Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

La verdad y el género

Las mujeres sufrimos un impacto diferencial del conflicto social, político y armado que vive Colombia, situación que está unida a la discriminación histórica. Que una Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad  y No Repetición (CEVNR)  incorpore el tema de género como tema de fondo en todos los ámbitos de trabajo de dicha Comisión, constituye una gran oportunidad para esclarecer los patrones de género de las violaciones de los derechos humanos.

Las FARC-EP buscan en el proceso de paz de La Habana, establecer mecanismos para reconocer los derechos de las víctimas del conflicto. Entre las 66 propuestas mínimas sobre  Derechos Integrales de las Víctimas, presentadas a la Mesa de Conversaciones, está la constitución de la (CEVNR). Tal iniciativa contribuirá al máximo ejercicio posible de los derechos de las víctimas a la verdad histórica, justicia transformadora, reparación integral y no repetición.

En cumplimiento de esos derechos, la Comisión debe asegurar a las mujeres víctimas, visibilizar las violencias de género que han ocurrido a lo largo del conflicto, crear condiciones para que ellas cuenten su historia que hasta ahora ha sido silenciada; puedan tener  una explicación acerca de todo lo ocurrido, porqué ha sucedido todo esto;  y a conocer sobre los sujetos responsables de los hechos.

El impulsar la reconstrucción de la memoria histórica, implica, como parte de su esencia, el esclarecimiento de la verdad sobre la victimización padecida por las mujeres.  Reconstruir los lazos sociales y de afectos de la nación, implica transitar caminos de reconciliación entre colombianos y colombianas.

Será una garantía para las mujeres víctimas y sus organizaciones, que la composición de la comisión cuente con balance de hombres y mujeres y que sus comisionados y comisionadas tengan experiencia para la implementación de la perspectiva de género, igual para las demás personas investigadoras que requiera la Comisión.

La problemática específica de género debe estar recogida en el mandato, en las funciones de la comisión, explícita en las recomendaciones que elaboren los comisionados y comisionadas. Su informe final deberá contar con un capítulo especial sobre género, pero también los demás capítulos deben contener el género como eje transversal.

Como lo indica la propuesta de las FARC-EP, El trabajo de la Comisión deberá fundamentarse principalmente en las voces y testimonios de las víctimas. En estas, no se podrá desconocer las narrativas propias de las mujeres y la contribución de sus relatos a la construcción de la memoria histórica. Se incluye además el reconocimiento de la manera en la cual los hechos victimizantes reflejan patrones históricos de discriminación y violencias en contra de las mujeres.

Alcanzar una comisión en los términos planteados, es para las mujeres el reconocimiento de que en el contexto del conflicto se le ha vulnerado sus derechos de manera sistemática, como prácticas de terror del estado neoliberal y patriarcal como el colombiano.

Significa también, identificar el impacto diferencial de las violaciones a los derechos humanos, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales de mujeres, hombres, niños, niñas y adolescentes; a comunidades y poblaciones, entre estas LGTBI; a organizaciones sociales, populares y movimientos políticos.

Las mujeres colombianas son sujetos políticos activas en la búsqueda de la paz con justicia social para Colombia. Desde ya deben alzar sus voces, contar sus historias, narrar sus sufrimientos, explicar sus sueños de paz, no solo en el marco del trabajo mismo de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad y No Repetición, sino sobre todo, participar en el debate nacional que debe abordar la población colombiana, en particular las víctimas, sobre el carácter de la comisión, para garantizar su participación y poder cantar la vida y la esperanza.

 

Share

A propósito de la Columnista

Victoria Sandino Palmera

Victoria Sandino Palmera

guerrillera del Bloque Alfonso Cano, integrante de la delegación de paz de las FARC-EP desde mayo 2013.

@SandinoVictoria