mujer,

  • La ideología de género no existe!

    La difusión de la existencia de una supuesta ideología de género en los acuerdos de paz de La Habana tuvo un manejo abusivo y mal intencionado para generar miedo, y descalificar moralmente el Acuerdo Final, desestimulando su lectura y conocimiento. Hay que dejar claro que la ideología de género no existe y por lo tanto no pudo ser incluida en el Acuerdo Final.

  • LA IMPLEMENTACIÓN DE LOS ACUERDOS DE PAZ PERMITIRA LA PARIDAD POLÍTICA

    El movimiento social de Mujeres por décadas ha impulsado la participación política de las mujeres, bajo diferentes estrategias incluidas las normativas, pero con poca efectividad, la llegada en el 2016, de la firma del Acuerdo final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y duradera entre el Gobierno y la Fuerza Armada Revolucionaria Colombiana, le vuelve a entregar esperanzas y oportunidad al movimiento, de poder dirigir los destinos del país de manera paritaria con los hombres.

    La esperanza en la implementación de los Acuerdos, es fundamental porque estos, deben regirse por el reconocimiento de la igualdad y protección del pluralismo de la sociedad colombiana, sin ninguna discriminación. En la implementación se garantizarán las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva y se adoptarán medidas afirmativas en favor de grupos discriminados o marginados, teniendo en cuenta el enfoque territorial, diferencial y de género.

    Considerando que la participación ciudadana es el fundamento de todos los acuerdos que constituyen el Acuerdo Final y se encuentra ratificado en el Punto 2; el cual contiene el acuerdo sobre “Participación política: Apertura democrática para construir la paz”. Además, La construcción y consolidación de la paz, en el marco del fin del conflicto, requiere de una ampliación democrática que permita que surjan nuevas fuerzas en el escenario político para enriquecer el debate y la deliberación alrededor de los grandes problemas nacionales y, de esa manera, fortalecer el pluralismo y por tanto la representación de las diferentes visiones e intereses de la sociedad, con las debidas garantías para la participación y la inclusión política.

    En especial, la implementación del Acuerdo Final contribuirá a la ampliación y profundización de la democracia en cuanto implicará la dejación de las armas y la proscripción de la violencia como método de acción política para todas y todos los colombianos a fin de transitar a un escenario en el que impere la democracia, con garantías plenas para quienes participen en política, y de esa manera abrirá nuevos espacios para la participación (texto tomado del Acuerdo final).

    En relación a la participación de las mujeres en la toma de decisiones y el poder político, se ha logrado que Colombia, asuma mínimamente con los compromisos establecidos en la Plataforma de Acción de Beijing (1995), la CEDAW (Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, por sus siglas en inglés), adoptada en 1979 por la Asamblea General de Naciones Unidas, obliga a los Estados en su artículo 18, a eliminar la discriminación y avanzar hacia la igualdad en la vida política y pública.

    Según datos del Censo DANE 2005, el 51% de la población en Colombia, son mujeres; y de acuerdo a los datos entregados por la Registraduría Nacional, el 50% del potencial votante en este país, son mujeres. Así mismo, algunos estudios realizados por organismos internacionales, han demostrado que las bases de los partidos políticos están conformadas por mujeres, aunque la representación aún no alcanza los índices esperados.

    Es de resaltar, que Colombia desde que se conformó como república independiente en 1830 ha tenido procesos electorales, pero las mujeres solo empezaron a participar de ellos en 1957: ciento veintisiete (127) años después. Esos años de desventaja, sumados a todos los elementos culturales de un país en el que la cultura machista es predominante, más las condiciones de pobreza y vulnerabilidad a las que se ven desproporcionalmente enfrentadas las mujeres, generan unas condiciones de desigualdad con barreras visibles e invisibles, para la competencia de las mujeres por el poder, así lo evidenció el PNUD en el ranking de igualdad de Mujeres y Hombres en los partidos políticos realizado en 2013.

