farianas,

  • MEMORIAS DE ESPERANZA

  • MI TIA, LA DEMOCRACIA Y YO

    Mi Tía.

    Durante mi infancia, vi a mi tía muy pocas veces pero cuando mi madre hablaba de la familia y en especial de sus hermanos, yo siempre me pregunté porque esa persona de la que mi madre y toda la familia hablaban con tanta cercanía y afecto no era visible como los demás y cuando amigos, conocidos o algunos familiares preguntaban por ella yo escuchaba que mi mamá o mi abuela decían que ella estaba muy bien, que trabajaba y estudiaba un poco lejos y que no era fácil venir tan seguido, pero que hacía poco había estado en casa.

  • Misoginia romántica, psicoanálisis y subjetividad femenina

    El psicoanálisis y el feminismo no siempre han ido de la mano.

    Son famosas las críticas de Simone de Beauvoir a Freud en El segundo sexo, por ejemplo, donde ella deja en evidencia las limitantes de una disciplina que intenta entender la subjetividad femenina desde una perspectiva masculina, negando diferencias muy marcadas o ubicando a las mujeres en una posición de inferioridad respecto a la psiquis del hombre.

  • MUJER

    803701823 97872 16051096237331513778Te pienso y pienso en ella: en mi madre. También aparecen en mi mente: mi amada, misa hermanas, mis compañeras de lucha guerrillera... sí. En cada una campesina, indígena, mujer de las negritudes, en cada mujer se en enrumba en mi pensamiento.

    Por ti mujer he nacido, he vivido, he luchado y si por ti he de morir, por defenderte y representarte en cualquier escenario de la compleja lucha de clases, sin duda alguna lo haré. Hoy marcho contigo de la mano hacia la paz y con tu compañía me siento seguro. Sí, seguro, porque la historia ha demostrado que donde tu estás, mujer, participando de los procesos revolucionarios, en cualquier parte del mundo, sea triunfado.

    Tus manos tiernas serán forjadoras de la nueva nación que todas y todos anhelamos.

    Por eso mujer, cuando pienso en ti mas motivación de luchar por los cambios fundamentales de Colombia y el mundo siento.

    Hoy y siempre ¡te pensaré mujer!

     

  • MUJER

    91824 12Gracias por hacer que nuestras tristezas
    se conviertan en alegrías, nuestro llanto en risas,
  • Mujer es sensibilidad, vida y sueños

    16230537 1813986355525892 9157608219172929536 nLa piel femenina se funde a diario con una historia y cultura viciadas por la falta de reconocimiento de sus derechos. Cuántas mujeres son violentadas, abusadas, explotadas y discriminadas para obtener de ellas beneficios económicos. A la par, millones de mujeres en el mundo demuestran con su rebeldía, que ser gestoras de vida las legitima para exigir sus reivindicaciones.

    Hoy más que nunca el género femenino debe erigirse como revolucionario, ser protagonista de los cambios para que a la par con el hombre logremos una sociedad igualitaria. Debemos luchar cada día para que nuestros hijos tengan una vida mejor con igualdad de derechos y gocen de la Paz Estable y Duradera.

    Las mujeres farianas homenajeamos y sentimos orgullo por las luchas femeninas en pro de la igualdad de derechos, porque las FARC-EP tienen rostro de mujer, porque cada paso que damos las mujeres es un avance para la humanidad, más aún cuando ellas se deciden por la lucha socialista.

    Ser mujer es sinónimo de vida, de alegría, de deseos de superación y lucha. Únete a nosotras para reclamar la implementación de los acuerdos de paz de La Habana, porque queremos que florezca el nuevo amanecer. Y esto lo lograremos estando unidas y organizadas. Recuerda, la mujer que lucha es el germen de la nueva sociedad.

    Organízate y lucha, solo así seremos verdaderamente libres.

  • Mujeres en la literatura

    Uno de los espacios donde la marginación de las mujeres está más normalizada es la literatura, o más ampliamente, la escritura : una persona puede acabar tranquilamente la escuela (y muchas veces la universidad) sin haber leído nunca un libro escrito por una mujer, ya sea porque las autoras son apenas mencionadas en el currículo o porque ninguna de sus obras se impone como lectura obligatoria.

    https://youtu.be/ilLssh6jW1g

    Mujer Fariana aprovecha la conmemoración del día internacional del libro para cuestionar mecanismos del sistema patriarcal, como este, más imperceptibles pero más difíciles de combatir, puesto que nos acostumbramos a ellos (se han convertido en tradiciones, cánones y hasta “sentido común”).

