farianas,

  • El tiempo entre costuras

    La escritora Española María Dueñas se dio a conocer en 2009 con su obra El tiempo entre costuras . Muchas personas se han enamorado de la historia de Sira Quiroga, que avanza entre los mapas, la memoria y la nostalgia, transportándonos a los enclaves coloniales del norte de Africa, el Madrid Pro Aleman de la pots guerra y a una Lisboa llena de espías y refugiados.

     

  • El tráfico de mujeres: notas sobre la “economía política” del sexo

    Este ensayo, escrito por la antropóloga estadounidense Gayle Rubin, a decir de la feminista Maitena Monroy:

    “...Trata de descubrir los mecanismos histórico-sociales por los que el género y la heterosexualidad obligatoria son producidos, y las mujeres son relegadas a una posición secundaria en las relaciones humanas.

  • En Cuba no tenemos femicidios y eso es efecto de la Revolución

    Mariela Castro es hija del primer mandatario cubano Raúl Castro y es también la principal promotora de la sanción de una ley de matrimonio igualitario para la isla. Desde el Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba (CENESEX) que dirige hace 15 años impulsó una reforma en la ley de trabajo para quitar la “discriminación por orientación sexual” y fue responsable de una política efectiva para la prevención del VIH.

    En diálogo con Tiempo, Castro relató el proceso de cambio y precisó: “Hablamos de una ley de igualdad de oportunidades, porque la palabra matrimonio todavía genera muchas emociones.”

    ¿En qué consiste su modelo de educación sexual?

    La sexualidad estuvo desde siempre marcada por relaciones de poder y por ideas, leyes, doctrinas basadas en esas relaciones. No siempre ha estado claro cómo cambiar ese modelo, ahora por suerte lo está cada vez más. Nuestro enfoque de la educación sexual busca mostrar cómo se fue creando esa diferencia en detrimento de otras identidades de género y sexuales.

    ¿La categoría clase social sigue siendo el principio ordenador?

    No es la única, pero es clave. Porque no la pasa igual un hombre gay pobre, que uno rico; un transgénero migrante y uno blanco. En la formación que hacemos con activistas trabajamos esos entrecruzamientos y fomentamos la solidaridad. Por ejemplo, con los activistas LGBT trabajamos para que no centren en sí mismos, que no se sitúen como únicas víctimas, fomentamos que articule con otras causas justas y con toda la sociedad cubana. No tiene sentido aislarse, segregarse.

    La Revolución era muy conservadora en estos temas, ¿cómo lograron transformar ese rasgo?

    A mí me gusta hablar de este tema, no me resulta incómodo, al contrario, me permite explicar nuestro punto de vista y reconocer lo que hay que reconocer. Todo el mundo quería que la primera revolución de América Latina fuera perfecta. Pero no es posible. Los pueblos que quieran hacer revoluciones lo entenderán. No se puede saberlo todo, se cometen errores. Mi papá siempre me decía: “Fue un salto al abismo. Queríamos hacer justicia, pero no sabíamos cómo se hacía”.

    No sabíamos cómo gobernar revolucionariamente, porque no es lo mismo que ser revolucionario. Es una generación que ha hecho un gran esfuerzo, le merecemos un respeto que no podemos obviar. Porque lo nuevo y lo renovador cree que siempre tiene las mejores respuestas, pero las ideas biologicistas o patologizadoras también fueron vanguardia.

    leer mas----http://razonesdecuba.cubadebate.cu/series/derechos-humanos/en-cuba-no-tenemos-femicidios-y-eso-es-efecto-de-la-revolucion/

  • En memoria de mi Maestra

    En medio de lo que se puede llamar noche, es vista de lejos una fuerte luz que nace de una lámpara gigante en la calle, era esta una calle de la ciudad de Bogotá fundada alrededor de los años mil quinientos y que lentamente crecía generando procesos de transformación en cada una de sus calles, vías, e incluso plazas, aquellas que poco a poco se llenaban de habitantes que ocupaban lugares cualquiera y que pareciera incluso donde les diera la gana asentarse. Esto no era producto del azar, eran circunstancias arraigadas a la violencia política de los años cincuenta en todo el país. Esta ciudad albergaba entonces una gran cantidad de campesinos oriundos de regiones infinitas de Colombia; mujeres, hombres, niños y niñas, ancianos, perros y gatos, que llegaban con nuevos sueños e incluso memorias por plasmar en la realidad que les correspondía vivir justo en ese momento. Luego de lo que se conoce coloquialmente como Bogotazo, el desorden y las revueltas pero además las contestaciones ciudadanas no se hicieron esperar, lo que causaba además miles de micro luchas por así decirlo que aunque ya no su mayoría en el campo, si se encontraban en las ciudades, precisamente en Bogotá.