    En la reforma política en Colombia, de 2011, la Ley 1475 obliga a los partidos políticos a inscribir en sus listas para el Congreso, Concejos y Asambleas el 30% de mujeres, basados en la Ley de cuotas es el nombre que recibe la ley 581 de 2000 de Colombia, por medio de la cual se dispone que el 30 por ciento de los altos cargos públicos deben ser ejercidos por mujeres. El pasado 9 marzo de 2014, fue la primera vez que dicha ley se aplicó en el país para las elecciones de Congreso, lo que posiblemente generó un aumento significativo. Pese a este aumento, es de reiterar, que no es suficiente con que la Ley exija que el 30% de las personas inscritas en las listas sean mujeres, si a estas no se les brinda dentro de los partidos las mismas garantías que a los hombres. (tomado del Observatorio de Asuntos de Género (OAG) , boletín N° 18 de 2014).

    De hecho, en una investigación elaborada por la Misión de Observación Electoral (MOE), antes de estas elecciones, se encontró que la mitad de las candidatas al Senado no tenían presencia en medios de comunicación, lo que insinúa que los partidos no se han preocupado hasta el momento, por formar y apoyar a las candidatas sustantivamente en la consecución de una curul, sino por cumplir con un requisito de la ley.

    En la actualidad, el periodo (2014 – 2018), el panorama territorial, con relación a la participación de las mujeres, es el siguiente: las mujeres ocupan el 9,38% de las gobernaciones del país; y el 9.81% de las alcaldías; el 17.94% de las curules de las asambleas departamentales; y el 16.08% de los asientos de los concejos municipales. En Senado de la República 31.6% y Cámara de Representantes 29.5%.

    La firma del Acuerdo final permite colocar mayor interés por parte de las mujeres, en el poder político ya que medidas como las cuotas o la paridad

    tienden a subvertir el orden patriarcal. Ambos recursos, cuotas y paridad, tienden a abrir espacios para la participación política de las mujeres. Las cuotas son una estrategia temporal, pero con la paridad se pretende cambiar de manera radical el orden normativo de la sociedad.

    Revisando el aporte de la feminista Hubertine Auclerc en 1884; “la paridad, es una exigencia revolucionaria, porque ya no se trata de compartir, o de poner fin al monopolio del poder masculino: se trata de repartir el poder político entre hombres y mujeres, un nuevo tipo de reclamo: que las Asambleas estuviesen compuestas por tantos hombres como mujeres.” Llevado al contexto colombiano, es imperativo profundizar en las razones sociales y jurídicas en las que el modelo económico ha mantenido excluida a la mujer del poder político.

    Considerando que, la sociedad está compuesta en igualdad numérica por hombres y mujeres, es del todo razonable que así estén compuestas las instancias representativas del poder público. La paridad no es pretender que haya más mujeres en cargos electos para que representen mejor a las mujeres. La paridad es el equilibrio numérico o cuantitativo que garantiza el acceso a ciertos puestos electivos de hombres y mujeres por igual. Se trata de hacer coincidir la política con el mundo real.

    Por lo tanto, se puede decir que, la nueva democracia paritaria trata de buscar un orden social más justo e igualitario, a través de un modelo social - administrativo, que equilibre ecosistema, educación, economía, trabajo, familia y política. Entonces, la paridad es, en el fondo, una cuestión de justicia política y social.

    Por las anteriores razones, se afirma que la implementación del acuerdo Final de paz firmado entre el Gobierno y las FARC-EP permitirá la paridad política, convirtiendo a Colombia en uno de los primeros países latinoamericanos donde los destinos del país se discutirán y decidirán de manera paritaria entre hombres y mujeres, iniciando así una nueva era en la historia de Colombia.

    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  • La implementación, sueño a cumplir o nueva frustración?

