opinión

  • Descolonizar la paz en Colombia, un desafío histórico

    Rossih 1La Paz sigue siendo una utopía en Colombia. Hay muchos asuntos pendientes por resolver. El que parecía ser el primer paso, el de la negociación política del conflicto, se está dando, pero los conflictos suelen ser dinámicos. Colombia no ha terminado de ahondar en las causas de sus conflictos, porque sigue existiendo un interés pactado en épocas coloniales para que sigamos bajo la lupa de un sistema represor, expropiador, violento y aniquilador.

  • ¿Cuál igualdad de género?

    En las últimas décadas las mujeres han llevado a cabo múltiples reivindicaciones por sus derechos.

    Sin embargo, en la actualidad numerosos estudios sobre esta controvertida temática arrojan que existe el denominado sexismo de nuevo tipo, que tras una cierta igualdad formal oculta con disimulo una resistencia al cambio.

  • ¿IDEOLOGIA DE GENERO?

    Con sorpresa hemos observado la oleada de críticas a propósito de las supuestas las cartillas que el gobierno junto a la ONU se diseñó para orientar a los colegios sobre qué hacer en los casos en los que sus estudiantes se reconozcan homosexuales o tengan dudas frente a los temas de identidad de género.

  • “La paz va con las mujeres o no va”

    Laura Cardoza tiene 31 años, es psicóloga de la Universidad Nacional y feminista militante. Llegó a La Habana tras aplicar a una convocatoria que los países garantes del proceso de paz hicieron para contratar asesores en el tema de mujer y género. Reconoce que en la guerrilla existen lógicas machistas y patriarcales que son reflejo de la sociedad, pero también asegura que se ha obviado el hecho de que la guerrilla ha sido un referente de cómo solucionar conflictos de género en muchas comunidades rurales. Un ejemplo de esto lo narra Chaverra, guerrillero del Bloque Efraín Guzman. En 1993 ayudó construir un reglamento de una comunidad en Vebará, Chocó, que imponía multas y castigos (cargar arena para unas obras en la vereda) a todo hombre que maltratara una mujer. “A la semana un tipo le pegó una golpiza tremenda a una señora y nosotros llamamos al Presidente de la Junta de Acción Comunal para que aplicara el reglamento... La comunidad casi nos saca a machete de allá, la mujer se emberracó con nosotros, que porque al marido le tocaba ir a trabajar para pagar esa multa, que no nos metiéramos en la vida de ella...”.
  • 4 cuentos infantiles para prevenir y detectar a tiempo el abuso sexual

    Para evitar este daño irreparable es necesario educar a los niños a temprana edad sobre cómo reconocer un abuso sexual. Así, logramos empoderarlos y de pasada, debilitamos a los abusadores. ¿Cómo hablar este tema tan difícil con los niños? Leyéndoles cuentos.

    http://www.eldefinido.cl/actualidad/pais/7117/4-cuentos-infantiles-para-prevenir-y-detectar-a-tiempo-el-abuso-sexual/

  • 9 series infantiles no sexistas para que tu hija decida quién quiere ser

    En un estudio de 2004, Gurian y Stevens concluían que si las niñas no estaban suficientemente interesadas en las matemáticas no se debía a una falta de capacidad, sino que es la sociedad quien hace que las niñas se sientan menos capacitadas y, por ello, se requieren estrategias educativas que estimulen y apoyen a las niñas en el aprendizaje de las ciencias. Quizás 'Peg + Gato' es un buen estímulo para comenzar.

    La serie está protagonizada por Peg, una simpática niña de gorro rojo que se dedica, capítulo tras capítulo, a resolver un problema matemático. Por si todavía no te resulta lo suficientemente simpática deberías saber que también tiene un gato y toca un ukelele. Los creadores de la serie pretenden despertar una curiosidad natural por los números y ayudar a los más pequeños a desarrollar sus habilidades y resolver problemas sencillos. Tener una protagonista femenina es todo un puntazo.

