Participación

  • LA IMPLEMENTACIÓN DE LOS ACUERDOS DE PAZ PERMITIRA LA PARIDAD POLÍTICA

    El movimiento social de Mujeres por décadas ha impulsado la participación política de las mujeres, bajo diferentes estrategias incluidas las normativas, pero con poca efectividad, la llegada en el 2016, de la firma del Acuerdo final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y duradera entre el Gobierno y la Fuerza Armada Revolucionaria Colombiana, le vuelve a entregar esperanzas y oportunidad al movimiento, de poder dirigir los destinos del país de manera paritaria con los hombres.

    La esperanza en la implementación de los Acuerdos, es fundamental porque estos, deben regirse por el reconocimiento de la igualdad y protección del pluralismo de la sociedad colombiana, sin ninguna discriminación. En la implementación se garantizarán las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva y se adoptarán medidas afirmativas en favor de grupos discriminados o marginados, teniendo en cuenta el enfoque territorial, diferencial y de género.

    Considerando que la participación ciudadana es el fundamento de todos los acuerdos que constituyen el Acuerdo Final y se encuentra ratificado en el Punto 2; el cual contiene el acuerdo sobre “Participación política: Apertura democrática para construir la paz”. Además, La construcción y consolidación de la paz, en el marco del fin del conflicto, requiere de una ampliación democrática que permita que surjan nuevas fuerzas en el escenario político para enriquecer el debate y la deliberación alrededor de los grandes problemas nacionales y, de esa manera, fortalecer el pluralismo y por tanto la representación de las diferentes visiones e intereses de la sociedad, con las debidas garantías para la participación y la inclusión política.

    En especial, la implementación del Acuerdo Final contribuirá a la ampliación y profundización de la democracia en cuanto implicará la dejación de las armas y la proscripción de la violencia como método de acción política para todas y todos los colombianos a fin de transitar a un escenario en el que impere la democracia, con garantías plenas para quienes participen en política, y de esa manera abrirá nuevos espacios para la participación (texto tomado del Acuerdo final).

    En relación a la participación de las mujeres en la toma de decisiones y el poder político, se ha logrado que Colombia, asuma mínimamente con los compromisos establecidos en la Plataforma de Acción de Beijing (1995), la CEDAW (Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, por sus siglas en inglés), adoptada en 1979 por la Asamblea General de Naciones Unidas, obliga a los Estados en su artículo 18, a eliminar la discriminación y avanzar hacia la igualdad en la vida política y pública.

    Según datos del Censo DANE 2005, el 51% de la población en Colombia, son mujeres; y de acuerdo a los datos entregados por la Registraduría Nacional, el 50% del potencial votante en este país, son mujeres. Así mismo, algunos estudios realizados por organismos internacionales, han demostrado que las bases de los partidos políticos están conformadas por mujeres, aunque la representación aún no alcanza los índices esperados.

    Es de resaltar, que Colombia desde que se conformó como república independiente en 1830 ha tenido procesos electorales, pero las mujeres solo empezaron a participar de ellos en 1957: ciento veintisiete (127) años después. Esos años de desventaja, sumados a todos los elementos culturales de un país en el que la cultura machista es predominante, más las condiciones de pobreza y vulnerabilidad a las que se ven desproporcionalmente enfrentadas las mujeres, generan unas condiciones de desigualdad con barreras visibles e invisibles, para la competencia de las mujeres por el poder, así lo evidenció el PNUD en el ranking de igualdad de Mujeres y Hombres en los partidos políticos realizado en 2013.

    En la reforma política en Colombia, de 2011, la Ley 1475 obliga a los partidos políticos a inscribir en sus listas para el Congreso, Concejos y Asambleas el 30% de mujeres, basados en la Ley de cuotas es el nombre que recibe la ley 581 de 2000 de Colombia, por medio de la cual se dispone que el 30 por ciento de los altos cargos públicos deben ser ejercidos por mujeres. El pasado 9 marzo de 2014, fue la primera vez que dicha ley se aplicó en el país para las elecciones de Congreso, lo que posiblemente generó un aumento significativo. Pese a este aumento, es de reiterar, que no es suficiente con que la Ley exija que el 30% de las personas inscritas en las listas sean mujeres, si a estas no se les brinda dentro de los partidos las mismas garantías que a los hombres. (tomado del Observatorio de Asuntos de Género (OAG) , boletín N° 18 de 2014).

