mujer,

  • Poemas V

    Soy la sangre silenciada
    Soy la voz de mis ancestras,

    soy la vida que fluye de regreso hacia la Tierra.

    Soy mi madre,

    mis abuelas,

    las madres de mis abuelas;

    soy un mandala infinito de mujeres,

    viviendo a través de mí y sanando junto a mí.

    Soy la Sangre silenciada re-naciendo, re-viviendo,

    re-surgiendo.

    Soy el útero de cada una de las mujeres de mi linaje,

    soy la sangre de cada una de ellas honrada, bendecida, celebrada.

    Soy su canto, su rezo, su emoción

    y estoy aquí para sembrar semillas en su nombre.

    Gabriela Angueira (Argentina)

    La energía de todas las mujeres del mundo
    Estás equivocado, me dijo.

    La luna no hace que a las mujeres les baje la regla.

    Es la energía de todas las mujeres del mundo la que hace a la luna

    menguar y crecer hasta luna llena.

    Me he acostumbrado
    Me he acostumbrado,

    (así, como quien no quiere la cosa)

    a los domingos sin resaca,

    al amor sin golpes

    y a la gente sin doblez.

    No es que mi vida sea menos emocionante:

    es que las emociones son reales, son sencillas.

    Y por tanto,

    hacen bien.

    Ana Elena Pena (España)

    Por eso sangramos.

    Porque cuesta hacer girar un universo.

    (Anónimo)
     
    Soy

    Me despojo

    me libero de las ataduras,

    de las voces que llenan mi pensamiento

    de inseguridad, de miedo, de oscuridad.

    Me construyo

    más humana, más natural, más libre

    menos sumisa, menos incapacitada y menos temerosa

    y voy a entregarme a la felicidad,

    la cual yo me construiré,

    la cual yo forjaré,

    la cual yo cuidaré.

    Franciny Molina (Costa Rica)

    Si me quieres, quiéreme entera
    Si me quieres, quiéreme entera,

    no por zonas de luz o sombra...

    Si me quieres, quiéreme negra

    y blanca. Y gris, y verde, y rubia,

    y morena...

    Quiéreme día,

    quiéreme noche...

    ¡y madrugada en la ventana abierta!

    Si me quieres, no me recortes:

    ¡quiéreme toda... o no me quieras!

    Dulce María Loynaz (Cuba)

    Carne humana

    Soy dulce por fuera,

    un cordero

    que todos quieren acariciar.

    Pero por dentro tengo garras

    y enormes dientes

    y ganas de devorar

    carne humana.

    Por dentro tengo tanta hambre

    que me devoro a mí misma

    y no me sacio nunca.

    Marilyn Monroe (Estados Unidos)

  • Poemas VI

    Para un mejor amor

    Nadie discute que el sexo

    es una categoría en el mundo de la pareja:

    de ahí la ternura y sus ramas salvajes.

    Nadie discute que el sexo

    es una categoría familiar:

    de ahí los hijos,

    las noches en común

    y los días divididos

    (él, buscando el pan en la calle,

    en las oficinas o en las fábricas;

    ella, en la retaguardia de los oficios domésticos,

    en la estrategia y la táctica de la cocina

    que permitan sobrevivir en la batalla común

    siquiera hasta el final del mes).

    Nadie discute que el sexo

    es una categoría económica:

    basta mencionar la prostitución,

    las modas,

    las secciones de los diarios que sólo son para ella

    o sólo son para él.

    Donde empiezan los líos

    es a partir de que una mujer dice

    que el sexo es una categoría política.

    Porque cuando una mujer dice

    que el sexo es una categoría política

    puede comenzar a dejar de ser mujer en sí

    para convertirse en mujer para sí,

    constituir a la mujer en mujer

    a partir de su humanidad

    y no del sexo,

    saber que el desodorante mágico con sabor a limón

    y jabón que acaricia voluptuosamente su piel

    son fabricados por la misma empresa que fabrica el napalm,

    saber que las labores propias del hogar

    son las labores propias de la clase social a que pertenece ese hogar,

    que la diferencia de sexos

    brilla mucho mejor en la profunda noche amorosa

    cuando se conocen todos esos secretos

    que nos mantenían enmascarados y ajenos.