    Si lo que deseas es que tu pequeña empiece a interesarse por el mundo de la música, 'Saari es la serie que debería ver. De tan solo tres o cuatro minutos de duración, esta serie de cuatro amigos dispares (una niña, un pulpo, un búho hembra y un pajarito) transmite valores como la generosidad, la amistad, el compañerismo y el respeto a lo distinto a través de la música, un lenguaje universal. No solo eso, sino que una de las protagonistas, la niña, es un personaje tímido que a menudo habla a través de su muñeco-calcetín que tiene en la mano. https://www.buzzfeed.com/beatrizserranomolina/series-intantiles-feministas?bffblola&utm_term=.jpQXKjo9yK#.epbw1rXyq1

  • A las puertas del Acuerdo Final

    Al fin llegamos a la firma de los Acuerdos de Cese al Fuego y Hostilidades Bilateral y Definitivo; Dejación de Armas; Garantías de Seguridad y paramilitarismo; y Refrendación, paso fundamental para llegar al acuerdo final. Hoy celebramos el fin de la guerra. Comienza una etapa crucial para nuestra militancia y el país que cree de verdad en la paz.

  • A propósito de 71 años del Día de la Victoria, dignidad de María Teresa Asplund.

    Escribo esta nota a propósito de una imagen que le dio la vuelta al mundo y que retumba en  mi mente con inusitada fuerza. En la foto, tres hombres blancos, perfectamente uniformados, mismo corte de cabello, con iguales e impecables camisas blancas y sus cuidadosamente anudadas corbatas negras, con similares miradas de odio al horizonte.

    
Al fondo un policía, de igual apariencia, aunque con distinto uniforme, del que no se entiende su rol específico y deja la duda de si los controla o los protege. Y frente a ellos, pero en sentido contrario, mirando hacia la izquierda, una mujer delgada, de menor estatura, con un gran bolso que luce algo desordenado, típico de aquellas mujeres que cumplen varios roles, las de trabajadoras, madres, activistas..., y que por lo general andan en su afán con sus objetos a cuestas. Su mirada un tanto hacia arriba, desafía los rostros de los tres hombres que pretenden no observarla. Allí está ella, mujer negra, con su puño en alto, anunciando que este mundo aún tiene memoria y dignidad, allí está nuestra heroína anónima,  María-Teresa "Tess" Asplund.

  • A propósito del pronunciamiento del Fiscal (E) Jorge Fernando Perdomo

    Las guerrilleras de FARC EP rechazamos categóricamente el pronunciamiento hecho por parte del Fiscal encargado Jorge Fernando Perdomo frente a las supuestas prácticas sistemáticas de violencia sexual en nuestras filas insurgentes; repudiamos tanto el contenido como la forma en la que el señor Perdomo ha realizado estas temerarias e infundadas acusaciones.

  • Anónimo

    Esther Díaz Llanillo

    Aquella mañana se levantó temprano y, sin calzarse, casi dormido, avanzó hacia la cocina hambriento

  • CAMBIA CARACOL, RCN, SEMANA POR LA VOZ GUERRILLERA

    Muchos se preguntaran quienes somos y como terminamos en la guerrilla un sin número de jóvenes dispuestos a dar la vida por un ideal común sin esperar recompensa alguna, al igual que muchos de los y las colombianas piensan que somos unos monstruos sin sentimientos porque es lo que los medios de desinformación han difundido de nosotros.

    La cuestión está en que no se han dado la oportunidad de conocernos y comprobar que somos seres humanos igual que los demás, que tenemos sentimientos, que sufrimos y también tenemos necesidades.

    Colombia siendo un país tan rico en recursos naturales y suelos de producción, ha sido mal dirigida, pues unas pocas familias controlan el destino de millones de familias que trabajan por el día a día, los países extranjeros desde la colonia, nos están explotando, han convertido a los colombianos, en una sociedad de consumo en vez de ser productores y transformadores de todos nuestros recursos.

    Esta explotación que se agrava con el uso de la fuerza y violencia del Estado es la causante del conflicto social y armado que paso a ser el más antiguo del continente. Al invertir más en la maquinaria de guerra se descuidó la salud, la educación, la vivienda, el derecho a la vida digna y los servicios básicos para vivir una vida digna.