    Como ya es costumbre al finalizar un año, todos y todas organizamos de manera mental los propósitos a tener en cuenta para el año siguiente. Muchos de ellos se van en deseos, otros aunque nos cuesten un poco, los cumplimos a medias y otra parte más reducida es en últimas la guía de nuestro trabajo. Por ello siempre se habla de los sueños, deseos y esperanzas que fijaremos como norte en cada nuevo año.

  • La inclusión de genero es en la practica.

    La semana pasada ha sido una de las más importantes para Colombia en más de medio siglo. Se ha cerrado el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto, convirtiéndose en la posibilidad cierta de que las y los oprimidos luchemos por las transformaciones profundas que requiere el país. Vamos hacia la democracia plena y la justicia social por la vía no violenta y con los argumentos como herramienta principal.

  • La mujer habitada

    Una historia de resistencia nos entrega la escritora y feminista nicaragüense Gioconda Belli. Lavinia, la protagonista de esta novela, se revela contra la tradición masculina que la domina y decide participar activamente en sucesos que transforman la sociedad. Luego de estudiar arquitectura en Europa, su perspectiva de la vida ha cambiado totalmente. Estimulada por la fuerza del amor se adentra en la lucha contra la dictadura de Somoza.

  • La música de Nina Simone

    1943: 10 años de edad. Su primer concierto. Llevaba seis años tocando el piano. Fue el primer éxito musical de su vida y el primer choque con el racismo: mientras tocaba, sus padres fueron obligados a salir de la primera fila y a situarse en el fondo de la sala, para dar espacio a los espectadores blancos.

  • La Paz es nuestro mandato

    14536524 376385829416957 981722196 oLas Sabanas del Yari, en las llanuras Colombianas, han sido testigas de muchos capítulos de la guerra: el desplazamiento que llevó a esas tierras la colonización, la guerra de la desprotección y abandono estatal frente a las necesidades básicas y, por supuesto, la de los enormes operativos militares y paramilitares que oscurecieron muchos atardeceres.

    El mundo no conocía de la existencia de estos extraordinarios paisajes, habitados por comunidades que a pulso han edificado una organizada región, hasta que, en el marco del proceso de Paz adelantado en La Habana, se iniciaron actividades en distintas regiones del país, lo que mostró el rostro de esa verdadera Colombia, protagonista del conflicto y germen de La Paz.

    Este escenario fue escogido para realizar el evento máximo de dirección, planeamiento y toma de decisiones estratégicas de Las FARC-EP, la conferencia nacional guerrillera que en esta ocasión tenía su mandato más trascendental en 52 años de existencia.

    Los resultados políticos de las deliberaciones de las delegadas y delegados, que desde todas las unidades guerrilleras fueron convocados, dieron un contundente respaldo al trabajo realizado por la Delegación de Paz y, de manera unánime, refrendaron el Acuerdo Final con los 6 puntos componentes de la agenda de conversaciones.

    Fue un fortalecedor encuentro de militantes, mujeres y hombres comprometidos con la solución política como una de las principales banderas que históricamente enarbolamos, y dispuestos a hacer de este paso un salto en nuestro proyecto como partido.

    Pero también fue un encuentro fraternal, de experiencias, anhelos y sonrisas. Ver las profundidades sabaneras con sus soles naranjas y sus lunas perfectas nos llevo a ver también hacia el futuro, un futuro de enormes retos colectivos, pero también un futuro en el que las aspiraciones individuales toman un carácter importante.

    De manera colectiva, la tarea inmediata será la implementación de los acuerdos que tendrá nuestra completa disposición, pero que dependerá sobretodo de las mayorías hasta ahora excluidas de los destinos del país. En este sentido, fue reiterado el enfoque de género transversalizado en los acuerdos, como uno de los mayores logros alcanzados por las mujeres colombianas en muchos años, como la oportunidad de avanzar en sus reivindicaciones y, para las mujeres farianas, como nuestra oportunidad de aportar en ese avance a partir de las construcciones y visiones propias que como sujetas políticas hemos adquirido.

