Mujeres que hacen historia

Mujeres,féminas, guerreras, políticas, científicas, intelectuales, escritoras, pintoras, campesinas, obreras, amas de casa, trabajadoras independientes, empleadas, rebuscadoras; de todos los colores, indígenas, negras, blancas y la gran mayoría mezclas históricamente mezcladas; todas luchadoras, andariegas,… Desde el origen de la humanidad hay mujeres, la mitad de ella, y junto a la otra mitad, en el desarrollo y formación de la sociedad; hemos hecho historia.

En Santiago de Cuba, con su bien merecido honor de Ciudad Héroe, el 7 de abril de 1930 nace una de las más consecuentes labradoras y arquitectas de la revolución y el socialismo,  Vilma Espín Guillois. Su familia supo cultivar e inculcar  ejemplos de austeridad, sensibilidad humana y comprensión, amor al estudio, la lectura y la superación cultural. Desde joven se vinculó a actividades y acciones políticas revolucionarias estudiantiles, particularmente en contra de la dictadura de Fulgencio Batista instaurada en 1952.

Desde entonces entró a militar en las organizaciones fundadas contra la tiranía por el joven Frank País, entre ellas la Federación Estudiantil Universitaria Oriental, en la que ejerció una activa participación. Desde las filas de la Federación dio el salto hacia la Acción Nacional Revolucionaria, cuyos integrantes pasaron finalmente a las filas del Movimiento 26 de Julio.

Vilma abrió las puertas de su casa para proteger a los compañeros asaltantes del cuartel Moncada, perseguidos por las tropas del régimen opresor y criminal. Ya en los preparativos de la nueva etapa de lucha, y luego de concluir un curso de postgrado en Estados Unidos, por orientaciones de la Dirección del Movimiento, hizo escala en México para entrevistarse con Fidel, recibir sus instrucciones y mensajes para los combatientes que se hallaban en la clandestinidad en Cuba.

Bajo las órdenes directas de Frank participó en el alzamiento armado de Santiago de Cuba el 30 de noviembre de 1956, en apoyo a los expedicionarios del Granma.

En momentos difíciles de la guerrilla dirigida por el comandante Fidel Castro, en febrero de 1957 marchó al encuentro de ésta, en compañía de Frank País, Faustino Pérez y otros miembros de la Dirección Nacional del Movimiento 26 de Julio para coordinar el apoyo desde el llano. Guió al periodista del New York Times, Herbert Matthews a entrevistar al líder de la guerrilla comandante Fidel Castro, cuya publicación echaría por tierra la propaganda batistiana basada en su supuesta muerte.

Integrante de la Dirección Nacional del Movimiento 26 de Julio, poco antes de ser asesinado Frank País fue nombrada por él, Coordinadora Provincial de la organización clandestina en Oriente, labor que desempeñó hasta que ante el acecho y la persecución constantes, se incorporó al Ejército Rebelde en junio de 1958, convirtiéndose en la legendaria guerrillera del II Frente Oriental Frank País y eficaz coordinadora del movimiento clandestino de Oriente con el Frente.

Al triunfo de la Revolución en 1959, inmersa en distintas tareas, encabezó la unificación de las organizaciones femeninas y la constitución de la Federación de Mujeres Cubanas. Formó una pareja con el comandante Raúl Castro y tuvieron 4 hijos; compartieron hasta el día de su muerte.

Integró el Comité Central del Partido Comunista de Cuba desde su fundación en 1965, condición en que fue ratificada en todos sus Congresos. En 1980, en ocasión del Segundo Congreso del Partido, resultó elegida miembro suplente del Buró Político, y en el Tercero fue promovida a integrante activa de esa instancia de dirección, responsabilidad que desempeñó hasta 1991. Fue Diputada a la Asamblea Nacional desde su primera legislatura y componente del Consejo de Estado desde su constitución.

Presidió desde su creación la Comisión Nacional de Prevención y Atención Social, y la Comisión de la Niñez, la Juventud y la igualdad de derechos de la Mujer, de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Transformar mentalidades, modificar costumbres y educar, fueron razones de ser de su vida. Su nombre estará vinculado a las más significativas conquistas de la mujer cubana en la Revolución y a las más relevantes luchadoras por la emancipación de la mujer y la Resistencia  contra el imperialismo, en la Isla, Latinoamérica y el mundo.

Recibió múltiples condecoraciones, títulos y órdenes nacionales e internacionales, entre las que se destaca el título honorífico de Heroína de la República de Cuba, Heroína de la Clandestinidad y Combatiente Destacada del Ejército Rebelde e incansable luchadora por la emancipación de la mujer y la defensa de los derechos de la niñez.

El agravamiento de una enfermedad que la aquejaba desde hacía algún tiempo la llevó a su desaparición física el 18 de junio de 2007 en La Habana. Sus restos descansan en el Mausoleo del Segundo Frente Oriental Frank País. ¡Honor y gloria a su memoria!

Share