Nos Gusta

http://cachivachemedia.cubava.cu/2016/07/13/las-muchas-mujeres-de-hayao-miyazaki/

Cinco meses antes del ataque japonés a Pearl Harbor, nació Hayao Miyazaki. Era el año 1941, y el archipiélago nipón se encontraba en plena guerra. Su salida victoriosa del conflicto bélico contra Rusia consolidó el orgullo nacional del –hasta entonces prácticamente– jamás derrotado ni ocupado país asiático, de manera que no parecía descabellada la idea de un ataque directo a la base estadounidense. La historia se encargaría de mitigar estos aires de omnipoderosa grandeza en la tierra del sol naciente.

Así pues, el pequeño Miyazaki creció en una patria pródiga de contrastes y contradicciones sociales: por una parte, Japón arrastraría la vergüenza de la derrota y la ocupación estadounidense y por otra, emprendía una lucha incesante por ocupar significativos predios en la era moderna. Japón se occidentalizaba, sin olvidar, no obstante, su milenaria cultura tradicional. Este fue el campo de cultivo idóneo para que el joven Hayao conformase su híbrido universo subjetivo, donde confluyen las maneras niponas y occidentales en sabia armonía.

La posguerra también fue un período de cambios que marcaron profundamente el carácter de quien se convertiría en uno de los más aclamados directores de cine japonés: mudanza familiar y grave enfermedad pulmonar de la madre. Durante más de nueve años estuvo internada en un hospital en las montañas, y su ausencia se hizo más que persistente, dolorosa. Miyazaki fue criado por un tío, dueño de una fábrica productora de piezas de aeronaves (quien inculcó en él el amor por los aviones y la aversión por la carrera universitaria que le obligó a cursar: Economía y Ciencias Políticas).

Share