Blogs

mujerfarianad919 (0)
Pablo Atrato Pablo Atrato (4)
Maryeli Ospina (0)
Victoria Sandino Palmera Victoria Sandino Palmera (31)
Camila Cienfuegos Camila Cienfuegos (10)
Adela Sánchez Adela Sánchez (1)
joomsv (0)
luz (7)
neo (0)
Miranda Arenas Miranda Arenas (4)
articsix (0)
Rubín Morro Rubín Morro (6)
Isabela Sanroque Isabela Sanroque (7)
yolima (0)
joomdefadmin (0)
Viviana Hernández Viviana Hernández (15)
Yadira Suárez Yadira Suárez (4)
Mireya Andrade Mireya Andrade (12)
tester77 (0)
Sergio Marín Sergio Marín (3)
Yira Castro Yira Castro (5)
connors85 (0)
Violeta Narváez Violeta Narváez (33)
Manuela Marin Manuela Marin (9)
wenyiroad (0)
Natalie Mistral Natalie Mistral (19)
SecondAdmin (0)
Lucas Carvajal Lucas Carvajal (5)
clara (31)
Alexandra Nariño Alexandra Nariño (4)

Feminismo Fariano,

  • De las mujeres y el amor en medio de la guerra

    Segunda parte - De las mujeres y el amor en medio de la guerra

    ¿Estaba permitido amar en medio de la guerra? ¿Como se vivían las relaciones humanas sentimentales bajo la constante presión de moverse de un campamento a otro? ¿Cuántas historias de amor y amistad quedaron perdidas en la selva?

    Preparando el lanzamiento del corto documental Nunca invisibles: mujeres farianas, adiós a la guerra, este próximo 15 de noviembre a las 6:00 p.m. en el auditorio del Museo Nacional en Bogotá y el 17 de noviembre en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorproación Antonio Nariño, en Iconoczo Tolima, publicamos hoy la segunda entrega de la serie de cuatro textos sobre Nunca invisibles, la iniciativa de memoria de mujeres excombatientes y exclandestinas de las Farc.

    En 2018 el Centro Nacional de Memoria Histórica, con el apoyo del gobierno de Canadá y el PNUD, priorizó a la iniciativa Nunca invisibles para prestar acompañamiento técnico y financiero para el desarrollo de este proceso de memoria de un grupo de mujeres ex combatientes y ex clandestinas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP), que busca reconstruir y resignificar, a través de un documental sus experiencias, miradas, vivencias e historias de vida personales y colectivas antes de ingresar a las filas de la guerrilla, durante su participación en este grupo armado y ahora de vuelta a la legalidad, tras el proceso de paz de La Habana.

    VER MÁS>>> http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/fr/noticias/noticias-cmh/segunda-parte-de-las-mujeres-y-el-amor-en-medio-de-la-guerra

  • ¿IDEOLOGIA DE GENERO?

    Con sorpresa hemos observado la oleada de críticas a propósito de las supuestas las cartillas que el gobierno junto a la ONU se diseñó para orientar a los colegios sobre qué hacer en los casos en los que sus estudiantes se reconozcan homosexuales o tengan dudas frente a los temas de identidad de género.

  • ¿Qué es la economía feminista?

    Es diversa pero podríamos decir que tiene tres elementos definitorios: por un lado, desplazar a los mercados como el eje analítico y de intervención política, es decir, que el centro de atención dejen de ser los flujos monetarios y la creación de valor de cambio y pasen a ser los procesos de sostenibilidad de la vida. Eso implica sacar a la luz todos los trabajos normalmente invisibilizados que están sosteniendo a la vida y que en el sistema capitalista heteropatriarcal permanecen ocultos y están históricamente asociaciados a las mujeres y la feminidad.

    El segundo elemento es situar el género como una variable clave que atraviesa el sistema socioeconómico, es decir, no es un elemento adicional, sino que las relaciones de género y desigualdad son un un eje estructural del sistema, el capitalismo es un capitalismo heteropatriarcal.

    El tercer elemento es no creer en la objetividad como neutralidad valorativa: creer que todo conocimiento del mundo está relacionado con una determinada posición política, explicitar tu posicionamiento y crear conocimiento con una clara vocación de transformar el sistema.

    LEER MAS --> http://www.eldiario.es/economia/igualdad-mercado-laboral-replantearse-limpia_0_289771553.html

  • “El feminismo islámico es una redundancia, el islam es igualitario”

    La escritora Sirin Adlbi Sibai (Granada, 1982) acaba de publicar un libro con el provocativo título de La cárcel del feminismo (Akal). El ensayo surgió como respuesta a la pregunta de un profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, que le espetó a la granadina: "¿Para qué una mujer musulmana con hiyab [pañuelo] hace una tesis doctoral?". La respuesta de Adlbi fueron diez años de trabajo investigador sobre el islam, las mujeres y el feminismo (en España y Marruecos) que se concretan ahora en el volumen. Su tesis es que el feminismo incluye una colonización cultural, por lo que aboga por superar ese concepto para llegar a lo que denomina el pensamiento islámico decolonial. La autora, hija de exiliados sirios en España que llegaron a finales de los años 70, ha vivido la mayor parte de su vida en Madrid, donde responde a esta entrevista. El 6 de febrero presenta su libro en la Casa del Libro de Gran Vía (Madrid) y el 7 de febrero lo hará en Casa Árabe de la capital.

    Pregunta. ¿Qué es para usted el feminismo?

    Respuesta. Un movimiento que aboga por los derechos de las mujeres y lucha contra la situación de desigualdad, y por la igualdad de hombres y mujeres, es decir, por la igualdad de todos.

    P. ¿Por qué cree que en el feminismo hay una cierta colonización cultural?

    R. Porque el feminismo hegemónico ha estado imponiendo una serie de discursos, ha ido dirigido hacia un sujeto determinado, que son las mujeres blancas, occidentales, burguesas... como ya dijo Chandra Talpade Mohanty, este tipo de feminismo ha excluido a todas esas mujeres del llamado tercer mundo, por lo que parte de una exclusión, es decir, pide la igualdad de los hombres y las mujeres occidentales y nunca ha incluido a las mujeres de otras culturas o civilizaciones.

