían sido invisibilizados por la hegemonía blanca-europea, de sus ecos de fantasía a partir de la lucha sufragista y por la igualdad de derechos. Estos feminismos que amplían la crítica patriarcal a otros regímenes de dominación como el racismo y el capitalismo rompen otros paradigmas que no habían tenido en cuenta grandes teóricas y activistas que hoy tomamos por feministas que van desde Cristine de Pizán, pasando por Virginia Woolf, Olympia de Guges, hasta llegar a Simone De Bouvoir y todas las sufragistas en Europa y América. Al contrario, hoy leemos, investigamos y activamos a partir de los trabajos de Angela Davis, Bell Hooks, Gloria Anzaldúa y las teóricas decoloniales. Para el caso colombiano por ejemplo, no hablamos solamente de Manuela Saenz y Maria Cano, sino que también hablamos de Juana Julia Guzmán, Catalina Luango y Ana María Matamba, como referentes de emancipación.

Me pregunto entonces, y espero que quienes lean este artículo lo logren hacer, es el feminismo una moda, o el desarrollo histórico de construcciones de saber no patriarcales, no racistas y no capitalistas que se abren paso a cada momento, frente a los embates propios de la producción de conocimiento en nuestra sociedad, y sobre todo, pese a las insivisbilizaciones que pueden hacerse incluso en los espacios democráticos y/o alternativos? ¿Queremos que haya más feminismo, más crítica, más producción de conocimiento y más activismos políticos reinventándose constantemente, o queremos dilapidar, posando la profundidad, objetividad o lo que es peor, reposando en un altar de verdad y autoridad auto-otorgada para señalar los caminos recorridos por los feminismos en búsqueda de una emancipación de las opresiones?

Y sí, he aquí mi postura, no se puede escribir sin tomar partido, hay que decirlo. Actualmente, la expresión “es el feminismo una moda”, se me antoja, o mejor, se me parece a las situaciones enfrentadas con los organizados en grupos políticos de derecha, los fanáticos religiosos y demás obscenidades propias de nuestro tiempo, donde estos pretenden rebajar la sustancia rebelde y revolucionaria del feminismo, haciendo eco de los estereotipos del “hembrismo”, “las feminazis”, “las antihombres”, “las que dividen la lucha”, “las que no saben qué es lo realmente importante”, etc., etc., etc.

Así que, si alguna vez sientes que el feminismo está de moda, pregúntate más bien, si no estás cayendo en los lugares comunes del sentido común, de aquellos que dicen “ser lesbiana está de moda y ahora hay mucho gay por la calle”.


INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL PRIMER INFORME DE GESTIÓN

I. Introducción

A continuación se presenta el Primer Informe de Gestión de la Instancia Especial para Contribuir a Garantizar el Enfoque de Género en la Implementación del Acuerdo Final -en adelante la Instancia Especial-, firmado entre el Gobierno Nacional y las FARC- EP en noviembre 14 de 2016.

Este informe corresponde al período 28 de julio (fecha en la que se realizó la instalación formal de la Instancia Especial), hasta el 31 de diciembre de 2017.

Los criterios para la composición de la Instancia Especial en este primer semestre de funcionamiento, fueron definidos por el Comunicado Conjunto N. 18 del 11 de abril de 2017, de la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación del Acuerdo Final –en adelante CSIVI-.

En el proceso de convocatoria participaron 818 organizaciones de mujeres para la postulación territorial y nacional, y se realizaron “32 asambleas departamentales, con postulaciones por parte de 29 departamentos. A nivel nacional se realizaron 3 jornadas informativas dirigidas a organizaciones de mujeres y de sectores LGBTI, de las cuales se postularon 6 duplas de mujeres nacionales y 1 dupla de organizaciones LGBTI” (CSIVI, 2016).

La CSIVI determinó que la Instancia Especial estará conformada por las siguientes representantes de las organizaciones de mujeres:

1

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

Víctimas del conflicto armado:

Mayerlis Angarita (Bolívar) - Narrar Para Vivir

Territoriales:

Yuly Artunduaga (Putumayo) - Mujeres Andino Amazónicas

Francisca Aidee Castillo (Arauca) - Asociación de Mujeres Araucanas Trabajadoras Rocío Pineda (Antioquia) - Unión de Ciudadanas Colombianas

Nacionales:

Dupla 1

Principal: Victoria Elvira Neuta Sánchez - Comisión Nacional de Mujeres Indígenas Suplente: Edilia Mendoza - Plataforma de Mujeres Rurales

Dupla 2

Principal: Magda Alberto - Mujeres por la Paz

Suplente: Martha Sánchez - Red de Educación Popular entre Mujeres (REPEM) Sectores LBTI

Principal: Marcela Sánchez Buitrago - Colombia Diversa

Suplente: Marina Avendaño Carrascal - Caribe Afirmativo

Así mismo, durante la última reunión de la Instancia Especial, realizada los días 18, 19 y 20 de diciembre del año en curso, se conoció el Comunicado Conjunto N. 21 de la CSIVI, de fecha diciembre 18 de 2017, en donde se nombró la octava representación, correspondiente a las mujeres afrocolombianas, negras, raizales y palenqueras, de la siguiente manera:

Titular: Bibiana del Carmen Peñaranda Sepúlveda - Red Mariposas de Alas Nuevas Construyendo Futuro, Valle del Cauca.

Suplente: Ana Isabel Chaverra Palacios - Red Departamental de Mujeres Chocoanas, Chocó.

La Instancia Especial, desde un comienzo, respaldó la creación de la representación número 8, reconociendo la justa demanda de las mujeres afrocolombianas, raizales y palenqueras, y como tal saluda el nombramiento de su titular y suplente, así como el nombramiento de las suplencias territoriales, las cuales fueron definidas en el mismo Comunicado, de la siguiente forma:

Rosa María Brito Rodríguez - Fundación Comunitaria de las Mujeres Afro de la Guajira, La Guajira.

2

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

Nydia María Figueroa Ortega - Corporación Construyendo Poder, Democracia y Paz (PORDEPAZ), Norte de Santander.

Miriam Moreno Castro - Plataforma Eicos, Meta.

Erika Marcela Tinoco Rivera - Casa de la Memoria QuipsuHuasi, Huila.

La Instancia es uno de los logros más importantes de movimiento social y político de

mujeres, en relación con la incorporación del enfoque de género y diferencial en el

Acuerdo Final, pues fue creada con el objetivo de hacer veeduría y seguimiento, desde

la sociedad civil, a la implementación del mismo, y a garantizar el cumplimiento de las

más de 100 medidas que contempla el Acuerdo Final con relación a los derechos de las

mujeres y las personas LGBTI.

La composición de la Instancia Especial ha permitido desarrollar un trabajo enriquecido y colectivo, pues las representantes de organizaciones territoriales y nacionales, son mujeres con experiencias y saberes en formulación de políticas públicas, y con vivencias frente a las especificidades del Acuerdo Final, en temas específicos como drogas, agrario, participación política, víctimas, entre otras.

Entre las mujeres que conforman la Instancia Especial se encuentran jóvenes, afro, lesbianas, campesinas, indígenas, víctimas y cocaleras, que han venido realizando una interlocución importante con diferentes actores, para incidir, dar seguimiento y verificar la incorporación del enfoque de género en el Acuerdo Final.

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

Las funciones de la Instancia Especial, definidas en el Comunicado Conjunto N. 18 son:

1) Dar insumos, sugerir lineamientos y hace recomendaciones a la CSIVI con el fin de contribuir a garantizar la incorporación del enfoque de género, interseccional y de derechos de las mujeres en la implementación normativa del acuerdo y en el Plan Marco de Implementación, así como en los Planes Cuatrienales de implementación de los acuerdos y en los planes plurianuales de inversión integrados a los planes nacionales y territoriales.

2) Hacer seguimiento a la implementación del enfoque de género, interseccional y de derechos de las mujeres de acuerdo con el Plan Marco y los planes cuatrienales de implementación. Este seguimiento deberá ser concretado en informes periódicos y públicos, que serán entregados a la CSIVI y otras instancias.

3) Mantener espacios y

canales permanentes

de diálogo,

comunicación e interlocución con las mujeres y las organizaciones, plataformas, colectivos, grupos y redes, cumbres o movimientos a nivel nacional y territorial, para construir propuestas y hacer recomendaciones en relación a la incorporación del enfoque de género, interseccional y de derechos de las mujeres en la implementación del Acuerdo Final y rendir informes sobre su labor.

4) Mantener diálogo constante con la CSIVI, el Consejo Nacional de Reincorporación (CNR), los componentes de verificación y acompañamiento internacional (conformado por ONU Mujeres, la Representante del Secretario General para la Violencia Sexual en el Conflicto, la Federación Democrática Internacional de Mujeres y Suecia), el Instituto Kroc y demás Instancias establecidas por el Acuerdo Final, para garantizar un adecuado seguimiento a la implementación del enfoque de género y de interseccionalidad. Este diálogo se realizará periódicamente y de manera extraordinaria cuando se considere necesario.

4

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

El Comunicado Conjunto N. 18 también estableció que durante el primer mes, la Instancia Especial debía generar su reglamento y su plan de trabajo anual, el cual deberá ser aprobado por la CSIVI.

II. Actividades desarrolladas

1. Reunionesparalaincidenciapolítica

No.

Fecha

Agenda Reuniones

Resultados

1

28, 29 y 30 de julio de 2017

Instalación de la Instancia Especial, acuerdos mínimos de trabajo, reunión con Secretarias Técnicas de la CSIVI gobierno y CSIVI FARC, acompañamient o internacional para el seguimiento al enfoque de género en el Acuerdo Final (ONUMUJERES , Suecia, FDIM).

Acuerdos para solicitar apoyo de la cooperación internacional para la elaboración del plan de acción de la Instancia Especial y de su reglamento. Oficio solicitando remisión del plan marco de implementación para revisión por parte de la Instancia Especial, preguntas sobre el alcance de la misma y aclaraciones sobre interlocución con CSIVI 3x31.

2

16, 17 y 18 de agosto de 2017

Elaboración del plan de acción de la Instancia Especial y propuesta de reglamento. Reuniones con Instituto Kroc, II

Plan estratégico de la Instancia Especial que contiene plan de acción y reglamento.

Acuerdos mínimos para trabajo bilateral con Instituto Kroc y II Misión de verificación.

ART se comprometió con la implementación efectiva del enfoque de

1 CSIVI 3x3 indica: CSIVI delegación de las FARC-EP, CSIVI delegación del gobierno nacional, y CSIVI Técnica.

5

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

Misión Internacional, Agencia para la Renovación del Territorio (ART), acompañamient o internacional y CSIVI FARC.

género en los PDET y diálogo constante con la Instancia Especial.

Acuerdos bilaterales con la Misión de acompañamiento internacional.

3

5 y 6 de septiembre de 2017

Reunión con componente internacional, Grupo Núcleo (PNIS). Socialización Plan Marco de Implementación por parte del Gobierno Nacional.

Presentación de resultados generales del plan estratégico de la Instancia Especial. Interlocución con grupo mixto, denominado núcleo gubernamental, internacional y no gubernamental, para hacer recomendaciones a la incorporación del enfoque de género en los planes de sustitución de cultivos ilícitos.

Presentación por parte del Gobierno Nacional de generalidades del Plan Marco y del capítulo de género.

Las FARC reiteran su preocupación por las falencias en el plan marco de implementación.

La Instancia Especial reitera su solicitud al Gobierno Nacional para la entrega de la información sobre los contenidos de todo el plan marco de implementación.

4

28 de septiembre de 2017

Reunión con CSIVI 3x3

Se presentó de manera general el plan estratégico de la Instancia Especial. Se reiteraron las preocupaciones frente a contenidos del Plan Marco de Implementación, en particular la ausencia de metas orientadoras e indicadores de impacto y la financiación de la Instancia Especial. El Gobierno se comprometió a trabajar de manera conjunta los indicadores y a socializar el Plan Marco de Implementación. En Relación con la financiación, el Gobierno nacional señaló

6

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

la ausencia de recursos y se comprometió a tramitarlos a través del Fondo Especial para la Paz establecido por Naciones Unidas.

5

19 y 20 de octubre de 2017

Reunión espacio autónomo2, ART, CSIVI Técnica, Instituto Kroc, II Misión de verificación, componente internacional, organizaciones de mujeres nacionales con presencia en Bogotá.

Reunión CSIVI FARC.

Con la ART se señalaron las preocupaciones relacionadas con la puesta en marcha de los Planes de Desarrollo con Enfoque T erritorial (PDET), pues en lo avanzado no se ha tenido en cuenta el enfoque de género. La Instancia Especial consolidó un documento señalando deficiencias y recomendaciones.

Con la Secretaría Técnica de la CISIVI Gobierno se reiteraron las preocupaciones frente al Plan Marco de Implementación y la solicitud de la respuesta a las observaciones de la Instancia Especial. El compromiso fue el trámite para el conocimiento del Plan y del documento CONPES.

Con el Instituto Kroc y con la II Misión de verificación se expusieron los criterios para el seguimiento a la incorporación del enfoque de género en la implementación de los acuerdos. Por parte de la Instancia Especial se señalaron las preocupaciones en relación a la situación de seguridad en Tumaco y en otras áreas territoriales frente a las amenazas a líderes y lideresas.

La Instancia Especial, en la reunión con organizaciones nacionales de mujeres (participaron más de 50 organizaciones), se expuso el plan de acción y se recibió retroalimentación frente a sus expectativas, relacionadas con el papel

2 Se refiere a la reunión interna de trabajo de la Instancia Especial.

7

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

de la Instancia Especial y las posibilidades de trabajo alrededor de mesas de trabajo. Se estableció la importancia de la articulación y diálogo constante entre las organizaciones y la Instancia Especial.

El componente Internacional ofreció su apoyo financiero para los siguientes encuentros de la Instancia Especial durante el 2017, y para la contratación de una Secretaría Técnica por seis meses, así mismo se solicitó la delegación de personas de la Instancia Especial para el acompañamiento en la formulación del proyecto ante el Fondo Especial para la Paz.

CSIVI-FARC presentó la estrategia de reincorporación política, económica y social de las mujeres.

