Nos Gusta

La campaña mediática contra el nuevo partido FARC muestra la bajeza con la que actúa el poder dominante en Colombia: no es solo el papel de los medios masivos de comunicación (propiedad del poder económico), también ejerce en su contra la clase política oligárquica y el gran capital, al final, tres grandes monstruos con una sola cabeza.

Ya no causa asombro las formas en que construyen imaginarios en torno a cada miembro del nuevo partido, que hoy día ya no son solo exguerrilleros o exguerrilleras, y más cuando hablan de la mujer al interior en lo que fueron sus filas, mostrándoles como abominables desalmados que violaban o cometían agravios contra sus propias compañeras, muy al estilo del ultraje al que está sometida la mujer en la sociedad en general: machismo, violencia sexual, minimización de su papel, asesinatos.

Solo basta con ir a cualquier zona donde están ubicados las y los miembros de la FARC en proceso de reincorporación para darse cuenta del papel que ocupa la mujer en una organización que se levantó en armas contra el Estado hace 53 años y que por su vocación de paz, las entrego para cambiarlas por unos acuerdos de paz que benefician a las mayorías de hombres y mujeres del común. Un papel determinante, en igualdad de condiciones que cualquier miembro de su organización, con responsabilidades de tipo político, organizativo, de género, cultural u otro que se realice en cada espacio, es lo que se vive en el día a día, erradicando ese machismo institucionalizado que nadie puede escapar hasta el momento, pues la reproducción de este ha sido durante siglos enteros.  https://acpacauca.com/2017/12/08/sobre-el-papel-de-la-mujer-en-las-farc-y-la-campana-mediatica-como-instrumento-de-guerra/

Share