    LEER MAS ☞ http://elpais.com/elpais/2017/01/30/mujeres/1485795896_922432.html

  • “Es hora de ponerle fin a la guerra”, dice guerrillera

    Rechaza las calumnias e intrigas del ex senador Carlos Armando García Orjuela y convoca a toda la comunidad para que asista y personalmente se dé cuenta del compromiso sincero que tienen las FARC con la paz y con los cambios que necesita Colombia.

    Nelson Lombana Silva / Miércoles 25 de enero de 2017

    La joven guerrillera Paula Sáenz, encargada de las comunicaciones, ubicada en la zona veredal La Fila, de Icononzo (Tolima), recibe con felicidad desbordante el momento histórico que vive Colombia con el acuerdo suscrito en La Habana entre las FARC-EP y el Gobierno nacional. Señala sin ambages que es hora de ponerle fin a la guerra, de dejar de matarnos entre hermanos y construir entre todos un nuevo país.

    Rechaza las calumnias e intrigas del ex senador Carlos Armando García Orjuela y convoca a toda la comunidad para que asista y personalmente se dé cuenta del compromiso sincero que tienen las FARC con la paz y con los cambios que necesita Colombia. Asume la metamorfosis del movimiento con esperanza, habla del papel de la mujer en la lucha y de la sociedad a la cual se va a reintegrar sin armas, en la medida de que el Gobierno nacional y en sí la oligarquía colombiana cumplan cabalmente el acuerdo suscrito en la isla de Cuba y firmado en el teatro Colón de la ciudad de Bogotá.

    Hay en la joven guerrillera compromiso y optimismo en el futuro colombiano a pesar de los grandes desafíos que subsisten y que parten de los enemigos acérrimos del pueblo que persisten criminalmente en la idea de que el pueblo se siga matando, pues es de conocimiento público que los hijos de la oligarquía y los terratenientes no van al campo de batalla, van los hijos de los pobres y de los campesinos.

    LEER MAS➾➤ http://prensarural.org/spip/spip.php?article20883

  • “La paz va con las mujeres o no va”

    Laura Cardoza tiene 31 años, es psicóloga de la Universidad Nacional y feminista militante. Llegó a La Habana tras aplicar a una convocatoria que los países garantes del proceso de paz hicieron para contratar asesores en el tema de mujer y género. Reconoce que en la guerrilla existen lógicas machistas y patriarcales que son reflejo de la sociedad, pero también asegura que se ha obviado el hecho de que la guerrilla ha sido un referente de cómo solucionar conflictos de género en muchas comunidades rurales. Un ejemplo de esto lo narra Chaverra, guerrillero del Bloque Efraín Guzman. En 1993 ayudó construir un reglamento de una comunidad en Vebará, Chocó, que imponía multas y castigos (cargar arena para unas obras en la vereda) a todo hombre que maltratara una mujer. “A la semana un tipo le pegó una golpiza tremenda a una señora y nosotros llamamos al Presidente de la Junta de Acción Comunal para que aplicara el reglamento... La comunidad casi nos saca a machete de allá, la mujer se emberracó con nosotros, que porque al marido le tocaba ir a trabajar para pagar esa multa, que no nos metiéramos en la vida de ella...”.
  • “Nunca invisibles”: La iniciativa de memoria histórica de las mujeres de las Farc

    ~ Por primera vez un grupo de mujeres excombatientes y exclandestinas de la exguerrilla de las FARC, le apostaron a una iniciativa de reconstrucción de memoria.

    ~ Hacer un aporte a la paz, a la reconciliación y a la construcción de relatos plurales, 40 mujeres se unieron para realizar un corto documental y una exposición fotográfica que resignifican sus historias de vida.

    ~ El lanzamiento de los productos de esta iniciativa acompañada por el CNMH, será los días 15 y 24 de noviembre de 2018 en Bogotá y en Icononzo, Tolima.

    La guerra es un mundo hostil y comúnmente reconocido como de carácter masculino. Sin embargo, fueron muchísimas las mujeres que combatieron y pasaron por las filas de los diversos grupos en disputa, principalmente por las Farc-EP, una guerrilla pluriétnica (aunque mayoritariamente campesina), que tuvo una presencia en diversas zonas del país. Las mujeres en sus filas, que llegaron a representar casi el 40% de su fuerza, provenían de diferentes grupos etáreos, etnias y contextos sociales.

    ¿Qué significó ser mujer combatiente o militante clandestina en una guerra como la colombiana, desde el aspecto, humano, social y testimonial? Buscando una respuesta a esta pregunta, en este contexto histórico-político de construcción de paz y reconciliación, surge la iniciativa de memoria histórica “Nunca invisibles: Memorias de mujeres de las Farc”, liderada por mujeres excombatientes y exclandestinas de este grupo y ahora integrantes del partido político FARC. Los resultados de este proceso, que quedaron consignados en un corto documental y en una exposición fotográfica, se presentarán los días 15 y 24 de noviembre en Bogotá y en Icononzo, Tolima.

    “Nunca invisibles” es una de las veinticinco iniciativas que en el 2018 el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) seleccionó, para apoyar técnica y finan- cieramente, dentro de su mandato de reconstruir una memoria plural a partir de procesos autónomos de comunidades y organizaciones, contando además con el aporte de cooperantes internacionales. En el caso de “Nunca invisibles” por primera vez un grupo de mujeres ex- combatientes y exclandestinas le apostaron a una iniciativa de reconstrucción de memoria bajo las premisas de hacer un aporte a la paz, a la reconciliación, a la reconstrucción de esos otros relatos que enriquezcan la pluralidad y la diversidad de la memoria en Colombia, con la idea de resignificar las historias de vida de las mujeres que pertenecieron a las Farc- EP. Esta iniciativa se ha pensado como una experiencia piloto por parte de las propias mujeres que la integran, dado el carácter nacional de la exguerrilla y la cantidad de personas que hicieron parte de ella y hoy hacen tránsito a la vida civil. Por ello han empezado su trabajo en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) ‘Antonio Nariño’, ubicado en la vereda La Fila en el municipio de Icononzo, Tolima, y en la ciudad de Bogotá.

