Mujeres que hacen historia

Mujeres,féminas, guerreras, políticas, científicas, intelectuales, escritoras, pintoras, campesinas, obreras, amas de casa, trabajadoras independientes, empleadas, rebuscadoras; de todos los colores, indígenas, negras, blancas y la gran mayoría mezclas históricamente mezcladas; todas luchadoras, andariegas,… Desde el origen de la humanidad hay mujeres, la mitad de ella, y junto a la otra mitad, en el desarrollo y formación de la sociedad; hemos hecho historia.

Nela fue un verdadero ejemplo para las mujeres revolucionarias de Nuestra América: durante sus 88 años se mantuvo siempre en el bando de quienes luchan por el cambio y la independencia de los pueblos.

Nació en la provincia de Cañar, República del Ecuador, en 1912. Era hija de una familia de grandes hacendados conservadores, junto a la cual creció en las mayores comodidades. Recibió una estricta educación religiosa en el Colegio del Sagrado Corazón de Cuenca, siendo estudiante abnegada, aunque no pudo recibir el título de bachiller pues éste era exclusivo para los hombres.

Desde joven mantuvo intereses literarios y periodísticos. Viviendo en el ambiente feudal de Cañar, conoció de primera mano las contradicciones del campo ecuatoriano lo que la llevó a solidarizarse con las luchas de las comunidades campesinas e indígenas. Integrante y animadora de los primeros círculos socialistas de debate literario y cultural en la región, abandonó los lujos de su familia y se vinculó laboralmente como profesora en Ambato. A partir de allí, se mantendría en las filas del pueblo trabajador combativo.

En Ambato se vinculó al núcleo comunista local, siendo la primera mujer en ingresar al Partido Comunista del Ecuador - PCE en aquella región. Participó de la vida huelguística de la ciudad, y empezó a destacarse como cronista y periodista militante.

En 1938 fue fundadora y organizadora de la Alianza Femenina Ecuatoriana - AFE, recorriendo todo el país en esta actividad. En ese mismo año, visitó Bogotá y coadyuvó en la fundación de la Alianza Femenina Colombiana.

La actividad antifascista consumió su actividad diaria durante el periodo del Frente Popular. Fue editora del periódico nacional progresista “Antinazi”.

Nela fue una activista revolucionaria connotada: participó de huelgas, tomas de tierras, debates ideológicos y de una intensa labor periodística. Como militante comprometida, participó de la fundación y consolidación de organizaciones como la Confederación de Trabajadores del Ecuador (CTE), el Frente Popular, la Alianza Femenina Ecuatoriana, la Unión Revolucionaria de las Mujeres Ecuatorianas (URME) y la Federación Ecuatoriana de Indios. A nivel latinoamericano, fue fundadora del Frente Continental contra la Intervención de los Estados Unidos.

En la Revolución Gloriosa de mayo de 1944, Nela desempeñó un papel relevante. Dirigió la toma del palacio gubernamental en Quito y fue jefa de gobierno de facto del Ecuador durante pocos días, siendo la tercera mandataria de este país después de Manuela Sáenz, “La Libertadora del Libertador” y de Marieta de Vieintimilla, “La Generalita”. Durante su corto mandato, Nela dictaminó la libertad de los prisioneros políticos e intentó llevar adelante un programa revolucionario. Sin embargo la traición de Velasco Ibarra frustró los alcances de la Gloriosa y Nela, por fuera de los círculos de poder, continuó su compromiso militante en las filas revolucionarias.

En 1945 Martínez fue la primera mujer ecuatoriana en resultar electa diputada nacional y, al tiempo, la primera ecuatoriana integrante de la dirección de un partido político: el congreso del PCE la eligió a su Comité Central junto a la otra gran heroína del comunismo ecuatoriano: la indígena Dolores Cacuango.

Para 1946 se destacó en la lucha magisterial, organizando a las profesoras despedidas injustamente. Participó en el encuentro latinoamericano de mujeres en Guatemala, país donde realizó también labores internacionalistas: fue asesora en la fundación y organización del Partido Comunista del país maya.

En 1963, ante el golpe militar, encabezó la movilización ciudadana por la democracia y coadyuvó en la búsqueda de la unidad de las organizaciones revolucionarias.

Se destacó en las labores de solidaridad con Cuba socialista. Fundó el Instituto Cultural José Martí de Quito y la Coordinadora de Solidaridad con Cuba. En 1973 el Consejo de Estado de la República de Cuba le otorgó la Orden Ana Betancourt.

Siempre marxista, bolivariana y martiana, expresó sus diferencias con la dirección del PCE sin abandonar jamás las toldas revolucionarias. Constante enemiga del dogmatismo, reivindicó siempre la obra de Mariátegui y la vigencia del pensamiento nuestro americano.

Vivió sus últimos años en Cuba, desde donde se opuso al Plan Colombia y se solidarizó con la reconstrucción del Partido Comunista del Ecuador y con la Revolución Bolivariana en Venezuela. Con su pluma incansable, mantuvo en alto las banderas de la unidad popular y del socialismo como única alternativa para los pueblos de Nuestra América.

Falleció el 30 de julio de 2004 en La Habana, siendo enterrada en el Panteón de los Mártires del Cementerio de Colón de la capital cubana.

Artículos de Nela en Red Voltaire: http://www.voltairenet.org/auteur120501.html?lang=es

Share

A propósito de la Columnista

Lucas Carvajal

Lucas Carvajal

guerrillero del Bloque Alfonso Cano, integrante de la delegación de paz de las FARC-EP desde Mayo 2013.