    Dijo una amiga extranjera al llegar a la zona de la conferencia que nunca en su vida había visto tanto cielo. De seguro, muchas de las cosas vividas allí eran no solo desconocidas sino impensables para quienes tenían una sola versión de la historia.

    Debajo de ese cielo infinito, ha iniciado una nueva etapa, un nuevo reto sellado con un aplauso de aprobación y que para las mujeres participantes que representamos el 34% de dichos aplausos, significa un pacto con las campesinas, desplazadas, obreras, indigenas, negras, defensoras de DH, estudiantes y diversidad sexual, que serán las hacedoras de Paz.

    Hemos refrendado los acuerdos de La Habana, y hoy reiteramos nuestro mandato y compromiso.

  • La paz la encontramos en la montaña y sus colores

    Inti Maleywa es una joven guerrillera, que ha entremezclado sus convicciones, sus luchas, con el color y la expresividad de la naturaleza que acoge sus pasos de revolucionaria en las selvas colombianas.

  • LA PRIMERA CINEASTA DE LA HISTORIA FUE MUJER. ¡RODÓ MÁS DE 900 PELÍCULAS, CONOCE SU VIDA Y SU OBRA!

    Alice Guy (Saint-Mandé, 1 de julio de 1873 – Mahwah, de Nueva Suéter, 24 de marzo de 1968) fue la primera persona en ser realizador de una película, la creadora del cine narrativo y de la narración cultural superando el cine de mostración de los hermanos Lumiere y sentando las bases de lo que en el futuro se ha considerado ficción.

  • La receta de Islandia para la igualdad de género

    Islandia es el primer país del mundo en haber adoptado una ley que obliga pagar el mismo sueldo, a hombres y mujeres. Además, encabeza, por noveno año consecutivo, el ranking sobre la igualdad de género del Foro Económico Mundial. Una batalla ganada a pulso en un país líder en la lucha por los derechos de la mujer. Nuestra reportera, Valérie Gauriat, ha realizado este reportage en distintos ámbitos de la sociedad islandesa, para comprender cuáles son las recetas de Islandia en la igualdad de género.

    En clase intentamos ver cómo y porqué existe la discriminación de género. Mi primer objetivo es que se den cuenta de que es un hecho. Me he dado cuenta de que el darse cuenta de los estereotipos contribuye a su emancipación. Son adultos más felices. La gente más feliz construye sociedades mejores

    Hanna Bjorg Vilhjalmsdottir

    Profesora y especialista en cuestiones de género

    Reikiavik, un domingo por la mañana. Los fieles asisten a la misa oficiada por una sacerdotisa de la mayor congregacion religiosa de la capital. La Constitución asegura la libertad de culto a los islandeses, aunque la Iglesia Nacional de Islandia, luterana, es la religión del Estado. Las sacerdotisas quieren reforzar el papel de las mujeres en la iglesia y neutralizar la noción de género en su discurso. Gudrún Karls Helgudóttir, pertenece a la iglesia evangélica luterana. Seún ella,“si queremos expresar nuestra fe en Dios, tenemos que hacerlo de tal forma que todo el mundo se sienta incluído, Dios no es un hombre o una mujer, una madre o un padre. Así que hablo de él utilizando el pronombre neutro. Pero al mismo tiempo creo que es importante hablar de Dios en masculino y en femenino. Asi que, cuando es posible, le llamo “ella”. También quiero cambiar el papel de las mujeres en las instancias dirigentes de la iglesia. En esos organismos no somos más que el veinte por ciento. Y todo se decide ahí. El poder está allí.”

    Al día siguiente de nuestro encuentro, Gudrún entregó en mano a la encargada del obispado, los testimonios de 64 mujeres pertenecientes al movimiento Mee too) , víctimas de acoso o de agresiones sexuales.