  • Por motivo de su 90 cumpleaños, Louise Hay nos ha dejado esta nota

    “Voy a cumplir 90 años este sábado. Elijo ver mi vida moviéndose en diferentes direcciones, todas ellas igual de buenas. Algunas cosas son incluso mejores ahora que en mi juventud. Mis años más jóvenes estuvieron llenos de miedo; en la actualidad mis días están llenos de confianza.

    Mi propia vida realmente no comenzó a tener sentido hasta que estaba a mediados de mis 40 años. A la edad de 50 empecé mi carrera de escritora a una escala muy pequeña. El primer año hice una ganancia de 42 dólares. A los 55 años me aventuré en el mundo de las computadoras, lo cual me asustó pero tomé clases y vencí el miedo. Hoy tengo tres computadoras y viajo con mi iPad y iPhone a todas partes. A los 60 años tuve mi primer jardín. En este mismo tiempo me inscribí en clases de arte para niños y empecé a pintar. A los 70 y 80 era más creativa y mi vida continúa siendo cada vez más rica y plena.

    Todavía escribo, doy conferencias, enseño a través de mis acciones. Estoy constantemente leyendo y estudiando. Soy dueña de una editorial muy exitosa y tengo dos organizaciones sin fines de lucro. Soy una jardinera orgánica dedicada. Cultivo la mayor parte de mi propia comida. Me encanta la gente y las fiestas. Tengo muchos amigos cariñosos. He viajado extensamente. También todavía estoy pintando y tomando clases. Mi vida se ha convertido en un tesoro de experiencias.

    Quiero ayudarte a crear una idea consciente de tus últimos años, para que te des cuenta de que estos pueden ser los años más gratificantes de tu vida. Quiero que sepas que tu futuro es siempre brillante, no importa cuál sea tu edad. Mira tus últimos años convirtiéndose en tus años de tesoros.

    En lugar de simplemente envejecer y renunciar y morir, vamos a aprender a hacer una gran contribución a la vida. Tenemos el tiempo, tenemos el conocimiento y tenemos la sabiduría para movernos por el mundo con amor y poder.

    ¡Da un paso adelante, utiliza tu voz, sal al mundo y vive!”

    Con amor, Louise Hay.

  • POTENCIAR CAPACIDADES, CONSTRUIR PAZ

    La educación es el arte que nos ayuda a aprender y a comprender todo lo relacionado con las diferentes áreas que nos rodean.

    Es por eso que, las mujeres y los hombres de las FARC-EP, hemos visto la necesidad imperiosa de retomar la formación académica para poder concretar nuestros estudios y llegar a ser unos profesionales aptos e íntegros para el movimiento y para el país.

  • Primer Taller Nacional de Género de las FARC-EP La Elvira, Municipio de Buenos Aires, Cauca.

    photo 2017 03 14 21 36 42Febrero, 2017

    Durante más de diez días del mes de febrero, tuvimos la oportunidad de acompañar y facilitar el primer curso nacional de género realizado por las FARC-EP en el marco del proceso de reincorporación de las guerrilleras y guerrilleros a la vida civil y, sobre todo, el inicio de su actividad política sin armas, la cual no debe ser ajena a una construcción propia, fariana, sobre las relaciones de género en la sociedad Colombiana y el desarrollo de una política acerca de estas cuestiones

  • Qué cosa con los profes

    Si usted tiene la posibilidad de caminar en su memoria y hace el ejercicio de recordar los “mejores años de su vida” sin duda llegará al recreo, se acordará de la copia, pensará en el profe o la profe que lo rajaba o que se la montaba o quizá le brincará algo en el estómago pensando en el beso que le dio o le dieron en un pasillo, debajo de unas escaleras o en un salón. Si se esfuerza un poco más por transitar en su baúl de anécdotas, llegará a la previa, a la cucha de química o al man de sociales, pensará en la profe buena o en el cucho que aguantaba, se llenará de orgullo porque logró graduarse o porque casi se tira el año pero lo salvó en recuperaciones.