    Mi caso es un ejemplo claro del resultado de estas políticas estatales erróneas, yo ingrese porque no tuve la oportunidad de estudiar y el estado no me facilito a pesar de ser menor de edad, los medios para poder acceder a estudios universitarios, entonces, al encontrarme con la dura realidad de no obtener trabajo y tampoco podía aspirar a una educación buena; teniendo clara mi meta de no ser una delincuente más de este país, tome la decisión de ingresar a la guerrilla.

    Fue la decisión más importante de mi vida y nunca me he arrepentido, pues en la universidad de la vida aprendí que se es más humano de este lado y se aprende mucho más de lo que en las universidades enseñan, a pesar de no obtener un título por el conocimiento que se adquiere en el trasegar de la selva.

    Una de mis mayores satisfacciones de la vida guerrillera ha sido enseñar algo a mis camaradas y aprender el triple de ellos y ellas.

    Somos seres humanos y hemos cometido errores pero lo más bonito de todo es reconocerlos y corregir porque nuestros valores y principios no son impuestos, nosotros mismos los decidimos como lo mejor para ser seres humanos diferentes a lo que esta sociedad capitalista y patriarcal enseña.

    A quien desee conocer de primera mano y de sus protagonistas la otra cara de este conflicto, los invito a que confronten las versiones dadas por los medios de comunicación, que asistan a las distintas Zonas Veredales y escuchen de la voz de los y las guerrilleras, sus historias de vida en donde se encontraran de que es mejor escuchar a otro narrar sus historias de amor, tristeza, valentía y dolor que ver una novela vacía, que solo refleja la pérdida de valores.

    Todos y todas debemos darnos esa posibilidad de conocernos y de corregir lo que está mal para transformar nuestro país en ese que soñamos y merecemos.

  • Caminando por la costa Pacífica

    Barequeo: mujeres el 90% de la fuerza de trabajo

    El barequeo o consecución de oro por medios artesanales ha sido la actividad económica por excelencia de los habitantes de la costa pacífica, labor efectuada por generaciones de pobladores con la que han logrado conseguir el sustento y garantizar la supervivencia en una región abandonada a su suerte por el Estado.

  • Cómo criar a una hija feminista

    El librito 'Todos deberíamos ser feministas', de Chimamanda Ngozi Adichie, es una interesante y reflexiva obra sobre lo que significa ser feminista y un libro que podría utilizarse en los colegios.

  • Críticas al tratamiento que los medios hacen de la violencia machista: “El lenguaje no es inocente”

    “Consideramos necesario hacer un llamamiento al personal de los medios de comunicación para que conozca o se formen sobre las leyes de violencia de género, que señalan que la razón de la violencia machista es una manifestación de las relaciones desiguales de poder entre mujeres y hombres que ha llevado a la dominación y discriminación de las mujeres por parte de los hombres; que no fraccionen las noticias (hoy una mujer asesinada, mañana otra...) sino que enriquezcan el discurso haciendo un análisis de la raíz del problema; que la perspectiva de género se implante

  • Digámonos verdades

    Si hay algo que tiene plena validez hoy es defender la paz de la tergiversación y el miedo, desinstalarle la desesperanza y renovarle la fuerza de cambio que es propia de su esencia, pero ello no podrá hacerse desde las esquinas de los medios de información, ni alternando pequeñas dosis de segundos de propaganda. Fundamentalmente debe hacerse con reglas democráticas, las mismas que hemos debatido de manera incesante en la Mesa, y que creemos necesarias, válidas, pertinentes, indispensables y prontas en la ampliación de dicho canon.

  • EL MAYOR PROYECTO POLITICO ES LA VIDA

    Desconcierto, rabia, indignación y profundo dolor ha causado la reciente masacre contra el campesinado en Tumaco, resultado de la violencia estatal que por siglos ha caracterizado el régimen colombiano y que a pesar de haber firmado un histórico acuerdo de Paz insiste en utilizar la violencia descarnada contra toda expresión de protesta. Esta vez fue una comunidad campesina cocalera, defendiendo su vida y territorio que son amenazados por las erradicaciones forzosas.

    Es más que absurda la respuesta de la fuerza pública a las justas demandas de la comunidad, mucho más cuando el acuerdo de Paz contiene un punto específico sobre cultivos de uso ilícito en el que se establece la sustitución voluntaria y concertada como alivio social y económico para las familias que se vieron obligadas a cultivar esos productos para subsistir.

