Blogs

Diana Grajales Diana Grajales (4)
Rubín Morro Rubín Morro (6)
Sergio Marín Sergio Marín (3)
Pablo Atrato Pablo Atrato (4)
wenyiroad (0)
Viviana Hernández Viviana Hernández (15)
joomlaa215 (0)
salamon99 (0)
Yadira Suárez Yadira Suárez (4)
luz (7)
Manuela Marin Manuela Marin (9)
SecondAdmin (0)
Maryeli Ospina (0)
Isabela Sanroque Isabela Sanroque (7)
connors85 (0)
joomdefadmin (0)
articsix (0)
Victoria Sandino Palmera Victoria Sandino Palmera (31)
Alexandra Nariño Alexandra Nariño (4)
Yira Castro Yira Castro (5)
yolima (0)
Candelaria Viva Candelaria Viva (28)
Sonia González Sonia González (19)
clara (31)
mujerfarianad919 (0)
ihkvh3upb0 (0)
Lucas Carvajal Lucas Carvajal (5)
neo (0)
Natalie Mistral Natalie Mistral (19)
joomsv (0)

Salud Popular

  • La Visita mensual

    Miguel Ángel y Danna han comentado uno de nuestro artículos, “Síndrome premenstrual, ¿un mito? doy respuesta por medio de algunas anécdotas sobre el tema.

    Recuerdo cuando ingresé. Llegué de la ciudad, nunca había montado a caballo y quien me recibió en la carretera, con amabilidad, me invitó a subir a uno de sus queridos animales. Creí que era fácil. Y arrancamos por un camino lleno de huecos, barro y piedras grandes.

  • 9 series infantiles no sexistas para que tu hija decida quién quiere ser

    En un estudio de 2004, Gurian y Stevens concluían que si las niñas no estaban suficientemente interesadas en las matemáticas no se debía a una falta de capacidad, sino que es la sociedad quien hace que las niñas se sientan menos capacitadas y, por ello, se requieren estrategias educativas que estimulen y apoyen a las niñas en el aprendizaje de las ciencias. Quizás 'Peg + Gato' es un buen estímulo para comenzar.

    La serie está protagonizada por Peg, una simpática niña de gorro rojo que se dedica, capítulo tras capítulo, a resolver un problema matemático. Por si todavía no te resulta lo suficientemente simpática deberías saber que también tiene un gato y toca un ukelele. Los creadores de la serie pretenden despertar una curiosidad natural por los números y ayudar a los más pequeños a desarrollar sus habilidades y resolver problemas sencillos. Tener una protagonista femenina es todo un puntazo.

    Si lo que deseas es que tu pequeña empiece a interesarse por el mundo de la música, 'Saari es la serie que debería ver. De tan solo tres o cuatro minutos de duración, esta serie de cuatro amigos dispares (una niña, un pulpo, un búho hembra y un pajarito) transmite valores como la generosidad, la amistad, el compañerismo y el respeto a lo distinto a través de la música, un lenguaje universal. No solo eso, sino que una de las protagonistas, la niña, es un personaje tímido que a menudo habla a través de su muñeco-calcetín que tiene en la mano. https://www.buzzfeed.com/beatrizserranomolina/series-intantiles-feministas?bffblola&utm_term=.jpQXKjo9yK#.epbw1rXyq1

  • Adiós a la verdadera ‘Rosie, la remachadora’, icono de la mujer obrera

    Naomi Parker Fraley, que inspiró el famoso cartel de la Segunda Guerra Mundial, fallece a los 96 años

    Una mujer vestida con mono azul, tocada con un pañuelo rojo de lunares blancos, remangándose para mostrar músculo. Rosie la Remachadora (Rosie the Riveter) se ha convertido en un icono global, asociado a la mujer trabajadora y el feminismo, aunque nació en Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial como una ilustración para animar a las mujeres a cubrir en las fábricas a los hombres que habían marchado al frente. La verdadera Rosie, quien inspiró el cartel, se llamaba Naomi Parker Fraley y falleció el pasado sábado a los 96 años en en el Estado de Washington, según The New York Times.

    Otras mujeres se habían atribuido antes la identidad de la famosa obrera, pero seis años de investigación del académico James J. Kimble sirvieron para descubrir a Naomi, una camarera de California. Tercera de ocho hijos de un matrimonio de Tulsa (Oklahoma), nació en 1921. A los 20 años, tras el ataque a Pearl Harbour, se fue a trabajar a la estación Naval Aérea de Alameda junto a su hermana Ada, de 18.

    Kimble dijo en una entrevista al Times que la búsqueda de la verdadera Rosie comenzó en 2010 y se acabó convirtiendo en una obsesión. Durante el proceso acabó descartando a la que hasta entonces se había convertido en la Rosie más plausible, la ya difunta Geraldine Hoff Doyle, que en 1942 había trabajado en una planta de prensar de metal.

    ver mas---->>> https://elpais.com/internacional/2018/01/23/estados_unidos/1516662685_725483.html?id_externo_rsoc=TW_CM

  • Adiós a una compañera de lucha

    Hoy recordamos la historia de Isabel Moya, periodista cubana, feminista, revolucionaria. Su vida estuvo ligada a la revista Mujeres, medio de prensa creado a inicios de la Revolución cubana y que en todos sus años de publicación fue sumando voces feministas, abriendo espacios de crítica a la situación de las mujeres en Cuba y dialogando con la realidad de las mujeres en América Latina.