    VER DOCUMENTO COMPLETO EN PDF AQUI

  • QUIERO DECIR AL MONO

    a1005f8e615c6cea34da62a85ca9af3a XLHombres como el Mono, que engendraron pasión y amor por la emancipación de los oprimidos, son dignos de resaltar y valorar en todas sus dimensiones

  • Rebeca Bitrus (Dogon Chuku, Nigeria, 1998 — )

    “Cuando ponía mi cabeza en el suelo para rezar decía: ‘Jesús creo en ti, me tienes que liberar’” "No tengo otro remedio que perdonar"

    Rebeca Bitrus es una agricultora nigeriana católica y madre que estuvo secuestrada por milicias del grupo extremista islámico Boko Haram. Logró escapar de sus garras después de sufrir más de dos años de cautiverio.

    El 21 de agosto de 2014 un grupo de milicianos de Boko Haram —nombre de difícil traducción y que se ha denominado incorrectamente como “La educación occidental es pecado”— asaltaron la ciudad de Baga, ubicada al extremo norte de Nigeria. Ese día, Rebeca, su esposo Bitrus Zachariah y sus dos hijos (Zacarías, de 3 años, y Jonatán, de uno), quienes vivían en un pueblo cercano a Baga llamado Dogon Chuku, abandonaron su casa intentando huir de la incursión terrorista. En medio de la persecución, Rebeca le pidió a su esposo (quien era el objetivo principal) que dejara al hijo menor y huyera, ya que, al llevarlo en brazos, no lo dejaba correr bien. Él logró esconderse en unos matorrales mientras las balas le pasaban muy cerca. Luego de un tiempo, se desplazó a Mongonou y esperó allí durante 15 días a su familia; sin embargo, ellos nunca llegaron. El remordimiento de haberlos dejado y pensar en lo que les leer mas------https://www.revistavirtualpro.com/revista/indicadores-aplicados-a-procesos-industriales/26

  • Retos de la reincorporación civil de mujeres

    El primero de marzo pasado las Farc-EP iniciaron el proceso de desarme. Desde las zonas veredales donde se han concentrado desde el pasado mes de diciembre, las y los futuros excombatientes se están preparando para la reincorporación a la vida civil. Mientras que algunas y algunos se dedican a estudiar para terminar su bachillerato, y de esa manera acceder a programas de educación superior, otro-as siguen cursos en temas como comunicación y manejo de redes sociales, nutrición animal y enfermería.

  • Retratos del cine: los retos de ser mujer en culturas radicales

    Violaciones sexuales y de derechos, matrimonios forzados, ataques físicos y mentales y la anulación de sus opiniones, son tan solo algunos de los testimonios que el mundo ha podido ver y que han sido contados a través de las voces de algunas mujeres que aún siguen siendo subyugadas por temas religiosos o legales en sociedades patriarcales y fundamentalistas.

    Hay datos reveladores que han llevado al mundo a girar la cabeza a ese mundo desconocido para muchos, por ejemplo, en la Primavera Árabe en el año 2010 en occidente se registró un fenómeno que las mujeres egipcias habían sufrido en silencio, según una ONG vinculada a la ONU, más del 80% de ellas habían padecido en su vida algún tipo de acoso sexual. Así lo informó un sólido artículo del diario El País. Para ver más haz clic aquí.

  • Reunión de organizaciones de mujeres de Colombia y delegación de paz de las FARC-EP

    Mujeres procedentes de los distintos territorios, etnias, creencias, sectores y posiciones políticas, se reunieron en La Habana con la delegación de Paz las FARC-EP. Tras dicho encuentro, las mujeres saludan el espíritu de diálogo y escucha de dicha delegación. La reunión se dio en un ambiente de respeto y pluralidad, en la cual se dialogó acerca de temas neurálgicos para los derechos de las mujeres y sus diferentes necesidades e intereses.

