Nos Gusta

Es innegable que la tortura existe en las cárceles de Colombia.

Las FARC-EP, en particular las mujeres guerrilleras, rechazamos lo sucedido con la interna Juli María Ibañez Henao y manifestamos nuestra solidaridad con todas las mujeres privadas de la libertad víctimas de la fascista política penitenciaria.

Este atropello, además de considerarse una flagrante violación a los derechos humanos, incumple leyes constitucionales al no aplicarse en el trato al personal privado de la libertad el Enfoque diferencial establecido en el artículo 3A del Código Penitenciario, ni el Respeto a la dignidad humana, el cual prohíbe toda forma de violencia síquica, física o moral contemplados dentro de la ley 65 de 1993 y reformados por la ley 1709 de 2014.

Nos preocupa la situación degradante en que sobreviven las prisioneras y prisioneros políticos, de guerra y sociales en las cárceles de Colombia. Unimos nuestra voz al clamor desesperado de quienes tras las rejas exigen justicia y respeto por sus derechos y dignidad humana, al mismo tiempo que reclamamos del Estado emprender las acciones pertinentes que pongan fin a la crisis humanitaria que se ha extendido a todas las cárceles del país. 

 

A continuación la denuncia tomada de la página http://www.movimientocarcelesaldesnudo.org/10-comunicados/371-internas-denuncian-torturas-y-agresion-sexual-en-cojam-jamundi-valle-del-cauca

El día de hoy 7 de enero de 2015, recibimos información por parte de la interna Doris Suarez, representante de DD.HH, patio 2A del Complejo Carcelario Jamundí (Valle del Cauca), en el cual se reporta, los actos de tortura perpetrados en contra de la interna JULI MARÍA IBAÑEZ HENAO, por parte de los Dragoneantes: FLOR BARONA, LISTRE OSSA, CINDY ROJAS, SANDRA CARTAGENA, JESSICA JOJOA, ANA ESTRADA y el Dgte. ORTEGA, y cuyo operativo estuvo a cargo de la Cabo DIANA MARÍN, el día 6 de enero del presente año.

Según la información proporcionada por la interna representante de DD.HH, la interna víctima de tortura fue esposada y conducida a la “esclusa”, para posteriormente recibir toda una serie de golpes y agresiones físicas y verbales, por parte de las guardianas anteriormente mencionadas.

Igualmente manifestaron las mujeres privadas de libertad en la denuncia, que la interna Juli Ibañez, fue objeto de violación, tanto por vía vaginal como anal.

Ante esta denuncia, el Movimiento Cárceles al Desnudo, levanta su voz de alerta y de protesta frente a los hechos perpetrados el día 6 de enero en el Cojam Jamundí, entendiendo como una clara violación tanto a los derechos humanos en cuanto al derecho a la vida, la integridad y la dignidad humana, cómo los derechos de la población carcelaria. En este sentido, le solicitamos a la dirección general del INPEC en cabeza del General Brigadier José Luis Ramírez Aragón, adelante las investigaciones pertinentes, aclare lo ocurrido en el COJAM JAMUNDÍ, y se apliquen los correctivos de rigor.

De igual manera, consideramos que es nuestro deber manifestar a la opinión pública, los presuntos hechos perpetrados en contra de la interna Juli Ibañez, como una forma de rechazo a la violación de los derechos de la población carcelaria, y la tortura, como una práctica que no puede tolerase ni pasarse por alto. Es por esto que hemos puesto de manera urgente en conocimiento de todos los organismos correspondientes.

Share