  • ENFOQUE DE GÉNERO NO SE NEGOCIA

    “El presidente no puede negociar algo que existe por derecho fundamental en la constitución, Santos debe mantenerse porque el enfoque de género esta integrado a todo el bloque de constitucional colombiana y por lo tanto esta integrado al acuerdo pactado con la guerrilla de las FARC-EP" afirmó Bernal.

    Por otro lado, Víctoria Sandino, miembro de la delegación de paz de la Habana, expresó que no están dispuestos a retroceder frente al enfoque de género que pretende velar por los derechos de las mujeres y la comunidad LGTB, que son más de la mitad de la población del país. Argumento que se podría generar una pedagogía más amplia de lo que es el enfoque de género pero no excluirlo. Lea también "Incorporación del Enfoque de Género: un hecho histórico que ningún proceso de paz ha logrado"

    LEER MAS AQUI--->>  http://www.contagioradio.com/enfoque-de-genero-no-se-negocia-articulo-30666/

  • Enfoque son Derechos

    Enfoque de Género, protección social y equidad para todas.

  • Entre espejos y cóndores a 60 años del voto femenino en Colombia

    Lo que han hecho las organizaciones de mujeres, su capacidad para trabajar en silencio y hacer que los derechos sean realmente humanos, son historias que nos debemos como latinoamericanos y que deberíamos contarle más a nuestros niños y niñas. Comencé a aprender de historia y de política cuando las turbulencias de la operación Cóndor apenas se aplacaban, dejando a su paso países marcados por la sangre, el dolor, la muerte y las desapariciones, épocas que dejaron abiertas grandes heridas que apenas hoy podemos empezar a sanar, y donde la historia tiene versiones que debemos escuchar. De aquellos aprendizajes recuerdo con fervor los emotivos movimientos en los que las mujeres se hicieron públicas y políticas, movidas por el amor y la necesidad de recuperar a los seres queridos que habían desaparecido o habían sido asesinados en medio de tanta guerra. Siguiendo sus caminos encuentro que lo público siempre ha sido para las mujeres una lucha, una en la que siempre han estado aunque su voz y su voto no siempre hayan sido escuchados, pues se asumía que lo público es masculino y lo privado –la casa, la intimidad y el silencio–, femenino.

    María de la Cruz Toledo

    fundadora del segundo partido feminista de Chile, creado para luchar por el derecho al voto de las mujeres en este país, decía a viva voz en su manifiesto: “nosotras no somos ni de derecha ni de izquierda. Los hombres se dividen por las ideas, nosotras nos uniremos por el sentimiento”. Este sentimiento siempre estuvo ligado a un cambio social profundo.

    La exclusión, fue una de las ideas base de los estados hasta muy entrado el siglo XX en América Latina; las mujeres, los indígenas, las clases proletarias, los iletrados, los negros, todo aquél que se saliera del esquema heredado por los europeos, cuyas ideas conquistaron mucho más que nuestras tierras, estaría por fuera de lo público, y la lucha de las mujeres abarcaría no sólo un sexo, sino más bien a esa mayoría de la sociedad que no era reconocido por los estados.

    Luchas silenciosas y hechas a gritos, luchas públicas y privadas, luchas perdidas y ganadas, pequeñas luchas que han hecho grandes cambios, grandes mujeres que se han silenciado en la historia.

    Eva Perón. Argentina

    Alicia Moreau de Justo nació en Londres, pero a los cinco años llegó a Argentina. Fue médica y política, destacada por sus ideas socialistas y feministas. Adelantó importantes causas de protección de los derechos a las mujeres al fundar en 1918 la Unión Feminista Nacional, y en 1932 elaboró un proyecto de ley que establecía el sufragio femenino, aunque esta idea solo se concretaría en 1947 con la llegada de Eva Perón.

    Tras promulgar la ley, el 23 de septiembre de 1947, el presidente Perón le entregó el documento a Eva, quien celebró el acontecimiento con un histórico discurso transmitido por la cadena nacional argentina de la época. La inolvidable y polémica Eva Duarte de Perón genera hoy tantas dudas como certezas, pues algunos dudan del papel que jugó en el derecho al voto femenino, pero sabemos también que siempre se expresó públicamente a favor de los derechos de las mujeres y que fue una de las promotoras del proyecto de ley que presentó el peronismo antes de permitir a las mujeres este derecho.

    En 1951 la imagen de Duarte de Perón votando por primera vez desde su cama simbolizaría para la eternidad el papel que jugó Evita en la obtención del voto femenino.