  • Reunión histórica de mujeres ex combatientes del mundo

    El 18 y 19 de mayo, la Subcomisión de Género de las FARC-EP y el gobierno de Colombia llevó a cabo una reunión de dos días con mujeres ex combatientes de todo el mundo,

  • Rita Levi Montalcini

    "Decidí no casarme cuando era adolescente.

    Nunca habría obedecido a un hombre, como mi madre a mi padre"

    Rita Levi Montalcini

  • Saber y poder: Vivencias de mujeres académicas

    Para conocer las experiencias de mujeres en espacios de poder dentro del mundo académico, en este trabajo se propusieron a analizar la vida de seis mujeres en la Universidad Autónoma de México y seis en la Universidad de La Habana

  • Saber y poder: Vivencias de mujeres académicas

    Para conocer las experiencias de mujeres en espacios de poder dentro del mundo académico, en este trabajo se propusieron a analizar la vida de seis mujeres en la Universidad Autónoma de México y seis en la Universidad de La Habana.

  • SALUDO A LAS MUJERES DE LA PAZ

    kkjHoy 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras

    Es un honor extender un saludo desde las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Ejército del Pueblo FARC-EP, a todas las mujeres en Colombia y en el mundo, que enarbolan las banderas de la dignidad femenina, como requisito ineludible para la construcción de paz con justicia social, que incluya realmente a la diversidad y a la diferencia, con igualdad, respeto y equidad.

    A lo largo de los últimos 53 años, valientes mujeres han caminado las trochas de nuestro hermoso país, estas guerreras han subido montañas, atravesado ríos y curado enfermos; han asumido en igualdad de condiciones con los hombres las rudezas y las crudezas de la vida guerrillera. Nuestras camaradas son un ejemplo de amor y lucha, ellas sí que nos han enseñado el valor de la vida y son ellas quienes con su inmensa capacidad de resiliencia hoy nos ayudan a construir la paz estable, duradera e incluyente que necesita el país.

    El tiempo de Colombia, es tiempo de cambio. Hoy las mujeres y los hombres de nuestra organización marchamos hacia la implementación del Acuerdo Final y sentimos un profundo orgullo al reconocer que esta es la primera negociación de un conflicto armado en la historia del mundo, que asume la aplicación del enfoque de género como elemento transversal en la construcción de paz. Ustedes camaradas y compañeras son las protagonistas de este hecho y serán fundamentales en esta nueva faceta del trabajo político, que ahora es nuestra trinchera de lucha.

    Es lamentable que en pleno siglo XXI se sigan presentando abominables hechos de victimización en contra de las mujeres en Colombia. En promedio, cada día cuatro mujeres son víctimas de feminicidio y el 90% de los casos se encuentran en la total impunidad; además cada día son 22 las niñas que se convierten en víctimas de abuso sexual. En 2016, el Instituto de Medicina Legal registró 6.485 casos de agresión a mujeres, de los cuales 731 terminaron en muertes, mientras que en lo que va del 2017 han asesinado más de 5 lideresas sociales en diferentes lugares del país, lo que ha hecho de Colombia uno de los diez países con mayor índice de feminicidios en el mundo.

    Lo anterior, antes que desalentar nuestra lucha, la impulsa. Por ello, desde las FARC EP saludamos y apoyamos el “Paro Internacional de Mujeres”, pues se hace necesario un ejercicio de la solidaridad de género que trascienda las fronteras. Es urgente elevar un grito en contra de los abusos y de la desigualdad económica, social y política en contra de las mujeres a lo largo y ancho del mundo. Es el momento de exigir el reconocimiento de las tareas domésticas, del cuidado y de la reproducción de la vida como un trabajo, que aun sin ser remunerado, se constituye en otra jornada laboral.

    Las mujeres colombianas son inspiración y ejemplo, es admirable su fuerza, convicción y entrega a la hora de afrontar el duro día a día. Son inmensas las cargas que el modelo actual impone sobre sus hombros. Es el momento de reconocer la lucha de las campesinas, indígenas, mujeres negras y todas aquellas que dignifican y habitan los campos y las zonas rurales, porque entre muchos aportes que emanan de ellas, es claro que sin estas mujeres la vida en las ciudades sería inviable.