    Militar a favor de los derechos de las mujeres: una especialidad islandesa

    Este país encabeza desde hace nueve años, la clasificación de mejores alumnos del Foro Económico Mundial. La última norma en entrar en vigor el pasado mes de enero, consiste en obligar a las empresas de más de 25 asalariados, ya sean públicas o privadas a pagar un sueldo idéntico, por las mismas tareas, a hombres y mujeres, y además deben probarlo, so pena de multas.

    leer mas>>>>http://es.euronews.com/2018/02/23/la-receta-de-islandia-para-la-igualdad-de-genero?utm_term=Autofeed&utm_campaign=Echobox&utm_medium=Social&utm_source=Facebook#link_time=1519391092

  • La respuesta machista de un candidato estadounidense, que generó repudio

    Un candidato republicano al Senado de Estados Unidos causó hoy polémica tras hacerse públicas unas declaraciones en las que, al ser preguntado por los derechos de la mujer, explicó que lo que él quiere es que, cuando llegue a casa, la cena esté lista.

    “Quiero llegar a una casa en la que haya una cena casera a las seis cada noche”, dijo el conservador Courtland Sykes, que buscará ser senador republicano por Misuri, en una entrevista que publicó en su página de Facebook.

    Sykes, de 37 años, había sido preguntado sobre si estaba a favor de los derechos de las mujeres, a lo que respondió que su prometida le había dado “órdenes” para ser “favorable” a estos, pero que su “obediencia” conllevaba un “pequeño precio”: que cuando él arribe a casa, el plato esté sobre la mesa.

    El republicano también incidió en que espera que “algún día” sus hijas se conviertan en “amas de casa y mujeres de familia tradicionales”

    “No compro las definiciones locas del feminismo radical sobre ser mujer moderna y nunca lo hice”, continuó el que aspira a hacerse con un asiento en la Cámara Alta este año.

    Asimismo, el candidato conservador señaló que las feministas “se inventaron” el concepto “para adaptarlo a sus mentes asquerosas y llenas de serpientes”.

    Sykes expresó que no acepta la “feminización sin tregua de la campaña contra los hombres”, y argumentó que hombres y mujeres son diferentes, algo que no van a cambiar “un nido de mentecatos académicos de una tienda de fármacos, salvo en la vida de fantasía de aquellas personas confusas en el país de las maravillas”.

    ver mas -- http://www.elcolombiano.com/internacional/eeuu/polemica-por-declaracion-machista-de-candidato-al-senado-de-estados-unidos-courtland-sykes-NH8081708

  • La última navidad y llegada del año nuevo en la guerrilla

    guerrilleras.jpg

    Al volver a nuestro hogar, las montañas de Colombia, después de cuatro largos años en La Habana lejos de mi familia fariana me oprime el pecho de la emoción.
  • LAS ARMAS NO SON NUESTRA ESCENCIA

    En nuestra vida como revolucionarios e integrantes de una organización guerrillera como lo son las FARC-EP, hemos pasado situaciones difíciles por nuestro compromiso férreo por alcanzar un mejor país. Las hemos sorteado, hemos encontrado la salida a cada situación, por más difícil que sea. Porque nos alimenta algo muy valioso: la convicción que crear un mejor país, un país donde tengamos educación, vivienda digna, salud, empleo, donde el desarrollo agrario integral sea la base esencial para el desarrollo de nuestros campesinos, este el sueño más preciado de cada combatiente, de cada revolucionario.

  • Las FARC no retrocederán en enfoque de género

    Mujeres farianas no van a permitir que los promotores de la guerra nos utilicen para deslegitimar los acuerdos. #EnfoqueSonDerechos

    Ver --> http://www.semana.com/nacion/articulo/las-farc-no-estan-dispuestas-a-retirar-de-los-acuerdos-el-enfoque-de-genero/498710

  • Las farianas hemos cumplido a las mujeres colombianas en el proceso de paz.