    Se dice que la primera vez fue en Uruguay, pero hay otra primera vez, en silencio... una historia que tuvo lugar en Santander, Colombia, pero esa es otra historia.

  • Entrevista de Farianas a Maryeli Ospina Guerrillera de las FARC-EP

    Mujer Fariana entrevistó a Maryeli Ospina, guerrillera de las FARC-EP quien a su paso por la Delegación de Paz, nos cuenta de las motivaciones que la llevaron a la lucha y los retos que ha afrontado como mujer, joven, revolucionaria, madre y lideresa.

  • Entrevista a María Teresa Ruiz, la primera mujer que preside la Academia Chilena de Ciencias

    La Historia es Nuestra: Premiada astrónoma revela historias de niños, mujeres y ciencia

  • Es perspectiva, no ideología de género

    Genero14NMi respuesta para aquellos que dicen que el Acuerdo de la Habana incorporó la "ideología de género".

  • ESPECIAL: MUJERES REVOLUCIONARIAS Ofelia Uribe De Acosta, la voz insurgente

    “Yo comprendí muy bien que sin la agitación necesaria los decretos que favorecían a la mujer fácilmente podían convertirse en letra muerta”.

    Guiada por sus instintos y con una cabeza bien puesta, Ofelia Uribe de Acosta inició en su juventud una vida dedicada a la lucha por el voto, a la representación política, al acceso a la educación y a la independencia económica de las mujeres en Colombia.

    Nació con el siglo XX en Oiba, Santander, fue la hija mayor entre cinco varones y desde niña exigió que se la tratara de la misma manera. Hurgaba entre los libros de su hermano Tomás, el mayor de los hombres, las historias de La Pola, Manuela Beltrán, Olimpia de Gauges y la obra de Julio Verne.

    Aprendió de leyes ayudando a descongestionar el despacho de su esposo, Guillermo Acosta, juez de San Gil. Sin embargo, el conocimiento del derecho no le bastó, su llamado fue a la acción. “Yo comprendí muy bien que sin la agitación necesaria los decretos que favorecían a la mujer fácilmente podían convertirse en letra muerta”, resaltaba la necesidad de la representación política de las mujeres en una entrevista para El Magazín de El Espectador en 1986, que respondió con casi 90 años.

    Junto a Cleotilde García de Ucrós peleó en 1930 por la independencia económica de la mujer. Se enfrentaron a senadores y representantes a la Cámara que se oponían a la reforma Olaya Herrera, que pedía estudiar el régimen de capitulaciones matrimoniales, con argumentos paternalistas como el del representante Muñoz Obando: “las mujeres colombianas están empeñadas en quebrar el cristal que las ampara y defiende; no saben que si este proyecto llegara a ser ley, quedarían a merced de todos los negociantes inescrupulosos, que se apoderarían de su fortuna, que es el patrimonio de sus hijos. ¿Qué podrían hacer sin el esposo, gerente de la sociedad conyugal, que es la inteligencia y el brazo fuerte sobre el cual descansa el patrimonio familiar?”. A lo que Ofelia y demás mujeres le gritaban desde la barra “No queremos tutores...” y el orador proseguía enfurecido “Pero los tendrán con su voluntad o sin ella...”. Ganaron en 1932 la Ley 28 que otorgó a la mujer derecho sobre sus propios bienes, que hasta ese momento obligatoriamente estaban a disposición de su marido, su padre o cualquier otro hombre de la familia.

    Decía que fue bajo el mandato de Olaya Herrera cuando se dio “la liberación de los últimos esclavos colombianos: las mujeres”. Vivió para verlas votar y para decepcionarse de lo poco que pasó después de alcanzar el derecho. “A las mujeres les siguen, treinta años y más después del voto, regalando puesticos que ellas agradecen. Votan divididas en las diferentes corrientes ideológicas masculinas, cada una por un varón. Sirven para empacar o contar votos, para recoger fondos. (...) Nosotras conseguimos el voto con mucho esfuerzo, pero desde entonces no han surgido líderes capaces de aglutinarnos en un movimiento fuerte para formar un grupo de presión”, dijo para El Espectador.

    ver mas>>>>>https://www.elespectador.com/noticias/noticias-de-cultura/ofelia-uribe-de-acosta-la-voz-insurgente-articulo-722822

  • Esta es mi historia

    4X3A8458Mi nombre es Daniela Sánchez, soy del Boque Magdalena Medio del 33 Frente e ingresé a las filas de las FARC –EP a finales del año 1998.