    Isabel Moya, en los años ochenta, comenzó a trabajar como periodista en Mujeres y aunque su trayectoria más reivindicada corresponde a una etapa posterior, ya como directora de la revista, sus primeros artículos ya mostraban un compromiso con la emancipación femenina en la Revolución cubana y daban un nuevo aire de crítica feminista a un medio de prensa que antes carecía de tal enfoque.

    Su batalla personal estuvo encaminada a la erradicación del sexismo en los medios de comunicación. La revista Mujeres fue su principal escenario, pero le preocupaba también la formación sobre la temática de la género de las nuevas generaciones de periodistas.

    Para las mujeres de las FARC tiene un valor especial. En los primeros pasos de la Delegación de Paz de La Habana, Isabel Moya nos regaló un taller sobre Género y medios de comunicación, que contribuyó al trabajo de la delegación y al de la página Mujer Fariana.

    Por eso, y por su lucha por lograr mayores niveles de equidad entre hombres y mujeres en Cuba, la recordamos como una compañera más. Esperamos que sus estudiantes sigan trabajando por ese ideal y estén dispuestas a apoyar los pasos de otras mujeres del mundo que sumen sus voces al feminismo.

    Al colectivo de la revista Mujeres les queda la gran responsabilidad de continuar el trabajo de Isabelita, como cariñosamente le decían. Confiamos en esas continuidades y esperamos compartir futuras experiencias.

  • Autoexamínate y conoce tu cuerpo

    El cáncer de mama es más fácil de tratar cuanto más temprano se descubra. Es por esta razón que muchos expertos recomiendan que todas las mujeres mayores de 20 años se realicen mensualmente un autoexamen de mamas para verificar la presencia de bultos (nódulos, masas, pelotitas) nuevos u otros cambios. Sin embargo, el autoexamen tiene limitaciones y NO es un substituto de los exámenes realizados por el médico regularmente ni de las mamografías (examen imagenológico).

  • Brasil. Raza, género y clase determinan acceso y permanencia estudiantil en las universidades

    Brasil de FatoPasados 14 años de la implementación de cuotas raciales en la Universidad de Brasilia (UnB), la primera en adoptar el sistema, las instituciones además tienen dificultades para entender las especificidades de los alumnos que ingresan por ese medio.Cuando ingresó en la carrera de Economía en la Pontificia Universidad Católica (PUC-Sao Paulo), por cuotas en 2012, Gabriela Mendes Chaves ya estaba acostumbrada a la triple jornada que desempeñaba. Incluso durante la secundaria, además de los estudios regulares, ella hacia un curso en la Facultad de Economía, Administración y Contabilidad de la Universidad de São Paulo (USP) los sábados y además trabajaba.

    Desde el comienzo de las clases, Gabriela percibió además que, el trabajo doméstico, una realidad para ella, no era común para los cerca de 40 hombres y nueve mujeres que eran sus colegas de aula: “Esa cuestión del trabajo doméstico y la triple jornada impregna siempre la vida. En el trabajo, en la facultad o en otros espacios hay una exigencia de que tengamos el mismo desempeño, teniendo responsabilidades y funciones diferentes”, dice al recordar que apenas ella y otro hombre eran negros en su clase.

    Pasados 14 años de la implementación de cuotas raciales en la Universidad de Brasilia (UnB), la primera en adoptar el sistema, las instituciones además tienen dificultades para entender las especificidades de los alumnos que ingresan por ese medio.

    Rose de Paula, estudiante de Políticas Públicas en la Universidad Federal de ABC (UFABC), ingresó en la institución por medio de cuotas. Ella afirma que muchos profesores además miran esa política como privilegio concedido a algunos estudiantes. Para ella, sin embargo, la medida es un “ajuste”, un “desagravio”, “como si fuera una indemnización simbólica de todo lo que nos fue quitado”, dice.A los 30 años y madre de dos hijos, Rose sólo tuvo oportunidad de entrar a la universidad después que surgieran las políticas inclusivas. Ella recuerda una ocasión en que discutió con uno de sus profesores durante un debate sobre cuotas. Rose cuestionó si había base de comparación entre la estructura ofrecida al profesor blanco y de clase media alta, con la que los negros obtuvieron a lo largo de la historia: “Mientras sus antepasados estaban construyendo un futuro mejor para él, los míos también estaban construyendo ese mismo futuro mejor para él, como esclavos y sin posibilidades de preparar de forma alguna el terreno para los suyos”.Esa diferencia histórica, explica Rose, hasta hoy divide oportunidades entre blancos y negros, pobres y ricos y hombres y mujeres.

    LEER MAS--- http://kaosenlared.net/brasil-raza-genero-y-clase-determinan-acceso-y-permanencia-estudiantil-en-las-universidades/

  • BRUJAS PARTERAS Y ENFERMERAS Una historia de sanadoras

    Ehrenreich y English analizan la enfermería desde la evolución de su ejercicio, y formulan varias etapas de los cuidados: la de las mujeres curanderas, la de las brujas, la de las comadronas, y la de las enfermeras. Plantean que la supresión de las mujeres trabajadoras de la salud y el surgimiento del dominio de los profesionales hombres, no fueron procesos “naturales”, resultantes automáticamente de los cambios en la ciencia médica. La supresión de las curanderas fue parte de un conflicto político, unido aconflictos más generales de clase y de sexo.