    Csl5O99VUAAzGGL.jpg largeAl concluir el Acuerdo Final el pasado 23 de agosto en La Habana, quise gritar con mi puño en alto: “¡Las mujeres farianas le hemos cumplido a las mujeres colombianas en el proceso de paz!”, pero realmente no es así. Logramos una histórica e inédita inclusión de género en proceso de paz alguno, que reconoce y promueve los derechos de las mujeres, y aún así, no hemos terminado, ¡la tarea apenas comienza!

  • LAS MARIPOSAS MENSAJERAS DEL NAYA

    La región del Naya está ubicada entre los departamentos del Valle y Cauca, representa un área de 170.000 hectáreas y esta definida como jurisdicción de los municipios de Buenaventura en el Valle, y López de Micay y Buenos Aires, en el Cauca.

  • Las muchas mujeres de Hayao Miyazaki

    http://cachivachemedia.cubava.cu/2016/07/13/las-muchas-mujeres-de-hayao-miyazaki/

    Cinco meses antes del ataque japonés a Pearl Harbor, nació Hayao Miyazaki. Era el año 1941, y el archipiélago nipón se encontraba en plena guerra. Su salida victoriosa del conflicto bélico contra Rusia consolidó el orgullo nacional del –hasta entonces prácticamente– jamás derrotado ni ocupado país asiático, de manera que no parecía descabellada la idea de un ataque directo a la base estadounidense. La historia se encargaría de mitigar estos aires de omnipoderosa grandeza en la tierra del sol naciente.

  • Las mujeres constructoras de paz

    Un saludo solidario a las/os participantes del foro conversatorio “Mujeres hablamos de Paz”, mi agradecimiento a las instituciones que se dieron a la tarea de convocarlo. Es también para mí un honor compartir Mesa con la Embajadora de la Unión Europea la señora y con la representante de ONUMUJERES en Colombia seños Belén Sanz. Pues bien, nos han invitado a dialogar acerca del rol de las mujeres en la construcción de confianza y en la reconciliación en un escenario de paz. Permítanme algunas precisiones.


    Es importante situarnos en la realidad del país, y por ello creo que es pertinente hablar de un escenario de pos acuerdo y no de paz. El Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de la paz estable y duradera, parte de reconocer que la paz es un horizonte ético de vital importancia para la sociedad colombiana y un proceso que implicara a varias generaciones y transformaciones de las estructuras políticas, económicas, sociales y culturales en las cuales se han asentado las ancestrales injusticias y desigualdades presentes en la sociedad colombiana.
Así mismo, la terminación del conflicto armado no va a dar fin a la conflictividad social y política. Conflictividad que se expresa diferencialmente en la sociedad colombiana dependiendo del territorio que se habita, la pertenencia a una determinada clase social, etnia, género, postura política u orientación sexual

    La segunda precisión es acerca de la reconciliación. Según la Real Academia de la Lengua la reconciliación es la acción de componer y ajustar los ánimos de los que estaban opuestos entre sí”. Lo cual implica un proceso en el cual llegan a una acuerdo entre quienes por diferentes razones se han enfrentado generando situaciones de enfrentamiento, uso de la fuerza y de fractura de la convivencia democrática.

    DESCARGAR COMPLETO EN PDF

  • LAS MUJERES CONSTRUYENDO PAZ.

    Con motivo de la declaración de Cese al Fuego y Hostilidades Bilateral y Definitivo y la dejación de armas, Las FARC-EP ha delegado a un grupo de guerrilleros y guerrilleras al mecanismo de monitoreo y verificación dentro de las instancias nacional, regional y local. El mecanismo constituido para tal efecto es tripartito y esta conformado por delegados del Gobierno Nacional, las FARC- EP y un componente internacional. Este componente es la ONU representada por la CELAC, cuyos integrantes son militares cumpliendo misión política sin portar armas.

  • Las mujeres del 57

     

    https://youtu.be/7sOf1LyPH1k