  • Esther Díaz Llanillo, una mujer para no olvidar

     La narradora, bibliotecóloga y ensayista cubana Esther Díaz Llanillo, nació en La Habana el 2 de diciembre de 1934.

  • Fabiana Vallejos rompiendo estereotipos

    Fabiana Vallejos, una argentina que juega al futbol femenino de manera profesional. Un ambiente teñido de machismo y discriminación hacia las mujeres.

    “Nunca voy a entender por qué hay tanta discriminación con las mujeres que juegan al fútbol, si nacimos con la misma pasión” (dijo Fabiana en una entrevista)

    Fabiana es una de las pocas mujeres en Argentina, de las miles que juegan al fútbol, que tuvo su pase a un equipo de Europa: el Granada de España. Nació el 30 de junio de 1985 y hasta agosto de 2016 jugaba en Boca Juniors, donde estuvo gran parte de su carrera y cosechó varios títulos.

    Fabiana empezó a jugar a los 7 años con los varones, cuando su papá la invitó a participar en un entrenamiento porque faltaba alguien para hacer un partido. Y a partir de ahí entro en el equipo, y competía con chicos. Se decidió por el fútbol porque fue el deporte que la atrapó desde un principio, desde siempre le gusto jugar con los chicos y disfrutaba mucho estar dentro de una cancha con amigos.

    Actualmente Fabiana esta trabajando en los equipos infantiles femeninos del club de granada, también trabajó un largo tiempo en argentina. Mientras entrena, en su mente está la esperanza de que en unos años crezca, y que las chicas que juegan se puedan dedicar plenamente a este deporte. Sería un sueño poder lograr eso, tanto para ella como para las chicas que luchan día a día en esta disciplina deportiva.

    Dice Fabiana: Hoy en día el fútbol femenino se convirtió en un deporte masivo y cada vez más mujeres lo practican. Lo importante también es que en los clubes haya más categorías, para que así todas puedan participar de un torneo de AFA.

    El ámbito del fútbol femenino es machista, y creo que a veces, encontraras algunas personas que piensan de esa manera, antes había muchos estereotipos negativos hacia la mujer.

    Pero a medida que el deporte va tomando más protagonismo, las personas que te conocen y están dentro del ambiente te apoyan y saben del esfuerzo y la dedicación que pones.

    Aún mucha gente considera el fútbol como un deporte de hombres, pero hoy por hoy -en todo el mundo, no sólo en Argentina-, hay mujeres que juegan el mismo fútbol, que comprenden el mismo fútbol, que se destacan y tienen las mismas virtudes que otros jugadores hombres. Sin embargo, todavía tienes que hacer mucho sacrificio para que valoren tu esfuerzo.

  • FARC propondrá en el Congreso reformar la Ley de Mujer Rural

    Para la candidata Victoria Sandino hay una gran preocupación en la desigualdad que hay en la relación entre el campo y la ciudad en Colombia, “particularmente las múltiples desigualdades que viven las mujeres campesinas y pueblos étnicos”.

    Victoria Sandino, candidata al Senado por el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), presentó una las propuestas de la agenda legislativa que tiene este partido político para el beneficio de las mujeres que viven en el campo colombiano.

    Para Sandino hay una gran preocupación en la desigualdad que hay en la relación entre el campo y la ciudad en Colombia, “particularmente las múltiples desigualdades que viven las mujeres campesinas y pueblos étnicos”. A partir de estas circunstancias deciden impulsar la reforma e implementación de la Ley de Mujer Rural.

    Hasta el momento en Colombia existe la ley 731 de 2002 “por la cual se dictan normas para favorecer a las...

    LEER MAS---http://prensarural.org/spip/spip.php?article22717

  • Fariana y futbolera

    No cabe duda que poco a poco la sociedad ha ido cambiando los estereotipos definidos artificialmente para hombres y mujeres. No cabe duda que el futbol ha dejado de ser un deporte en el que participen solamente hombres para abrirse cada vez más a que las mujeres puedan tener sueños propios y esfuerzos dedicados a ingresar al mundo del, por muchos considerado, “deporte masculino”.

  • Farianas Amantes de la Paz

    El 7 de septiembre del año 2014, fue instalada la SubComisión de Género de la Mesa de Conversaciones de La Habana, hoy Mujer Fariana festeja la existencia y resultado de este importante aporte para La Paz de Colombia, que ha dado vida, voz y esperanza a los sentires y anhelos de las mujeres y sus organizaciones, compartimos nuestro entusiasmo por la Nueva Colombia que hoy se vislumbra y nuestro compromiso con La Paz y La Reconciliación.