6

8. 9 y 10 de Noviembre

Reunión con organizaciones de mujeres de Bogotá. Unidad Nacional de Protección (UNP), DNP , Dirección para la sustitución de cultivos de uso ilícito del Ministerio del Postconflicto, Viva la Ciudadanía, con un grupo de mujeres negras, afrocolombianas , raizales y palenqueras, y

Las mujeres de la ciudad de Bogotá presentaron un escrito sobre lo que esperan de la Instancia Especial y cómo ellas pueden contribuir al trabajo y representación de la misma.

Ante la UNP la Instancia Especial presentó su preocupación frente a la situación de seguridad de algunas de sus integrantes. La UNP se comprometió a realizar un taller de autoprotección en la siguiente reunión.

El DNP presentó los avances en capítulo Marco y se comprometió a enviar la versión ajustada al mismo, señalando que se incorporaron algunas de las sugerencias y ajustes realizados por la Instancia Especial.

La Dirección de sustitución de cultivos de uso ilícito se comprometió a incorporar el enfoque de género en los PNIS y a

8

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

Componente Internacional.

coordinar con la Instancia Especial lo correspondiente.

Con la organización Viva la Ciudadanía se realizó un análisis sobre la coyuntura actual de la implementación. La Instancia fue invitada a participar en el evento de balance del primer año de la implementación, a realizarse en diciembre.

Con las mujeres afrocolombianas, negras y raizales, se reiteró el apoyo a sus demandas relacionadas con la representación N. 8 de La Instancia Especial.

Con el Componente Internacional, la Instancia Especial fue invitada a participar en el Encuentro de Mujeres de la FDIM y a entrevistarse con la Misión Internacional de esta Federación, a comienzos del mes de diciembre. Así mismo fue invitada a participar en el balance a la incorporación del enfoque de género en la implementación del Acuerdo Final, a realizarse en la Casa del Embajador de Suecia.

7

18, 19 y 20 de diciembre

Reunión con la Alta Instancia Étnica, y UNP. Reunión del Espacio Autónomo.

Con la Instancia Étnica se realizó un conversatorio para compartir experiencias y lecciones aprendidas en relación con al papel que han jugado durante la implementación del Acuerdo Final, y se establecieron acuerdos para la interlocución permanente y la posibilidad de acciones de incidencia conjunta.

La UNP compartió elementos sobre la autoprotección, que fueron complementados por las mujeres de la Instancia Especial, insistiendo en la necesidad de construir medidas de

9

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

protección colectivas y de acompañamiento en los territorios.

En el espacio autónomo, las integrantes de la Instancia Especial hicieron el balance de la gestión de sus primeros cinco meses, adelantaron el informe de la misma y señalaron prioridades para ser tomadas en cuenta en el plan de trabajo, a realizarse en la sesión de enero.

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

2. Documentoselaborados

2.1. Plan Estratégico de la Instancia Especial

Con el apoyo financiero y técnico de ONU MUJERES, se contó con la facilitación de Liza García para la formulación del plan estratégico de la Instancia Especial, el cual cuenta con Misión, Visión, Objetivos Estratégicos, Productos, Plan de Acción a dos años y Reglamento. La fecha de elaboración de este documento es 20 de agosto de 2017.

Tal y como lo señala el Comunicado Conjunto N.18, este documento fue presentado a la CSIVI 3x3 el 28 de septiembre de 2017 para su revisión y aprobación.

En la reunión del día 19 de octubre de 2017, la Instancia Especial recibió observaciones al plan estratégico, las cuales fueron contestadas por misma el día 20 de diciembre de 2017.

Este plan de acción ha sido el marco de actuación de la Instancia Especial, de las

interlocuciones realizadas con las diferentes entidades internacionales, nacionales, territoriales, organizaciones de mujeres, así como de los documentos

realizados.

Es importante señalar que en su Misión, la Instancia Especial se definió como “un espacio autónomo, técnico-político, compuesto por representantes de organizaciones de mujeres y LGBT, territoriales y nacionales, que interlocuta e incide ante diversos actores, da recomendaciones a la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación del Acuerdo Final (CSIVI), y hace seguimiento, conjuntamente con el

11

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

Movimiento de Mujeres, Movimiento LGBT y la cooperación internacional, para que la incorporación de los enfoques de género, antirracismo, étnico e interseccional, y los principios de igualdad y no discriminación sean efectivamente integrados en la implementación del Acuerdo Final, de manera tal que se garanticen los derechos humanos de las mujeres en su diversidad”.

2.2. Observaciones al Plan Marco de Implementación.

Desde la instalación de la Instancia Especial, el 28 de julio del 2017, esta ha realizado reiteradas solicitudes para la entrega del Plan Marco de Implementación, en el marco del Acuerdo Final, en relación con el punto 6 sobre “Implementación.”

2.2.1. Observaciones al capítulo de género de fecha 5 de septiembre de 2017

La Instancia Especial recibió el documento “Capítulo de Género”, en fecha 05 de Septiembre de 2017, con la solicitud de hacer comentarios.

El 12 de septiembre la Instancia Especial envió un documento de 15 páginas en donde se recogen sus observaciones, y de las cuales se destacan:

● “Esta Instancia considera que el Gobierno Nacional debe entregar para su análisis todo el plan marco y no sólo el capítulo de género. Puesto que como se reitera a lo largo de los acuerdos, su implementación debe garantizar de manera transversal los enfoques de derechos, género y diferencial. Así mismo no es conveniente tener un capítulo específico que desarrolle el tema de género, porque tiende a reproducir la idea que éste, es algo que se agrega y no estructural al análisis y eliminación de la discriminación a través de las políticas, y reduce la idea de la transversalidad del enfoque. Por ello consideramos que la revisión que hace esta Instancia debe ser sobre la totalidad del PMI”.

● “El documento entregado por el Gobierno Nacional, no cumple con lo señalado en el punto 6 de los Acuerdos de paz. No tiene establecidas metas y los indicadores propuestos son en su gran mayoría actividades o indicadores de gestión no de resultado y mucho menos de impacto. A lo largo del documento, la mayor parte de los indicadores están redactados a manera de programas y estrategias, a veces son medidas, otras son documentos o lineamientos, o incluso están redactados de manera tautológica. Los indicadores propuestos no permiten identificar ni el grado de cumplimiento de la medida, ni la eficacia de la medida para alcanzar la igualdad. La actual propuesta no tiene Metas definidas, recomendamos que estas sean formuladas y que cada indicador se vincule con

12

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

una meta asociada. Las metas dan el horizonte de sentido y permiten observar si los objetivos de los acuerdos se cumplen o no. Consideramos que en un documento de Política Pública, de las características e importancia de este, todos sus indicadores deben ser de impacto y de resultados asociados a metas que den cuenta la implementación de los acuerdos”.

● “Así mismo consideramos que todas las acciones deben contar con temporalidad y responsable y tener como referencia a qué punto del acuerdo responden”.

● “Esta Instancia llama la atención sobre la existencia de puntos en los Acuerdos que están avanzando en la implementación sin los enfoques de género y diferencial. Tal es el caso de los PDET, los PISDA y los PNIS. Solicitamos que los contenidos e indicadores del punto 4 sean revisados pues corresponde a actividades o se presentan como neutrales al género”.

● Rechazo a que se justifique la falta de indicadores de impacto con la no existencia de líneas base.

● Solicitud de aclaración sobre documento CONPES y su alcance relacionado con la incorporación del enfoque de género.

● Reiteración para que en el documento del Plan Marco de Implementación se señale de manera explícita en qué instrumento de desarrollo de política se desarrollaran las acciones contenidas en el Acuerdo Final, sean del tipo que sean: afirmativas, indicativas, instrumentales, es decir se deberá aclarar que irá por plan marco, CONPES, ruta de transversalización, especificando responsables y temporalidad”.

● El documento entregado no propone medidas específicas para la población LGBT. “En otras palabras, el Acuerdo es mucho más incluyente que el PMI por lo que se recomienda que si el Acuerdo menciona de manera específica la población LGBT los programas e indicadores del PMI deben medir cómo se incorpora a esta población.”

● Si bien se menciona a la población LGBTI tanto en la introducción del documento, como en el Punto 5, sólo en el Punto 2 se incluye un indicador, que tal y como quedó redactado no permite establecer el grado de materialización de la medida, pues no es posible medir de qué manera fue beneficiada la población sino se logra mínimamente una desagregación de las cifras y el tipo de medidas implementadas: “Programa de liderazgo político y social para miembros de partidos y organizaciones sociales, con especial énfasis en poblaciones más vulnerables como población campesina, mujeres, minorías religiosas, pueblos y comunidades étnicas y población LGBTI, implementados” (pg. 16).

● Lo contenido en el Acuerdo final, es resultado de la incidencia de las mujeres y sus organizaciones en el proceso de negociación entre el gobierno Nacional y la FARC EP, por ello, consideramos que es fundamental que todas las acciones

13

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

contenidas en el mismo, estén visibles en éste documento de Política Pública. Sin metas claras ni indicadores de resultado, no es posible hacer seguimiento y verificación a lo acordado. Si bien reconocemos los avances en el documento entregado, La Instancia Especial de género solicita que el documento sea ajustado conforme a las observaciones mencionadas, de no ser así está Instancia recomienda NO ser aprobado por la CSIVI.

● Así mismo son enviados comentarios a la matriz de indicadores en archivo Excel y sugerencias de indicadores para lo relacionado con reforma rural y para la población LGBT en el documento En formato PDF.

2.2.2. Observaciones al Capítulo de Género de fecha 9 de noviembre de 2017

La Instancia Especial recibió una nueva versión del Capítulo de Género en fecha 9 de noviembre y envió sus comentarios el 17 de noviembre, en un documento de 20 páginas, en donde se resalta:

● “La Instancia Especial de Género, reconoce los avances entre los documentos recibidos para su revisión y análisis versión de septiembre 5 y el recibido en noviembre 10. En particular, se encuentran recogidas algunas recomendaciones relacionadas con los indicadores propuestos inicialmente, se incluyen algunos nuevos y se adiciona la columna producto que permite leer con mayor claridad a qué responde la propuesta de indicador.”

● Se reitera, lo señalado en los comentarios de La Instancia Especial de Género de fecha septiembre 12 pues se consideran que todos ellos continúan vigentes. Preocupa de manera especial que en el título del capítulo del documento de noviembre, se incluya como si fuera uno solo el enfoque el de género y étnico, lo que muestra problemas conceptuales para el abordaje de la implementación. Además de los enfoques de género y étnico, el acuerdo se compromete con la transversalización de los enfoques de derechos y diferencial.

● Si bien se avanza en la identificación de productos, contrario a lo señalado en el Acuerdo, el capítulo entregado no identifica Metas y prioridades (punto 6.1.1). El Plan Marco de Implementación no tiene horizontes de sentido (metas orientadoras) relacionados con cierre de brechas, derecho a la igualdad, acciones afirmativas para las mujeres y para la población LGBTI.

● Ninguno de los indicadores propuestos son de impacto pues no permiten evidenciar el cierre de brechas y la mayor parte de ellos siguen siendo de gestión. Como la Instancia Especial ha corroborado en los territorios, sumar mujeres y no sus organizaciones y liderazgos, no permite disminuir las brechas

14

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

de género y desvirtúa el espíritu y compromisos del Acuerdo con la igualdad y

la equidad de género.

● Esta Instancia solicita que la construcción de líneas base sea establecida

como una meta y un indicador dentro del Plan Marco. Esto no puede ser un motivo para que no se establezcan metas realizables ni indicadores de resultado, reiteramos que para que su cumplimiento sea real y efectivo, “se debe contar con metas e indicadores cuantificables y temporalmente realizables, así la línea base sea cero o información no disponible (esto ya de por si es un indicador y debe ser una meta de la ruta de transversalización).

● El capítulo de género hace referencia a menos del 50% de las medidas específicas establecidas para las mujeres en el Acuerdo, por lo tanto reiteramos el compromiso asumido por el Gobierno Nacional para que en el PMI queden explícitas TODAS las acciones contenidas en los Acuerdos de Paz. Es decir que en el documento del Plan Marco de Implementación, se aclare, en qué instrumento de política se van a desarrollar cada una de las acciones: afirmativas, indicativas, instrumentales, es decir se deberá aclarar que irá por Plan Marco, CONPES, o ruta de transversalización, especificando responsables y temporalidad. Reiteramos la solicitud de mencionarlas explícitamente por puntos del Acuerdo.

● Se reitera aclarar lo de los presupuestos específicos, así como aclaración sobre quiénes son los responsables institucionales específicos de la incorporación del enfoque de género.

● En los puntos 3, 4 y 5 se señalan aspectos centrales que quedaron en los acuerdos y que se consideran centrales para este documento de política pública, lo propio se hace para la visibilización de indicadores de las personas LGBT en todos los puntos del Acuerdo.

● Se reitera que lo contenido en el Acuerdo Final es resultado de la incidencia de las mujeres y sus organizaciones en el proceso de negociación entre el gobierno Nacional y la FARC EP, por ello, consideramos que es fundamental que todas las acciones contenidas en el mismo estén visibles en éste documento de Política Pública. Sin metas claras ni indicadores de impacto, no es posible hacer seguimiento y verificación a lo acordado. Metas de mediano plazo que en su mayoría están respaldadas en indicadores de gestión, no son garantía para que las condiciones de desigualdad y de garantías de derechos de las mujeres varíen sustancialmente ni para que lo acordado en materia de género se cumpla.

● Si bien reconocemos los avances en el documento entregado, la Instancia Especial de género, RECOMIENDA Y SOLICITA que el documento sea ajustado conforme a las observaciones mencionadas. Así mismo ratificamos

15

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

nuestra disposición para trabajar en el documento CONPES y en la ruta de transversalización que permita realmente garantizar el enfoque de género en la implementación de los Acuerdos.

La Instancia Especial no ha recibido a la fecha respuestas sobre estas recomendaciones, pese a haberlo solicitado explícitamente. A 31 de diciembre de 2017, no se conoce versión definitiva del documento CONPES, ni del Capítulo de Género. El haber incluido algunas recomendaciones en la versión del 9 de noviembre no significa que se haya concertado el Capítulo de Género. La Instancia ratifica sus preocupaciones sobre la falta de indicadores de impacto y de metas orientadoras que permitan hacer seguimiento a lo acordado.

Se considera que la falta de entrega oportuna y suficiente de información, no solo entorpece la labor de la Instancia, sino que lesiona la implementación del Acuerdo Final.

Por lo anterior, reiteradamente la Instancia Especial ha expresado su inconformidad y preocupación sobre lo que quede y no quede en el Plan Marco de Implementación y en el documento CONPES.

