Taty AlmeidaEn 1979 junto a su yerno se acercó por primera vez a la Plaza de Mayo luego de haber escuchado hablar sobre las Madres. Decidió acercarse un jueves a las tres de la tarde, allí preguntó por la casa de las Madres. Unos días después fue a las oficinas que funcionaban en la calle Uruguay junto a su hija. No solo se encontró entonces con otras madres sino que se enfrentó a una pared llena de fotos, reflejo del espanto de lo que se estaba viviendo en el país y de las políticas de exterminio, torturas y desaparición que se estaban llevando a cabo en los últimos años. De ese día recuerda Tati que se le acercó María Adela Carpi Antocolez y le dijo que allí no se preguntaba quién era cada una sino quién le faltaba. Así se encontró con otras dos madres cuyos hijos habían desaparecido en el año 75, Esther Sánchez y Nelly Stagnaro.
Share

A propósito de la Columnista

clara