    De hecho, en una investigación elaborada por la Misión de Observación Electoral (MOE), antes de estas elecciones, se encontró que la mitad de las candidatas al Senado no tenían presencia en medios de comunicación, lo que insinúa que los partidos no se han preocupado hasta el momento, por formar y apoyar a las candidatas sustantivamente en la consecución de una curul, sino por cumplir con un requisito de la ley.

    En la actualidad, el periodo (2014 – 2018), el panorama territorial, con relación a la participación de las mujeres, es el siguiente: las mujeres ocupan el 9,38% de las gobernaciones del país; y el 9.81% de las alcaldías; el 17.94% de las curules de las asambleas departamentales; y el 16.08% de los asientos de los concejos municipales. En Senado de la República 31.6% y Cámara de Representantes 29.5%.

    La firma del Acuerdo final permite colocar mayor interés por parte de las mujeres, en el poder político ya que medidas como las cuotas o la paridad

    tienden a subvertir el orden patriarcal. Ambos recursos, cuotas y paridad, tienden a abrir espacios para la participación política de las mujeres. Las cuotas son una estrategia temporal, pero con la paridad se pretende cambiar de manera radical el orden normativo de la sociedad.

    Revisando el aporte de la feminista Hubertine Auclerc en 1884; “la paridad, es una exigencia revolucionaria, porque ya no se trata de compartir, o de poner fin al monopolio del poder masculino: se trata de repartir el poder político entre hombres y mujeres, un nuevo tipo de reclamo: que las Asambleas estuviesen compuestas por tantos hombres como mujeres.” Llevado al contexto colombiano, es imperativo profundizar en las razones sociales y jurídicas en las que el modelo económico ha mantenido excluida a la mujer del poder político.

    Considerando que, la sociedad está compuesta en igualdad numérica por hombres y mujeres, es del todo razonable que así estén compuestas las instancias representativas del poder público. La paridad no es pretender que haya más mujeres en cargos electos para que representen mejor a las mujeres. La paridad es el equilibrio numérico o cuantitativo que garantiza el acceso a ciertos puestos electivos de hombres y mujeres por igual. Se trata de hacer coincidir la política con el mundo real.

    Por lo tanto, se puede decir que, la nueva democracia paritaria trata de buscar un orden social más justo e igualitario, a través de un modelo social - administrativo, que equilibre ecosistema, educación, economía, trabajo, familia y política. Entonces, la paridad es, en el fondo, una cuestión de justicia política y social.

    Por las anteriores razones, se afirma que la implementación del acuerdo Final de paz firmado entre el Gobierno y las FARC-EP permitirá la paridad política, convirtiendo a Colombia en uno de los primeros países latinoamericanos donde los destinos del país se discutirán y decidirán de manera paritaria entre hombres y mujeres, iniciando así una nueva era en la historia de Colombia.

    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  • La inclusión de genero es en la practica.

    La semana pasada ha sido una de las más importantes para Colombia en más de medio siglo. Se ha cerrado el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto, convirtiéndose en la posibilidad cierta de que las y los oprimidos luchemos por las transformaciones profundas que requiere el país. Vamos hacia la democracia plena y la justicia social por la vía no violenta y con los argumentos como herramienta principal.