Los documentos señalados no se pueden anexar dados los compromisos de confidencialidad que se le ha solicitado a la Instancia Especial.

2.3. Comentarios sobre implementación de los PDET3

Desde su función de interlocución con el movimiento de mujeres en los territorios, la Instancia Especial ha realizado seguimiento, en tiempo real, a la implementación del Acuerdo Final. Para ello consolidó un documento que recoge las voces de mujeres de diversos territorios.

2.4. Comentarios sobre implementación de los PNIS, PISDA y PAI

La Instancia Especial elaboró un documento con comentarios y recomendaciones en relación con la implementación de los PNIS, PISDA y PAI.

Estos documentos han sido socializados con las entidades correspondientes en medio electromagnético.

3 La implementación de los Planes de Desarrollo Territorial está a cargo de la ART.

16

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

2.5. Proyecto para la financiación de la Instancia Especial

En coordinación con ONU MUJERES, la Instancia Especial participó en la formulación de un proyecto para financiar su funcionamiento mínimo, durante 18 meses. Dicho proyecto está siendo gestionado con el Fondo Multidonante de las Naciones Unidas para el posconflicto en Colombia, se espera su aprobación en los primeros días del año 2018.

III. Acuerdos y compromisos con diferentes actores

1. OrganizacionesInternacionales:

1.1. Instituto Kroc: Avances: Espacios de interlocución bilaterales frente a la metodología y seguimiento del enfoque de género en la implementación del Acuerdo Final. Socialización de la metodología y algunos resultados del balance realizado. Entrega de la matriz que hace seguimiento. Acuerdos: si la Instancia Especial lo requiere, apoyarán metodológicamente para el seguimiento y la información producida por la misma, puede servir de insumo para los informes que dicho Instituto realice.

1.2. II Misión de verificación de la ONU. Avances: Espacios de interlocución bilaterales. Información sobre los alcances de la Misión, sus referentes de género en las regiones y las posibilidades de interlocución para el seguimiento en los territorios. Acuerdos: La Misión se compromete a incluir el enfoque de género en toda la actuación.

1.3. Misión de acompañamiento al enfoque de género. ONUMUJERES, Suecia, FDIM. Avances: Plan de trabajo bilateral en donde se señala que el mismo tiene el carácter de acompañamiento técnico, político y económico. Acompañamiento a reuniones claves con gobierno nacional, CSIVI 3x3 y organizaciones de mujeres, apoyo al funcionamiento de la Instancia Especial en este primer semestre de funcionamiento de la misma, incluyendo en las primeras reuniones, concertación de agenda con actores relevantes, apoyo para la participación de representantes de la Instancia Especial en diversos escenarios, de manera permanente la logística para el viaje, permanencia y condiciones para las diferentes reuniones. Así mismo, durante el mes de diciembre se surtió el proceso de selección de una persona para la Secretaría técnica, los términos de referencia y las entrevistas fueron acompañadas por la Instancia Especial. Se espera que a comienzos de enero se legalice el contrato con Erika Rodríguez Gómez, persona seleccionada. Acuerdos: Gestionar un proyecto con el Fondo Especial para la Paz, que permita financiar el funcionamiento básico del plan de acción de la Instancia Especial en los

17

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

próximos 18 meses, incluyendo la Secretaria Técnica. El proyecto fue formulado de manera coordinada entre la Instancia Especial y ONUMUJERES. Se surtió el proceso de presentación ante el Fondo y finalizando el año se informó que el proceso avanzaba de manera positiva. Así mismo, se mantendrán las reuniones bilaterales. Pendiente: En el proyecto quedan sin financiación aspectos relevantes como encuentros de mujeres a nivel nacional, coordinación entre representantes principales y suplentes en los territorios, apoyo para viajes y participación de mujeres de la Instancia Especial a diferentes invitaciones relacionadas con la implementación del Acuerdo Final, entre otras.

2. Espaciosmixtos:

2.1. CSIVI 3X3. Avances: La Instancia Especial solamente se ha podido reunir una vez con la CSIVI 3X3, allí se expresaron las preocupaciones de la Instancia Especial frente al Plan Marco de Implementación y se solicitó hacer de manera regular este encuentro. La CSIVI ha respondido que la interlocución se realiza mediante los equipos técnicos del equipo de gobierno y FARC, con quienes se han tenido reuniones bilaterales y unilaterales. Preocupaciones: No se ha entregado por parte del gobierno todo el documento del Plan Marco de Implementación. La Instancia ha manifestado sus preocupaciones frente a la ausencia de metas orientadores y de indicadores de impacto, así como la ausencia de la no inclusión de más del 50% de las acciones específicas para las mujeres, contempladas en el Acuerdo Final, y la casi total ausencia de metas e indicadores para la población LGBTI. Acuerdos: De parte de CSIVI 3x3, se ha acordado mayor periodicidad en las reuniones, dar respuesta oportuna a la Instancia Especial y brindar la información que esta requiera para el cumplimiento de sus funciones. Así mismo, la Instancia Especial ha demandado la garantía de recursos para su funcionamiento. El gobierno Nacional en la reunión del 3x3, contestó que él mismo se tramitaría a través del Fondo para la Paz.

2.2. Núcleo. Diversas entidades públicas, privadas, internacionales, mediante las cuales se espera dar lineamientos a la incorporación del enfoque de género en los PNIS. Acuerdos: Retroalimentar el documento realizado por el núcleo.

18

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

3. InstitucionesNacionales

3.1. Departamento Nacional de Planeación. EL DNP, como responsable de la formulación del Plan Marco de Implementación y del documento CONPES, en relación con la Instancia Especial ha tenido los siguientes avances: dos reuniones de socialización del Plan Marco de Implementación (capítulo de género), ajustes mínimos al mismo, conforme a las observaciones de la Instancia especial. Compromisos: se espera tener participación en la formulación del documento CONPES y conocer el documento del Plan Marco de Implementación antes de que salga.

3.2. Agencia de Renovación del Territorio (ART). Avances: dos reuniones con la referente de género de la Agencia (Mariana Escobar). Si bien se conoció la ruta, no se ha conocido lo específico para la garantía de participación de las mujeres. Existe gran preocupación en los territorios ya que en las asambleas rurales y municipales no están siendo convocadas las organizaciones de mujeres, no se está garantizando la participación efectiva de las mismas, y se tiene la sensación que se lleva personal sin el debido conocimiento. La Instancia Especial ha recopilado un documento con recomendaciones para el diseño de PDET con enfoque de género. Preocupaciones: A La Instancia Especial le interesa interlocutar directamente con la directora de la agencia para establecer acuerdos y manifestar las preocupaciones con lo que sucede en el territorio, para garantizar la participación de las mujeres y de sus agendas específicas. Reunión que se ha gestionado desde el mes de noviembre y no ha sido posible a la fecha. Compromisos: Circular, por parte de La Instancia Especial, las preocupaciones para la garantía de participación de las organizaciones de mujeres y la inclusión de sus agendas, y ante la falta de coordinación interinstitucional para llegar a los territorios (ligado con el punto 4). Acuerdos: Buscar espacios de encuentro regular y permanente para la implementación y seguimiento del Acuerdo Final.

3.3. Dirección Nacional de Sustitución de cultivos ilícitos. Avances: Una reunión con el director, en la cual se expresaron preocupaciones relacionadas con la incorporación del enfoque de género en los Planes Nacionales Integrales para la Sustitución de Cultivos de uso ilícito (PNIS), y en los Planes de Acción Inmediata. La Instancia Especial manifestó su preocupación sobre la necesidad de que las instituciones nacionales se articulen en los territorios, en particular en lo referente a la coordinación interinstitucional del punto 1 (ART) y punto 4 (Dirección Nacional de Sustitución de cultivos de uso ilícito del Ministerio de post conflicto). Acuerdos: Voluntad de realizar articulación entre la dirección y la Instancia Especial, para el seguimiento a la implementación y generar

19

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

garantías de seguridad para la participación, opinión y las decisiones de las

mujeres.

3.4. Unidad Nacional de Protección. Las mujeres de la Instancia Especial han

manifestado su preocupación, pues los riesgos y amenazas han aumentado, no solamente por sus liderazgos organizacionales, sino también por la visibilidad y el papel que están jugando como integrantes de la misma, en este sentido, se solicitaron garantías reales para la protección sus integrantes. Avances: La UNP realizó un taller con las integrantes de la Instancia Especial, en fecha 18 de diciembre de 2017, pero tomando como base la experiencia de las integrantes de la misma. Se solicitó que se establezcan medidas individuales (para quienes las requieran de manera inmediata) y colectivas, que pueden incluir protocolos para los viajes que se programarán para el año 2018 a los territorios. Esta es una tarea pendiente.

3.5. Procuraduría delegada de paz y derechos de las víctimas (Elena Ambrossi) y Procuraduría delegada para la garantía y protección de los derechos de los niños, niñas, adolescentes, jóvenes, mujeres, personas en situación de discapacidad y la institución familiar (Sonia Patricia Téllez Beltrán): Avances: reunión con las Procuradoras en donde se manifestaron preocupaciones de La Instancia, relacionadas con el diseño e implementación del Plan Marco de Implementación, garantías para la participación de las mujeres en los territorios, particularmente en los PDET y PENIS, alertas de utilización de los PDET y PNIS con fines electorales, entre otras. Acuerdos: establecer rutas para el seguimiento a la implementación del Acuerdo Final, así como para prevenir la posible utilización del mismo con fines electorales por medio de una circular o comunicado.

20

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

4. OrganizacionesSocialesdeMujeres

4.1. Organizaciones Nacionales de Mujeres: Reunión con cerca de 50 organizaciones de mujeres, donde se expresaron preocupaciones e intereses comunes respecto al avance en la implementación del enfoque de género, así mismo, se presentó el plan estratégico de la Instancia Especial. Acuerdos: se mostró disposición para trabajar en diferentes puntos de manera colectiva, a través de mesas de trabajo y estar alertas ante situaciones que se deba dar respuesta desde el movimiento de mujeres, de manera urgente. Así mismo, se expresó cómo el plan de trabajo de la Instancia Especial contempla la interlocución con organizaciones de mujeres territoriales, para hacer seguimiento en tiempo real con lo que se está realizando en los territorios.

4.2. Mesa Nacional de Víctimas: Reunión con 33 delegadas. Avances: En este espacio se presentó el alcance de la Instancia Especial como un espacio técnico-político, que da recomendaciones y realiza seguimiento a la implementación del enfoque de género en la implementación del Acuerdo Final, para no generar falsas expectativas en las mujeres, además de explicar la

21

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

importancia de las 122 disposiciones que el Acuerdo Final contempla y que deben ser una realidad en los territorios. Compromisos: Mantener una comunicación activa para facilitar la escucha, y que la voz de las mujeres víctimas de los territorios se pueda sentir. Esto se viene realizando a través de la herramienta de comunicación whatsapp y correo electrónico. La Instancia Especial no cuenta con otro medio o recurso para poder llegar a las regiones, donde se está solicitando la presencia de la delegada de las organizaciones de víctimas y demás representantes.

4.3. Organizaciones Territoriales de Mujeres

22

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

4.3.1. Realización de un encuentro en Santa Marta: asistieron 45 mujeres víctimas y lideresas, quienes manifestaron preocupación por el aumento de la inseguridad para su trabajo y obstáculos para su participación efectiva en la construcción de PEDT Y PNIS.

4.3.2. Encuentro con 80 mujeres víctimas de Montes María: es muy importante resaltar que las mujeres manifiestan el aumento de las violencias de género. Estadísticamente se ha demostrado que en los procesos de pos-conflicto, disminuyen las masacres y la violencia armada, pero aumenta la violencia sexual, los homicidios y las lesiones no letales hacia las mujeres de estos territorios, donde el impacto del conflicto armado fue más fuerte. Para el caso de Colombia, entre 2005 y 2014, luego de la desmovilización de los grupos paramilitares, aumentó de manera considerable la violencia basada en género, representada en violencia sexual y homicidios, según fuentes de medicina legal. Propuesta: Realizar seguimiento a la disminución de la violencia de género en el marco de la implementación del Acuerdo Final, así como la incidencia en las instituciones y políticas públicas para hacer visible esta problemática y realidad. Incidencia normativa para la reforma a la Ley 1448 y sus decretos reglamentarios. En cuanto al tema de la reparación integral, en la norma que se debe reformar no se nota la voluntad política del Senado con las víctimas del país, y por ende la incidencia está más en la implementación de las políticas públicas existentes.

4.3.3. Encuentro con mujeres indígenas. En Nariño, Santanderes, Boyacá, Tolima, Sierra Nevada de Santa Marta y Vichada, en general, se solicitó información sobre el Acuerdo Final, y se manifestó preocupación sobre su implementación, para que tome en cuenta las particularidades de los pueblos indígenas, garantizando también la participación de las mujeres desde su diversidad y diferencias. De manera específica, y dado lo que se está realizando en los territorios, en relación con los PEDET, PNIS, PISDA, JEP, se solicitó también la difusión del Acuerdo Final en un lenguaje sencillo y que las metodologías y material didáctico sean concertadas con las comunidades, así mismo recomiendan difundir la información de la Instancia Especial en internet.

4.3.4. Encuentros con mujeres campesinas: Actividades realizadas con mujeres de los departamentos de Sucre, Córdoba, Magdalena, Santander, Bolívar, Norte de Santander, Cesar y Santander, Huila, Tolima, Guainía, Caldas y Valle. Se ha difundido el Acuerdo Final, y se ha informado sobre el proceso de implementación a nivel territorial. También se ha dado a conocer la Instancia Especial y la Instancia Étnica, sus funciones y tareas, con lo cual se percibió el apoyo desde las regiones, no solo a las Instancias, sino a la Institucionalidad

23

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

creada para la implementación en municipios donde se desarrollarán los

PDETS, PNIS y PISDA.

4.3.5. Reuniones plataforma de mujeres rurales colombianas: espacio articulador

conformado por 847 organizaciones de carácter local, municipal, departamental y nacional, integrada por mujeres indígenas, afros, campesinas y pescadoras. Se realizaron varias secciones de trabajo interno con la comisión de la Plataforma en las fechas 14, 15, 16 y 17 de diciembre, para el encuentro con los 28 departamentos donde se realiza trabajo de formación, articulación, incidencia y movilización. Dentro de las actividades programadas se realizaron tareas de redacción de proposiciones jurídicas para los puntos 1, 2, 4 y 5 del Acuerdo Final. Se realizaron sesiones de trabajo en torno al fast track con las UTLS y asesoras de la CSIVI y debates con la institucionalidad con respeto al Acuerdo Final.