    Lo hemos advertido muchas veces, los obstáculos a la implementación de los acuerdos que retrasan los tiempos e incluso pretenden cambiar lo signado en ellos, generan no solo incertidumbres y desconfianzas, sino que profundizan los conflictos que se viven en las regiones que son múltiples y variados de acuerdo a las realidades territoriales.

    Una acertada implementación requiere compromiso de todas las instituciones estatales para adecuarse al enorme reto de la construcción de la paz.

    La esencia del acuerdo no consiste simplemente en que una organización haga dejación de armas, sino que la sociedad entera transite hacia un nuevo momento en el que la diferencias no se resuelvan a través del uso de la violencia en ningún caso y para esto la fuerza pública debe ser protagonista en su función de defensa de la población, nunca amenazándola y mucho menos disparando contra ella sus armas, las armas del Estado.

    Por eso no basta con solidarizarse, es necesario exigir que cesen las hostilidades y ataques a la población que por medio de la protesta manifiesta sus inquietudes y defiende sus derechos, según las cifras de las organizaciones de Derechos Humanos, en lo corrido de este año van 117 homicidios en contra de lideres, lideresas y defensores de Derechos Humanos, sumado a los 18 militantes de nuestro partido FARC asesinados y 11 de sus familiares.

    Definitivamente se requieren medidas urgentes y coherentes con las esperanza de Paz de la mayorías de nuestro país, respetar la integralidad de los acuerdos y con ellos avanzar en el camino de la reconciliación que no es otra cosa que un proceso de toda la sociedad unida en torno al mayor proyecto político que es: La Vida.

  • El nuevo Fiscal, una nueva amenaza

    La elección del nuevo Fiscal general de la nación es una decisión que va en contravía de los enormes avances que se vienen avizorando en el país a partir del proceso de conversaciones de La Habana y de los acuerdos alcanzados hasta ahora, es un obstáculo para el desarrollo de la etapa de implementación, pues para que esta tenga éxito requiere de una rama de la justicia trasparente, capaz de hacer de la verdad la garantía para alcanzar justicia y el mayor impedimento para el retorno de la violencia política en el país.

  • El patriarcado al desnudo: Tres feministas materialistas

    Las feministas Ochy Curiel y Jules Falquet pertenecen al Colectivo Brecha Lésbica, que, desde una visión internacionalista, busca las solidaridades políticas entre mujeres y lesbianas del mundo, con pensamiento y acción que enfrenta el sexismo, el racismo, el clasismo y la heterosexualidad obligatoria, crítica y radicalmente.

     

  • El tiempo entre costuras

    La escritora Española María Dueñas se dio a conocer en 2009 con su obra El tiempo entre costuras . Muchas personas se han enamorado de la historia de Sira Quiroga, que avanza entre los mapas, la memoria y la nostalgia, transportándonos a los enclaves coloniales del norte de Africa, el Madrid Pro Aleman de la pots guerra y a una Lisboa llena de espías y refugiados.

     

  • En memoria de mi Maestra

    En medio de lo que se puede llamar noche, es vista de lejos una fuerte luz que nace de una lámpara gigante en la calle, era esta una calle de la ciudad de Bogotá fundada alrededor de los años mil quinientos y que lentamente crecía generando procesos de transformación en cada una de sus calles, vías, e incluso plazas, aquellas que poco a poco se llenaban de habitantes que ocupaban lugares cualquiera y que pareciera incluso donde les diera la gana asentarse. Esto no era producto del azar, eran circunstancias arraigadas a la violencia política de los años cincuenta en todo el país. Esta ciudad albergaba entonces una gran cantidad de campesinos oriundos de regiones infinitas de Colombia; mujeres, hombres, niños y niñas, ancianos, perros y gatos, que llegaban con nuevos sueños e incluso memorias por plasmar en la realidad que les correspondía vivir justo en ese momento. Luego de lo que se conoce coloquialmente como Bogotazo, el desorden y las revueltas pero además las contestaciones ciudadanas no se hicieron esperar, lo que causaba además miles de micro luchas por así decirlo que aunque ya no su mayoría en el campo, si se encontraban en las ciudades, precisamente en Bogotá.