  • LLAMAMIENTO DE MUJERES EN ESPAÑA, POR LA PAZ EN COLOMBIA

    El día 14 de noviembre de 2017, en la sede de la Fundación Entredós, calle Marqués Viudo de Pontejos 4, Madrid, España, mujeres españolas y de distintas nacionalidades, representativas del movimiento feminista y de mujeres por la paz, defensoras de derechos humanos y de solidaridad con los pueblos, animadas por los logros del primer acuerdo de paz en el mundo, que incluye el componente de igualdad de género y la diversidad de opción sexual, con transversalidad para todos los puntos del acuerdo de paz queremos manifestar nuestra solidaridad e irrestricto apoyo a los Acuerdos de paz firmados entre el Gobierno colombiano y el grupo insurgente FARC- EP hoy convertido en el nuevo partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común.

    Estos acuerdos que cuentan con el apoyo y seguimiento de la Organización de Naciones Unidas, ONU, ponen fin a un conflicto armado interno, que durante más de cincuenta años ocasionó sufrimiento al pueblo colombiano, en mayor porcentaje a mujeres, abuelas, madres, hijas, hermanas, niñas, en un genocidio que ocasionó más de ocho millones de víctimas.

    Pero también hoy con indignación les compartimos la noticia de la retención indebida en el aeropuerto internacional El Dorado, en Colombia, a una de las ponentes en este evento, Manuela Marín, integrante del partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común - FARC, con el simple argumento de que aún las autoridades portuarias no habían recibido la información de su amnistía, pactada en los mencionados acuerdos de paz, para ella toda la solidaridad, a la vez que manifestamos el mas profundo rechazo a esta actuación del Gobierno colombiano que no es mas que una muestra del incumplimiento sistemático de los acuerdos contraídos en la Habana.

    Incumplimiento que se manifiesta además en:

    - Asesinatos de líderes políticos y populares que impulsan la realización y efectividad de la política acordada;

    - Asesinato de exguerrilleros y familiares de esto

    - La actuación de los grupos paramilitares cuyos delitos quedan en la más absoluta impunidad e inoperancia y poca efectividad de Organismos como la fiscalía general del Estado Colombiano, demostrando que la política contrainsurgente no sido desmontada.

    - Zonas de Capacitación y Reincorporación languidecen por carencia del apoyo estatal convenido;

    - La implementación carece de soporte presupuestal adecuado en los planes de gobierno;

    - La sustitución de cultivos aparece condicionada por las presiones de una potencia extranjera y, en esa órbita, el llamado Plan Victoria del ejército se muestra como un plan de choque contra las comunidades.

    - Se hace necesario exigir con fuerza la libertad de los presos y presas políticos e impulsar la campaña por la libertad de Simón Trinidad que cumple una condena injusta en las mazmorras de EEUU.

    Ante esta alarmante situación nosotras hacemos un enérgico llamamiento al gobierno y a todas las instituciones del Estado Colombiano, que asuman con decoro, con sentido humanista y con prontitud el cumplimiento de todo lo acordado. Consideramos que es necesario, es urgente, que se instale y funcione la Justicia Especial de Paz - JEP, mecanismo que ha sido pactado como garante, para que las víctimas, conozcan la Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de no Repetición. Igualmente hacemos un llamado a la sociedad, al pueblo colombiano y en especial a la mujer colombiana a construir Unidad para detener y revertir estos aciagos momentos de peligro en que se encuentra el proceso de paz. Desde nuestros modestos esfuerzos, nos constituimos desde Ya en veedoras internacionales del cumplimiento pleno de los acuerdos de Paz y facilitadoras de gestiones para que los diálogos con el ELN culminen exitosamente, igual y que sea lo primero abogaremos especialmente por actos de justicia a las mujeres, cuyos derechos generales y agrarios han sido históricamente ignorados por el patriarcalismo ancestral aun imperante.