4.3.6. Espaciosinternoscampesinos:Actividadesrealizadasenlosdepartamentos de Sucre, Magdalena, Santander, Bolívar, Norte de Santander, Cesar, Bogotá, Huila, Tolima, Guainía, Caldas y Valle en septiembre, noviembre y diciembre. Se realizaron jornadas de tres días con víctimas, mujeres, jóvenes y hombres, para la socialización del Acuerdo Final, análisis del mismo, y su aplicación en lo territorial. En algunos lugares participaron secretarios de planeación, defensoría del pueblo, personeros, enlaces de víctimas, Umatas y Procuraduría. La metodología usada tuvo como objetivo dar a conocer el contenido del Acuerdo Final, los puntos relacionados con el contexto regional y local, conocer la Instancia Especial, étnica, sus funciones y tareas y la institucionalidad creada así como los municipios para la implementación de los PDETS, PNIS y PISDA.

4.3.7. Encuentro con mujeres de zonas de reserva campesinas. Participaron cerca de 300 mujeres de las zonas veredales de todo el país, el encuentro se desarrolló en Chaparral, Tolima. Allí se evidenciaron los problemas existentes para la participación de las mujeres rurales y campesinas en las pre-asambleas de los PDET, y en general en el desarrollo del Acuerdo Final, así como la negación de las zonas de reserva campesina en la planeación territorial en especial en los PDET Y PENIS. A partir de las reflexiones y conclusiones de este encuentro a partir de lo cual la Instancia Especial elaboró un documento que ha sido presentado en diversos escenarios. Propuesta: Insistir en la reunión con la Directora de la ART, circular el documento de la Instancia Especial y hacer seguimiento en el territorio con las mujeres y sus organizaciones al desarrollo de los PDET.

4.3.8. Encuentros con mujeres cocaleras: Se han realizado encuentros en Putumayo, Arauca, Nariño, en los cuales se ha identificado la problemática frente a la falta de articulación institucional, del nivel nacional, para la

24

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

implementación de los PNIS y de los PDET. Propuesta: seguir articulando con el Ministerio para el Postconflicto y hacer seguimiento en el territorio. Compromisos: En ambos casos solicitar veeduría por parte de los entes de control, para que estos dos proyectos centrales en la implementación de los puntos 1 y 4, no sean utilizados con fines electorales y que se garantice la participación informada de las mujeres y de sus organizaciones. Así mismo, a la II Misión de verificación, para que se haga seguimiento a las situaciones de inseguridad que se están presentando en estos territorios.

4.3.9. Otros encuentros con organizaciones de mujeres en el territorio: En los cuales se reflexionó con las mujeres participantes sobre el Acuerdo Final y la participación de las mujeres en el mismo, reconociendo sus diferencias y necesidades territoriales, socioeconómicas, identitarias, étnicas, etarias, de género y por capacidades, entre otras, y la indispensable interlocución de las organizaciones de mujeres con la Instancia Especial:

● Encuentro de mujeres Nariñenses por la paz. 50 mujeres y personas LGBT.

● Encuentro con mujeres jóvenes del Fondo Lunaria, 20 mujeres.

● Encuentro con un grupo de mujeres negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras.

● Encuentro nacional de mujeres indígenas.

● Encuentro de agendas populares por la paz. 100 mujeres.

● Encuentro polifónico con mujeres.

● Encuentro de mujeres de Bogotá con la Instancia Especial.

Acuerdos y compromisos: En todos estos encuentros se presentó la Instancia Especial, sus funciones y sus objetivos estratégicos. Se señalaron los diferentes problemas que se han identificado durante la implementación, tanto en el nivel nacional como territorial, así como las dificultades para la participación de las mujeres desde su diversidad.

Se solicitó un mayor apoyo económico, que garantice las labores de la Instancia Especial, de manera tal que se pueda hacer seguimiento a la implementación en los territorios, así como responder de manera oportuna a la

25

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

difusión del Acuerdo Final, y realizar las labores de incidencia en política pública y ajuste normativo, de igual manera que se pueda difundir a través de la puesta en marcha de una estrategia de comunicaciones. Insistir en la recomendación y exigencia al Gobierno Nacional para que se garantice la participación de las mujeres en la implementación, incluyendo a las mujeres de los lugares más apartados y de difícil acceso, tomando en cuenta sus particularidades étnicas, geográficas, y la población LGBT. Visibilizar las condiciones de seguridad que se han agravado, y en este caso solicitar al componente internacional para que haga verificación a la implementación en los territorios.

5. InvitacionesatendidasporlaInstanciaEspecial

Adicional a lo anterior, la Instancia Especial recibió diversas invitaciones, las cuales fueron atendidas por delegadas de la misma:

● Universidad de los Andes. Marcela Sánchez, Magda Alberto.

● Universidad Nacional. Martha Sánchez.

● Universidad Minutos de Dios. Magda Alberto.

● Encuentro Nacional de organizaciones de mujeres de la Federación

Democrática Internacional de Mujeres. Martha Sánchez, Magda Alberto,

Yuli Artunduaga.

● II Misión de verificación de la implementación de los Acuerdos de Paz de

la Federación Democrática Internacional de Mujeres. Martha Sánchez,

Magda Alberto.

● II encuentro sobre violencias de género en Cartagena. Mayerli Angarita,

Victoria Neuta, Marina Avendaño.

● Casa del Embajador de Suecia. Componente Internacional. Balance sobre

el primer año de implementación de la incorporación del enfoque de

género. Magda Alberto y Victoria Neuta.

● Encuentro con mujeres víctimas de violencia sexual. Bogotá. Voces de

vida. Marina Avendaño, Mayerli Angarita.

● Balance de la implementación de los acuerdos en el Caribe. Barranquilla.

Marina Avendaño.

● Encuentro de articulación de los PDET con política pública de género en

el putumayo. Yudi Artundiaga

● Encuentro de mujeres por el progreso de la paz. Balance Cofania Jardines

de Sucumbíos. Ipiales Nariño. Yuli Artunduaga.

26

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

● Balance regional de Viva la Ciudadanía, primer año de implementación de los acuerdos de paz, ¿Qué sigue? Medellín. Rocío Pineda.

● Primer año de implementación del Acuerdo Final, ¿Qué sigue? Rocío Pineda.

● Costa Rica. Eurosocial + dos. Rocío Pineda.

● Londres. Colombia asegurando la paz. Los logros de las mujeres y los

retos. Edilia Roa.

● 8 Encuentro Departamental de Mujeres del Huila, Noviembre 14, 15 de

2017 en Neiva, con la participación de más de 200 mujeres indígenas, afros, campesinas, populares y sindicalistas. Socialización de los acuerdos y del punto 1 y 4. Edilia Roa.

● Encuentros en Sucre, en el mes de septiembre, Santa Marta en el mes de Noviembre, y Bucaramanga y Bogotá en el mes de Diciembre de 2017 con mujeres víctimas, agrarias y populares para dar a conocer los acuerdos y la Instancia Especial, cómo va la implementación, obstáculos y retos.

27

INSTANCIA ESPECIAL PARA CONTRIBUIR A GARANTIZAR EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL ACUERDO FINAL

Cabe aclarar que los espacios de encuentro con mujeres y sus organizaciones, enunciados en este punto, y en los cuales ha tenido presencia la Instancia Especial, han sido agenciados por ellas o hacen parte del trabajo territorial que desarrollan.

Tras el trillo de Manuel Homenaje a la vida y obra de Manuel Marulanda Vélez

Agradecimiento especial a Inti Maleywa, por llenar de color las memorias y esperanzas de la resistencia en Colombia. Por compartir su obra artística para esta producción.

En los años 60 ́s, empezaba a materializarse en Colombia la Alianza para el Progreso. Con el triunfo de la revolución cubana en 1959, Estados Unidos temía por el futuro de sus intereses económicos en América Latina al concebir la posibilidad de la victoria revolucionaria en otros países del continente. Desarrolla esta alianza, con motivo explícito de evitar a toda costa el surgimiento de nuevos focos de insurrección popular. Promueve en los estados latinoamericanos programas públicos de bienestar social, a la vez que desarrolla diversas estrategias de control militar.

Colombia vivía momentos de intensa violencia, que venían de años atrás con el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán (9 abril de 1948), como uno de sus principales detonantes. Así, para los años 50, se había conformado un importante número de autodefensas campesinas que irían llevando a cabo, para la década entrante, diversos procesos de colonización y asentamiento agrícola: Sumapaz, los LLanos, norte, sur y oriente del Tolima, el Pato, Riochiquito y Guayabero.

Sin embargo, el gobierno colombiano, influenciado por el temor expreso de los Estados Unidos, da el nombre a estos territorios de Repúblicas Independientes, señalándolas como una amenaza para el desarrollo del país. De esta manera, la presidencia de Guillermo León Valencia ubica a Marquetalia bajo la mira del Plan

La violencia política en Colombia, no hay duda de eso, ha sido una

de las más cruentas del continente, con uno de los mayores

registros de víctimas (asesinatos, desplazamientos,

desapariciones forzadas, amenazas), en suma una represión

política por parte del Estado sin precedentes. Uno de los actores

del conflicto social armado fueron las Fuerzas Armadas

Revolucionarias de Colombia - FARC, comandadas hasta su

muerte por Manuel Marulanda. Pero detrás de la historia oficial,

incluso detrás de su talante guerrero, se han tejido otras voces,

completamente humanas, dignas y humildes. Escucharlas

permite aproximarse a la comprensión de la otra historia del país,

de la Colombia profunda.

Laso1, enviando, en mayo de 1964 alrededor de 16000 hombres a combatir a esta población campesina. No obstante, siguiendo las orientaciones de Manuel Marulanda Vélez, las familias de la región logran desplazarse con éxito evitando el ataque militar, que es confrontado por un grupo de 48 hombres, también liderado por Manuel Marulanda.

A partir de este ataque, se crean las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – FARC el 27 de mayo de 1964, y Marquetalia se convierte en el hito fundacional de esta guerrilla. O mejor dicho, en el Mito fundacional, de la mano con la figura de Manuel Marulanda, que adquiere un carácter de héroe mítico dentro de la mentalidad de las tropas guerrilleras, y de la población campesina que comparte los anhelos de las causas insurgentes.

Acerca de este escrito.

Se considera que los documentos académicos convencionales, especialmente históricos que han abordado la pregunta sobre los orígenes del conflicto armado en el país y la permanencia en el tiempo de la guerrilla más antigua del continente, no son suficientes para entender este fenómeno. El trabajo desarrollado, por ejemplo, por la Comisión Histórica del Conflicto, surgida en el seno de los diálogos de paz celebrados por las FARC y el gobierno, (2012 -2016) brinda luces importantes para entender estas cuestiones de nuestra historia, no obstante, algunos de sus informes no alcanzan a sumergirse en las

A lo largo de su enfrentamiento contra el Estado: quince

gobiernos presidenciales, una junta militar y una dictadura, no

fueron pocos los esfuerzos de presentarlo y construirlo como

enemigo interno, como terrorista, bandido y un sinnúmero más

de calificativos peyorativos. Pocas veces permitieron que su voz

fuera escuchada, que su figura campesina, sus motivos y su

historia fueran presentados al país. Tan sólo exhibirlo muerto,

como cara derrotada del terror.

1 Por sus siglas en ingles Latinoamerica Security Operation, diseñado por los Estados Unidos en el marco de la Alianza para el progreso.

pulsasiones emocionales, las convicciones políticas, morales e ideológicas, que alimentaron el imaginario colectivo de la población – guerrillera y civil – para seguir enfrentando el camino trazado desde Marquetalia, por los pasos de Manuel Marulanda Vélez.

De esta manera, a partir de diversas fuentes de documentación como archivos de periódico, narraciones literarias, música, documentales y demás, se pretende abordar los elementos que la historia brinda, de la mano con las voces propias del movimiento guerrillero y las novelas literarias que a su alrededor giran, para realizar una aproximación al surgimiento de Marquetalia como mito fundacional, y de Manuel Marulanda Vélez como héroe mítico. Asumiendo los retos y riesgos de escribir e investigar desde la otra orilla del río académico junto a las voces que tanto han querido silenciar.

Es de especial ilustración para este trabajo, la exhaustiva investigación realizada por Arturo Alape sobre los tiempos de la violencia, especialmente en lo que respecta a la serie de libros escritos alrededor de la figura de Manuel Marulanda Vélez: Diario de un Guerrillero (1970), Las muertes de Tirofijo (1998), Las vidas de Pedro Antonio Marín, Manuel Marulanda Velez – Tirofijo (1989) y Tirofijo: los sueños y las montañas (1998). Dos razones motivan este acercamiento a su obra, como fuente histórica principal para la elaboración del trabajo.

En primer lugar, por el acercamiento íntimo que entabló Alape con Marulanda. Estuvó en sus campamentos antes de la Operación Marquetalia, acompañó la fundación de las Farc y compartió con él tiempo después de que esta operación se hubiera consumado. Por su militancia en el Partido Comunista en los años 60, tuvo que desarrollar varias tareas junto a los destacamentos guerrilleros del sur del Tolima, sumado a su carácter, que inspiró en Manuel una confianza poco usual para abrir las puertas de su personalidad y de su historia. En sus acercamientos se sensibilizó frente a su intensidad de vida y experiencia humana. Así lo expresa:

“Indudablemente es un personaje que a mí me influyó muchísimo. Me influyó muchísimo en un aspecto, que es como el personaje con el cual se podría contar la otra historia, no la historia oficial. Este es un personaje que atraviesa – polémico, querámoslo o no, estemos de acuerdo o no – la historia de este país. Es decir, la historia de este país no solo la atraviesan los López, los Lleras, o los militares (...)

La biografía de Marulanda parte de un hecho que es también muy interesante: yo conocí a Marulanda en sus vidas y en sus muertes. Cuando anduve en el campo, siempre escuché las historias sobre las muertes de Tirofijo, además eran contadas con un realismo (...) y siempre esas historias terminaban, pero Manuel viene mañana a tomar café a la casa. Era como la idea de transferirle a la muerte un símbolo de alguien que matan tantas veces y que nunca puede morir” (Alape, entrevista 2013).