    Concluyen que la mujer no ha sido una circunstancia pasiva en la historia de la medicina. El presente sistema (el de la enfermera como auxiliar del médico), nació y se formó en la competencia desigual entre el hombre y la mujer curandera. El profesionalismo médico no es otra cosa que la institucionalización del monopolio de la clase alta masculina.En este sentido es un enfoque de la historia de la enfermería como historia de las mujeres.

    La represión atroz en el caso de la caza de brujas y la posterior subordinación de las mujeres en el sistema sanitario son una muestra de cómo los intereses económicos y políticos son capaces de desproveer de dignidad a las personas. A lo largo de la historia muchas mujeres han sido quemadas y torturadas. Unas por sus saberes y oficios femeninos y otras por protestar ante las penosas condiciones de trabajo a las que se han visto sometidas.

    LEER MAS AQUI ☞☛ http://porelpanyporlasrosas.weebly.com/libros-on-line/brujas-parteras-y-enfermeras-una-historia-de-sanadoras-ehrenreichenglish-pdf

  • Componer en zapoteco: el rap para conservar la lengua indígena

    Dulce Nadxielli crea historias musicales donde relaciona la violencia con su lengua materna

    JUCHITÁN, Oax.- “Para Gaanu De que Naa' Ru'nda Didxazá, Rusisaca' Xquiidxe Ne Ca Binizá... para que sepan que yo también te canto en zapoteco, hago valer mi tierra y también a los juchitecos”.... la chispa que demuestra al hacer música en el género rap no tiene calificativo, a través de las letras en zapoteco y castellano, la adolescente logra que su voz erice la piel de quién la escuche cantar.

    Dulce Nadxielli Escobar Ruiz de 16 años, es la primera mujer que canta rap en esta zona de Oaxaca y lo hace porque quiere que su lengua materna, el zapoteco, siga viva y sea un canto de paz y no violencia.

    En Juchitán no es común que las mujeres canten. Si lo hacen, la mayoría evoca boleros o cumbias, pero Dulce tiene una voz ronca, rasposa, ideal para rapear. Cuando lo hace, delante de jóvenes y niños que quieren ser como ella, piensa en tocar los corazones de sus espectadores para que, en vez de involucrarse con drogas y vicios ilegales, le apuesten a cantar.

    La mayor de cuatro hermanos, Dulce es originaria de la novena sección, una de las más abandonadas de Juchitán. Esos territorios donde la política social llega escasa comparado con los vientres pegados a las costillas por el hambre que llega con pobreza extrema. Aquí en Juchitán, las mujeres se casan a temprana edad, chicos y grandes consumen alcohol y se drogan al caer la tarde. Ella prefiere acercarse a ellos, cantar y rapear, componer canciones que reflejen el diario vivir.

    Dulce Nadxielli anhela que a través de su talento vocal, el rap pueda reivindicarse de los prejuicios que lo ubican como aliado de la drogadicción y la violencia. Por el contrario, para ella ha sido fantástico combinar la rima, la métrica, con su idioma, porque ha logrado que la escuchen, que le pongan atención a su significado.

    ¿Por qué rap?

    Dulce hace un movimiento rápido de ojos. “Porque quiero entender por qué hay tantos disgustos entre padres e hijos adolescentes, porque los hijos quieren irse de casa, porque violentan o asesinan a las mujeres, todo eso se puede cantar”.

    En las letras que compone, Dulce sumerge lo que sus abuelos le han contado de la juventud de antaño y lo relaciona con la actual, así como interpreta los rituales de su comunidad que son sus fiestas, describe la violencia que viven los jóvenes, las mujeres y su entorno social.

    LEER MAS>>>https://www.elsoldemexico.com.mx/cultura/componer-en-zapoteco-el-rap-para-conservar-la-lengua-indigena-1010532.html

  • Construyamos futuro

    Hagamos lo que haya que hacer para lograr la paz con justicia social, la democracia popular y la soberanía patria.

    De un tiempo acá se escucha con mayor fuerza que las mujeres se mueven en Colombia en diversos escenarios, encuentros, foros, congresos… en la búsqueda de visibilizarse, como ellas, sus visiones, sus propuestas y sus propias luchas. Además, por un futuro distinto; es la muestra de la activa participación de las féminas en la vida nacional. Las guerrilleras de las FARC-EP también participamos en estos importantes eventos y debates, por ejemplo, al exponer nuestra posición sobre algunos temas cruciales en la vida de las mujeres: el aborto, la participación política y la infancia en la guerra.

  • Cuídate y Cuida a los demás. Verrugas Genitales

    ¿Qué son las verrugas genitales?

    Las verrugas genitales y anales provienen de un virus denominado papiloma humano (VPH). El VPH es una enfermedad de transmisión sexual bastante común,  en América se habla de más de 7 millones de infecciones al año y sabrán ustedes que en nuestros países, los llamados “en vía de desarrollo” el número de afectados es importante y la aparición de estas va a depender de las acciones que emprendamos para evitarlas o perpetuarlas. Existen alrededor de 100 cepas o variedades de este virus. Algunas cepas se han asociado

  • Dirigente comunitaria Nelly Luna, ¿seguirá en la cárcel por “secuestro extorsión”?

    En el Palacio de Justicia de Florencia, se apelará ante el juez que lleva el caso, la medida de aseguramiento que le impusieron a la dirigente comunal Nelly Luna, a quien le están imputando cargos por “secuestro extorsivo” a raíz de los hechos de protesta social que se presentaron en la vereda Los Alpinos de La Montañita, Caquetá. Organizaciones sociales esperan una decisión favorable para la señora Luna para que pueda regresar a las labores de su finca en la zona rural de la Unión Peneya.