    En Madrid, España, a catorce días del mes de noviembre de 2017, suscriben:

    Partido Comunista de los Pueblos de España, Fundación Entredós, Comité de Unidad Campesina – CUC Guatemala,

    Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos:

    (Soldepaz – Pachakuti; Red de Colectivos La Araña Feminista de Venezuela, Corriente

    Revolucionaria Bolívar y Zamora de Venezuela, Movimiento Agro Comunal

    Bolivariano de Venezuela; Comisión Multisectorial del Uruguay; Red de Integración

    Orgánica – Rio – Por la Defensa de la Madre Tierra y los Derechos Humanos de

    Guatemala; Alianza por la Justicia Global, SOA Watch – Observatorio por el Cierre de

    las Escuela de la Américas de Estados Unidos; Confederación Nacional de

    Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras - FENOCIN de Ecuador;

    Confederación Sindical Única De Trabajadores Campesinos de Bolivia -CSUTCB;

    Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos capítulo Estados Unidos y Suiza;

    Campaña Popular Palestina contra el Muro de Apartheid (Stop the Wall), Coalición de

    la Defensa de la Tierra que une 11 organizaciones populares palestinas: Sindicato de

    Agricultores Palestinos Palestinian “Farmers Union“, Nueva Federación de Sindicatos

    Palestinos “Nuevos Sindicatos“ “Palestinian New Federation of TradeUnions“ “New

    Unions“, Foro de la Juventud Palestina “Palestine Youth Forum“, Asociación por los

    Derechos de los Agricultores y la Preservación del Medioambiente

    (AssociationforFarmers’ Rights and forthePreservation of theenvironment), Centro de

    las Mujeres para el Desarrollo Social “Women Center for Social Development“,

    Asociación Jayadel/ Centro Palestino para la Cultura, las Artes y la Creatividad

    (AssociationJadayel / Palestinian Center for Culture, Arts and creativity), Sociedad de

    Agricultores Palestinos-Tulkarem (PalestinianFarmersSociety-Tulkarem), Sociedad

    Ni'lin para el Desarrollo y el Trabajo Comunitario “Ni’linSocietyforDevelopment and

    CommunityWork“, Consejo Popular para Proteger el Valle del Jordán (Popular

    Council to ProtecttheJordan Valley), Asociación Al-Amal para la Infancia y el

    Desarrollo “Al-AmalAssociationforChildhood and Development“; Movimiento

    Nacional del Poder Popular – México - MNPP; Movimiento Nacional del Poder

    Popular Zacatecas MNPP – Zacatecas; Movimiento del Magisterio Democrático

    Nacional, Comité Ejecutivo Nacional Democrático del Sindicato Nacional de

    Trabajadores de la Educación en Lucha CEND del SNTE en Lucha; Asamblea de los

    Pueblos en Defensa del Territorio, la Educación Pública, Laica, Gratuita y los

    Derechos Humanos; Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra en San Salvador Atenco

    FPDT-Atenco; Consejo de Defensa de los Derechos del Pueblo CODEP-MNPP;

    Consejo de Organizaciones Interdisciplinarias Vinculadas por Oaxaca- COIVO;

    Consejo de Comunidades Indígenas de la Sierra Sur - COCISS; Comité de Defensa

    Ciudadana - CODECI; Consejo de Organizaciones Indígenas y Populares de Oaxaca -

    COIPO ̧ Contingentes del Comité Ejecutivo Nacional Democrático del SNTE en Lucha

    (CEND SNTE en Lucha), Congreso Nacional de Bases, Movimiento del Magisterio

    Democrático Nacional: Sección III de Baja California Sur; Sección V de Campeche;

    Sección X de la Ciudad de México; Sección XIII y XLV de Guanajuato; Sección XIV de

    Guerrero; Sección XV de Hidalgo; Movimiento Magisterial Jalisciense, Secciones XVI

    y XLVII de Jalisco; Sección XVIII de Michoacán; Movimiento Magisterial de Bases,

    Sección XIX de Morelos; Consejo Democrático Magisterial Poblano, Secciones XXIII y

    LI de Puebla; Movimiento Magisterial de Bases de Querétaro, Sección XXIV de

    Querétaro; Bases Magisteriales Democráticas de Quintana Roo, Sección XXV de Q.