La segunda razón que motiva el especial reconocimiento por la obra de Alape, se debe a la afinidad con su forma de escribir y contar la historia. No es un escritor que se pretendiera neutral, no escribió de forma exclusiva para la academia como persona objetiva y alejada de la realidad social. Por el contrario, participó activamente en los sucesos del devenir histórico, vivió en carne propia el acontecer, sobre el cual recreó la historia y dispuso su pensamiento para su transformación. Además, algo fundamental: no es él propiamente el protagonista, ni los archivos históricos (aunque haga uso de ellos), sino especialmente las voces de la gente que cuenta su historia. Es decir, es la historia de la gente contando su vida en voz propia, la que configura el protagonismo de sus escritos:

“Aprendí a escuchar a la gente, es decir, no solamente como dirigente político escuchaba las historias de la gente, las historias cotidianas, presentes, sino que comencé a escuchar la historia de la historia. Entonces comencé a construir casi que un pensamiento de un futuro historiador. Y entonces, yo como que aprendo a escuchar la memoria, ese transcurrir de la memoria, esas historias colectivas. Y al escuchar todas esas historias es cuando comienza de una manera muy intuitiva a plantearse la necesidad de escribir. Pero ya no escribir para el periódico (...) - Empieza la - transcripción de unas narraciones de tipo testimonial que luego van a ser las fuentes de todo mi trabajo literario, pero también de mi trabajo histórico” (Alape, entrevista 2013).

Esto implica, no sólo la necesidad de asumir una postura teórica y académica diferente a la disciplina histórica tradicional, en una perspectiva de contar la historia desde la voz marginal de quienes viven sobreviviendo, haciendo uso de mundos literarios y antropológicos para comprender en su complejidad los fenómenos históricos. Implica también, abandonar la burbuja de la academia que se declara neutral en su ciencia, objetiva e íntimamente fiel a la realidad, para asumir una postura política, para situarse al lado de los relatos y narraciones que no tienen lugar en la historia oficial, para tejer sus voces y darles cabida en la construcción de país. Es precisamente desde esta posición, que se desarrolla este escrito.

Si bien es la obra de Alape la que inspira parte fundamental del texto, sería injusto no mencionar el valioso trabajo de Alfredo Molano, quien, viajando al corazón de las selvas y montañas colombianas, ha ofrecido narrativas históricas que caminan de la mano con las perspectivas teóricas y políticas mencionadas anteriormente. Crudas y hermosas crónicas que permiten sentir la piel de la gente, sus angustias, emociones y sueños, a través de sus propias voces que se escuchan al leer las líneas de sus textos.

Y por supuesto, la palabra viva de Manuel Marulanda Vélez.

La estructura del texto se presenta como una composición de narrativa testimonial en la que confluyen varios registros y voces, a modo de collage. Nombramos entonces el registro histórico, el literario, el antropológico y el testimonial. Cruza

todo el texto la creación de poesía sobre una parte de la trayectoria de vida de Pedro Antonio Marín: versos libres tejidos a su voz, que intentan hablar sobre su historia, que intentan hablarle – con extraña confianza -, para dibujar el rostro humano de su ser guerrero.

Las letras que siguen a continuación, no resultan suficientes para comprender en su totalidad el fenómeno de la Violencia política en Colombia (tampoco pretenden hacerlo), los sucesos acontecidos en 1964 sobre la región de Marquetalia, y mucho menos, para entender la complejidad de la vida y pensamiento de un hombre como Manuel Marulanda, síntesis de la historia reciente de nuestro país. No descubren nada nuevo, no presentan análisis complejos sobre la estructura y las dinámicas del conflicto en los tiempos donde Tirofijo se hizo mito. Tan solo intentan realizar una aproximación histórica a la semblanza antropológica y cotidiana, de quien fuera el guerrillero más emblemático del movimiento insurgente en Colombia.

A diez años de su partida física, 10 años de hacerse uno con sus selvas, ríos y montañas, queremos rendir homenaje a su vida y su memoria, para recordar que su legado, su pensamiento y ejemplo de acción siguen vigentes. Para recrear su humanidad, y llenar de entusiasmo a las nuevas generaciones que se animan a buscar los pasos de la lucha y la resistencia, aunque el miedo muerda, en estos tiempos de adversidad. Presencia vigente, porque como él, llevaremos hasta las últimas consecuencias la

defensa de la vida y la dignidad, en la búsqueda irrenunciable de la paz justa para el pueblo.

Manuel Montaña

Entenderás el lenguaje de los ríos profundos,

serás cómplice del canto de pájaros,

Tus huellas, sin dejar trillo,

serán como el paso cauteloso de la luna nueva.

Encontrarás abrigo en centenarios frailejones.

Como la chicharra, todos sabrán que estás, sin encontrarte

y en los momentos más oscuros hallarás luz en compañía de luciérnagas.

Aprenderás la selva, ella te aprenderá

Respetarás la naturaleza, ella te cuidará.

Te camuflarás en ella como árbol mariposa

y la sembrarás para siempre, con tus pasos decididos de búsqueda insurgente.

Manuel Inspiración

Para tonadas llaneras ante el rojo profundo del sol que se despide en la lejanía,

entre chigüiros y caimanes,

Para cantos de acordeones,

de amores y esperanzas

en las orillas de los ríos que bajan la Sierra Nevada

Manuel Inspiración para guitarras campesinas entre los valles y laderas de las tres cordilleras, con el olor de los maizales, la caña y el café.

Para los negros tambores que

que hacen palpitar selvas y mares,

con la fuerza de quienes rompen sus cadenas

Para las rimas urbanas,

que dibujan tu nombre clandestinamente en los barrios humildes de la ciudad.

Manuel Marulanda Vélez, Inspiración para los pueblos

y su digna humanidad.

Descripción: La diversidad de las selvas colombianas ha sido la acompañante de la resistencia por más de 50 años, fauna y flora exótica nos rodean en nuestros escenarios de sueños y entrega.]

La primera vez que lo mataron

Había sufrido semanas de intensa tortura, dolores profundos de noches en vela, sueños amargos de tierna ilusión.

Sería ese su destino: nacer obrero, para dar su vida por la causa obrera.

Sus manos conocieron el frío del cemento crudo,

sus pies descalzos se templaron en las calles polvorientas, (y su espalda sufrió el peso de la rudeza económica)

De primaria, tan solo dos años,

de altura, 1.85

Altivo mulato de vida difícil.

Su espíritu se hizo soplo

en los vientos del pueblo,

tejido a su pensamiento

tallado como fina figura

de teoría radical.

Huelgas, discursos, sindicatos, militancia, Partido.

1953. Primera vez que lo mataron, renacería en las montañas

para nunca morir. 2

2 De acuerdo con una nota de prensa del Espectador del año 2008, y siguiendo el registro de Arturo Alape, Manuel Marulanda Vélez fue un antioqueño nacido en 1903. Cofundador del Partido Comunista Colombiano, compañero de María Cano, concejal de Medellín en 1933 y brutalmente asesinado por el Estado Colombiano bajo el gobierno de Laureano Gómez,

al ser encontrado en las oficinas de la Federación de Trabajadores de Cundinamarca (de la cual fue fundador y presidente), con un material propagandístico que denunciaba el envío de tropas colombianas a la guerra de Corea.

En las montañas renace

En medio de la oscuridad de la noche,

las velas se encendían

para acompañar el brillo de las luciérnagas entre textos de tinta roja:

Marx, Lenin y el Che.

Esclarecía su mundo

en una nocturna escuela del Partido.

La pizarra se colmaba de palabras con olor a tierra y sabor a maíz, entretejiendo con sus manos

el barro que daba forma

a la filosofía y a la economía política, entre saberes populares y cotidianos.

La escuela del Partido:

miradas atentas

y manos deprisa llenaban los cuadernos de palabras horizonte.

Dos voces se dirigen hacia él:

“Hola, por qué vos no te ponés el nombre de Manuel Marulanda Vélez y te bautizamos aquí mismo en la escuela de cuadros del partido; la escuela marxista-leninista te deja ese nombre como una cuestión de estímulo, para que lleves el nombre del

3 Un mes después de haber sido asesinado “el otro Manuel”, el ejército colombiano abandona sus posiciones en el Davis. Martín Camargo y Pedro Vásquez, dirigentes del Partido Comunista, organizan escuelas políticas en las regiones de influencia del Partido, y aprovechan la ocasión para celebrar

dirigente obrero asesinado y lo lleves bien en alto. ¿Cómo te parece?”.

Le parece.

Lleva su nombre

como piel obrera sobre su cuerpo.3

Los primeros años

De fecha exacta no hay certeza,

como los mitos que brotan en el tiempo

o el registro de nacimiento campesino:

de ritmo lunar, que navega en la incertidumbre.

La cordillera central te daba bienvenida al mundo entre un poblado colono de aroma cafetero.

En los vientos de agosto

Tu mirada se perdía en las alturas

Siguiendo el vuelo de las cometas que elevabas con destreza. Recreabas en las nubes

los cuentos de espantos, brujas y duendes

narrados en la oscuridad de la noche

En medio de voces y temples liberales.

un curso en el Davis. En la clausura de la escuela, ambos le proponen a Pedro Antonio Marín, bautizarse como hombre de guerra con el nombre de Manuel Marulanda Vélez.

Disfrutabas la cadencia del trompo Que hacías bailar con habilidad

al vaivén de las lluvias y sequías. Con inocencia infantil,

el juego de canicas afinaba tu puntería fija como trazando la diana

de quien fuera el más preciso artillero

de la historia de Colombia.

Ansioso de mundo,

cambiaste de cordillera a temprana edad para conocer los oficios y el trabajo. Distribuidor de carnes y quesos, panadero, jornalero y negociante.

Recordarías siempre las palabras de tu tío:

“Al hombre hay que mirarlo y medirlo como se mide y se mira la montaña, de cuerpo entero”.4

“Volviendo a la época de la escuela, yo recuerdo que él era buen estudiante. Le iba bien en todas las materias, pero especialmente en matemáticas. Los otros muchachos le buscaban mucho la pelea quizá por envidia porque él sobresalía, y entonces mi hermano les daba sus buenas coscorroneras” (Hermana)

antecedentes históricos de La Violencia. Tras el fin de la hegemonía conservadora, y el triunfo del partido Liberal, registran en los departamentos de Santander, Boyacá, Cundinamarca, Antioquia y Caldas, una sistemática persecución a muerte de los liberales sobre el derrotado partido Conservador.

4 Pedro Pablo Marín, el padre de Pedro Antonio Marín, afirma que su hijo nació el 12 de mayo de 1928. Sin embargo, el propio Marulanda dice no estar seguro del día exacto, considera que su fecha de nacimiento fue en el mes de mayo de 1930, bajo el gobierno liberal de Enrique Olaya Herrera.

En su estudio sobre la violencia en Colombia (1962), Monseñor Guzmán, Fals Borda y Umaña Luna, consideran esta fecha (1930) como uno de los

El violín

Tu violín sonreía con cantos de soles paisajes de pájaros

y lluvias en duermevela.

Tu violín...

Tus dedos pulsaban ritmos de todos los colores, colores verde montaña

azul cielo, café tierra.

Violín nocturno de brisas y aldeas,

de noches cantoras y madrugadas de ríos, de sollozos y estrellas,

de manos esperanza y lluvias sonoras.

Tu violín...

lo abandonaste

para interpretar otras notas, otros tableteos, otras honduras. En tus montañas

de hombres y mujeres rumorosos de futuro.

“Pedro Antonio Marín en los fines de semana, al cerrar con candado su negocio en La Primavera en las noches tocaba con virtuosismoelviolín,“mi pasión de años que me hacía vibrar de cuerpo entero”;elbaileirrumpíaalsondelos viejos porros como La Múcura y la Araña Pelúa, y él, en pleno goce de sus 17 años se dejaba ir en las nubes de las notas musicales, como queriendo explotar algún día de física alegría” (Arturo Alape)

Envuelto por el conflicto

En sus ojos, estupefactos, saltaban las chispas

del fuego aterrador,

que hambriento de justicia devoraba pueblos enteros. Entre las cenizas,

ríos de sangre rojo y azul

Sus dientes se apretaban con fuerza, encogía los dedos de los pies

y sus manos se hacían puño como roca.

El queso que llevaba al comercio cae húmedo sobre el suelo.

No entendía, no entendía nada.

Una ola furiosa se desataba

ante la muerte del caudillo, desbordaba los límites de la ciudad para inundar los campos de terror.

5 Dentro de las 5 etapas que los autores del libro La Violencia en Colombia (1962) identifican para organizar y comprender este fenómeno, señalan las fechas de 1948-1949 (primera etapa), como aquellas en donde se crean las primeras tensiones populares. Plantean, que ante la muerte del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán, inicia una dinámica de culpas e imputaciones entre los partidos tradicionales y sus jefes, que incitan al odio y alimentan las pasiones conflictivas de la gente del campo y la ciudad, desatadas por el asesinato de Gaitán. Estas tensiones se intensifican con las acciones militares

El llanto de las madres corriendo con sus hijos en brazos

Los hombres, con machete en mano recogiendo su patrimonio, Las casas cayendo a pedazos, los cortes de franela

Las mulas desorbitadas,

las cosechas y la carne

engordando las moscas y los gusanos.

Una cicatriz profunda se abría sobre su pecho, grieta honda que partía su vida en dos. Observaba el vuelo rapaz de la pajaramenta el paso venenoso de la chulavita

y los dedos chorreantes de sangre

que señalaban su cuerpo:

“chusmero” “collarejo” “nueveabrileño”

Atónito, no encuentra otra salida. Escapa, huye, se esconde. Entabla,

en soledad,

su primera relación íntima con la montaña.5

y policivas que siembran por todas partes el terror (Guzmán, Borda, Umaña, 1962).

En palabras de Manuel Marulanda, consignadas en sus Cuadernos de Campaña (1973): “La violencia gubernamental (...) dirigida contra liberales y comunistas, llevó a que se formaran pequeños grupos que se enfrentaban a la policía y a los conservadores armados. Las bandas de policías, especialmente adiestrados, apoyados por los conservadores manifestaban estarse vengando por los hechos del 9 de abril de 1948, cuando mediante un golpe reaccionario fue asesinado en una calle de la capital del país el líder

“Pedro Antonio Marín se ganó su carrera en ese atormentado amanecer. Entre los meses de agosto y noviembre de 1949, en pocos días había cambiado como hombre, en una profunda experiencia que conjugaba el terror vivido por él y por los pueblos de Betania, La Tulia, La Primavera y ahora en Ceilán que desapareció esa noche y esa madrugada y dos veces más, años después” (Arturo Alape)

popular Jorge Eliécer Gaitán y el pueblo, presa de la indignación, se insurreccionó.”

