Algunas lecturas recomendadas

El libro Movimientos de mujeres y lucha feminista en América Latina y el Caribe, de la venezolana Magdalena Valdivieso es una compilación de nueve trabajos realizados por distintas personas y que componen dos grandes ejes temáticos: uno que hace referencia a cuerpo, sexualidad y reproducción, y otro que habla de derechos y ejercicio político, en el contexto de nuestro continente.

Es parte de un esfuerzo por visibilizar la producción feminista latinoamericana que analiza problemáticas específicas de la región y que sigue estando subordinada a las miradas del feminismo europeo y estadounidense.

Dentro del primer bloque temático se encuentra el trabajo Movimiento feminista en disputa: controversia entre discursos nacionales y prácticas regionales acerca del tema de la prostitución en Brasil de la brasileña Aline Godois de Castro Tavares.

La autora aborda la polémica entre el feminismo contemporáneo frente a la prostitución, en el contexto de Brasil. Las posiciones entre el feminismo hegemónico, que habla de la abolición de la prostitución y grupos feministas de menor alcance organizativo muestran que no hay una única visión feminista. Para la autora esto permite el enriquecimiento de las lecturas sobre cuerpo y sexualidad y ha permitido la apertura a políticas públicas en favor de la regularización de la prostitución en Brasil.

Luego se encuentra el trabajo de la argentina Jésica Báez: Políticas educativas, jóvenes y sexualidades en América Latina y el Caribe. Las luchas feministas en la construcción de la agenda pública sobre educación sexual, que analiza las políticas educativas y las legislaciones en tormo a la sexualidad hacia la juventud en varios países del continente, resaltando los aportes de las luchas feministas a la construcción de una agenda pública sobre educación sexual. Muestra que hay una serie de medidas que se han ido asumiendo por los diferentes estados en cuanto a derechos sexuales y reproductivos, matrimonio igualitario, diversidad sexual, visibilización de la trata de personas, entre otros, logrando que se amplíen las miradas sociales frente a la sexualidad.

Sin embargo, la autora aclara que falta recorrido para obtener plenamente la autonomía física de la mujer y un entorno libre de violencia. En esto tienen mucho que ver las instituciones y principales órganos de poder, como la Iglesia Católica, por ejemplo, que hacen llegar la educación sexual al entorno juvenil, pero no como una nueva concepción, sino en contra solamente del embarazo adolescente y del SIDA, banalizando la discusión frente a estos problemas y dejando por fuera otros importantes.

A continuación, Discursos pastorales, políticas públicas y respuestas feministas: reflexiones en torno a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en el Perú, de Martin Jaime enlaza su temática con el trabajo de Jésica Báez, pues analiza las políticas públicas frente a la salud sexual y reproductiva de las mujeres y las estrategias de empoderamiento y resistencia feminista en Perú.

Su trabajo está atravesado por un prisma particular: el debate todavía vigente entre Iglesia y Estado, en una sociedad que, como otras en América Latina, no es totalmente laica.

Desde México, Lázaro Chávez trae: Una nueva generación, el movimiento tapatío lésbico-feminista, entre polifonía moral y la transformación política de la intimidad, donde caracteriza la situación de las mujeres lesbianas y feministas en una sociedad conservadora y católica como la de Guadalajara, Jalisco, poniendo en consonancia el género, la identidad sexual y la clase social, como elementos básicos para analizar la discriminación y estigmatización de las que son sujeto.

El autor aboga por la legalización del matrimonio igualitario como estrategia para ampliar los patrones de familia naturalizados en Jalisco y en México en general y que es una de las principales causas de señalización para este movimiento de mujeres y que provoca cifras de violencia alarmantes.

Ya en el segundo bloque temático se encuentra A la calle con la cacerola. El encuentro entre la izquierda y el feminismo en los ochenta, un trabajo de la uruguaya Ana Laura De Giorgi. Habla del movimiento que en la década de los ochenta cuestionó los espacios público y privado, y cómo este movimiento se articuló con la izquierda a partir de la movilización de un importante sector de mujeres que pertenecían a la izquierda política, resignificando el ser de izquierda y el feminismo local. Profundiza en las contradicciones entre marxismo y feminismo en Uruguay.

La ecuatoriana Roxana Viruez en Mujeres guarayas trastocando imaginarios rescata las luchas de las mujeres indígenas en la comunidad guaraya de Cururú, en Santa Cruz, Bolivia, frente a desigualdad de género y el acceso a la justicia indígena ante la violencia intrafamiliar, cuestionando el encubrimiento que se hace a estas problemáticas con el discurso del “respeto a lo tradicional” o “lo privado”. Esto, según la autora, ha llevado a las mujeres guarayas a apoyarse en la justicia occidental, generando relaciones de iterlegalidad. Aunque estas mujeres no se consideran feministas para la autora se enmarcan en los feminismos poscoloniales.

Movimiento de Mujeres, Estado, Política y Poder: Lecturas Feministas en la Política de Género en la Venezuela Bolivariana es un trabajo de Anais López y que estudia la política de género impulsada por la Revolución Bolivariana y, tras quince años de proceso, hace balance de los logros alcanzados y de lo que falta por construir.

La autora señala como un elemento fundamental para la evolución del movimiento feminista venezolano la posibilidad real de que las mujeres venezolanas participaran activa y directamente en la concepción y puesta en práctica de la política pública de género, así como el alcance a varios derechos negados históricamente, ambas cosas enmarcadas en las transformaciones de toda la sociedad venezolana.

El trabajo de la boliviana Mireya Sánchez: Ser “Bartolina” en tiempos de cambio. Procesos de construcción identitaria de la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia “Bartolina Sisa” en el Estado Plurinacional, rescata la historia de la Confederación, como la organización más destacada y protagonista principal en la fundación del Estado Plurinacional de Bolivia.

Según Magdalena Valdivieso: “El trabajo profundiza en el análisis de la identidad colectiva de las bartolinas, a partir del reconocimiento de su mundo simbólico y cultural.”

Finalmente, la cubana Teresa Díaz Canals en Palabras que definen: Cuba y el feminismo nuestroamericano, hace un recorrido por diferentes teóricas feministas del continente y el contexto cubano actual. Propone el cambio de actitudes y esquemas presentes en las complejidades cubanas, señalando además el posible aporte de las mujeres en los momentos de cambio que vive la sociedad cubana de hoy.

Todos estos trabajos componen parte de la producción feminista latinoamericana y caribeña. Permiten complejizar los análisis frente a realidades tan diversas y propuestas concretas para eliminar la desigualdad entre hombres y mujeres.

Share