    Así es que a lo largo de la historia, muchas mujeres han debido luchar para que su calidad literaria haya sido valorada. Escritoras a las que se ha invisibilizado, que han tenido que publicar bajo seudónimo masculino o que han tardado siglos en obtener reconocimiento.

    Mencionaremos algunas, cuyas obras han sido muy significativas en distintos momentos históricos:

    1. Alejandra Kolontai destacada política y feminista rusa

    una de las más completas pensadoras socialistas. Por eso sus obras nunca dejan de hablarnos y nos hablan a través de los distintos periodos de nuestras vidas y de las distintas etapas de las luchas por los derechos de las mujeres.

    Escritos como AUTOBIOGRAFÍA DE UNA MUJER SEXUALMENTE EMANCIPADA Y OTROS TEXTOS SOBRE EL AMOR, revelan su valentía, nobleza y autenticidad.

    2. “¿Qué necesitan las mujeres para escribir buenas novelas? Independencia económica y personal: ¡UNA HABITACIÓN PROPIA!. Tras esta premisa se esconde la reflexión de la novelista, ensayista, editora, feminista y cuentista británica, Virginia Woolf. Porque la literatura, no sirve solo para contar historias: también nos representa, nos cuestiona y nos ayuda a pensarnos como individuos y como integrantes de la sociedad, recomendamos:¡UNA HABITACIÓN PROPIA!.

    3. La novelista estadounidense Kathryn Stockett retrató

    La sociedad del sur de Estados Unidos en los años 60 en su obra Criadas y señoras, a través de tres narradoras que nos dejan ver la situación de las empleadas afroamericanas de familias pudientes blancas. Una importante herramienta para entender la particular discriminación sufrida por las mujeres negras.

    4. ¡Aplauso ensordecedor! Nos merece la primera escritora latinoamericana en recibir el premio Nobel de Literatura. Gabriela Mistral, Fue una destacada poetisa, diplomática, feminista, y pedagoga chilena.

    Resaltamos hoy una de sus más importantes obras, POR LA HUMANIDAD FUTURA. En ella, se recogen sus textos de temas políticos, sociales y pedagógicos.

    5. En su obra Persépolis, Marjane Satrapi, historietista, guionista, dibujante, pintora y realizadora franco iraní

    narra, en forma de novela gráfica, los primeros años de su vida y los cambios que tuvieron lugar con la revolución iraní de 1979.. Su lucha por la igualdad la han convertido en un ícono feminista.

    6. ¿Que las mujeres -además de guerrilleras, no podemos ser escritoras-? Eran los años 70 cuando Gioconda Belli pulicó sus primeros textos y de inmediato generó polémica debido a la manera en que la poeta nicaragüense abordaba el cuerpo y la sensualidad femeninas. Ese espíritu combativo la hizo integrante del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

    Resaltamos su obra: EL PAIS DE LAS MUJERES, la historia de Viviana, presidenta de la República de Faguas, líder y fundadora del Partido de Izquierda Erótica.

    7. La escritora Española María Dueñas se dio a conocer en 2009 con su obra El tiempo entre costuras . Muchas personas se han enamorado de la historia de Sira Quiroga, que avanza entre los mapas, la memoria y la nostalgia, transportándonos a los enclaves coloniales del norte de Africa, el Madrid Pro Aleman de la pots guerra y a una Lisboa llena de espías y refugiados.

    8. Nada y así sea es el título con el que se publicó el diario que Oriana Fallaci llevó mientras cubrió la guerra de Vietnam, Oriana fue una escritora, periodista y activista italiana, la primera mujer de su país corresponsal de guerra.

    Este texto, se convirtió en una gran crónica periodística de los horrores de la guerra, en el testimonio de la precariedad con la que un país y su gente evitaban caerse a pedazos.

    Muchas otras mujeres y muchos otros libros merecen hoy la recordación y la invitación para que los disfrutemos, visiten nuestra biblioteca virtual y compártannos también nuevos títulos.

  • Mujeres Revolucionarias Que No Salen En Los Libros De Historia

    La mayoría de gente conoce a Fidel Castro y al Che Guevara, pero no muchos han oído hablar de Celia Sánchez, la mujer que estuvo en el corazón de la Revolución Cubana y que incluso se ha rumorado que fue una de las principales tomadoras de decisiones.