    ¿Para qué esta iniciativa?

    El prolongado y difícil conflicto colombiano ha entrado en una nueva dinámica en esta segunda década del siglo XXI, tras el acuerdo de paz firmado entre el Estado colombiano y la que fue la guerrilla más grande y antigua del hemisferio occidental: las Farc-EP. Un gran esfuerzo para alcanzar una paz esquiva, pues hay grupos residuales y nuevas estructuras armadas que han venido apareciendo y cooptando los territorios en los que anteriormente hacía presencia la exguerrilla de las Farc. Y a esto se suma que todavía persisten las condiciones socio-políticas, que dieron inicio al conflicto armado interno en Colombia.

    Aún con las dificultades, gracias al acuerdo de paz, la intensidad del conflicto disminuyó considerablemente. Miles de excombatientes de la antigua guerrilla dejaron sus armas en su tránsito hacia la vida civil y la actividad política dentro de la legalidad, ahora convertida en el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común - FARC.

    Son miles de hombres y mujeres de todas las edades, procedencias y orígenes que han iniciado el difícil proceso de reincorporación y reconciliación frente a una sociedad que, al igual que los y las excombatientes, ha sido marcada por el largo conflicto colombiano. Vivimos un capítulo histórico inédito ante el cual surge la necesidad de abordar el conflicto, desde todas sus aristas y espectros, para la construcción de una visión más completa sobre los más de cincuenta años de confrontación armada.

    Han sido pocos los espacios en los que excombatientes habían podido compartir sus puntos de vista sobre la guerra y sus historias personales en medio de la misma, pero ahora, con el acuerdo de paz, esos escenarios han empezado a abrirse. La construcción de la reconciliación nacional requiere de todas las voces involucradas en el conflicto, en una labor que dejará diversas enseñanzas para la historia del país. Una historia que escribimos entre todos.

    La voz de las y los excombatientes es importante no sólo para esclarecer las dinámicas del conflicto, sino para visibi- lizar el aspecto humano inmerso en la guerra. Las y los colombianos que decidieron participar en los distintos frentes de la guerra, también son personas con miedos, expectativas, anhelos, talentos e historias por ser contadas.

    El proceso:

    La iniciativa se ha adelantado en varias etapas: en primer lugar, y tras varias sesiones de trabajo, se construyó una metodología entre mujeres de “Nunca invisibles”, el Centro Nacional de Memoria Histórica y apoyos académicos externos, para dar paso a seis encuentros de saberes con enfoque de género entorno a las memorias de este grupo de 40 mujeres excombatientes y exclandestinas, veinte en la ciudad de Bogotá y otras veinte en el ETCR ‘Antonio Nariño’, en Icononzo. Durante estos seis encuentros de intercambio de conocimientos y experiencias de vida, ocurrieron muchas cosas significativas: hubo reencuentros entre compañeras de la organización; se conocieron y reconocieron con otras que, aunque pertenecieron al mismo grupo insurgente, nunca antes se habían cruzado en el camino; también vivieron momentos emotivos al activar y evocar memorias que les hicieron pasar permanentemente de la risa al llanto, y de la nostalgia a la esperanza.

    Los encuentros permitieron a las mujeres ir reconstruyendo entre todas sus trayectorias de vida personales y retazos de la historia de la organización insurgente que, sumados a otros, permitieron dar cuenta de la dimensión, heterogeneidad y complejidad de la misma. Estos en- cuentros les dieron la posibilidad, además, de recopilar una serie de materiales valiosos: escritos, dibujos, fotografías y grabaciones audiovisuales que, como ellas dicen, les pertenecen a su colectividad de mujeres y les permitirán seguir avanzando en la reconstrucción de sus memorias como mujeres, y de la misma organización antes insurgente y ahora partido político.

    Sumados a los encuentros, las mujeres de “Nunca invisibles” se trazaron, como una meta visible de esta experiencia, la elaboración de una exposición fotográfica que diera cuenta de lo que ha sido el proceso de esta iniciativa de memoria.

    La exposición fotográfica de “Nunca invisibles” acompañará el lanzamiento público de un corto documental, que ha sido desarrollado en todo su proceso por las propias mujeres excombatientes y exclandestinas, en su apuesta porque las historias de vida allí retratadas se hagan desde sus propias voces, y que sean su contribución genuina a la verdad, memoria y reconciliación que necesitan las y los colombianos. Las mujeres aspiran a que este material pueda servir como un insumo para la naciente Comisión de la Verdad y, en general, de que sus voces representarían a la totalidad de las mujeres de la iniciativa. En la medida en que las actividades de la iniciativa se iban desarrollando y difundiendo en redes sociales, muchas personas, instituciones y organizaciones manifestaron su interés por conocer y apoyar de alguna forma la misma.

    Como una contribución y un aporte a la verdad y la construcción de la paz, la iniciativa “Nunca invisibles” compartirá •Entrevista durante la grabación del documental en Icononzo, Tolima. Foto: Nunca invisibles - mujeres FARC para el Sistema Integral de Verdad, Justi- cia, Reparación y no Repetición.

    Para la elaboración del corto documental fueron escogidas algunas mujeres teniendo en cuenta criterios de diversidad racial, de edades, procedencia geográfica rural y urbana, antigüedad en la organización y nuevas experiencias.

    públicamente sus productos en dos lanzamientos que contarán con la presencia de las mujeres que lideraron el proceso: uno en el Museo Nacional en la ciudad de Bogotá el 26 de noviembre a las 6:00 p.m, y el otro el 24 de noviembre en el ETCR ‘Antonio Nariño’ en Icononzo, Tolima.


