Mujeres que hacen historia

Mujeres,féminas, guerreras, políticas, científicas, intelectuales, escritoras, pintoras, campesinas, obreras, amas de casa, trabajadoras independientes, empleadas, rebuscadoras; de todos los colores, indígenas, negras, blancas y la gran mayoría mezclas históricamente mezcladas; todas luchadoras, andariegas,… Desde el origen de la humanidad hay mujeres, la mitad de ella, y junto a la otra mitad, en el desarrollo y formación de la sociedad; hemos hecho historia.

"Por la libertad de mi pueblo he renunciado a todo. No veré florecer a mis hijos.

"Micaela Bastidas Puyucahua

“Zamba” nació el 23 de junio de en 1744 en Tamburco, provincia de Abancay, región Apurímac, en la sierra sur del Perú. Sus padres fueron el afroperuano Manuel Bastidas y la indígena Josefa Puyucahua. Su esposo José Gabriel Condorcaqui, Tupac Amaru II era un cacique y arriero prospero, sin embargo ella se comprometió  junto a él, como luchadora contra la tiranía española, tuvieron tres hijos.

En ese entonces no era fácil dar instrucción a una mujer. A las de los sectores más acomodados sólo se les enseñaba canto y baile porque eran las encargadas de amenizar las veladas. A pesar de ello, Micaela, aprendió a leer y escribir, cosa que no era común en la época ni en Europa ni en América.

Cuando finaliza la década de 1780,  las quejas de los indígenas cuzqueños contra los españoles se acrecentaban. El descontento era cada día mayor, la población sufrida y explotada, clamaba contra los tributos y prestaciones obligatorias de trabajo que imponían los españoles (obrajes, repartimientos, servicios, la mita en el lejano asiento minero de Potosí) y contra los abusos de los corregidores.

Esta situación provocó en Micaela y Tupac, el propósito de liberar a su pueblo, y luego de agotar las vías pacíficas,  emprendieron el liderazgo de la insurrección, inspirados en el pensamiento libertario, por la igualdad y la justicia, en defensa de indígenas, esclavos, criollos y mestizos, orientados hacía la independencia de su territorio de la corona de Española.? El 4 de noviembre de 1780, fecha en que inicio la sublevación de los rebeldes, después del apresamiento del Corregidor Arriaga y su ajusticiamiento, Micaela reunió los ejércitos y redacto proclamas. En la batalla de Sangarará mostró su fiereza revolucionaria. Compartió ideales y los avatares de la lucha junto a su pueblo.

Fue una mujer de armas tomar en la gran rebelión anti colonial, se convirtió en la principal asesora de su esposo, el Inca Tupac, líder de la sublevación, junto al Concejo de los cinco, también asumió la dirección de abastecimiento de armas y aprovisionamiento de alimentos para las tropas rebeldes. Ayudó en el gobierno de los cacicazgos de Surimana, Pampamarca y Tungasuca.

En las cartas escritas a su esposo durante la guerra, denota claramente  su entrega a la causa emancipadora contra el yugo español, En una de sus epístolas  Micaela dice a Tupac: “Chepe mío, estás perdiendo el tiempo; hasta cuándo me vas a llenar de pesadumbres; por qué te equivocas, o por qué no marchas al Cuzco […] Bastantes advertencias te di para que inmediatamente fueras al Cuzco, pero hasta ahora has dado todas a la barata, dándoles tiempo para que se prevengan, como lo han hecho poniendo cañones en el cerro Picchio y otras tramoyas tan peligrosas que ya no eres sujeto de darles avance”. Tal como planteaba Micaela, en su sentida carta, no atacar de inmediato fue un grave error porque los españoles tuvieron tiempo de pertrecharse y de recibir refuerzos.

Cuando la sublevación fracasó los realistas fueron en su búsqueda y lograron capturar a Micaela, Tupac e Hipólito, el hijo de ambos. También apresaron a otros seguidores de la causa libertaria. Luego de un juicio sumarísimo fueron sentenciados a muerte.  ? Ella fue torturada brutalmente, intentaron cortarle la lengua pero opuso tal resistencia que la sometieron al garrote, luego fue estrangulada en la Plaza de Armas del Cusco el 28 de mayo de 1781. Los cuerpos fueron descuartizados y arrastrados.

A los 36 años de edad, culmino la existencia de Micaela Bastidas Puyucahua, heroína de la lucha por la independencia.

Share