Cuentos, Crónicas y poesía

Para T.Z
para decirlo también con Marx
“todo lo solido se desvanece en el aire”

Ante la sosegada calma
de la costumbre
polvorienta, sepia, pacata...

ante el juego de mascaras

que la buena moral impone...

ante el pudor sonrojante
acaecidos tras deseos enunciados...

ante el juego de luces
y de velos que confunden
y marean...

Bienvenidos los torbellinos

que sople el estremecedor aire
de la mujer libre militando su
sexualidad

que derrumbe tabúes
y anquilosados mandatos
del deber ser tras su paso

para que el sentir sea fuente de libertad,
frente a la prisión edificada
desde la religión heredada,
que construya equilibrios desde la plenitud
en busca de placeres
colectivos o colectivizados

para que vuelen,
cometa al viento,
la multitud de abigarrados sentimientos
entretejidos en los consecutivos compartires
en el transcurrir del tiempo;
y frenen
 la tal vez inconsciente
intensión obsesiva
 de “controlar variables”
 a partir del frío calculo
probabilístico.

Para que, en el plano de lo que llaman amor,
las certezas duren lo que un dibujo en la arena
cerca a las olas del mar,
obligándonos a reconstruir
día a día
momento a momento,
lo que queremos.

Bienaventurados los torbellinos
que arrasarán con lo viejo
y cimentarán el porvenir

Share