  • A Rosa Luxemburgo

    "La noche del 15 de enero de 1919 los hombres del cuerpo de asalto asesinaron a Rosa Luxemburgo. Arrojaron su cadáver desde un puente al canal. Al día siguiente todo Berlín sabía ya que la mujer que en los últimos veinte años había desafiado a todos los poderosos y que había cautivado a los asistentes de innumerables asambleas, estaba muerta. Mientras se buscaba su cadáver, un Bertold Brecht de 21 años escribía:

    La Rosa roja ahora también ha desaparecido.

    Dónde se encuentra es desconocido.

    Porque ella a los pobres la verdad ha dicho.

    Los ricos del mundo la han extinguido.

    Sus compañeros intentaron construir el socialismo, sus asesinos y enemigos ayudaron a Adolf Hitler a subir al poder. Hoy, cuando el capitalismo demuestra una vez más que la guerra no es un accidente, sino una parte irrenunciable de su estrategia. Cuando los partidos y organizaciones “tradicionales” se ven en la obligación de cuestionar sus formas de actuar ante el abandono de las masas. Cuando la izquierda transformadora aboga exclusivamente por el parlamentarismo como vía para el cambio social. Cuando nos encontramos ante una enorme crisis del modelo de democracia representativa y los argumentos políticos se reducen al “voto útil”. Hoy, decimos, Rosa Luxemburgo se convierte en referente indispensable en los grandes debates de la izquierda. No es sino su voz la que se escucha bajo el lema, aparentemente novedoso: “Otro mundo es posible”. Ella lo formuló con un poco más de urgencia: “Socialismo o barbarie”. Su pensamiento, su compromiso y su desbordante humanidad nos sirven de referencia en nuestra lucha para que este nuevo siglo no sea también el de la barbarie.”

  • Adiós a una compañera de lucha

    Hoy recordamos la historia de Isabel Moya, periodista cubana, feminista, revolucionaria. Su vida estuvo ligada a la revista Mujeres, medio de prensa creado a inicios de la Revolución cubana y que en todos sus años de publicación fue sumando voces feministas, abriendo espacios de crítica a la situación de las mujeres en Cuba y dialogando con la realidad de las mujeres en América Latina.

    Isabel Moya, en los años ochenta, comenzó a trabajar como periodista en Mujeres y aunque su trayectoria más reivindicada corresponde a una etapa posterior, ya como directora de la revista, sus primeros artículos ya mostraban un compromiso con la emancipación femenina en la Revolución cubana y daban un nuevo aire de crítica feminista a un medio de prensa que antes carecía de tal enfoque.

    Su batalla personal estuvo encaminada a la erradicación del sexismo en los medios de comunicación. La revista Mujeres fue su principal escenario, pero le preocupaba también la formación sobre la temática de la género de las nuevas generaciones de periodistas.

    Para las mujeres de las FARC tiene un valor especial. En los primeros pasos de la Delegación de Paz de La Habana, Isabel Moya nos regaló un taller sobre Género y medios de comunicación, que contribuyó al trabajo de la delegación y al de la página Mujer Fariana.

    Por eso, y por su lucha por lograr mayores niveles de equidad entre hombres y mujeres en Cuba, la recordamos como una compañera más. Esperamos que sus estudiantes sigan trabajando por ese ideal y estén dispuestas a apoyar los pasos de otras mujeres del mundo que sumen sus voces al feminismo.

    Al colectivo de la revista Mujeres les queda la gran responsabilidad de continuar el trabajo de Isabelita, como cariñosamente le decían. Confiamos en esas continuidades y esperamos compartir futuras experiencias.

  • Conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora

    8 de marzo con las mujeres del común. 
    Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común.


    Nos encontramos conmemorando el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Un día para manifestar ante la sociedad capitalista-patriarcal-colonial, que las mujeres han venido construyendo importantes movimientos sociales y políticos que reivindican la transformación en las condiciones de vida precarias que enfrentan diferentes mujeres alrededor del planeta.

    A partir del reajuste estructural neoliberal que atravesó América Latina en los años 80, las condiciones laborales para muchas mujeres y hombres en nuestro país cambiaron. Especialmente para las mujeres, las condiciones de informalidad laboral, de rebusque, de trabajo doméstico no remunerado se han agudizado. En general, la población colombiana sufre un desempleo del 9.4% en 2017 (DANE). Siendo los territorios periféricos como Chocó y parte de la costa pacífica, así como los territorios fronterizos como Cúcuta y Nariño los que más altos índices de pobreza sufren actualmente. No obstante, frente al panorama de desempleo nacional, existen fuertes diferencias en los niveles y afectaciones del desempleo para las mujeres en nuestro país, asociadas con la baja participación de las mujeres en el mercado laboral y en la ocupación, la brecha salarial que indica un menor pago para las mujeres aun cuando estas realicen un mismo trabajo que los hombres y un mayor desempleo estructural asociados a patrones de situación socio-económica y étnico-racial.

    Como bien lo reseñó el informe sobre situación laboral de las mujeres en Colombia de la Escuela Nacional Sindical (ENS) en 2014, el trabajo de las mujeres se mueve entre aquello que se identifica como lo invisible, lo precario y lo desigual. La primera conclusión manifiesta por el informe es, en definitiva, que las mujeres son las más pobres entre las pobres. A esto se suma la dura situación que enfrentan las mujeres pertenecientes a los pueblos étnicos que, a causa del racismo estructural, la pobreza alcanza niveles alarmantes de afectación. En síntesis, el informe relata la dura situación que enfrentan tanto las mujeres urbanas como las mujeres del campo, las cuáles según la ENS, son las que menos independencia económica presentan. Además, de incorporar el análisis sobre la desprotección social que padecen 3 de cada 10 mujeres en el país, que no tienen ninguna cobertura de seguridad social, ni de salud, ni de pensiones.