    A NELLY LUNA LA HACEN RESPONSABLE DEL “SECUESTRO” DE POR LO MENOS 14 POLICÍAS ANTINARCÓTICOS QUE LLEGARON A LA VEREDA LOS ALPINOS A ERRADICAR POR LA FUERZA LOS CULTIVOS DE COCA. ANTE ESO LA COMUNIDAD REALIZÓ PACÍFICAMENTE UN CERCO HUMANITARIO.

    Yuberney Oyola Luna, hijo de la dirigente campesina y comunitaria, habló en días pasados para Recpsur, sobre el estado en que se encuentra su mamá y se refirió a lo que sucedió con el cerco humanitario; además expresó que después de ocurrido el hecho pidieron a las autoridades que aclararan si estaban judicializando a los campesinos, pero no obtuvieron respuestas. Vea el siguiente enlace de Facebook

    https://www.facebook.com/recpsur/videos/1421803974523990/

    http://www.recpsur.com/caqueta/dirigente-comunitaria-nelly-luna-seguira-en-la-carcel-por-secuestro-extorsivo/

  • El ciclo menstrual: Un cuentico que debes leer

    El primer día de la menstruación, se inicia el ciclo menstrual. El intervalo promedio entre dos periodos es, por lo general de 28 días, sin embargo, el ciclo puede ser de 20 a 35 días, esto varía en cada mujer. Existen mujeres con un ciclo menstrual regular, es decir, que el intervalo entre dos períodos es constante. Sin embargo, también hay mujeres con un ciclo menstrual irregular, donde el intervalo tiende a variar cada mes.

  • ESPECIAL: MUJERES REVOLUCIONARIAS Ofelia Uribe De Acosta, la voz insurgente

    “Yo comprendí muy bien que sin la agitación necesaria los decretos que favorecían a la mujer fácilmente podían convertirse en letra muerta”.

    Guiada por sus instintos y con una cabeza bien puesta, Ofelia Uribe de Acosta inició en su juventud una vida dedicada a la lucha por el voto, a la representación política, al acceso a la educación y a la independencia económica de las mujeres en Colombia.

    Nació con el siglo XX en Oiba, Santander, fue la hija mayor entre cinco varones y desde niña exigió que se la tratara de la misma manera. Hurgaba entre los libros de su hermano Tomás, el mayor de los hombres, las historias de La Pola, Manuela Beltrán, Olimpia de Gauges y la obra de Julio Verne.

    Aprendió de leyes ayudando a descongestionar el despacho de su esposo, Guillermo Acosta, juez de San Gil. Sin embargo, el conocimiento del derecho no le bastó, su llamado fue a la acción. “Yo comprendí muy bien que sin la agitación necesaria los decretos que favorecían a la mujer fácilmente podían convertirse en letra muerta”, resaltaba la necesidad de la representación política de las mujeres en una entrevista para El Magazín de El Espectador en 1986, que respondió con casi 90 años.

    Junto a Cleotilde García de Ucrós peleó en 1930 por la independencia económica de la mujer. Se enfrentaron a senadores y representantes a la Cámara que se oponían a la reforma Olaya Herrera, que pedía estudiar el régimen de capitulaciones matrimoniales, con argumentos paternalistas como el del representante Muñoz Obando: “las mujeres colombianas están empeñadas en quebrar el cristal que las ampara y defiende; no saben que si este proyecto llegara a ser ley, quedarían a merced de todos los negociantes inescrupulosos, que se apoderarían de su fortuna, que es el patrimonio de sus hijos. ¿Qué podrían hacer sin el esposo, gerente de la sociedad conyugal, que es la inteligencia y el brazo fuerte sobre el cual descansa el patrimonio familiar?”. A lo que Ofelia y demás mujeres le gritaban desde la barra “No queremos tutores...” y el orador proseguía enfurecido “Pero los tendrán con su voluntad o sin ella...”. Ganaron en 1932 la Ley 28 que otorgó a la mujer derecho sobre sus propios bienes, que hasta ese momento obligatoriamente estaban a disposición de su marido, su padre o cualquier otro hombre de la familia.

    Decía que fue bajo el mandato de Olaya Herrera cuando se dio “la liberación de los últimos esclavos colombianos: las mujeres”. Vivió para verlas votar y para decepcionarse de lo poco que pasó después de alcanzar el derecho. “A las mujeres les siguen, treinta años y más después del voto, regalando puesticos que ellas agradecen. Votan divididas en las diferentes corrientes ideológicas masculinas, cada una por un varón. Sirven para empacar o contar votos, para recoger fondos. (...) Nosotras conseguimos el voto con mucho esfuerzo, pero desde entonces no han surgido líderes capaces de aglutinarnos en un movimiento fuerte para formar un grupo de presión”, dijo para El Espectador.

    ver mas>>>>>https://www.elespectador.com/noticias/noticias-de-cultura/ofelia-uribe-de-acosta-la-voz-insurgente-articulo-722822

  • FARIANAS INSISTIENDO EN LA PAZ

    Las Mujeres del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación Ariel Aldana en la Variante Tumaco, queremos hacer visible ante la dirección de nuestro partido FARC, ante la ONU como garante de la verificación del proceso de reincorporación y ante el Gobierno de Colombia y la comunidad en general, la preocupación e incertidumbre que las Farianas agrupadas en este espacio sentimos a raíz de los hechos de violencia que amenazan la implementación de la paz.