Las armas liberales

I

Y así fue.

Salió en busca de sus primos

para despertar la memoria de las armas escondidas de la última guerra.

Pesados metales oxidados en la selva, Que empezaban a echar raíces. Primeros pasos firmes y decididos hacia el huracán de la violencia.

Dejó de huir

Para enfrentar el destino que lo perseguía.6

6 En sus Cuadernos de Campaña, Marulanda afirma lo siguiente: “Los liberales hablaban de alzarse contra la policía y los conservadores sostenes del "gobierno godo". Surgían grupos que no demostraban mucha estabilidad. Algunos hombres y mujeres al disolverse un grupo buscaban

otro o formaban uno nuevo. Varios de estos núcleos, si se consideran las condiciones iniciales, estaban bien dirigidos. Esta noticia se hacía del dominio público y las gentes se integraban a ellos en mayor número.”

II

Desde entonces,

en su cabeza se dibuja un tablero de ajedrez: se envuelve de táctica y estrategia.

Es su turno,

siguiente paso en la partida:

Mover su caballo hacia el Sur del Tolima, buscar fuerza para esquivar el mate. 7

7La referencia histórica que realiza Alfredo Molano plantea lo siguiente: “En el sur se formaron 12 grupos. Los más importantes fueron los de José María Oviedo, alias Mariachi, en Planadas; Rafael Valencia en Las Hermosas; Ciro Trujillo, alias Mayor Ciro, en Monteloro; Hermógenes Vargas, alias Vencedor

en La Profunda; Teodoro Tacumá en Natagaima; Leopoldo García, alias Peligro en Herrera; Prías Alape, alias Charro Negro, en Gaitania, y Gerardo Loaiza, en Rioblanco” (2016,p. 17). A este último grupo se unió Tirofijo después de su experiencia de agrupamiento familiar con sus primos (grupo débil y mal armado).

Descripción: Se encuentra bajo un árbol Pedro Antonio Marín, tiene un libro en sus manos que simboliza el día que decide quedarse con las guerrillas comunistas, con esta decisión se pone el nombre de guerra Manuel Marulanda Vélez.]

Los comunistas

Una larga columna huía del fuego,

de lágrimas dolorosas olor a hierro. Trashumancia.

Familias enteras con su casa a cuestas como éxodo de caracoles huyendo de la sal. Y en la línea de enfrente,

fusiles humeantes

8 En medio de la arremetida conservadora liderada por el gobierno de Laureano Gómez en 1950, llega al municipio de Rioblanco, lugar de operaciones del grupo de los Loayza donde participaba Tirofijo, un destacamento comunista liderado Isauro Yosa. A partir de allí, inicia una nueva etapa de la lucha guerrillera con la alianza entre los grupos comunistas y liberales, conformando un Estado Mayor Unificado. Las condiciones en la región eran inestables, y cientos de familias llegaban en búsqueda del refugio y la protección guerrillera. Entonces, bajo la orientación de Isauro Yosa, de la mano con el grupo de los Loayza y de alias Peligro, se organiza la Columna en Marcha. En palabras de Molano: una marcha de campesinos desplazados y amenazados hacia la región del Davis en Rioblanco, entre los ríos Anamichú y Cambrín (...)a principios de 1950, llegaron 100 familias con sus haberes a cuestas que sumaron a otras 300 que ya estaban asentadas (2016, p.22).

Tirofijo registra así la experiencia: La Columna emprendió de inmediato la marcha en esas condiciones y, reforzada con la comisión de los liberales, tuvo que abrirse paso dando diarios combates y demostrando en la acción la extraordinaria capacidad y experiencia acumuladas ya, así como poniendo en evidencia una gran pericia en el manejo de los movimientos tácticos. A su arriba al Davis el entusiasmo fue tal que en una gran asamblea de masas los comunistas recibieron de estas la propuesta de quedarse, constituir un destacamento fuerte y crear un estado mayor unificado para todo el sur del Tolima (Cuadernos de Campaña)

en manos de hombres entrelazados

que hablaban de revolución.

Los viste llegar con asombro,

deslumbrado por el brillo justo de sus ojos. Entonces,

el rojo de tu sangre no sería el mismo, las herramientas del trabajo:

oz y martillo,

no abandonarán el curso de tus venas. 8

En el Davis, se desarrolló una experiencia de autodefensa campesina, una relación íntima entre los destacamentos armados y la población civil. Se desarrollaron manuales de conducta y convivencia: estrictas reglas disciplinares que se ajustaban a la difícil situación, tanto de eminente peligro, como de abastecimiento para toda la comunidad. En informe rescatado del libro La Violencia en Colombia, Gilberto Vieira, secretario general del Partido Comunista sintetiza de la siguiente manera esa relación: “Es un movimiento de clase, amplio y definido. El problema de abastecimiento es resuelto por el propio trabajo agrícola de los guerrilleros y por el amplísimo respaldo de la población laboriosa que mira en ellos sus defensores contra los atropellos del enemigo. Con este movimiento colaboraron en ocasiones grupos liberales como el de Rioblanco, que crearon numerosos problemas por sus formas anárquicas de actuar y por su sectarismo” (1962, p.41). Estos problemas se van a agudizar con la propuesta de Ley de Amnistía de Rojas Pinilla a partir de 1953, en donde se radicaliza la separación entre los destacamentos liberales y comunistas, limpios y comunes, cuando la mayoría de destacamentos liberales deciden abrigarse por la ley, no sin antes desarrollar un fuerte enfrentamiento armado contra la autodefensa comunista del Davis, a la que Manuel se adhiere con sus hombres, tomando distancia radical del grupo de los Loayza. Con la agudización del conflicto en la región, Marulanda se dirige hacia Gaitania con Charro Negro y un pequeño destacamento. Allí iniciarán un proceso similar de autodefensa campesina en la vereda el Támaro, rebautizada con el nombre de Marquetalia.

Marquetalia

Fueron muchos,

fueron miles de soldados, aviones bombarderos,

cercos inquebrantables. Imposible escapar.

Tan solo 48 hombres armados, familias enteras,

y una voluntad indoblegable sin temor al porvenir.

Sabia conducción guerrera en tus selvas insurgentes.

Quisieron escribir la historia sobre tu tumba, no esperaban la heroica gesta

del hombre que se convertía en mito. Leyenda hoy, leyenda siempre.

Descripción: En los orígenes de la resistencia en Marquetalia, los campesinos y campesinas toman las armas para salvar sus vidas, el Estado les arrebató las posibilidades de trabajar en el campo, fueron perseguidos, desplazados y muchos asesinados. Marquetalia es símbolo de la resistencia y dignidad, del coraje y la rebeldía encausada por los humildes que se atrevieron a desafiar un imperio para liberarse, reprimido ferozmente el levantamiento de aquellos hombres y mujeres, “sin tierra y sin pan”, se enfilaron en la organización que daría origen a la guerrilla más antigua del continente Latinoamericano, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.]

Muertes

Con el primer trinar de pájaros en la montaña, abría sus ojos de mirada profunda,

se metía en sus botas de andar campesino

y con acostumbrada agilidad,

terciaba su fusil al hombro, y ajustaba su machete al cinto. Encendía su radio de 15 bandas,

y escuchando atento las casi cotidianas noticias sobre su muerte,

tomaba un lápiz para trazar los planes

que guiarían el rumbo a recoger su cuerpo,

Para volver a nacer.

Una y otra montaña

atestiguarían la vitalidad de sus huellas.

Su sombra

Sus movimientos aprendieron a jugar con la muerte, sombra intensa que seguía sus pasos de noche y de día, recreando las más crueles imágenes de muertes posibles, esperando el momento de narrar su último suspiro.

Aprendió a dormir a su lado,

a desayunar, orientar, leer y combatir a su lado. Aprendió a esquivarla, a ocultarse:

Internándose en los troncos de árboles milenarios, haciéndose corriente de ríos y raíces profundas. Aprendió a vivir a su lado, siempre perseguido.

Y cuando la voz de esta sombra se anunciaba triunfalista, renacía airoso, cumpliendo nuevos planes.

Con el asedio final a Marquetalia,

la prensa oficial preparaba sus titulares:

“ha muerto el bandolero, ha salido herido rumbo a Cuba, no cuenta con remesa suficiente para sobrevivir”.

Días después sería de conocimiento público el Programa Agrario de los Guerrilleros,

semanas después celebraría la primera conferencia Guerrillera, constitutiva del Bloque Sur.

Diciembre de 1965, nuevamente, celebra la prensa

la muerte del bandido,

- escucha tranquilo, ríe en sus adentros –

Y aparece con sus tropas

tomando el poblado de Inzá, Tierradentro-Cauca.

Año siguiente, 1966.

Las fuerzas militares inician ansiosas la Operación Riochiquito. Habían cambiado su táctica operativa,

y en contados días esperaban cantar victoria

sobre su cuerpo fallecido.

Por su parte, el Manuel había trazado los planes:

División por destacamentos que tomando diferentes rutas,

se abrazarían en encuentro

sobre el cañón del río Duda.

Como lobos hambrientos,

las tropas oficiales no perdían el rastro de su presa. Olfateaban su sombra y saboreaban sus huellas. Largas semanas de acalorados combates.

Y nuevamente la prensa:

“En la actualidad la situación de tirofijo es desesperada; sus hombres se hallan mal alimentados y en condiciones físicas lamentables. La munición que le queda es escasa, y con pocas posibilidades de abastecerse, debido a que el ejército ha establecido un severo control en sus líneas de aprovisionamiento”

Mientras se preparaban para recoger su cuerpo, Manuel miraba su reloj,

“entonces decidió perderse sin dejar el menor rastro y nunca más el enemigo volvió a conocer su paradero. Y lo decidió cuando dijo a sus hombres “ya me está cogiendo la tarde...”

Se fundió con la montaña, se evaporó en la selva.

Aparecería semanas después,

justo en el tiempo acordado para celebrar la Segunda Conferencia.

Volvía a nacer

con el nacimiento de las FARC.

Después del abundante desayuno campesino, Ramírez nos invitó a subir con él. A treinta metros de distancia, en otro campamento, rodeado de cultivos de pan coger, de gallinas y una que otra res, vi un cuadro que me dejó perplejo: Manuel Marulanda Vélez, comandante del Estado Mayor Central de las FARC-EP, el hombre más perseguido de Colombia, estaba sentado en una silla de odontología, con los instrumentos eléctricos que funcionaban con una batería en la mitad de la selva del Guayabero, sometido a un tratamiento de ortodoncia, incluyendo radiografías. El odontólogo era Yuri, hoy miembro de la Delegación de Paz de La Habana. Estábamos a seis horas a pie y en mula de un pequeño caserío y a tres horas en carro de la capital de un departamento del sur del país. No sabía si reírme del cuadro macondiano de la más pura realidad colombiana o burlarme de Restrepo quien me había dicho que ‘Tiro Fijo’ estaba huyendo selva adentro, con el uniforme roto y alimentándose de hierbas (Carlos Lozano).

Canción: Manuel Marulanda Velez Tirofijo (Autor: Desconocido)

17 veces ya

nos han dicho que murió

y no pueden explicar que esté más vivo que el sol No nos pueden explicar

por qué en la selva y los ríos

Manuel va peleando vivo

si tantas veces murió

Si tantas veces murió

por qué cada que aparece lleva a su lado más gente Manuel combatiendo vivo

Cada rato lo están matando y no pueden explicar

que al otro día aparezca con más ganas de pelear Con más ganas de ganar Manuel permanece vivo llevando hacia la ciudad toda su selva y sus ríos.

Descripción: Ha sido la naturaleza el acompañante de la resistencia, aquí Manuel Marulanda abraza un árbol, el cual lo protegió con su camuflaje durante varios años. Manuel, un hombre que fue capaz de organizar este gran equipo y que sin necesidad de conocerlo personalmente, en cada campamento se ve reflejado el pensamiento de Marulanda.]

Gatos

Tenías entre 3 y 4 gatos

Amabas su paisaje de recelo cazador.

Olías sus misterios en la mirada fija y paciente

De quien fuera su presa: una mosca, una lagartija, un ratón. Observabas sus movimientos

Agudos en la noche de presagios y cautelas.

Los gatos te enseñaron a morder la desconfianza

En días fríos y noches sin luna.

En tu soledad, los gatos te sonreían

Y auguraban el peligro.

Camuflado de montañas

En silencio medita sus batallas,

fuma un cigarrillo

y en el humo recrea

la múltiples formas de la justicia y la libertad. En el rumor de su soledad,

hombres y mujeres selva lo acompañan.

- Verde, que te quiero verde -, como el verso pegado a su ropa, tela de montaña.

Se desviste,

guarda en la caleta sus prendas militares

y cubre su desnudez con indumentaria labradora. ¿y el camuflado?

nunca lo abandona,

sigue vestido de arbusto, hojarasca y follaje. Ahora la montaña lo abriga en sus ropajes.

La cosecha de Manuel

Con paciencia recogía cada grano de maíz y café,

para sembrarlos con la sabia sencillez de las manos campesinas. Observa desde su escritorio la cosecha:

Un ejército valiente de árboles enguerrillerados.

Manuel

Manuel Marulanda, ceiba de grandes raíces y ramajes. Hombre ceiba en piel de mestizo rebelde, indómito y bravío. Hombre comunista en piel de campesino,

batallador de uno y mil combates insurgentes.

Hombre altivo con la estatura de las nubes,

Mirada de eclipse y carácter de trueno.

Manuel Marulanda, enamorado de ríos y llanuras valles y montañas

páramos y cordilleras.

Relámpago en su caminar,

sencillo en su querencia.

Implacable e impecable

en la defensa de la justicia.

Digno legado de primaveras para su memoria, Que sobrevive hoy

En tiempos de paz.