    Estas son las condiciones laborales de las mujeres hoy en Colombia, iguales o más precarias de las que se vivieron a inicios del Siglo XX, cuando las mujeres socialistas denunciaron las precarias condiciones de trabajo que enfrentaban en las fábricas de Europa y EEUU. En Colombia, particularmente María Cano, Betsabe Espinosa, Juana Julia Guzmán entre otras, denunciaron en diferentes lugares del país esta condición de pobreza de las mujeres, haciendo un fuerte llamado a la organización y a la protesta social para garantizar derechos de asociación que disputaran un mejoramiento de las condiciones del horario laboral, de los entornos de la producción e incluso, del tiempo social que pudiera ser invertido para el estudio y el esparcimiento, recursos claves en la calidad de vida de mujeres y hombres en el país.

    Por todo la anterior, la FARC se suma hoy, igual que años atrás, a la conmemoración del 8 de marzo, esta vez, agrupando las consignas del movimiento feminista y de mujeres internacional que convocan a realizar el Paro de Mujeres como forma de evidenciar esta dura situación, pero también nos unimos para manifestar el deseo de transformar las condiciones estructurales de la desigualdad económica, social, política y cultural que vivimos las mujeres en todo el mundo. También hacemos nuestras, las consignas de las mujeres racializadas que evidencian que hace falta sumar la situación que viven las mujeres migrantes de nuestro país y de otros que atraviesan duros conflictos bélicos, donde son las mujeres sobre todo racializadas, mujeres negras, gitanas, musulmanas las principales expulsadas de sus comunidades para realizar trabajos domésticos y sexuales absolutamente precarizados y en contextos de violencia extrema que no les permite tener unas condiciones de vida digna, como es debido. Siendo las mujeres racializadas las principales afectadas por la discriminación y las que no se pueden sumar al paro porque seguramente pierden sus trabajos

    Las mujeres y hombres farianos, nos sumamos a la jornada de Paro Internacional, pero además ratificamos nuestra voluntad de paz expresada desde los diálogos de La Habana, puesto que afirmamos que la implementación del Acuerdo de la Esperanza es la garantía para avanzar en la eliminación de las desigualdades que vivimos en el país. Por este motivo, exigimos se cumpla con lo pactado y avancemos en el mejoramiento de las condiciones de vida del campo colombiano, en la ampliación de la democracia que permita la participación política a los sectores históricamente excluidos de nuestra sociedad, que avancemos en el proceso de reincorporación de las y los exguerrilleros, además de ofrecer todos los beneficios pactados para la reparación integral de las víctimas del conflicto.

    Estamos aquí como ayer, como hoy, como siempre, en el centro de las reivindicaciones del pueblo colombiano, promoviendo el liderazgo y la autonomía de las mujeres como garantía de una paz con justicia social para todas y todos.


                                                             Comisión Nacional de Mujer, Género y Diversidad

                                                                Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común

  • Críticas al tratamiento que los medios hacen de la violencia machista: “El lenguaje no es inocente”

    “Consideramos necesario hacer un llamamiento al personal de los medios de comunicación para que conozca o se formen sobre las leyes de violencia de género, que señalan que la razón de la violencia machista es una manifestación de las relaciones desiguales de poder entre mujeres y hombres que ha llevado a la dominación y discriminación de las mujeres por parte de los hombres; que no fraccionen las noticias (hoy una mujer asesinada, mañana otra...) sino que enriquezcan el discurso haciendo un análisis de la raíz del problema; que la perspectiva de género se implante

  • Curso Feminismo y Políticas de Igualdad. Módulo I: “Teoría Política Feminista”

    Curso de Formación académica “Feminismo y Políticas de Igualdad” de Clara Campoamor, Escuela de Pensamiento Feminista en colaboración con el Observatorio de Igualdad de la Universidad Rey Juan Carlos.

    Módulo I: Teoría Política Feminista.

    Impartido por: Ana de Miguel, Profesora Titular de Filosofía Moral y Política de la URJC.

    3 de octubre de 2017

    Clara Campoamor, Escuela de Pensamiento Feminista

    Concejalía de Igualdad Fuenlabrada

     

    https://www.youtube.com/watch?v=JKZAhivIMEM

  • DEMOCRATIZAR EL ACCESO A LA EDUCACIÓN SUPERIOR*

    Francisco y Juliana cursan undécimo en un colegio público de Bogotá, ambos trabajan los fines de semana y quieren acceder a la educación superior, son consientes que deben esforzarse para lograr ese objetivo y sus calificaciones lo reflejan.

    Llegado el mes de octubre cuando las universidades abren sus convocatorias, se enfrentan a lo que miles de jóvenes de escasos recursos en Bogotá, la competencia para acceder a uno de los 6.500 cupos(1) que ofertan al semestre las universidades públicas de la ciudad.

    Se estima que de los más de 350 colegios oficiales de Bogotá se graduaron como bachilleres en 2016 aproximadamente 50mil estudiantes(2), significa que Francisco y Juliana tendrán que competir por 1 cupo de 6.500 entre 50mil estudiantes del sector público, más los casi 50mil del sector privado, eso claro, partiendo de tres supuestos, uno, que todos y todas quieran acceder a la universidad, dos, que los 100mil bachilleres se presenten al sistema de educación superior estatal y tres, que no se presenten egresados de anteriores promociones.

    Si se toman las estadísticas de tres localidades al azar Ciudad Bolívar, Suba y Mártires los datos coinciden en que el porcentaje de aprobación de estudiantes de media (10 y 11) está entre el 85 y 89%, es decir existe una altísima probabilidad de ser bachilleres, sin embargo las cifras oficiales no reflejan el acceso a la educación superior en ninguna localidad ni en ningún estrato socioeconómico, los datos indican que existe una tasa de cobertura en el sector público del 27% y en el sector privado del 26%, pero no refleja la cantidad de estudiantes provenientes de colegios oficiales que accedan al sistema de educación superior.

    Desde el gobierno nacional se ha creado una suerte de “estímulo” para estudiantes destacados, el programa ‘Ser Pilo Paga’, gran bandera de los gerentes al frente de la cartera de educación en el país, consiste en acceder al sistema de educación superior en instituciones de acreditación de alta calidad. Vale decir que, además de la desfinanciación de la educación pública superior, nuestros estudiantes de excelencia o sea los llamados ‘pilos’ no superan los 6mil en Bogotá en tres fases de ejecución del programa(3). Es decir Francisco y Juliana ahora tienen 8.500 posibilidades de acceder a la universidad.