    Roo; Bases Magisteriales de Tabasco, Sección XXIX de Tabasco, Trabajadores del

    Colegio de Bachilleres de Tabasco; Comité Estatal Democrático, Sección XXXII y LVI

    de V eracruz; Sección XXXVI del V alle de México; Consejo Nacional de

    Sistematización; Escuelas Integrales de Educación Básica de Michoacán; Colectivo

    Pedagógico “Francisco Javier Acuña Hernández”; Promotora del Poder Popular de

    Michoacán; Caja Popular de Ahorro “Emiliano Zapata”; Colectivo de Estudios

    “Ricardo Flores Magón”; Movimiento de Unidad Social por un Gobierno del Pueblo -

    MUSOC-GP Michoacán; Coalición de Jubilados y Pensionados “Elpidio Domínguez

    Castro”; Talleres Comunitarios del Municipio de Nezahualcóyotl, estado de México;

    Barzón Federación: Estado de México, Querétaro, Morelos, Veracruz, Guerrero y

    Distrito Federal; Coalición Nacional de Cooperativas y Empresas Sociales -

    CONACyES; Organización Nacional del Poder Popular - ONPP; Organización

    Nacional del Poder Popular de Morelos ONPP-MORELOS; Organización Nacional del

    Poder Popular del D. F.;Asamblea Permanente de los Pueblos de Morelos, Instituto

    Mexicano de Desarrollo Comunitario - IMDEC; Centro de Atención en Derechos

    Humanos a la Mujer y el Menor Indígena - CADHMMI y Centro Regional Indígena en

    Derechos Humanos “Ñuu-Savi” - CERIDH); Ela Rabasco Redondo, feminista,

    fotógrafa y socia de Entredós; Partido Feminista de España;

    Movimiento Democratico de Mujeres; Partido Comunista de España; Maria Eugenia - Vocal Vecina Grupo Municipal Ahora Madrid en Chamberí; Comité por la Defensa de los DDHH en Colombia – COMADEHCO; Partido Comunista Colombiano en Madrid, Plataforma de Solidaridad con Colombia, Constituyentes de exiliadas/os perseguidas por el Estado

    Colombiano, Union de Juventudes Comunistas de España – UJCE.

  • Los hombres utilizan chistes sexistas debido a una inseguridad

    Hay muchos hombres que creen que es divertido decir a una mujer que vuelva la cocina o preguntarla si está es su 'momento del mes' cuando se enfada. Según un nuevo estudio de la Universidad de Western Carolina, los hombres que hacen chistes machistas u homófobos es simplemente porque tienen inseguridades acerca de su masculinidad.

    https://youtu.be/7U8S6mVY7kY

    La ciencia ha demostrado que los hombres que utilizan el humor sexista y contra los homosexuales lo hacen para reafirmar su propio sentimiento sobre sí mismos, sobre todo cuando sienten que su masculinidad está siendo amenazada. Investigadores de la Universidad de Western Carolina han llevado a cabo dos experimentos con 387 hombres heterosexuales.

    Los participantes completaron una serie de test sobre su personalidad, actitudes sociales y los niveles de prejuicio contra las mujeres y los hombres homosexuales. En el cuestionario, se les pidió a los hombres que contestaran cómo de acuerdo estaban con diversas declaraciones tales como: "Cada vez que una mujer se compromete con un hombre, por lo general trata de 'atarlo en corto'

    https://youtu.be/D0p_-vAIAzo

    "Los hombres que se creen más varoniles expresaron que el humor sexista les divierte en respuesta a una amenaza a su masculinidad", ha explicado Emma O'Connor, la autora del estudio, en una entrevista a The Independent. Asegura que cuanto más intentos hacen los hombres por demostrar su masculinidad, más inseguridades tienen sobre la misma.

     

     

  • Mujeres al poder sí, pero no cualquiera

    Un camarada muy querido para mí, con quien compartí varios años de vida guerrillera, cada vez que la conversación tocaba el tema de las mujeres, el poder y la equidad de género me decía: “¡Siempre se habla de las mujeres en positivo, dizque son más sensibles.... Pero es mentira. Mire a Condoleezza Rice, Angela Merkel, Hillary Clinton, Gina Parody o Marta Lucía Ramírez... Son hasta peores que los hombres de su clase.”