  • Mujeres, Avanzando Decididamente Hacia La Paz

    En momentos decisivos en los que el país se la juega por avanzar hacia escenarios de paz que permitan avanzar en contra de las discriminaciones, injusticias y desigualdades, debemos hacer una serie de reflexiones sobre nuestro papel como mujeres protagonistas del futuro.

  • Mujeres, hablemos de nuestra historia

    Cuentan que, en la contienda independentista cubana, muchas mujeres cumplieron la tarea de ser correo entre las direcciones insurrectas. Para proteger los mensajes, los escondían en la flor Mariposa que acostumbraban llevar en el pelo. Más adelante, en la lucha clandestina de las ciudades, usaban faldas largas y anchas con bolsillos internos donde guardaban cartas, armas, municiones o dinero. En la Sierra Maestra, la guerrillera Celia Sánchez Manduley cuidaba el archivo personal de Fidel Castro.

  • Nació una molestosa

    Me la encontré en un oscuro salón de universidad. Yo en mis ansias de hacer, ella en sus ansias de continuar. La felicidad que me inspiro encontrarla no tiene dimensiones. La vi como siempre morada y mirando fijo a los ojos.

  • Nathalie, “la francesa de las FARC”

    El 26 de septiembre de 2016, luego de cuatro años de negociaciones en La Habana, el presidente Juan Manuel Santos y el jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño Echeverry, alias Timochenko, firmaron en Cartagena en presencia de numerosos jefes de estado latinoamericanos y del secretario general de la ONU Ban Ki-Moon un acuerdo final de “fin del conflicto y de construcción de una paz estable y duradera”, destinado a poner fin a la tragedia que desangra este país por razones sociales ya hace más de medio siglo.

    El acuerdo generó una inmensa esperanza. Para su implementación, debía ser ratificado por plebiscito el pasado 2 de octubre. Para sorpresa general, el no triunfó con 50,21%, el sí obtuvo 49,78%, en un país profundamente dividido. Una diferencia de 54 mil votos, la participación llegó tan sólo a 37,28% del total del cuerpo electoral.

    Un seísmo para los partidarios del silencio de las armas y de una vida política al fin normal.

    “No me daré por vencido y continuaré en la búsqueda de la paz”, declaró el presidente Santos, afirmando que el cese al fuego estaba vigente y que seguiría en vigor. Desde La Habana, el jefe rebelde Timochenko, al tiempo que deploraba “que el poder destructor de aquellos que siembran el odio y el rencor haya podido influenciar la opinión de la población colombiana”, reiteró la posición de los guerrilleros de “solo hacer uso de la palabra como arma de construcción del futuro”.

    Ferozmente opuesto al acuerdo, el expresidente y hoy senador de extrema derecha Álvaro Uribe, principal artesano del seísmo, afirmó por su parte que estaba dispuesto a contribuir a “un gran pacto nacional”, pero insistió que lo negociado debe ser “corregido”. Los insurgentes no están dispuestos a volver sobre un documento de 297 paginas resultado de 48 meses de conversaciones. Una inmensa duda se ha instalado con respecto al futuro, el Gobierno no tenía previsto un plan B.

    Entre los guerrilleros que se preparaban a dejar las armas y a entregarlas a la ONU en término de seis meses se encontraba una de las dos europeas presentes en los rangos de las FARC, la francesa Nathalie Mistral. Los periodistas Maurice Lemoine y Pierre Carles la encontraron unas semanas antes de que lo que parecía ser una desmovilización cercana.

    Aparte de su sonrisa comunicativa, ella no posee más. “A lomo de mula se pueden llevar algunos equipos, pero no hay que cargar demasiado. Uno aprende a desprenderse de muchas cosas. Es bueno tener objetos pero cuando toca llevarlos en las espaldas, si no son verdaderamente indispensables, los dejas”. Entonces aparte de su sonrisa comunicativa no tiene más que una pesada mochila en la cual entra toda su vida. Ella: Audrey, alias “Nathalie Mistral”, francesa de nacimiento, colombiana de corazón, internacionalista de convicción, guerrillera desde hace doce años en los rangos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP).