    Volviendo a los supuestos: intención de acceso al sistema de educación superior y demanda, tenemos dos consideraciones; primera, si se ampliara la base de financiación de la educación superior y se invirtiera del presupuesto nacional directamente a las instituciones estatales, por ejemplo que los 800mil millones destinados al programa ‘ser pilo paga’(4), o los 900mil millones destinados a ICETEX, se dirigieran a las universidades públicas, se ampliaría la cobertura y la democratización de acceso al sistema. Segunda, garantizar la oferta y la permanencia en el sistema de educación superior pasa por fortalecer el bienestar universitario, la tarifa diferencial para estudiantes, devolver los programas de alimentación y salud subsidiados, refuerzo a la infraestructura y apoyo económico para quienes tengan a su cargo el sostenimiento del hogar.

    Nuestros estudiantes luego de presentar las pruebas Saber que los clasifican y discriminan, se debaten entre esperan ser uno de los 6500 afortunados que logren un cupo en la universidad pública o de los 2000 ‘pilos’; o enfrentarse a la flexibilización laboral y la desprotección frente a sus derechos, bajo la premisa de la falta de experiencia o formación.

    Sin acceso, cobertura y permanencia dentro del sistema de educación superior estatal el país está condenando a sus jóvenes a la precarización laboral y manteniendo la dependencia económica porque sin inversión en educación, ciencia y tecnología no podremos construir Paz ni consolidar nuestra visión de sociedad.

    #NuestroAcuerdoEsConLaEducación

    #NuestroAcuerdoEsConLaJuventud

    #NuestroAcuerdoEsConLaGente

    Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común

    Cámara por Bogotá

    *Catalina Mora Barbosa

    Profesora de Ciencias Sociales

    Candidata a la Cámara por Bogotá

    Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común

    @KataMoraB

    ______________________________________________

    Notas:

    (1) Los consolidados de cupos ofertados en las universidades públicas son de difícil acceso, se calculó con base en las cifras de admitidos para 2017 y 2018, así: 3036 en la Universidad Nacional 2017-1 para 50 programas, 1204 en la Universidad Pedagógica Nacional 2018-1 para 19 programas y Universidad Distrital 2300 2018-1 para 28 programas

    http://admisiones.unal.edu.co/fileadmin/ArchivosDNA/Estadisticas/20171/171_regulares_y_MBPBogota.pdf

    http://admisiones.pedagogica.edu.co/docs/files/LISTA%20DE%20ADMITIDOS%202018-I%20PREGRADO.pdf

    https://funcionarios.portaloas.udistrital.edu.co/admisiones/index.php?data=XgGWNVXMc1o7koD1q1243EQMgfumDDefb_MoVYTPbvBvnyE82lcivjDDCsU8HKgKjhF3jqcdXeHInVM

    (2) Este cálculo se obtiene con los datos de matrícula de 2016 para media (113.231 estudiantes matriculados) y el índice de aprobación (89.8%). Ver:

    http://www.educacionbogota.edu.co/archivos/SECTOR_EDUCATIVO/ESTADISTICAS_EDUCATIVAS/2017/Caracterizacion_Sector_Educativo_De_Bogota_2016.pdf

    (3) https://www.mineducacion.gov.co/1759/articles-356123_archivo_pdf.pdf

    (4) 800mil millones aprobado para 2018. Ver:

    http://www.minhacienda.gov.co/HomeMinhacienda/ShowProperty?nodeId=%2FOCS%2FP_MHCP_WCC093722%2F%2FidcPrimaryFile&revision=latestreleased

  • El amor insurgente y militancia de las Farianas

    El amor insurgente y militancia de las Farianas

     


    Si quemas este papel molesta después de verlo

    O si decides mejor arrojar mi nota al viento

    El aire estará embrujado y luego cuando respires

    Inhalarás sin saberlo toditos mis sentimientos.

    Fragmento Canción al Viento

    LA LUNA DEL FORENSE GABRIEL ÁNGEL

    Las experiencias latinoamericanas de resistencia son varias y diversas, todas ligadas a contextos sociales, políticos, económicos, culturales y geográficos particulares, con características comunes en la lucha por una real emancipación en el contexto hegemónico imperante, en hemisferios distintos en la búsqueda y lucha por cambios estructurales y profundamente urgentes.

    Las FARC-EP luego de un largo pero necesario proceso de diálogos con el Gobierno de Juan Manuel Santos y firmado el acuerdo final que, se encuentran en la vía de la construcción de un nuevo proyecto político legal y la reincorporación a la vida civil de gran parte de sus militantes.

    Es importante que la sociedad en general pueda tener una mirada real y objetiva de las FARC- EP, ya que la intensidad de la guerra fratricida y desigual impuesta en Colombia , ponía de cara a las y los combatientes, una realidad aterradora, pese a todo esto, son ellos quienes hoy día con un acumulado de más de medio siglo de lucha armada, han recogido una experiencia organizativa invaluable y avanzado en el cómo se desarrollan las relaciones de poder individuales-colectivas, teniendo en cuenta que las relaciones afectivas-eróticas, privadas como públicas, tienen un carácter altamente político.

    Podría decirse que en gran parte este avance significativo se debe a la vivencia colectiva del amor insurgente como parte fundamental de la construcción política del nuevo hombre y la nueva mujer, y en este punto retomamos las palabras del profesor German Benavides en el 2014 en una de las sesiones del seminario internacional Marx Vive: “El AMOR es el principal disidente del capitalismo”, y en el año 2010 refiere Alan Badiou en un diario Argentino: el amor debe reafirmar su valor de ruptura (...) su valor revolucionario como nunca lo hizo antes (...) debemos preservar la potencia subversiva del amor”.