    Y tiene razón el compañero. Estas damas mostradas como el arquetipo de

  • Mujeres y liderazgo

    El papel de las mujeres en el liderazgo organizativo se ha transformado en los últimos años de manera positiva, pero lamentablemente aún falta mucho. Aún considerando que los escenarios se abren a sus aportes y participación activa, realmente las condiciones objetivas impiden que estos liderazgos surjan en los escenarios de transformación social. Los espacios que las mujeres han logrado abrir han sido producto de constantes luchas por la reivindicación de derechos desde la equidad e igualdad de género en una sociedad donde la doble opresión del modelo

  • Nada de pesimismo

    Por estas épocas se lee en los diferentes medios y más en las redes sociales que no hay nada para celebrar en este fin de año y uno de los argumentos es el irrisorio aumento del salario mínimo.

    Todos los años por el mes de diciembre se da la misma discusión. Y soñamos que esta vez sí habrá un incremento que valga la pena. Pero si revisamos los salarios desde el 2010, para no hacer larga la lista, los aumentos son siempre irrisorios en comparación con las ganancias de los gremios empresariales, esa es la esencia del capitalismo, no lo podemos olvidar.

    AÑO                 SALARIO MÍNIMO                                            INCREMENTO                                                         AUXILIO DE TRANSPORTE

    2010                     $515.000                                                      3.64 %                                                                          $61.500

    2011                     $535.600                                                      4.00 %                                                                          $63.600

    2012                     $566.700                                                      5.8 %                                                                            $67.800

    2013                     $589.500                                                      4.02 %                                                                          $70.500

    2014                     $616.000                                                      4.5 %                                                                            $72.000

    2015                     $644.350                                                      4.6 %                                                                            $74.000


    2016                     $689.455                                                       7 %                                                                              $77.700

    2017                     $737.717                                                       7 %                                                                              $83.140

    1. https://www.notinet.com.co/indices/salario_minimo_auxilio.pdf

    El 2018 no es la excepción. El salario mínimo será de 781.242 pesos, se ajustó en 43.525 con un incremento del 5,9 %, y el auxilio de transporte pasó del 83.140 a 88.211 (subió 6,1 %), para un total de 869.453 pesos.

    El 2018 no es la excepción. El salario mínimo será de 781.242 pesos, se ajustó en 43.525 con un incremento del 5,9 %, y el auxilio de transporte pasó del 83.140 a 88.211 (subió 6,1 %), para un total de 869.453 pesos.

    En Colombia no aumentan las empresas productoras de bienes de consumo y generadoras de empleo. El país hace rato no crea empresas, más bien aumentan los negocios bancarios y las agencias prestamistas, capitales especulativos.

    Con el neoliberalismo el Estado no cumple con la razón de ser de su existencia, privilegia más las importaciones de esos bienes de consumo, se ahoga la industria nacional y por supuesto se empobrece aun más el campo colombiano. Lo importante para el sistema, y lo cumplen al pie de la letra es la ganancia para el puñado que maneja el país.

    Así las cosas nada nuevo para celebrar, cierto.

    Aquí viene entonces la inquietud a esas voces de las redes sociales, qué hacer? No hay nada que hacer?, nos vamos cada colombiano o colombiana a rumiar las miserias a la casa?

    Desde la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, FARC, decimos, no. Hay que seguir la lucha por cambiar esta realidad, dura si, en la FARC sí que sabemos de eso. Pero debemos organizarnos, exigir el cumplimiento de lo acordado en La Habana, que como hemos dicho muchas veces no será el mejor acuerdo pero en él hay varias cosas de las que el pueblo se puede beneficiar.

    Para las mujeres por ejemplo tenemos para nombrar algunas:

    Acceso de mujeres rurales al Fondo de Tierras y la formalización de la propiedad.

    Fortalecimiento de la autonomía económica y capacidad organizativa de las mujeres rulares.

    Medidas para facilitar el ejercicio de la participación política de las mujeres.