    Cuando la encontramos a comienzos de julio en las tierras pantanosas e infestadas de insectos de la selva chocoana, la firma definitiva de los acuerdos de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos parecía muy cercana y, mirando al futuro, Nathalie, al igual que sus “camaradas”, piensa en lo que seguirá después del conflicto:

    “No se habla de desmovilización en el sentido clásico de la palabra. Se piensa en generar una dinámica colectiva. La idea es de trabajar de manera integrada en las comunidades donde ya tenemos presencia, generar proyectos productivos, la apertura de vías de comunicación, una reforma agraria, la redistribución, el desarrollo de centros de abastecimiento alimentario. En virtud de los acuerdos negociados durante cuatro años en La Habana con el gobierno, los campesinos deberán obtener créditos, un apoyo técnico para los cultivos y la distribución. Estaremos en todo eso” [1]. ¡Con más preocupación social en los ojos que cuchillo entre los dientes!

    En resumidas cuentas, Nathalie, con sus algo más de 40 años cumplidos, no ha renunciado ni a sus ideales ni al radicalismo de su juventud. Originaria de Montpellier (sur de Francia), presente “en todos los movimientos” cuando era estudiante, trabajó como educadora especializada en inserción social de personas sin domicilio, al mismo tiempo militante sindical de la CGT.

    Cuenta: “En un momento dado me pregunté: ¿Qué hago? ¿Estoy perpetuando el sistema con paños de agua tibia para que los desfavorecidos no protesten? Estaba hasta la coronilla de decir a la gente sin lograr resultados: Puedo ayudarles hasta aquí; más allá, si no están contentos de la situación, ¡ocupen las oficinas de la administración!”. Al ver que la situación se encuentra por ahora bloqueada, decide “hacer otra cosa”.

    Objeto de su reflexión: la riqueza europea construyéndose sobre la base de la explotación del Sur. ¿De que manera ayudar a los pobres, a los países víctimas de la expoliación, y modificar la correlación de fuerzas? Pero, sobre todo, ¿en donde actuar?

    Examinando las posibilidades existentes y “no obligatoriamente la lucha armada pero sí la resistencia al modelo dominante”, en 2001 Nathalie se va a Chiapas, “como lo hace todo el mundo”, precisa riéndose. Durante un mes, viviendo en medio de molinos de maíz, cafetales y auroras azuladas de las montañas del sudeste mejicano, Nathalie encuentra esta “experiencia de autogestión indigenista interesante”, pero no la colma: “Primero, porque en el plan militar se encuentran completamente cercados. Tan pronto se mueven se hacen aplastar. Segundo porque “cambiar el mundo sin tomarse el poder” suena bonito pero ¿por dónde se coge? Es algo que no entiendo muy bien”. Un vasto debate todavía en curso en América Latina y mas allá.

    Que sea hombre o mujer la vida de un individuo no es lineal. El azar de los encuentros juega un papel determinante. Pero, ¿se puede hablar de azar en este caso? En Chiapas, Nathalie va a encontrarse con un “muchacho” chileno que se interesa en Colombia. En esa época en la región del Caguán las FARC negocian con el presidente Andrés Pastrana. De esta terrible organización de oposición armada que llaman comunista, Nathalie tiene la imagen que trae de Francia. Francamente, nada positiva, por decir realmente las cosas. Habla con el compañero. Deciden entonces ir a ver lo que ocurre en el Caguán con el fin de empaparse mejor sobre esa misteriosa guerrilla.

    Claro está, por falta de medios la expedición toma tiempo. Mientras que por ruta ellos viajan unos quince días, Pastrana, que aprovecha la tregua para negociar con Washington el Plan Colombia, rompe las conversaciones y el 20 de febrero del 2002 desata la operación “Thanatos”. Tres horas después de la ruptura de negociaciones y a pesar de los compromisos tomados, las fuerzas armadas lanzan contra las FARC y su estado mayor completo unas doscientas operaciones aéreas desde la base de Tres Esquinas en el Caquetá con aviones OV-10, AT-37, DC-34, y Kafir, lo mismo que helicópteros Black Hawk que bombardean 87 zonas desmilitarizadas [2].

    Para nuestros dos viajeros ni hablar de ir a correr riesgo en ese avispero. Ellos continúan su camino hasta Argentina que, en ese momento, laboratorio del ultraliberalismo cae en el fondo del abismo, se descompone, presa de la trampa de la deuda de su clase dirigente, del Consenso de Washington, por lo consiguiente, del Fondo Monetario Internacional (FMI). 