    Así mismo, defendemos el coraje y el compromiso de las trabajadoras de las ciudades. Nos referimos a las académicas, las estudiantes, las artistas, las cuidadoras, las desempleadas, las amas de casa y todas aquellas que afrontan con entereza las afujías de una brecha laboral desigual y abusiva. Sin ustedes la construcción de la paz con justicia social es tan solo una quimera, por lo que respetamos su tesón y compartimos su entrega en las tareas que lideran.

    Sabemos que la causa de un país mejor es un asunto de todos y todas. Hemos entendido el papel protagónico que las mujeres tienen en la construcción de la paz con justicia social y sabemos que es arduo el camino, que serán múltiples los ataques en esa búsqueda y para nuestra organización hoy es clara la responsabilidad que tenemos frente a la materialización efectiva del enfoque de género como aspecto transversal, no sólo del acuerdo, sino de nuestra vida. Cuidaremos con celo su correcta aplicación y manifestamos nuestro apoyo claro a las lideresas que hoy nos acompañan en ese camino. A todas ellas muchas gracias por sus aportes.

    Faltarán siempre palabras para manifestar nuestra admiración a aquellas mujeres que ofrendaron su vida a favor de nuestra lucha. Para ustedes honor y gloria. Esperamos con ansia a las que están privadas de la libertad y a aquellas camaradas, compañeras, amigas, hijas, madres que nos acompañan en el día a día, a quienes les manifestamos nuestro deseo de seguir caminando a su lado para seguir aprendiendo con ustedes. Nuestro más caluroso abrazo de esperanza para todas las mujeres víctimas del conflicto, con especial mención para las madres, hijas y compañeras de caídos y caídas en esta guerra. Sus reivindicaciones y banderas de lucha son muestra de lo mucho que nos falta por construir y estamos seguros que juntos y juntas lo lograremos.

    ESTADO MAYOR CENTRAL FARC-EP

    8 de marzo de 2017.

  • Saludo de Sarah Luna al XVI Congreso de la FDIM

    Captura de pantalla 2016 09 16 a las 09.26.23

    Las mujeres de las FARC-EP enviamos un afectuoso saludo al congreso de la Federación Democrática Internacional de Mujeres. Nos sentimos muy orgullosas de poder participar de este espacio.

    El mundo recorre un periodo en el que las luchas sociales y populares han podido generar cambios significativos. Los avances han proporcionado la seguridad que permite que se vislumbre el camino a seguir para la emancipación total de los seres humanos. El camino no es otro que la potencialización de esas formas de lucha que nos han dado victorias a costa de mucho sacrificio, represión y muertes.

    En todo este proceso, las mujeres han tenido cada vez más participación, entrega y compromiso. Es obvio que también hayan surgido muchas corrientes alrededor de la emancipación de la mujer, unas vinculadas a la digna rabia por años de opresión, otras con su respectiva evaluación socio histórica de la condición de las mujeres como sujetos discriminados y subvalorados. Pero, en resumen, todas esas corrientes están decididas a transformar la sociedad que oprime a la mujer y discrimina la diversidad sexual.

    Este es el momento de unificar no solamente las lucha de los sectores, de los pueblos, sino también la lucha de las mujeres y el genero humano.

    Nos corresponde a las nuevas generaciones recoger la experiencia de lucha acumulada por largos años y enfrentar unificadamente los nuevos retos que nos impone la lucha sin estereotipos marcados.

    No existe un abc de las formas de lucha. No hay ni debe haber un esquema que nos dicte cada paso que tenemos que dar.

    La lucha se basa en un compilado de procesos que se interrelacionan y que van por un cause que nosotras tenemos que asumir y dirigir.

    Debemos tener como principio que la lucha de las mujeres no es un proceso que excluye al hombre que también ha sido afectado y por lo tanto también usufructuará de los logros obtenidos.

    El carácter de esta lucha va íntimamente ligada a las luchas de la clase obrera. Juntos labraremos el terreno para que hombres y mujeres como un solo lazo enfrentemos la batalla, hombro a hombro, hacia la erradicación de la explotación capitalista.