    Participación de las mujeres en el programa Nacional Integral de Sustitución (PENIS).Y muchas más.

    El Estado mediante su gobierno de turno no cumplirá así no más, ese cumplimiento será como ha sido siempre en la historia producto de las luchas sociales. Los famosos tres ochos (jornada laboral, descanso y educación) fueron ganadas por los trabajadores, no olvidemos a las mártires de Chicago. El voto de las mujeres, ganado por ellas en las luchas callejeras, son solo un par de ejemplos.

    El Acuerdo de Paz no es la revolución que soñamos en la FARC ni el que sueñan muchas personas demócratas y sinceras de nuestra querida patria. Es solo una importante herramienta de lucha, el salario que se merecen las colombianas no solo más elevado que el aprobado sino igual al de los hombres por el mismo trabajo, por ejemplo. El salario mínimo justo se lo tenemos que arrebatar a esta clase empresarial colombiana en la lucha, de su parte nunca será justo.

    ***

    Frases destacada

    “Dos mil diecisiete fue el año en que el sistema de salud colombiano tuvo el infame honor de competir en cantidad de muertos con los que producía el conflicto armado en Colombia, porque las EPS no disparan, pero matan y torturan a pacientes y familiares y se pasan por la faja toda acción judicial”.

    Beatriz Vanegas Athías (goo.gl/Wb5kUJ)

     

  • No es interés nuestro dar lecciones de feminismo sino construirlo colectivamente

    Hace algunos días, para ser más exactos el 13 de junio, el portal Pacifista público un artículo titulado “Ahora las FARC quieren dar lecciones de feminismo” (http://pacifista.co/ahora-las-farc-quieren-dar-lecciones-de-feminismo/ ) en el cual daban a conocer algunos apuntes sobre las tesis de mujer y género que construimos las farianas con miras al congreso que se realizará para la constitución del nuevo partido político. El artículo con un título bastante provocativo no solo hablaba de las tesis, sino que además, en otras palabras, ironizaba la propuesta señalando que la organización es una de las más patriarcales del país donde las guerrilleras han jugado un papel secundario pero además hemos sufrido múltiples violencias de género donde hemos sido abusadas y obligadas a abortar.

  • No hablemos de equidad... ¡Asumámosla ya!

    Una de las dificultades que se presenta cuando empezamos a ganar espacio para hablar de los problemas y las reivindicaciones de las mujeres en el ámbito político es el riesgo de quedarse atrapada exclusivamente en la temática de género.

    Introducir en los movimientos políticos la idea de equidad y su puesta en práctica, es una pelea que ha empezado a aportar sus frutos. Muchas de las que insistimos en fomentar la toma de conciencia sobre las...

  • NUESTRO APORTE A UNA NUEVA SOCIEDAD

    La paz es el símbolo de esperanza para cada uno de nosotros y nosotras en este paso tan importante que estamos dando, por eso hoy más que nunca unimos nuestros corazones y esfuerzos por una sociedad que dé mejores condiciones a todas y todos los colombianos.

    Hemos cambiado los fusiles por la palabra, y con este paso vemos reflejados nuestros sueños de paz que hoy desde todas las Zonas Veredales se expresa a través de la cultura con su diversidad de tradiciones y costumbres que caracterizan a un pueblo.

  • Participación Política de la mujer y su evolución histórica

    (Publicado en el diario la Industria de Chimbote el día domingo 20 de Febrero)

    Desde los albores de la historia de la humanidad, la mujer ha cumplido un rol importante en la producción y reproducción de la especie humana y en el cuidado de la familia, si nos remitimos a la era prehistórica, denominado paleolítico, los estudios científicos históricos en todo el mundo nos hablan del Matriarcado donde la mujer gobierna la gran familia, clanes o tribus, gobierno que lo asume con espíritu

  • Participación política de las mujeres: ¿Cuotas, paridad o meritocracia?

