Nos Gusta

Las mujeres somos seres humanos de pleno derecho y no ciudadanos de segunda categoría y como tales exigimos lo que merecemos. Queremos respeto en el trabajo, en la calle, en nuestras casas, entre las esquinas de nuestras camas y también en la red. La vida online es vida real y nuestros cuerpos solo son sexuales cuando nosotras decidimos que así sean.

Tenemos que hablar de sexo y pornografía. Creo que ha llegado la hora de que tengamos esta conversación. Sé que conoces el vínculo con el placer y la diversión pero necesitamos hablar de las implicaciones que tienen la expresión de la sexualidad, las nuevas tecnologías y la violencia “online”.

¿Conoces el significado de palabras como consentimiento, intencionalidad, deseo, autonomía, iniciativa, reciprocidad, entusiasmo, acuerdo o respeto? Si no es así, quizá no estés listo para mantener relaciones sexuales con otras personas y tampoco para pretender sentar cátedra sobre sexualidad humana o pornografía (ostentando “titulitis” en hasta cuatro periódicos distintos) y con esa excusa relativizar una agresión perpetuando una vez más la cultura de la violación.

No te ofendas con la expresión, el término no es el problema pero sí lo es la realidad que retrata. La violencia sexual no involucra exclusivamente a un agresor y a una víctima, sino que existe un contexto en el cual se normalizan, justifican y perpetúan estas acciones. Así como hemos vivido las agresiones y el acoso sexual en los espacios públicos, en el trabajo y éstas se han justificado por las instituciones. Desde hace unos años también lo vivimos en la red. Las posibilidades que abren las nuevas tecnologías alteran tanto las prácticas culturales y sociales como la forma en que la cultura de la violación se manifiesta.
leer mas-- http://kaosenlared.net/sexo-y-nuevas-tecnologias/

Share