Cuentos, Crónicas y poesía

Creativ@s

A Violeta: Voy respondiendo...

Me genero mucha alegría ver tu artículo preguntando y de cierto modo, preguntándonos. Muchas veces las personas no se atreven a indagar o debatir y censuran un tema porque no les llama la atención; pero cuestionar sí que es un ejercicio revolucionario y que construye a quien pregunta y por supuesto, a quien responde.

Poemas III

Tuya

Quiero ver que te quieres, que te miras al espejo y sonríes, que eres más tuya que de nadie.

Te quiero así, porque sólo así haces feliz a quien te rodea.

(Anónimo)

Poemas II

Soy Lilith

La que no es costilla de nadie

A la que no le interesa la promesa del paraíso eterno y construye su propio cielo.

Soy Innana La Diosa semilla Vencedora en el inflamando La justa y la vengativa El amor y la lucha.

Poemas I

Rotundamente negra

Me niego rotundamente a negar mi voz, mi sangre y mi piel.

Nació una molestosa

Me la encontré en un oscuro salón de universidad. Yo en mis ansias de hacer, ella en sus ansias de continuar. La felicidad que me inspiro encontrarla no tiene dimensiones. La vi como siempre morada y mirando fijo a los ojos.

Brujas somos las mujeres

Brujas somos las mujeres
Pero nosotras,
nosotras,
somos brujas guerrilleras.
Somos mujeres luchadoras
somos libres y protectoras.

Torbellinos

Para T.Z
para decirlo también con Marx
“todo lo solido se desvanece en el aire”

Ante la sosegada calma
de la costumbre
polvorienta, sepia, pacata...

ante el juego de mascaras

Las comandantes

1979
 Granada

A la espalda, un abismo. Por delante y a los costados, el pueblo armado acometiendo. El cuartel La Pólvora, en la ciudad de Granada, último ...

Pequeña entre las pequeñas

Fui siempre pequeña entre las pequeñas, no tenía la “estatura” para coger, salir y tomar ciertas decisiones, pero a mi alrededor habían otras pequeñas y pequeños, de hecho, todos en mi familia éramos así. Las pequeñas cocíamos, planchábamos, cocinábamos, cuidábamos de los hijos de los gigantes, a ellos había siempre que agradecerles que pudiéramos hacer todo eso.  Por otro lado los hombres pequeños tenían que trabajar todo el día bajo el ardiente sol, arar la tierra, recoger el café, y a veces hacían el trabajo de un animal de carga.  Los gigantes les vociferaban palabras de

Nos pillaron (II)

Pero los interrogadores son personas, también se equivocan. Con Ofelia cometieron dos errores que resolvieron el problema. El primero, el interrogador de Heidi le dijo que “Maruja ya estaba contando cosas del 8 frente” así que era mejor que ella también colaborara. Así Ofelia se enteró de la historia de su amiga.

Cambió de nombre y de frente. Astuta la muchacha, no se contrariaría en las historias. El segundo error fue que el teniente escribió “Hofelia” y ella

Nos pillaron (I)

— ¡Estoy embarazada! ¿Qué voy a hacer? —dijo Heidi, muy asustada, a Ofelia, su amiga e integrante del Estado Mayor del Frente.

El susto no era infundado. El comandante del Frente, Marino, dos días antes, había hablado en la asamblea del Frente en tono muy enérgico sobre el tema.

— ¡No vamos a permitir más embarazos en este frente! Además, es una determinación del Estado Mayor Central. ¡Las parejas que no se cuiden