    En este orden de ideas, se convierte en una experiencia histórica el empoderamiento y vivencias de las Farianas en sus formas de relacionamiento, autonomía y feminismo como un ejercicio de interpretación política de la experiencia insurgente de construcción alrededor del amor como factor de gran relevancia en la lucha revolucionaria, fundamental en este momento que transita Colombia, atravesado por subidas y bajadas, de reconstrucción de memoria, de análisis crítico del avance hoy, del proyecto Revolucionario en nuestro país, de las experiencias

    y acumulados de la construcción colectiva del amor insurgente y la militancia política para una Nueva Colombia y para las mujeres.

    Las Farianas y su vivencia del Amor son ejemplo práctico de esa revolución anti patriarcal, anti capitalista y anti sistema en una sociedad donde el Amor en palabras de Marx en 1844: “debe ser reciproco, pero en una sociedad donde reina la propiedad privada las relaciones entre la gente quedan, con frecuencia, alteradas, las propiedades del dinero se convierten en propiedades del propio hombre” ;y pese a la jerarquía propia de la estructura militar como Ejercito insurgente, es en el acto revolucionario de su opción militante que las Farianas hacen la ruptura de mujeres explotadas por el sistema a mujeres libres, que en palabras de Spinoza: “aquel que vive según el solo dictamen de la razón” que es lo contrario a la mujer esclava, producto del capitalismo, que en su mayoría, son movidas por un sentimiento profundo de un amor transformador de mundos.


  • El derecho de todas a la ciudad: urbanismo feminista

    feminismoEn Bogotá según el censo general 2005 del DANE, la población rural era de 15.366 personas, mientras que en el área urbana habitaban 6.763.325. Las proyecciones de población (2005-2020) estipuladas por la misma entidad afirman que para el 2017 somos unas 4.167.000 mujeres y 3.912.000 hombres habitantes de la ciudad.[ CITATION DAN17 \l 9226 ]

  • EL MAYOR PROYECTO POLITICO ES LA VIDA

    Desconcierto, rabia, indignación y profundo dolor ha causado la reciente masacre contra el campesinado en Tumaco, resultado de la violencia estatal que por siglos ha caracterizado el régimen colombiano y que a pesar de haber firmado un histórico acuerdo de Paz insiste en utilizar la violencia descarnada contra toda expresión de protesta. Esta vez fue una comunidad campesina cocalera, defendiendo su vida y territorio que son amenazados por las erradicaciones forzosas.

    Es más que absurda la respuesta de la fuerza pública a las justas demandas de la comunidad, mucho más cuando el acuerdo de Paz contiene un punto específico sobre cultivos de uso ilícito en el que se establece la sustitución voluntaria y concertada como alivio social y económico para las familias que se vieron obligadas a cultivar esos productos para subsistir.

    Lo hemos advertido muchas veces, los obstáculos a la implementación de los acuerdos que retrasan los tiempos e incluso pretenden cambiar lo signado en ellos, generan no solo incertidumbres y desconfianzas, sino que profundizan los conflictos que se viven en las regiones que son múltiples y variados de acuerdo a las realidades territoriales.

    Una acertada implementación requiere compromiso de todas las instituciones estatales para adecuarse al enorme reto de la construcción de la paz.

    La esencia del acuerdo no consiste simplemente en que una organización haga dejación de armas, sino que la sociedad entera transite hacia un nuevo momento en el que la diferencias no se resuelvan a través del uso de la violencia en ningún caso y para esto la fuerza pública debe ser protagonista en su función de defensa de la población, nunca amenazándola y mucho menos disparando contra ella sus armas, las armas del Estado.

    Por eso no basta con solidarizarse, es necesario exigir que cesen las hostilidades y ataques a la población que por medio de la protesta manifiesta sus inquietudes y defiende sus derechos, según las cifras de las organizaciones de Derechos Humanos, en lo corrido de este año van 117 homicidios en contra de lideres, lideresas y defensores de Derechos Humanos, sumado a los 18 militantes de nuestro partido FARC asesinados y 11 de sus familiares.

    Definitivamente se requieren medidas urgentes y coherentes con las esperanza de Paz de la mayorías de nuestro país, respetar la integralidad de los acuerdos y con ellos avanzar en el camino de la reconciliación que no es otra cosa que un proceso de toda la sociedad unida en torno al mayor proyecto político que es: La Vida.

  • El patriarcado al desnudo: Tres feministas materialistas

    Las feministas Ochy Curiel y Jules Falquet pertenecen al Colectivo Brecha Lésbica, que, desde una visión internacionalista, busca las solidaridades políticas entre mujeres y lesbianas del mundo, con pensamiento y acción que enfrenta el sexismo, el racismo, el clasismo y la heterosexualidad obligatoria, crítica y radicalmente.

     

  • En Cuba no tenemos femicidios y eso es efecto de la Revolución

    Mariela Castro es hija del primer mandatario cubano Raúl Castro y es también la principal promotora de la sanción de una ley de matrimonio igualitario para la isla. Desde el Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba (CENESEX) que dirige hace 15 años impulsó una reforma en la ley de trabajo para quitar la “discriminación por orientación sexual” y fue responsable de una política efectiva para la prevención del VIH.

    En diálogo con Tiempo, Castro relató el proceso de cambio y precisó: “Hablamos de una ley de igualdad de oportunidades, porque la palabra matrimonio todavía genera muchas emociones.”

    ¿En qué consiste su modelo de educación sexual?

    La sexualidad estuvo desde siempre marcada por relaciones de poder y por ideas, leyes, doctrinas basadas en esas relaciones. No siempre ha estado claro cómo cambiar ese modelo, ahora por suerte lo está cada vez más. Nuestro enfoque de la educación sexual busca mostrar cómo se fue creando esa diferencia en detrimento de otras identidades de género y sexuales.

    ¿La categoría clase social sigue siendo el principio ordenador?