    En este sentido, es más importante atacar desde el movimiento de mujeres las causas de la opresión y no solo los resultados. No podemos caer en la idea que solo con cuestiones de forma, y no de cambios profundos en la estructura patriarcal, la sociedad se transformará.

    Particularmente, en el contexto de las mujeres jóvenes, quiero resaltar aquí algunos de los temas que son para nosotras de relevancia superior:

    Nosotras debemos abanderar las luchas que tengan que ver con los derechos sexuales y reproductivos, con el libre derecho al aborto, con la participación social de las mujeres jóvenes en la política, la eliminación de los micro machismos, el acoso sexual, la mercantilización femenina y cualquier tipo de violencia contra las mujeres.

    Para nadie es un secreto que las mujeres jóvenes no somos reconocidas generalmente como personas con la suficiente capacidad para tomar decisiones. Ni siquiera cuando nos afecta directamente.

    Lo cierto es que no hay nadie más que nosotras mismas para saber que queremos con nuestro cuerpo y con nuestro futuro. Este es un aspecto fundamental a desarrollar, porque muy en lo profundo cada mujer joven quiere liberarse y lleva consigo una rebeldía intrínseca. Reconocer y encausar estas rebeldías es un reto para el movimiento de mujeres y no debe tomarse como un asunto menor.

    Las reivindicaciones propias de las mujeres y la tarea de dar a conocer las luchas del feminismo deben hacerse de manera didáctica y afable, para que las personas comprendan y las acerquen a su realidad concreta.

    Cuando una mujer joven aborda los temas de género y feminismo, puede ser que no sienta que es importante estudiar la teoría, lo que quiere es sentir que si se vincula a la lucha va a percibir los cambios que está buscando en su cotidianidad. Es necesario vincular el estudio de la teoría con lo que le sucede en el día a día a las jóvenes y con lo que más les afecta en su propia vida.

    Un error cometido por algunas organizaciones con trayectoria extensa es no permitir el relevo generacional. Una cara fresca y renovada permite que quienes estén interesados en el tema, pero ajenos o con decidía, se unan y recarguen el proceso con nuevas fuerzas e ideas. A las generaciones antiguas les corresponde guiar, enseñar, hasta examinar, pero deben también ceder espacios que serán fuentes de desarrollo. Las contradicciones deben ser motor del proceso y no barreras.

    Por último, es fundamental que la juventud, que es fuente de inspiración y creatividad, se involucre y juegue un papel decisivo y determinante. El apropiamiento de los principios de la lucha deben servir para emprender un camino que recoge experiencias y conserva su esencia. Pero que, en si, sea nuevo y encantador, y que va a tener en cuenta los elementos nuevos en el contexto que también son fuente de vulneración de la mujer.

    Para poner un ejemplo, el ciberacoso y la violación a la intimidad por redes sociales deben vincularse a las exigencias porque son, en su mayoría, mujeres jóvenes quienes los sufren.

    Sepan que en las mujeres de las FARC-EP van a encontrar siempre unas compañeras constantes, que, consecuentes con nuestros principios revolucionarios por el bienestar y libertad de las proletarias y los proletarios, hacemos de la lucha por la igualdad de genero una de las más importantes de nuestras consignas.

    Ahora, en nuestro transito a la vida civil, las mujeres pueden contar con nuestro decidido compromiso por cambiar todas las estructuras que nos oprimen y nos excluyen.

  • SANTOS ABRE LA PUERTA PARA LLEVAR NUEVO ACUERDO CON FARC AL CONGRESO

    Lo dijo en foro con empresarios en el Palacio de Buckingham, en segundo día de visita de Estado.

    “Hemos logrado avanzar. En un futuro muy próximo tendremos un acuerdo y tendré la facultad de implementarlo a través del Congreso. Tenemos aquí al presidente del Congreso y luego podremos comenzar a recoger los beneficios que aporta la paz”.

