Cuentos, Crónicas y poesía

Mis ilusiones se asieron firmes en el tiempo
a veces crecieron las desesperanzas
pero el amor se insurreccionó ante la mordaza
hasta que al fin, bajaste a nutrir mis emociones
y liberar las fragancias más hermosas
De la piel, de la boca y de la rosa.

De la piel,
¡ah tu piel! deslizándose en mi boca
rumor electrizante de sudores
humedeciendo lúbricos mis labios.

Toda tu piel sobre mi piel ardiente
Ahora solo es un recuerdo explosionado
Invocación para que las caricias retornen a la tierra
a espantar la soledad en las heladas noches

De la boca,
todo su ardor de guerrillera hecho dulzura
sorbo exultante y excitación protuberante.
Toda la boca fue el instante de un gemido
reventando el candor de susurrar
Si andaban desenfrenadas las caricias.

¡ah tu boca! Toda,
dejo musical de montaña y fonética concupiscente
fulminante del furor incontenible
abrevadero del cosmos succionante

De la rosa: ¡Ah la rosa!
toda tu rosa fragante enfebrecida
corola de espasmos rebeldes e infinitos
horizonte de néctar voluptuoso
liberando todos los sentidos.

Ternura y humedad de pliegues obstinados  
despejado pistilo de amor y terciopelo
¡ah tu rosa! Tu rosa en la boca.
¡ah! insurrecto colibrí extasiado en la rosa.

Share