    En los últimos meses, hemos vivido con preocupación la ausencia de garantías para el ejercicio de la política y la seguridad física de nuestra comunidad exguerrillera, preocupación justificada en el asesinato de 36 camaradas y 13 familiares desde la firma de los acuerdos; sin aun tomar por parte del Estado, las medidas pertinentes para evitar el escalamiento de estos hechos que sin duda pueden terminar en un nuevo exterminio por razones políticas. A esto se suma, el asesinato de 140 líderes y lideresas sociales, en su mayoría en los territorios donde se vivió el conflicto con mayor algidez y donde la ausencia integral del Estado reina por su ausencia. Las amenazas, intimidaciones y agresiones contra las mujeres y hombres de nuestro partido son cada día una dificultad más que suma a las difíciles condiciones que vivimos a raíz de los incumplimientos del Gobierno para una reincorporación efectiva.

    En Tumaco, municipio del sur del litoral pacífico colombiano, espacio donde ejercemos nuestra actividad social, económica y política ha sido escogido como nuevo laboratorio de guerra: Los asesinatos selectivos en la zona, la lamentable masacre del cinco de octubre en el Alto Mira, donde más de una decena de campesinos fueron asesinados de manera vil, cobarde por parte del Estado, cuando se oponían a la erradicación forzada de los cultivos de coca –en franca violación de los acuerdos- y la continua violación a los derechos humanos en contra de loslíderes y lideresas de Tumaco son responsabilidad de la ausencia efectiva e integral del Estado en los escenarios donde los acuerdos deben ser implementados con urgencia. En contravía a una solución efectiva, Juan Manuel Santos en su última visita invisibiliza la masacre y responde con 7000 efectivos más, que solo agudizarán la compleja situación. Hace algunos años el poeta José Manuel Arango escribía: “Hay gentes que llegan pisando duro, que gritan y ordenan, que se sienten en este mundo como en su casa. Gentes que todo lo consideran suyo, que quiebran y arrancan, que ni siquiera agradecen el aire. Y no les duele un hueso, no dudan, ni sienten temor, van erguidos y hasta se tutean con la muerte”.

    Estos hechos, los incumplimientos del Gobierno, las agresiones físicas y verbales, y las amenazas directas de más de 11 grupos armados ilegales que apuntan contra cualquier actividad productiva y política de nuestro partido en el espacio territorial, han llevado al debilitamiento de los procesos que con tanto esfuerzo y dedicación veníamos construyendo con el más grande propósito de garantizar un mejor bienestar a nuestra gente y a las comunidades circundantes. El retroceso en estos procesos tiene origen principalmente, en que las circunstancias han obligado a que muchos de nosotros nos desplacemos a territorios seguros, incluso fuera del departamento, ya que la agresión se ha extendido a otros escenarios como en el municipio de Ricaurte, Cumbal y el resguardo indígena Tallambí, entre otros. Hemos sido testigos y denunciado, como lo hacen también innumerables comunidades organizadas, la guerra que, contra las personas del común, de a pie, tiene lugar en Tumaco.

    Las Mujeres del ETCR Ariel Aldana, nos hemos comprometido en poner al servicio de esas mayorías el conjunto del Acuerdo de Paz y sus programas, es por esto por lo que nos manifestamos y exigimos el derecho que tenemos a construir un nuevo país.

    QUE LA PAZ NO NOS CUESTE LA VIDA

  • Flor Romero, la escritora de las mujeres

    Una prominente escritora y periodista colombiana falleció ayer en Bogotá. Se trata de Flor Romero que entregó su vida a la promoción cultural y literaria del país, desde distintos frentes, pasó por la ficción, la historia y el periodismo, sin alejarse nunca de la realidad nacional.

    Luchó siempre por mantener vigente la identidad nacional a través del arraigo a las raíces precolombinas. Escribió infinidad de obras para niños, en las que narraba detalladamente y en forma de cuento las historias míticas como la de Bachué en Mitos, ritos y leyendas.

    Su primer cuento, Luna Verde, fue publicado en 1950 en el periódico El Tiempo. Luego, a mediados de los años 50 ingresó a El Espectador donde conoció a García Márquez y se ganó, por sus capacidades de escritura, una beca para estudiar en la Universidad Javeriana, con el apoyo de Gabriel Cano.

    Trabajó 18 años en el periódico de los Cano y se retiró para emprender uno de sus proyectos más ambiciosos, la creación de la revista Mujer de América. Que surgió justo en el tiempo del reconocimiento al voto femenino. Por eso Flor Romero buscó la defensa de la mujer desde la revista.

    Sus obras “siguen siendo una muestra de la perspicaz y objetiva observación, de una documentación detallada y de un análisis concienzudo de los fenómenos sociales que están transformando al país”, aseguró Bogdan Piotrowski en el prólogo a Mujeres inolvidables de Flor Romero.


    ver mas>>>https://www.msn.com/es-co/noticias/sociedad/flor-romero-la-escritora-de-las-mujeres/ar-BBJo7eH#image=BBqPSdi|2

  • La aurículoterapia: alternativa práctica, sencilla e inocua

    Esta terapia basada en la utilización del microsistema que representa la oreja (por su etimología griega, terapia: Curar, y Aurícula: oreja), es una sencilla rama de la acupuntura que consiste en la estimulación de puntos energéticos, comunicados con los canales por donde circula la energía, o meridianos, según la Teoría del Qí de la Medicina Tradicional China: conforme como las venas y las arterias transportan sangre, nutrientes, etc., los meridianos son los canales por donde es llevada a todo el cuerpo la energía.