    LEER MAS AQUÍ--->> http://www.prensarural.org/spip/spip.php?article20398

  • No cambiaremos el fusil por la escoba

    “Las mujeres de las FARC hemos sido por muchos años obreras de la revolución, obreras de la vida y obreras de la esperanza”

  • No es de locas...y si es de locas, ¿qué?

    Cuenta la Historia que las mujeres eran diagnosticadas como “histéricas” cuando alzaban la voz reclamando sus derechos, cuando se revelaban ante alguna expresión de violencia, cuando hablaban de temas poco “decentes”, o sea, cuando tenían algún comportamiento por fuera del que la sociedad les había impuesto.

  • No estamos solos, hay un pueblo que nos acompaña

    La vida es de contrastes y contradicciones. Los contrastes la hacen bella y de las contradicciones surge lo nuevo. Cuando las contradicciones son antagónicas, como en la lucha de clases sociales, la solución implica también el surgimiento de lo nuevo, pero casi siempre con dolor y sufrimiento. De enormes sacrificios sabemos mucho en las FARC, como de estoicismo, de las características de ahora contradictor político, de sus limitaciones reales y de su “mala leche”.

  • No soy morena, soy negra!!!

    ¡No soy una “morena“, no! ¿por qué tienes miedo de llamar a una persona negra? Se que muchos de vosotros podeís haber leído el título del post y haber pensado “¿por qué es necesario decir negrx?” Tal vez desconoces que los afrodescendientes en muchos lugares aceptan y exigen que se les llame negros y negras. Durante décadas, siglos de hecho, la sociedad ha enseñado a sus ciudadanos que ser negro/negra, es una cosa terrible. Incluso alguna gente negra, durante muchos años rechazó esta clasificación, prefiriendo términos como morena o mulata. Todo fue antes de pasar por el proceso de “reconocerse como negro”. Reivindicar el derecho a ser negro en un mundo que prefiere invisibilizarnos, es un gran problema. Por eso debemos seguir diciéndolo fuerte... morena no. Negra!

    No soy “morena”, no! No rechazo lo que soy, y así es como nos nombramos y debemos reconocernos ¿Porque ese intento de dulcificar o disfrazar?

    LEER MAS --> https://afrofeminas.com/2017/09/25/no-soy-morena-soy-negra/

  • OTRA VOZ

    El conflicto interno en Colombia ha sido un tema del cual cada quién desde su posición ha opinado de acuerdo con sus posibilidades, espacios o alcances, pero existe un gran número de personas con una característica común que nos hace conformar una gran familia, diversa, con sus particularidades, presente en distintos lugares de la geografía, desde diferentes roles. Estudiantes, trabajadores, profesionales, deportistas, amas de casa, campesinos, comerciantes, académicos; también negros, blancos, mulatos, mestizos o indígenas, realmente sin importar estas condiciones o nuestras circunstancias, lo que nos une es un SENTIR.

  • Palabras para el Primer Encuentro Nacional de Mujeres de FARC-EP Departamento de Mujer y Género


    Camaradas, reciban un amoroso saludo!

    Antes de empezar, quisiera agradecerles todos los esfuerzos realizados para llegar hasta esta fría y hermosa ciudad (Bogotá). Sabemos que son largos los recorridos que han hecho por la extensa Colombia, travesías que demuestran el gran compromiso que como organización tenemos desde que iniciamos nuestro alzamiento en armas hace 53 años por una Nueva Colombia y que lo ratificamos en este empeño por alcanzar una paz con justicia social, estable y duradera. El que estemos aquí hoy, demuestra además la estatura de nuestra organización y el compromiso que cada uno y una de nosotras tiene con la implementación del Acuerdo de Paz, pero además, del gran paso que estamos dando hacia la conformación de nuestro partido político con el cual haremos política democrática, bolivariana, fariana y feminista de cara a las transformaciones que el país requiere.

  • Para la paz una Fiesta de los Abrazos

    En Chile, durante la dictadura de Pinochet, el Partido Comunista fue ilegalizado. La persecución hizo que mucha de su militancia pasara a la clandestinidad.

  • Paz, alegría y reconciliación

    Reflexiones de las mujeres farianas y sus expectativas frente a la Paz y ese nuevo capítulo de nuestra historia que inicia con ella.

    https://youtu.be/dYaFlFeCkbk