    No es la única, pero es clave. Porque no la pasa igual un hombre gay pobre, que uno rico; un transgénero migrante y uno blanco. En la formación que hacemos con activistas trabajamos esos entrecruzamientos y fomentamos la solidaridad. Por ejemplo, con los activistas LGBT trabajamos para que no centren en sí mismos, que no se sitúen como únicas víctimas, fomentamos que articule con otras causas justas y con toda la sociedad cubana. No tiene sentido aislarse, segregarse.

    La Revolución era muy conservadora en estos temas, ¿cómo lograron transformar ese rasgo?

    A mí me gusta hablar de este tema, no me resulta incómodo, al contrario, me permite explicar nuestro punto de vista y reconocer lo que hay que reconocer. Todo el mundo quería que la primera revolución de América Latina fuera perfecta. Pero no es posible. Los pueblos que quieran hacer revoluciones lo entenderán. No se puede saberlo todo, se cometen errores. Mi papá siempre me decía: “Fue un salto al abismo. Queríamos hacer justicia, pero no sabíamos cómo se hacía”.

    No sabíamos cómo gobernar revolucionariamente, porque no es lo mismo que ser revolucionario. Es una generación que ha hecho un gran esfuerzo, le merecemos un respeto que no podemos obviar. Porque lo nuevo y lo renovador cree que siempre tiene las mejores respuestas, pero las ideas biologicistas o patologizadoras también fueron vanguardia.

    leer mas----http://razonesdecuba.cubadebate.cu/series/derechos-humanos/en-cuba-no-tenemos-femicidios-y-eso-es-efecto-de-la-revolucion/

  • En memoria de mi Maestra

    En medio de lo que se puede llamar noche, es vista de lejos una fuerte luz que nace de una lámpara gigante en la calle, era esta una calle de la ciudad de Bogotá fundada alrededor de los años mil quinientos y que lentamente crecía generando procesos de transformación en cada una de sus calles, vías, e incluso plazas, aquellas que poco a poco se llenaban de habitantes que ocupaban lugares cualquiera y que pareciera incluso donde les diera la gana asentarse. Esto no era producto del azar, eran circunstancias arraigadas a la violencia política de los años cincuenta en todo el país. Esta ciudad albergaba entonces una gran cantidad de campesinos oriundos de regiones infinitas de Colombia; mujeres, hombres, niños y niñas, ancianos, perros y gatos, que llegaban con nuevos sueños e incluso memorias por plasmar en la realidad que les correspondía vivir justo en ese momento. Luego de lo que se conoce coloquialmente como Bogotazo, el desorden y las revueltas pero además las contestaciones ciudadanas no se hicieron esperar, lo que causaba además miles de micro luchas por así decirlo que aunque ya no su mayoría en el campo, si se encontraban en las ciudades, precisamente en Bogotá.

  • ESPECIAL: MUJERES REVOLUCIONARIAS Ofelia Uribe De Acosta, la voz insurgente

    “Yo comprendí muy bien que sin la agitación necesaria los decretos que favorecían a la mujer fácilmente podían convertirse en letra muerta”.

    Guiada por sus instintos y con una cabeza bien puesta, Ofelia Uribe de Acosta inició en su juventud una vida dedicada a la lucha por el voto, a la representación política, al acceso a la educación y a la independencia económica de las mujeres en Colombia.

    Nació con el siglo XX en Oiba, Santander, fue la hija mayor entre cinco varones y desde niña exigió que se la tratara de la misma manera. Hurgaba entre los libros de su hermano Tomás, el mayor de los hombres, las historias de La Pola, Manuela Beltrán, Olimpia de Gauges y la obra de Julio Verne.

    Aprendió de leyes ayudando a descongestionar el despacho de su esposo, Guillermo Acosta, juez de San Gil. Sin embargo, el conocimiento del derecho no le bastó, su llamado fue a la acción. “Yo comprendí muy bien que sin la agitación necesaria los decretos que favorecían a la mujer fácilmente podían convertirse en letra muerta”, resaltaba la necesidad de la representación política de las mujeres en una entrevista para El Magazín de El Espectador en 1986, que respondió con casi 90 años.

    Junto a Cleotilde García de Ucrós peleó en 1930 por la independencia económica de la mujer. Se enfrentaron a senadores y representantes a la Cámara que se oponían a la reforma Olaya Herrera, que pedía estudiar el régimen de capitulaciones matrimoniales, con argumentos paternalistas como el del representante Muñoz Obando: “las mujeres colombianas están empeñadas en quebrar el cristal que las ampara y defiende; no saben que si este proyecto llegara a ser ley, quedarían a merced de todos los negociantes inescrupulosos, que se apoderarían de su fortuna, que es el patrimonio de sus hijos. ¿Qué podrían hacer sin el esposo, gerente de la sociedad conyugal, que es la inteligencia y el brazo fuerte sobre el cual descansa el patrimonio familiar?”. A lo que Ofelia y demás mujeres le gritaban desde la barra “No queremos tutores...” y el orador proseguía enfurecido “Pero los tendrán con su voluntad o sin ella...”. Ganaron en 1932 la Ley 28 que otorgó a la mujer derecho sobre sus propios bienes, que hasta ese momento obligatoriamente estaban a disposición de su marido, su padre o cualquier otro hombre de la familia.

    Decía que fue bajo el mandato de Olaya Herrera cuando se dio “la liberación de los últimos esclavos colombianos: las mujeres”. Vivió para verlas votar y para decepcionarse de lo poco que pasó después de alcanzar el derecho. “A las mujeres les siguen, treinta años y más después del voto, regalando puesticos que ellas agradecen. Votan divididas en las diferentes corrientes ideológicas masculinas, cada una por un varón. Sirven para empacar o contar votos, para recoger fondos. (...) Nosotras conseguimos el voto con mucho esfuerzo, pero desde entonces no han surgido líderes capaces de aglutinarnos en un movimiento fuerte para formar un grupo de presión”, dijo para El Espectador.

    ver mas>>>>>https://www.elespectador.com/noticias/noticias-de-cultura/ofelia-uribe-de-acosta-la-voz-insurgente-articulo-722822

Más Blogs de Guerrilleras