Olga Benario, detenida por los alemanes y en febrero de 1942, antes de cumplir sus 34 años de edad fue cremada en una cámara de gas nazis del campo de exterminio de Bernburg.
Nació en el 12 de febrero de 1908, en Baviera. A los quince años, en Múnich, ingresa a la Liga Juvenil Comunista de Alemania en 1923.

Olga trabajaba codo a codo con Otto Braun comunista experimentado, los dos se destacaron en las luchas callejeras contra las milicias nazis, pero son detenidos. A ella la liberan pero a Braun lo acusado de "traición a la patria". Ella, dirigió el asalto a la prisión de Moabit  en 1928 donde se encontraba Braun, y partieron juntos la Unión Soviética.

Se destacó en las diversas actividades revolucionarias que asumió y en medio del trabajo conoció a Luís Carlos Prestes con quien además de compartir su vida personal trabajó como luchadora internacionalista.

Al momento de su detención estaba embarazada. Da a luz a su hija Anita en la prisión nazi de Mujeres, de Bressinimstrasse. Luego de terminada la lactancia, con 14 meses, y por las presiones de la solidaridad internacional, la entrega a su abuela paterna, Leocadia Prestes.

En la última carta que Olga le escribió a Carlos Prestes y a su hija, dice: “He luchado por lo justo, por lo bueno y por lo mejor del mundo… Quiero que me entiendan bien: prepararme para la muerte no significa que me rinda, sino saber hacerle frente cuando llegue”.

Share