  • LA IMPLEMENTACIÓN DE LOS ACUERDOS DE PAZ PERMITIRA LA PARIDAD POLÍTICA

    El movimiento social de Mujeres por décadas ha impulsado la participación política de las mujeres, bajo diferentes estrategias incluidas las normativas, pero con poca efectividad, la llegada en el 2016, de la firma del Acuerdo final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y duradera entre el Gobierno y la Fuerza Armada Revolucionaria Colombiana, le vuelve a entregar esperanzas y oportunidad al movimiento, de poder dirigir los destinos del país de manera paritaria con los hombres.

    La esperanza en la implementación de los Acuerdos, es fundamental porque estos, deben regirse por el reconocimiento de la igualdad y protección del pluralismo de la sociedad colombiana, sin ninguna discriminación. En la implementación se garantizarán las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva y se adoptarán medidas afirmativas en favor de grupos discriminados o marginados, teniendo en cuenta el enfoque territorial, diferencial y de género.

    Considerando que la participación ciudadana es el fundamento de todos los acuerdos que constituyen el Acuerdo Final y se encuentra ratificado en el Punto 2; el cual contiene el acuerdo sobre “Participación política: Apertura democrática para construir la paz”. Además, La construcción y consolidación de la paz, en el marco del fin del conflicto, requiere de una ampliación democrática que permita que surjan nuevas fuerzas en el escenario político para enriquecer el debate y la deliberación alrededor de los grandes problemas nacionales y, de esa manera, fortalecer el pluralismo y por tanto la representación de las diferentes visiones e intereses de la sociedad, con las debidas garantías para la participación y la inclusión política.

    En especial, la implementación del Acuerdo Final contribuirá a la ampliación y profundización de la democracia en cuanto implicará la dejación de las armas y la proscripción de la violencia como método de acción política para todas y todos los colombianos a fin de transitar a un escenario en el que impere la democracia, con garantías plenas para quienes participen en política, y de esa manera abrirá nuevos espacios para la participación (texto tomado del Acuerdo final).

    En relación a la participación de las mujeres en la toma de decisiones y el poder político, se ha logrado que Colombia, asuma mínimamente con los compromisos establecidos en la Plataforma de Acción de Beijing (1995), la CEDAW (Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, por sus siglas en inglés), adoptada en 1979 por la Asamblea General de Naciones Unidas, obliga a los Estados en su artículo 18, a eliminar la discriminación y avanzar hacia la igualdad en la vida política y pública.

    Según datos del Censo DANE 2005, el 51% de la población en Colombia, son mujeres; y de acuerdo a los datos entregados por la Registraduría Nacional, el 50% del potencial votante en este país, son mujeres. Así mismo, algunos estudios realizados por organismos internacionales, han demostrado que las bases de los partidos políticos están conformadas por mujeres, aunque la representación aún no alcanza los índices esperados.

    Es de resaltar, que Colombia desde que se conformó como república independiente en 1830 ha tenido procesos electorales, pero las mujeres solo empezaron a participar de ellos en 1957: ciento veintisiete (127) años después. Esos años de desventaja, sumados a todos los elementos culturales de un país en el que la cultura machista es predominante, más las condiciones de pobreza y vulnerabilidad a las que se ven desproporcionalmente enfrentadas las mujeres, generan unas condiciones de desigualdad con barreras visibles e invisibles, para la competencia de las mujeres por el poder, así lo evidenció el PNUD en el ranking de igualdad de Mujeres y Hombres en los partidos políticos realizado en 2013.

    En la reforma política en Colombia, de 2011, la Ley 1475 obliga a los partidos políticos a inscribir en sus listas para el Congreso, Concejos y Asambleas el 30% de mujeres, basados en la Ley de cuotas es el nombre que recibe la ley 581 de 2000 de Colombia, por medio de la cual se dispone que el 30 por ciento de los altos cargos públicos deben ser ejercidos por mujeres. El pasado 9 marzo de 2014, fue la primera vez que dicha ley se aplicó en el país para las elecciones de Congreso, lo que posiblemente generó un aumento significativo. Pese a este aumento, es de reiterar, que no es suficiente con que la Ley exija que el 30% de las personas inscritas en las listas sean mujeres, si a estas no se les brinda dentro de los partidos las mismas garantías que a los hombres. (tomado del Observatorio de Asuntos de Género (OAG) , boletín N° 18 de 2014).

    De hecho, en una investigación elaborada por la Misión de Observación Electoral (MOE), antes de estas elecciones, se encontró que la mitad de las candidatas al Senado no tenían presencia en medios de comunicación, lo que insinúa que los partidos no se han preocupado hasta el momento, por formar y apoyar a las candidatas sustantivamente en la consecución de una curul, sino por cumplir con un requisito de la ley.

    En la actualidad, el periodo (2014 – 2018), el panorama territorial, con relación a la participación de las mujeres, es el siguiente: las mujeres ocupan el 9,38% de las gobernaciones del país; y el 9.81% de las alcaldías; el 17.94% de las curules de las asambleas departamentales; y el 16.08% de los asientos de los concejos municipales. En Senado de la República 31.6% y Cámara de Representantes 29.5%.

    La firma del Acuerdo final permite colocar mayor interés por parte de las mujeres, en el poder político ya que medidas como las cuotas o la paridad

    tienden a subvertir el orden patriarcal. Ambos recursos, cuotas y paridad, tienden a abrir espacios para la participación política de las mujeres. Las cuotas son una estrategia temporal, pero con la paridad se pretende cambiar de manera radical el orden normativo de la sociedad.