Fuentes:

- Alape, Arturo. Las vidas de Pedro Antonio Marín, Manuel Marulanda Velez. Tirofijo. Bogotá: Planeta, 1989

- Alape, Arturo. Tirofijo: Los Sueños y las montañas: 1964-1984. Bogotá: Planeta, 1998

- Alape, Arturo. Las muertes de Tirofijo y otros relatos. Bogotá: Planeta Colombiana Editorial: 1998

- Alape, Arturo. Diario de un guerrillero. Bogotá: Abejón Mono: 1970 - Arango, Carlos. Farc. Veinte años. De Marquetalia a la Uribe. Bogotá. Ediciones Aurora, 1984

- Arenas, Jacobo. Diario de la Resistencia de Marquetalia. Bogotá: El Abejón Mono, 1974

- Beligerancia de las FARC. En FARC-EP. Comisión Internacional. Esbozo histórico de las FARC-EP.2005. Edición corregida y aumentada. Versión electrónica

- Manuel Marulanda Vélez. Cuadernos de campaña. Bogotá: El Abejón Mono, 1973

- Molano, Alfredo. A lomo de mula. Viajes al corazón de las Farc. Bogotá: Aguilar, 2016

- Guzmán, German; Borda, Orlando; Umaña, Eduardo. La Violencia en Colombia. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia: 1962.

Conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora

8 de marzo con las mujeres del común. 
Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común.


Nos encontramos conmemorando el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Un día para manifestar ante la sociedad capitalista-patriarcal-colonial, que las mujeres han venido construyendo importantes movimientos sociales y políticos que reivindican la transformación en las condiciones de vida precarias que enfrentan diferentes mujeres alrededor del planeta.

A partir del reajuste estructural neoliberal que atravesó América Latina en los años 80, las condiciones laborales para muchas mujeres y hombres en nuestro país cambiaron. Especialmente para las mujeres, las condiciones de informalidad laboral, de rebusque, de trabajo doméstico no remunerado se han agudizado. En general, la población colombiana sufre un desempleo del 9.4% en 2017 (DANE). Siendo los territorios periféricos como Chocó y parte de la costa pacífica, así como los territorios fronterizos como Cúcuta y Nariño los que más altos índices de pobreza sufren actualmente. No obstante, frente al panorama de desempleo nacional, existen fuertes diferencias en los niveles y afectaciones del desempleo para las mujeres en nuestro país, asociadas con la baja participación de las mujeres en el mercado laboral y en la ocupación, la brecha salarial que indica un menor pago para las mujeres aun cuando estas realicen un mismo trabajo que los hombres y un mayor desempleo estructural asociados a patrones de situación socio-económica y étnico-racial.

Como bien lo reseñó el informe sobre situación laboral de las mujeres en Colombia de la Escuela Nacional Sindical (ENS) en 2014, el trabajo de las mujeres se mueve entre aquello que se identifica como lo invisible, lo precario y lo desigual. La primera conclusión manifiesta por el informe es, en definitiva, que las mujeres son las más pobres entre las pobres. A esto se suma la dura situación que enfrentan las mujeres pertenecientes a los pueblos étnicos que, a causa del racismo estructural, la pobreza alcanza niveles alarmantes de afectación. En síntesis, el informe relata la dura situación que enfrentan tanto las mujeres urbanas como las mujeres del campo, las cuáles según la ENS, son las que menos independencia económica presentan. Además, de incorporar el análisis sobre la desprotección social que padecen 3 de cada 10 mujeres en el país, que no tienen ninguna cobertura de seguridad social, ni de salud, ni de pensiones.

Estas son las condiciones laborales de las mujeres hoy en Colombia, iguales o más precarias de las que se vivieron a inicios del Siglo XX, cuando las mujeres socialistas denunciaron las precarias condiciones de trabajo que enfrentaban en las fábricas de Europa y EEUU. En Colombia, particularmente María Cano, Betsabe Espinosa, Juana Julia Guzmán entre otras, denunciaron en diferentes lugares del país esta condición de pobreza de las mujeres, haciendo un fuerte llamado a la organización y a la protesta social para garantizar derechos de asociación que disputaran un mejoramiento de las condiciones del horario laboral, de los entornos de la producción e incluso, del tiempo social que pudiera ser invertido para el estudio y el esparcimiento, recursos claves en la calidad de vida de mujeres y hombres en el país.

Por todo la anterior, la FARC se suma hoy, igual que años atrás, a la conmemoración del 8 de marzo, esta vez, agrupando las consignas del movimiento feminista y de mujeres internacional que convocan a realizar el Paro de Mujeres como forma de evidenciar esta dura situación, pero también nos unimos para manifestar el deseo de transformar las condiciones estructurales de la desigualdad económica, social, política y cultural que vivimos las mujeres en todo el mundo. También hacemos nuestras, las consignas de las mujeres racializadas que evidencian que hace falta sumar la situación que viven las mujeres migrantes de nuestro país y de otros que atraviesan duros conflictos bélicos, donde son las mujeres sobre todo racializadas, mujeres negras, gitanas, musulmanas las principales expulsadas de sus comunidades para realizar trabajos domésticos y sexuales absolutamente precarizados y en contextos de violencia extrema que no les permite tener unas condiciones de vida digna, como es debido. Siendo las mujeres racializadas las principales afectadas por la discriminación y las que no se pueden sumar al paro porque seguramente pierden sus trabajos

Las mujeres y hombres farianos, nos sumamos a la jornada de Paro Internacional, pero además ratificamos nuestra voluntad de paz expresada desde los diálogos de La Habana, puesto que afirmamos que la implementación del Acuerdo de la Esperanza es la garantía para avanzar en la eliminación de las desigualdades que vivimos en el país. Por este motivo, exigimos se cumpla con lo pactado y avancemos en el mejoramiento de las condiciones de vida del campo colombiano, en la ampliación de la democracia que permita la participación política a los sectores históricamente excluidos de nuestra sociedad, que avancemos en el proceso de reincorporación de las y los exguerrilleros, además de ofrecer todos los beneficios pactados para la reparación integral de las víctimas del conflicto.

Estamos aquí como ayer, como hoy, como siempre, en el centro de las reivindicaciones del pueblo colombiano, promoviendo el liderazgo y la autonomía de las mujeres como garantía de una paz con justicia social para todas y todos.


                                                         Comisión Nacional de Mujer, Género y Diversidad

                                                            Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común

Adiós a una compañera de lucha

Hoy recordamos la historia de Isabel Moya, periodista cubana, feminista, revolucionaria. Su vida estuvo ligada a la revista Mujeres, medio de prensa creado a inicios de la Revolución cubana y que en todos sus años de publicación fue sumando voces feministas, abriendo espacios de crítica a la situación de las mujeres en Cuba y dialogando con la realidad de las mujeres en América Latina.

Isabel Moya, en los años ochenta, comenzó a trabajar como periodista en Mujeres y aunque su trayectoria más reivindicada corresponde a una etapa posterior, ya como directora de la revista, sus primeros artículos ya mostraban un compromiso con la emancipación femenina en la Revolución cubana y daban un nuevo aire de crítica feminista a un medio de prensa que antes carecía de tal enfoque.

Su batalla personal estuvo encaminada a la erradicación del sexismo en los medios de comunicación. La revista Mujeres fue su principal escenario, pero le preocupaba también la formación sobre la temática de la género de las nuevas generaciones de periodistas.

Para las mujeres de las FARC tiene un valor especial. En los primeros pasos de la Delegación de Paz de La Habana, Isabel Moya nos regaló un taller sobre Género y medios de comunicación, que contribuyó al trabajo de la delegación y al de la página Mujer Fariana.

Por eso, y por su lucha por lograr mayores niveles de equidad entre hombres y mujeres en Cuba, la recordamos como una compañera más. Esperamos que sus estudiantes sigan trabajando por ese ideal y estén dispuestas a apoyar los pasos de otras mujeres del mundo que sumen sus voces al feminismo.

Al colectivo de la revista Mujeres les queda la gran responsabilidad de continuar el trabajo de Isabelita, como cariñosamente le decían. Confiamos en esas continuidades y esperamos compartir futuras experiencias.

La receta de Islandia para la igualdad de género

Islandia es el primer país del mundo en haber adoptado una ley que obliga pagar el mismo sueldo, a hombres y mujeres. Además, encabeza, por noveno año consecutivo, el ranking sobre la igualdad de género del Foro Económico Mundial. Una batalla ganada a pulso en un país líder en la lucha por los derechos de la mujer. Nuestra reportera, Valérie Gauriat, ha realizado este reportage en distintos ámbitos de la sociedad islandesa, para comprender cuáles son las recetas de Islandia en la igualdad de género.

En clase intentamos ver cómo y porqué existe la discriminación de género. Mi primer objetivo es que se den cuenta de que es un hecho. Me he dado cuenta de que el darse cuenta de los estereotipos contribuye a su emancipación. Son adultos más felices. La gente más feliz construye sociedades mejores

Hanna Bjorg Vilhjalmsdottir

Profesora y especialista en cuestiones de género

Reikiavik, un domingo por la mañana. Los fieles asisten a la misa oficiada por una sacerdotisa de la mayor congregacion religiosa de la capital. La Constitución asegura la libertad de culto a los islandeses, aunque la Iglesia Nacional de Islandia, luterana, es la religión del Estado. Las sacerdotisas quieren reforzar el papel de las mujeres en la iglesia y neutralizar la noción de género en su discurso. Gudrún Karls Helgudóttir, pertenece a la iglesia evangélica luterana. Seún ella,“si queremos expresar nuestra fe en Dios, tenemos que hacerlo de tal forma que todo el mundo se sienta incluído, Dios no es un hombre o una mujer, una madre o un padre. Así que hablo de él utilizando el pronombre neutro. Pero al mismo tiempo creo que es importante hablar de Dios en masculino y en femenino. Asi que, cuando es posible, le llamo “ella”. También quiero cambiar el papel de las mujeres en las instancias dirigentes de la iglesia. En esos organismos no somos más que el veinte por ciento. Y todo se decide ahí. El poder está allí.”

Al día siguiente de nuestro encuentro, Gudrún entregó en mano a la encargada del obispado, los testimonios de 64 mujeres pertenecientes al movimiento Mee too) , víctimas de acoso o de agresiones sexuales.

Militar a favor de los derechos de las mujeres: una especialidad islandesa

Este país encabeza desde hace nueve años, la clasificación de mejores alumnos del Foro Económico Mundial. La última norma en entrar en vigor el pasado mes de enero, consiste en obligar a las empresas de más de 25 asalariados, ya sean públicas o privadas a pagar un sueldo idéntico, por las mismas tareas, a hombres y mujeres, y además deben probarlo, so pena de multas.

leer mas>>>>http://es.euronews.com/2018/02/23/la-receta-de-islandia-para-la-igualdad-de-genero?utm_term=Autofeed&utm_campaign=Echobox&utm_medium=Social&utm_source=Facebook#link_time=1519391092

DEMOCRATIZAR EL ACCESO A LA EDUCACIÓN SUPERIOR*

Francisco y Juliana cursan undécimo en un colegio público de Bogotá, ambos trabajan los fines de semana y quieren acceder a la educación superior, son consientes que deben esforzarse para lograr ese objetivo y sus calificaciones lo reflejan.

Llegado el mes de octubre cuando las universidades abren sus convocatorias, se enfrentan a lo que miles de jóvenes de escasos recursos en Bogotá, la competencia para acceder a uno de los 6.500 cupos(1) que ofertan al semestre las universidades públicas de la ciudad.

Se estima que de los más de 350 colegios oficiales de Bogotá se graduaron como bachilleres en 2016 aproximadamente 50mil estudiantes(2), significa que Francisco y Juliana tendrán que competir por 1 cupo de 6.500 entre 50mil estudiantes del sector público, más los casi 50mil del sector privado, eso claro, partiendo de tres supuestos, uno, que todos y todas quieran acceder a la universidad, dos, que los 100mil bachilleres se presenten al sistema de educación superior estatal y tres, que no se presenten egresados de anteriores promociones.

Si se toman las estadísticas de tres localidades al azar Ciudad Bolívar, Suba y Mártires los datos coinciden en que el porcentaje de aprobación de estudiantes de media (10 y 11) está entre el 85 y 89%, es decir existe una altísima probabilidad de ser bachilleres, sin embargo las cifras oficiales no reflejan el acceso a la educación superior en ninguna localidad ni en ningún estrato socioeconómico, los datos indican que existe una tasa de cobertura en el sector público del 27% y en el sector privado del 26%, pero no refleja la cantidad de estudiantes provenientes de colegios oficiales que accedan al sistema de educación superior.

Desde el gobierno nacional se ha creado una suerte de “estímulo” para estudiantes destacados, el programa ‘Ser Pilo Paga’, gran bandera de los gerentes al frente de la cartera de educación en el país, consiste en acceder al sistema de educación superior en instituciones de acreditación de alta calidad. Vale decir que, además de la desfinanciación de la educación pública superior, nuestros estudiantes de excelencia o sea los llamados ‘pilos’ no superan los 6mil en Bogotá en tres fases de ejecución del programa(3). Es decir Francisco y Juliana ahora tienen 8.500 posibilidades de acceder a la universidad.

Volviendo a los supuestos: intención de acceso al sistema de educación superior y demanda, tenemos dos consideraciones; primera, si se ampliara la base de financiación de la educación superior y se invirtiera del presupuesto nacional directamente a las instituciones estatales, por ejemplo que los 800mil millones destinados al programa ‘ser pilo paga’(4), o los 900mil millones destinados a ICETEX, se dirigieran a las universidades públicas, se ampliaría la cobertura y la democratización de acceso al sistema. Segunda, garantizar la oferta y la permanencia en el sistema de educación superior pasa por fortalecer el bienestar universitario, la tarifa diferencial para estudiantes, devolver los programas de alimentación y salud subsidiados, refuerzo a la infraestructura y apoyo económico para quienes tengan a su cargo el sostenimiento del hogar.

Nuestros estudiantes luego de presentar las pruebas Saber que los clasifican y discriminan, se debaten entre esperan ser uno de los 6500 afortunados que logren un cupo en la universidad pública o de los 2000 ‘pilos’; o enfrentarse a la flexibilización laboral y la desprotección frente a sus derechos, bajo la premisa de la falta de experiencia o formación.

Sin acceso, cobertura y permanencia dentro del sistema de educación superior estatal el país está condenando a sus jóvenes a la precarización laboral y manteniendo la dependencia económica porque sin inversión en educación, ciencia y tecnología no podremos construir Paz ni consolidar nuestra visión de sociedad.