    Esas fueron las palabras del presidente Juan Manuel Santos ante un grupo de empresarios que participan en un foro en el Palacio de Buckingham, en Londres.

      http://uraba.net/2016/11/02/santos-abre-la-puerta-para-llevar-nuevo-acuerdo-con-farc-al-congreso/






     

  • Seguimos conversando

    Te agradezco enormemente, Lorena Hernández, por leer nuestra página, por hacer útiles mis preguntas, y por compartir tus respuestas.

    Comparto tus posturas, aunque quisiera saber de qué otras maneras las mujeres que leen Mujer Fariana perciben temáticas como las relaciones humanas, el derecho a decidir sobre su cuerpo, el cuestionamiento a un género musical u otro, o los sacrificios que acompañan a la lucha feminista.

    Creo que todas las demandas del feminismo van en una dirección, que ya esbozaste en tu respuesta: disputar el poder; porque de eso depende la dimensión de nuestra libertad individual y colectiva.

    Cuando alguien o una sociedad entera nos dice: tienen que vestirse así, tienen que bailar así, tienen que enamorarse así, se va restando progresivamente nuestra capacidad de ser, tal cual y como deseamos ser.

    Sin embargo, dentro de la propia práctica feminista chocamos muchas veces con estereotipos que se van instaurando entre nosotras. Resulta entonces que no todas somos igual de feministas, que si decides ser mamá puedes estar traicionando la campaña por la despenalización del aborto... (y pudiera extenderme en ejemplos, pero no es la idea). Eso no nos ayuda. Más que censurar las maneras distintas de ver las cosas, deberíamos ser propositivas y construir desde la diversidad (como lo hiciste recomendándome el libro de la feminista que es madre). Nuestra emancipación como mujeres no debe significar una nueva opresión.

    Agradezco también que hayas mencionado el resto de privilegios de los que podemos formar parte. En primer lugar, ayuda a comprender que las formas de dominación son múltiples y están articuladas dentro de un sistema de dimensiones incalculables, que no impiden que avancemos, pero que sí complejizan nuestro camino. En segundo lugar, creo que nos saca del estigma de víctimas, que el propio patriarcado nos ha impuesto.

    Las mujeres no somos víctimas, somos seres humanos que vivimos determinadas discriminaciones, que tenemos una historia propia de oprobios, pero también de resistencias, y que tenemos la capacidad plena de pensarnos un futuro mejor y luchar por él.

    Gracias de nuevo, Lorena Hernández, para la persona que me preguntó alguna vez: “¿No te preocupa que por ser tan radical con eso del feminismo te quedes sola?”

    Aquí está la respuesta: No me preocupa, porque el feminismo me ha abierto los ojos a muchas cosas, y en el camino me he topado con gente como Lorena Hernández, dispuesta a compartir y sumar otros matices a nuestra lucha.

    Y como la idea es seguir preguntándose cosas, van otras interrogantes:

    - ¿Las mujeres debemos tener espacios solo para mujeres, o eso es excluir a los hombres?

    - ¿Qué haya mujeres dirigentes es símbolo de empoderamiento femenino?

    - ¿Cuáles son las peleas más urgentes que debemos dar las feministas en Colombia y en el resto de América Latina?

  • Semblanzas: Farianas y paz

    Siempre les pregunto a las farianas ¿qué significa ser mujer en las FARC? Para Manuela, “Ser mujer en las FARC es un enorme reto, porque implica desde el momento de su ingreso romper con los esquemas y los roles que tiene establecida la sociedad para las mujeres, implica asumir muchas tareas y muchos espacios de participación que han sido destinados solamente para los hombres, por lo tanto implica un enorme aprendizaje”.

    Primer reto ha sido estar convencidas, que como mujer humilde o campesina era capaz de cumplir tareas políticas, primero desde la clandestinidad y ahora a la luz pública, en especial, cree que de las cosas más difícil fue enfrentar la arremetida de los medios de comunicación en contra de las mujeres de las FARC, mostrándolas cómo víctimas y no como sujetas de derecho, eso les ha hecho sentirse deslegitimadas, por eso con más ahínco son partícipes de la construcción de la paz desde que comenzó el proceso.

    LEER MAS ---> http://www.fipupress.com/2017/07/semblanzas-farianas-y-paz-i.html?m=1