    Revisando el aporte de la feminista Hubertine Auclerc en 1884; “la paridad, es una exigencia revolucionaria, porque ya no se trata de compartir, o de poner fin al monopolio del poder masculino: se trata de repartir el poder político entre hombres y mujeres, un nuevo tipo de reclamo: que las Asambleas estuviesen compuestas por tantos hombres como mujeres.” Llevado al contexto colombiano, es imperativo profundizar en las razones sociales y jurídicas en las que el modelo económico ha mantenido excluida a la mujer del poder político.

    Considerando que, la sociedad está compuesta en igualdad numérica por hombres y mujeres, es del todo razonable que así estén compuestas las instancias representativas del poder público. La paridad no es pretender que haya más mujeres en cargos electos para que representen mejor a las mujeres. La paridad es el equilibrio numérico o cuantitativo que garantiza el acceso a ciertos puestos electivos de hombres y mujeres por igual. Se trata de hacer coincidir la política con el mundo real.

    Por lo tanto, se puede decir que, la nueva democracia paritaria trata de buscar un orden social más justo e igualitario, a través de un modelo social - administrativo, que equilibre ecosistema, educación, economía, trabajo, familia y política. Entonces, la paridad es, en el fondo, una cuestión de justicia política y social.

    Por las anteriores razones, se afirma que la implementación del acuerdo Final de paz firmado entre el Gobierno y las FARC-EP permitirá la paridad política, convirtiendo a Colombia en uno de los primeros países latinoamericanos donde los destinos del país se discutirán y decidirán de manera paritaria entre hombres y mujeres, iniciando así una nueva era en la historia de Colombia.

    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  • La moda feminista.

    He escuchado ya en varios espacios tanto de amigas, como de compañeras militantes de diversos feminismos y luchas sociales y populares, afirmar con gusto o desaprobación que el feminismo es una moda o que no lo es. No obstante, sería interesante saber a qué nos referimos cuando usamos la expresión “el feminismo está de moda” o “el feminismo no es una moda”.

    El feminismo, puede ser definido de diferentes maneras. Hace poco en un ejercicio colectivo de indagar por recorridos personales y colectivos desde el feminismo, varias mujeres afirmaron que el feminismo fue un modo de ver el mundo que les cambió la vida. En su mayoría, estas mujeres se habían iniciado en el activismo o el pensamiento feminista, analizando su participación en el movimiento estudiantil, en asociaciones campesinas, en universidades, en colectivos callejeros de acción política, en los que se encontraron de frente con una situación de trato diferencial hacia las mujeres, y no estoy hablando aquí del reconocimiento de la discriminación histórica que han vivido las mujeres en tanto género a lo largo de la historia de las sociedades. Me di cuenta en dicho espacio, que las mujeres, a raíz de su condición de clase, étnico-racial, hábitat territorial y hasta por la edad, han sido tratadas de forma diferente. En palabras necias: han sido insivisibilizadas y excluidas a razón de su sexo biológico y de todos los estereotipos de género que existen en la sociedad, que particularmente en los movimientos sociales, toman la forma de una norma, de un canon que dice que las mujeres no deben hacer política y si la hacen, es como colaboradoras o subsidiarias de una especie de trabajo doméstico público no remunerado en el sistema político-mercantil de intercambio de ideas, debates y razón ilustrada, que favorece fundamentalmente la construcción social de lo masculino en este mundo occidentalizado.

    En otros escenarios más itinerantes, superfluos, donde las discusiones sobre feminismo emergen con espontaneidad, también se ha discutido sobre el lugar que ocupa hoy el feminismo en los movimientos sociales de transformación y emancipación. Muchas veces me vi involucrada, a toda conciencia en estas conversaciones emergentes, en el debate sobre si el feminismo es una moda y cómo eso nos afecta, nos gusta o nos disgusta actualmente. Efectivamente, hay un claro incremento de procesos de toma de conciencia feminista, procesos de subjetivación individual y colectiva de mujeres, y algunos hombres, sobre el qué hacer feminista y la confrontación con un régimen tan violento como lo es el patriarcado y sus expresiones prácticas: machismo, sexismo, misoginia y androcentrismo. He podido notar, en confrontación con algunas investigaciones académicas hechas, que las edades de este proceso de toma de conciencia en algunas mujeres urbanas, se ha reducido notablemente. Actualmente las mujeres en la ciudad conocen del feminismo entre los 20 y 24 años. Cosa que no pasaba décadas atrás, donde las mujeres colombianas que se iniciaron en el feminismo urbano lo hicieron superando la edad los 30 años. Sería interesante que existiera algún estudio o narración existencial, sobre procesos similares de toma de conciencia feminista entre mujeres no urbanas, sean estas campesinas, indígenas o afrodescendientes. Estaré muy contenta de saber qué cambios existen al respecto.