#NuestroAcuerdoEsConLaEducación

#NuestroAcuerdoEsConLaJuventud

#NuestroAcuerdoEsConLaGente

Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común

Cámara por Bogotá

*Catalina Mora Barbosa

Profesora de Ciencias Sociales

Candidata a la Cámara por Bogotá

Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común

@KataMoraB

______________________________________________

Notas:

(1) Los consolidados de cupos ofertados en las universidades públicas son de difícil acceso, se calculó con base en las cifras de admitidos para 2017 y 2018, así: 3036 en la Universidad Nacional 2017-1 para 50 programas, 1204 en la Universidad Pedagógica Nacional 2018-1 para 19 programas y Universidad Distrital 2300 2018-1 para 28 programas

http://admisiones.unal.edu.co/fileadmin/ArchivosDNA/Estadisticas/20171/171_regulares_y_MBPBogota.pdf

http://admisiones.pedagogica.edu.co/docs/files/LISTA%20DE%20ADMITIDOS%202018-I%20PREGRADO.pdf

https://funcionarios.portaloas.udistrital.edu.co/admisiones/index.php?data=XgGWNVXMc1o7koD1q1243EQMgfumDDefb_MoVYTPbvBvnyE82lcivjDDCsU8HKgKjhF3jqcdXeHInVM

(2) Este cálculo se obtiene con los datos de matrícula de 2016 para media (113.231 estudiantes matriculados) y el índice de aprobación (89.8%). Ver:

http://www.educacionbogota.edu.co/archivos/SECTOR_EDUCATIVO/ESTADISTICAS_EDUCATIVAS/2017/Caracterizacion_Sector_Educativo_De_Bogota_2016.pdf

(3) https://www.mineducacion.gov.co/1759/articles-356123_archivo_pdf.pdf

(4) 800mil millones aprobado para 2018. Ver:

http://www.minhacienda.gov.co/HomeMinhacienda/ShowProperty?nodeId=%2FOCS%2FP_MHCP_WCC093722%2F%2FidcPrimaryFile&revision=latestreleased

FARIANAS INSISTIENDO EN LA PAZ

Las Mujeres del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación Ariel Aldana en la Variante Tumaco, queremos hacer visible ante la dirección de nuestro partido FARC, ante la ONU como garante de la verificación del proceso de reincorporación y ante el Gobierno de Colombia y la comunidad en general, la preocupación e incertidumbre que las Farianas agrupadas en este espacio sentimos a raíz de los hechos de violencia que amenazan la implementación de la paz.

En los últimos meses, hemos vivido con preocupación la ausencia de garantías para el ejercicio de la política y la seguridad física de nuestra comunidad exguerrillera, preocupación justificada en el asesinato de 36 camaradas y 13 familiares desde la firma de los acuerdos; sin aun tomar por parte del Estado, las medidas pertinentes para evitar el escalamiento de estos hechos que sin duda pueden terminar en un nuevo exterminio por razones políticas. A esto se suma, el asesinato de 140 líderes y lideresas sociales, en su mayoría en los territorios donde se vivió el conflicto con mayor algidez y donde la ausencia integral del Estado reina por su ausencia. Las amenazas, intimidaciones y agresiones contra las mujeres y hombres de nuestro partido son cada día una dificultad más que suma a las difíciles condiciones que vivimos a raíz de los incumplimientos del Gobierno para una reincorporación efectiva.

En Tumaco, municipio del sur del litoral pacífico colombiano, espacio donde ejercemos nuestra actividad social, económica y política ha sido escogido como nuevo laboratorio de guerra: Los asesinatos selectivos en la zona, la lamentable masacre del cinco de octubre en el Alto Mira, donde más de una decena de campesinos fueron asesinados de manera vil, cobarde por parte del Estado, cuando se oponían a la erradicación forzada de los cultivos de coca –en franca violación de los acuerdos- y la continua violación a los derechos humanos en contra de loslíderes y lideresas de Tumaco son responsabilidad de la ausencia efectiva e integral del Estado en los escenarios donde los acuerdos deben ser implementados con urgencia. En contravía a una solución efectiva, Juan Manuel Santos en su última visita invisibiliza la masacre y responde con 7000 efectivos más, que solo agudizarán la compleja situación. Hace algunos años el poeta José Manuel Arango escribía: “Hay gentes que llegan pisando duro, que gritan y ordenan, que se sienten en este mundo como en su casa. Gentes que todo lo consideran suyo, que quiebran y arrancan, que ni siquiera agradecen el aire. Y no les duele un hueso, no dudan, ni sienten temor, van erguidos y hasta se tutean con la muerte”.

Estos hechos, los incumplimientos del Gobierno, las agresiones físicas y verbales, y las amenazas directas de más de 11 grupos armados ilegales que apuntan contra cualquier actividad productiva y política de nuestro partido en el espacio territorial, han llevado al debilitamiento de los procesos que con tanto esfuerzo y dedicación veníamos construyendo con el más grande propósito de garantizar un mejor bienestar a nuestra gente y a las comunidades circundantes. El retroceso en estos procesos tiene origen principalmente, en que las circunstancias han obligado a que muchos de nosotros nos desplacemos a territorios seguros, incluso fuera del departamento, ya que la agresión se ha extendido a otros escenarios como en el municipio de Ricaurte, Cumbal y el resguardo indígena Tallambí, entre otros. Hemos sido testigos y denunciado, como lo hacen también innumerables comunidades organizadas, la guerra que, contra las personas del común, de a pie, tiene lugar en Tumaco.

Las Mujeres del ETCR Ariel Aldana, nos hemos comprometido en poner al servicio de esas mayorías el conjunto del Acuerdo de Paz y sus programas, es por esto por lo que nos manifestamos y exigimos el derecho que tenemos a construir un nuevo país.

QUE LA PAZ NO NOS CUESTE LA VIDA

A Rosa Luxemburgo

"La noche del 15 de enero de 1919 los hombres del cuerpo de asalto asesinaron a Rosa Luxemburgo. Arrojaron su cadáver desde un puente al canal. Al día siguiente todo Berlín sabía ya que la mujer que en los últimos veinte años había desafiado a todos los poderosos y que había cautivado a los asistentes de innumerables asambleas, estaba muerta. Mientras se buscaba su cadáver, un Bertold Brecht de 21 años escribía:

La Rosa roja ahora también ha desaparecido.

Dónde se encuentra es desconocido.

Porque ella a los pobres la verdad ha dicho.

Los ricos del mundo la han extinguido.

Sus compañeros intentaron construir el socialismo, sus asesinos y enemigos ayudaron a Adolf Hitler a subir al poder. Hoy, cuando el capitalismo demuestra una vez más que la guerra no es un accidente, sino una parte irrenunciable de su estrategia. Cuando los partidos y organizaciones “tradicionales” se ven en la obligación de cuestionar sus formas de actuar ante el abandono de las masas. Cuando la izquierda transformadora aboga exclusivamente por el parlamentarismo como vía para el cambio social. Cuando nos encontramos ante una enorme crisis del modelo de democracia representativa y los argumentos políticos se reducen al “voto útil”. Hoy, decimos, Rosa Luxemburgo se convierte en referente indispensable en los grandes debates de la izquierda. No es sino su voz la que se escucha bajo el lema, aparentemente novedoso: “Otro mundo es posible”. Ella lo formuló con un poco más de urgencia: “Socialismo o barbarie”. Su pensamiento, su compromiso y su desbordante humanidad nos sirven de referencia en nuestra lucha para que este nuevo siglo no sea también el de la barbarie.”

LA IMPLEMENTACIÓN DE LOS ACUERDOS DE PAZ PERMITIRA LA PARIDAD POLÍTICA

El movimiento social de Mujeres por décadas ha impulsado la participación política de las mujeres, bajo diferentes estrategias incluidas las normativas, pero con poca efectividad, la llegada en el 2016, de la firma del Acuerdo final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y duradera entre el Gobierno y la Fuerza Armada Revolucionaria Colombiana, le vuelve a entregar esperanzas y oportunidad al movimiento, de poder dirigir los destinos del país de manera paritaria con los hombres.

La esperanza en la implementación de los Acuerdos, es fundamental porque estos, deben regirse por el reconocimiento de la igualdad y protección del pluralismo de la sociedad colombiana, sin ninguna discriminación. En la implementación se garantizarán las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva y se adoptarán medidas afirmativas en favor de grupos discriminados o marginados, teniendo en cuenta el enfoque territorial, diferencial y de género.

Considerando que la participación ciudadana es el fundamento de todos los acuerdos que constituyen el Acuerdo Final y se encuentra ratificado en el Punto 2; el cual contiene el acuerdo sobre “Participación política: Apertura democrática para construir la paz”. Además, La construcción y consolidación de la paz, en el marco del fin del conflicto, requiere de una ampliación democrática que permita que surjan nuevas fuerzas en el escenario político para enriquecer el debate y la deliberación alrededor de los grandes problemas nacionales y, de esa manera, fortalecer el pluralismo y por tanto la representación de las diferentes visiones e intereses de la sociedad, con las debidas garantías para la participación y la inclusión política.

En especial, la implementación del Acuerdo Final contribuirá a la ampliación y profundización de la democracia en cuanto implicará la dejación de las armas y la proscripción de la violencia como método de acción política para todas y todos los colombianos a fin de transitar a un escenario en el que impere la democracia, con garantías plenas para quienes participen en política, y de esa manera abrirá nuevos espacios para la participación (texto tomado del Acuerdo final).

En relación a la participación de las mujeres en la toma de decisiones y el poder político, se ha logrado que Colombia, asuma mínimamente con los compromisos establecidos en la Plataforma de Acción de Beijing (1995), la CEDAW (Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, por sus siglas en inglés), adoptada en 1979 por la Asamblea General de Naciones Unidas, obliga a los Estados en su artículo 18, a eliminar la discriminación y avanzar hacia la igualdad en la vida política y pública.

Según datos del Censo DANE 2005, el 51% de la población en Colombia, son mujeres; y de acuerdo a los datos entregados por la Registraduría Nacional, el 50% del potencial votante en este país, son mujeres. Así mismo, algunos estudios realizados por organismos internacionales, han demostrado que las bases de los partidos políticos están conformadas por mujeres, aunque la representación aún no alcanza los índices esperados.

Es de resaltar, que Colombia desde que se conformó como república independiente en 1830 ha tenido procesos electorales, pero las mujeres solo empezaron a participar de ellos en 1957: ciento veintisiete (127) años después. Esos años de desventaja, sumados a todos los elementos culturales de un país en el que la cultura machista es predominante, más las condiciones de pobreza y vulnerabilidad a las que se ven desproporcionalmente enfrentadas las mujeres, generan unas condiciones de desigualdad con barreras visibles e invisibles, para la competencia de las mujeres por el poder, así lo evidenció el PNUD en el ranking de igualdad de Mujeres y Hombres en los partidos políticos realizado en 2013.

En la reforma política en Colombia, de 2011, la Ley 1475 obliga a los partidos políticos a inscribir en sus listas para el Congreso, Concejos y Asambleas el 30% de mujeres, basados en la Ley de cuotas es el nombre que recibe la ley 581 de 2000 de Colombia, por medio de la cual se dispone que el 30 por ciento de los altos cargos públicos deben ser ejercidos por mujeres. El pasado 9 marzo de 2014, fue la primera vez que dicha ley se aplicó en el país para las elecciones de Congreso, lo que posiblemente generó un aumento significativo. Pese a este aumento, es de reiterar, que no es suficiente con que la Ley exija que el 30% de las personas inscritas en las listas sean mujeres, si a estas no se les brinda dentro de los partidos las mismas garantías que a los hombres. (tomado del Observatorio de Asuntos de Género (OAG) , boletín N° 18 de 2014).

De hecho, en una investigación elaborada por la Misión de Observación Electoral (MOE), antes de estas elecciones, se encontró que la mitad de las candidatas al Senado no tenían presencia en medios de comunicación, lo que insinúa que los partidos no se han preocupado hasta el momento, por formar y apoyar a las candidatas sustantivamente en la consecución de una curul, sino por cumplir con un requisito de la ley.

En la actualidad, el periodo (2014 – 2018), el panorama territorial, con relación a la participación de las mujeres, es el siguiente: las mujeres ocupan el 9,38% de las gobernaciones del país; y el 9.81% de las alcaldías; el 17.94% de las curules de las asambleas departamentales; y el 16.08% de los asientos de los concejos municipales. En Senado de la República 31.6% y Cámara de Representantes 29.5%.

La firma del Acuerdo final permite colocar mayor interés por parte de las mujeres, en el poder político ya que medidas como las cuotas o la paridad

tienden a subvertir el orden patriarcal. Ambos recursos, cuotas y paridad, tienden a abrir espacios para la participación política de las mujeres. Las cuotas son una estrategia temporal, pero con la paridad se pretende cambiar de manera radical el orden normativo de la sociedad.

Revisando el aporte de la feminista Hubertine Auclerc en 1884; “la paridad, es una exigencia revolucionaria, porque ya no se trata de compartir, o de poner fin al monopolio del poder masculino: se trata de repartir el poder político entre hombres y mujeres, un nuevo tipo de reclamo: que las Asambleas estuviesen compuestas por tantos hombres como mujeres.” Llevado al contexto colombiano, es imperativo profundizar en las razones sociales y jurídicas en las que el modelo económico ha mantenido excluida a la mujer del poder político.

Considerando que, la sociedad está compuesta en igualdad numérica por hombres y mujeres, es del todo razonable que así estén compuestas las instancias representativas del poder público. La paridad no es pretender que haya más mujeres en cargos electos para que representen mejor a las mujeres. La paridad es el equilibrio numérico o cuantitativo que garantiza el acceso a ciertos puestos electivos de hombres y mujeres por igual. Se trata de hacer coincidir la política con el mundo real.

Por lo tanto, se puede decir que, la nueva democracia paritaria trata de buscar un orden social más justo e igualitario, a través de un modelo social - administrativo, que equilibre ecosistema, educación, economía, trabajo, familia y política. Entonces, la paridad es, en el fondo, una cuestión de justicia política y social.

Por las anteriores razones, se afirma que la implementación del acuerdo Final de paz firmado entre el Gobierno y las FARC-EP permitirá la paridad política, convirtiendo a Colombia en uno de los primeros países latinoamericanos donde los destinos del país se discutirán y decidirán de manera paritaria entre hombres y mujeres, iniciando así una nueva era en la historia de Colombia.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.