  • Farianas del Frente 36

    Hoy queremos compartirles este video que nos hacen llegar las guerrilleras del Frente 36 del Bloque Efraín Guzmán, a quienes queremos expresarles nuestra gratitud por hacer suyos estos acuerdos que la Subcomisión de Género de las FARC-EP han luchado en representación de todas y cada una de la combatientes farianas. Gracias camaradas, adelante, ¡Venceremos!
  • FARIANAS INSISTIENDO EN LA PAZ

    Las Mujeres del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación Ariel Aldana en la Variante Tumaco, queremos hacer visible ante la dirección de nuestro partido FARC, ante la ONU como garante de la verificación del proceso de reincorporación y ante el Gobierno de Colombia y la comunidad en general, la preocupación e incertidumbre que las Farianas agrupadas en este espacio sentimos a raíz de los hechos de violencia que amenazan la implementación de la paz.

    En los últimos meses, hemos vivido con preocupación la ausencia de garantías para el ejercicio de la política y la seguridad física de nuestra comunidad exguerrillera, preocupación justificada en el asesinato de 36 camaradas y 13 familiares desde la firma de los acuerdos; sin aun tomar por parte del Estado, las medidas pertinentes para evitar el escalamiento de estos hechos que sin duda pueden terminar en un nuevo exterminio por razones políticas. A esto se suma, el asesinato de 140 líderes y lideresas sociales, en su mayoría en los territorios donde se vivió el conflicto con mayor algidez y donde la ausencia integral del Estado reina por su ausencia. Las amenazas, intimidaciones y agresiones contra las mujeres y hombres de nuestro partido son cada día una dificultad más que suma a las difíciles condiciones que vivimos a raíz de los incumplimientos del Gobierno para una reincorporación efectiva.

    En Tumaco, municipio del sur del litoral pacífico colombiano, espacio donde ejercemos nuestra actividad social, económica y política ha sido escogido como nuevo laboratorio de guerra: Los asesinatos selectivos en la zona, la lamentable masacre del cinco de octubre en el Alto Mira, donde más de una decena de campesinos fueron asesinados de manera vil, cobarde por parte del Estado, cuando se oponían a la erradicación forzada de los cultivos de coca –en franca violación de los acuerdos- y la continua violación a los derechos humanos en contra de loslíderes y lideresas de Tumaco son responsabilidad de la ausencia efectiva e integral del Estado en los escenarios donde los acuerdos deben ser implementados con urgencia. En contravía a una solución efectiva, Juan Manuel Santos en su última visita invisibiliza la masacre y responde con 7000 efectivos más, que solo agudizarán la compleja situación. Hace algunos años el poeta José Manuel Arango escribía: “Hay gentes que llegan pisando duro, que gritan y ordenan, que se sienten en este mundo como en su casa. Gentes que todo lo consideran suyo, que quiebran y arrancan, que ni siquiera agradecen el aire. Y no les duele un hueso, no dudan, ni sienten temor, van erguidos y hasta se tutean con la muerte”.

    Estos hechos, los incumplimientos del Gobierno, las agresiones físicas y verbales, y las amenazas directas de más de 11 grupos armados ilegales que apuntan contra cualquier actividad productiva y política de nuestro partido en el espacio territorial, han llevado al debilitamiento de los procesos que con tanto esfuerzo y dedicación veníamos construyendo con el más grande propósito de garantizar un mejor bienestar a nuestra gente y a las comunidades circundantes. El retroceso en estos procesos tiene origen principalmente, en que las circunstancias han obligado a que muchos de nosotros nos desplacemos a territorios seguros, incluso fuera del departamento, ya que la agresión se ha extendido a otros escenarios como en el municipio de Ricaurte, Cumbal y el resguardo indígena Tallambí, entre otros. Hemos sido testigos y denunciado, como lo hacen también innumerables comunidades organizadas, la guerra que, contra las personas del común, de a pie, tiene lugar en Tumaco.

    Las Mujeres del ETCR Ariel Aldana, nos hemos comprometido en poner al servicio de esas mayorías el conjunto del Acuerdo de Paz y sus programas, es por esto por lo que nos manifestamos y exigimos el derecho que tenemos a construir un nuevo país.

    QUE LA PAZ NO NOS CUESTE LA VIDA

  • Farianas, la vida política las espera

    Son múltiples las motivaciones por las que las mujeres decidieron marchar al monte. Un camino difícil, arduo, con grandes dificultades, pero que resolvía una pregunta acerca de sus convicciones políticas para un cambio. Otras lo hicieron siguiendo los pasos de un amor, unas cuantas por razones económicas, no faltaron quienes huían del patriarcado o buscaban su libertad.