    No obstante, la afirmación sobre sí el feminismo es una moda o no, va mucho más allá de este tipo de análisis sobre procesos de subjetivación. Creo desde el corazón, que efectivamente hay un incremento de toma de conciencia y de colectividades de mujeres y diversidades sexuales con prácticas feministas, muy diversas por cierto. Hoy hablamos de feminismos que habían sido invisibilizados por la hegemonía blanca-europea, de sus ecos de fantasía a partir de la lucha sufragista y por la igualdad de derechos. Estos feminismos que amplían la crítica patriarcal a otros regímenes de dominación como el racismo y el capitalismo rompen otros paradigmas que no habían tenido en cuenta grandes teóricas y activistas que hoy tomamos por feministas que van desde Cristine de Pizán, pasando por Virginia Woolf, Olympia de Guges, hasta llegar a Simone De Bouvoir y todas las sufragistas en Europa y América. Al contrario, hoy leemos, investigamos y activamos a partir de los trabajos de Angela Davis, Bell Hooks, Gloria Anzaldúa y las teóricas decoloniales. Para el caso colombiano por ejemplo, no hablamos solamente de Manuela Saenz y Maria Cano, sino que también hablamos de Juana Julia Guzmán, Catalina Luango y Ana María Matamba, como referentes de emancipación.

    Me pregunto entonces, y espero que quienes lean este artículo lo logren hacer, es el feminismo una moda, o el desarrollo histórico de construcciones de saber no patriarcales, no racistas y no capitalistas que se abren paso a cada momento, frente a los embates propios de la producción de conocimiento en nuestra sociedad, y sobre todo, pese a las insivisbilizaciones que pueden hacerse incluso en los espacios democráticos y/o alternativos? ¿Queremos que haya más feminismo, más crítica, más producción de conocimiento y más activismos políticos reinventándose constantemente, o queremos dilapidar, posando la profundidad, objetividad o lo que es peor, reposando en un altar de verdad y autoridad auto-otorgada para señalar los caminos recorridos por los feminismos en búsqueda de una emancipación de las opresiones?

    Y sí, he aquí mi postura, no se puede escribir sin tomar partido, hay que decirlo. Actualmente, la expresión “es el feminismo una moda”, se me antoja, o mejor, se me parece a las situaciones enfrentadas con los organizados en grupos políticos de derecha, los fanáticos religiosos y demás obscenidades propias de nuestro tiempo, donde estos pretenden rebajar la sustancia rebelde y revolucionaria del feminismo, haciendo eco de los estereotipos del “hembrismo”, “las feminazis”, “las antihombres”, “las que dividen la lucha”, “las que no saben qué es lo realmente importante”, etc., etc., etc.

    Así que, si alguna vez sientes que el feminismo está de moda, pregúntate más bien, si no estás cayendo en los lugares comunes del sentido común, de aquellos que dicen “ser lesbiana está de moda y ahora hay mucho gay por la calle”.


  • La respuesta machista de un candidato estadounidense, que generó repudio

    Un candidato republicano al Senado de Estados Unidos causó hoy polémica tras hacerse públicas unas declaraciones en las que, al ser preguntado por los derechos de la mujer, explicó que lo que él quiere es que, cuando llegue a casa, la cena esté lista.

    “Quiero llegar a una casa en la que haya una cena casera a las seis cada noche”, dijo el conservador Courtland Sykes, que buscará ser senador republicano por Misuri, en una entrevista que publicó en su página de Facebook.

    Sykes, de 37 años, había sido preguntado sobre si estaba a favor de los derechos de las mujeres, a lo que respondió que su prometida le había dado “órdenes” para ser “favorable” a estos, pero que su “obediencia” conllevaba un “pequeño precio”: que cuando él arribe a casa, el plato esté sobre la mesa.

    El republicano también incidió en que espera que “algún día” sus hijas se conviertan en “amas de casa y mujeres de familia tradicionales”

    “No compro las definiciones locas del feminismo radical sobre ser mujer moderna y nunca lo hice”, continuó el que aspira a hacerse con un asiento en la Cámara Alta este año.

    Asimismo, el candidato conservador señaló que las feministas “se inventaron” el concepto “para adaptarlo a sus mentes asquerosas y llenas de serpientes”.

    Sykes expresó que no acepta la “feminización sin tregua de la campaña contra los hombres”, y argumentó que hombres y mujeres son diferentes, algo que no van a cambiar “un nido de mentecatos académicos de una tienda de fármacos, salvo en la vida de fantasía de aquellas personas confusas en el país de las maravillas”.

    ver mas -- http://www.elcolombiano.com/internacional/eeuu/polemica-por-declaracion-machista-de-candidato-al-senado-de-estados-unidos-courtland-sykes-NH8081708

  • La revista Time nombra 'Persona del año' a las mujeres que han ayudado a visibilizar el acoso sexual

    Pero todo eso está cambiando gracias a mujeres valientes que, en 2017, decidieron hablar y pedir a todas las que hubieran vivido un episodio así que también alzaran la voz. Todas ellas han sido nombradas ‘Persona del año’ por la prestigiosa revista Time, una elección que ha colocado en su portada a seis de las primeras mujeres que abrieron esa puerta que llevaba tantos años cerrada a cal y canto.

    La actriz Ashley Judd, una de las primeras en denunciar los abusos del poderoso productor de Hollywood Harvey Weinstein, la cantante Tylor Swift, que denunció verbal y legalmente al locutor de radio David Mueller por manosearla en una entrevista en 2013. También la ingeniera y ex empleada de Uber, Susan Fowler, que puso sobre la mesa las insinuaciones sexuales del director de la compañía a ella y a otras tantas compañeras, la lobista Adama Iwu, representante de 147 mujeres que trabajan en política en California y que contaron que todas habían sufrido acoso sexual por parte de jefes y compañeros durante años.  http://www.codigonuevo.com/la-revista-time-nombra-persona-del-ano-a-todas-las-mujeres-que-han-ayudado-a-visibilizar-el-acoso-sexual/

Más Blogs de Guerrilleras