    Cuando hablamos de participación política de las mujeres, uno de los temas más complejo es definir la forma que debe revestir dicha participación, en términos de cantidad y cualidad. Muchos países resolvieron la disyuntiva de la cantidad con medidas especiales a través de leyes de cuotas, algunos alcanzaron leyes de paridad; y las cifras demuestran un incremento  significativo del número de mujeres en cargos públicos, gracias a estas medidas. Sin embargo, a la hora de optar por apoyar una u otra solución es necesario plantear los objetivos reales de...

  • POR QUÉ NO SOY FEMINISTA

    l papel de los hombres en la lucha de las mujeres por derechos civiles, reproductivos, laborales, etc., siempre me ha parecido sumamente sospechoso; es como si el jefe de la fábrica se involucrara en la huelga de los trabajadores por mejores prestaciones laborales: éticamente es su deber, pero puede existir un claro conflicto de intereses.

    En el entorno sociopolítico en el que vivimos actualmente, ese conflicto de intereses se llama pacto patriarcal. Este pacto no es otra cosa que la espontánea identificación de los hombres con otros hombres; un ejemplo sencillo es que, cuando una mujer denuncia que sufrió acoso o violencia por parte de un hombre, otros hombres inmediatamente se sienten con el derecho a cuestionar las motivaciones de la mujer para realizar esa denuncia; se sienten directamente implicados en ella, como si el “honor” del hombre denunciado pusiera en entredicho el honor de todos los demás hombres.

    En el contexto de Tuiter, ese conflicto de intereses se ha cobijado bajo el pseudo-argumento paraguas #NotAllMen (no todos los hombres): no todos los hombres son violadores, no todos son acosadores sexuales, no todos fiscalizan el cuerpo de su pareja ni su decisión de tener más de una pareja sexual, no todos revisan sus dispositivos electrónicos y no todos le impiden ver a sus hijos — pero existen muchos hombres que lo hacen.

    Cada vez que aparece un hashtag o una iniciativa para visibilizar alguno de los muchos tipos de violencia contra las mujeres (como #MiPrimerAcoso, #MeToo, o el reciente #YoNoDenuncioPorque), veo entre mis amigas y conocidas una enorme cantidad de comentarios no solicitados, muchas veces de hombres, donde más que producir empatía o hacerlas sentir escuchadas, se les revictimiza, se les hace objeto de burlas o escarnio, o con la mayor desfachatez, se les mansplica por qué la violencia que dicen sufrir no es tal.

    ¿Por qué a los hombres nos molesta que una mujer denuncie a uno de nosotros, por qué nos lo tomamos tan personal? ¿Por qué la empatía de los hombres de inmediato se coloca del lado del opresor en lugar del de la denunciante?

    Porque históricamente, los hombres hemos sido educados para comportarnos como una masa homogénea, con objetivos bien claros, que no son otros que la hegemonía en todos los órdenes de la sociedad.

    2. En la cultura griega clásica, el fin de la enseñanza masculina (paideia) era la producción de areté [excelencia], un término difícil de traducir, pero que implica lo que hoy entendemos como virtudes masculinas tradicionales: la valentía en combate, el ingenio, la inteligencia al servicio de una causa común, y que deriva en el honor público (que va de la mano con el derecho a ejercer la palabra en público, es decir, a hacer política), el cual se consigue solamente mediante el reconocimiento de los pares. Así, en Ilíada, Aquiles no enfurece solamente porque Agamenón le confisque a Briseida (objetificada como parte de su legítimo botín de guerra), sino porque le niega la areté, lo cual, según la visión del mundo de la época homérica, es peor que la muerte. Cabe mencionar que la areté es una virtud exclusivamente masculina, pues las mujeres ni siquiera tenían acceso a la educación (paideia) en los mismos términos que los hombres.

    Por brevedad, voy a hacer una elipsis de las virtudes caballerescas de la Edad Media, pero señalaré solamente que la idea del “caballero” (derivado de una visión de mundo militarista y feudal) sigue muy viva en el imaginario masculino. Tampoco es posible extenderse sobre cómo la Ilustración — tratando de desentenderse de la moral cristiana — identificó el uso de la razón con el ejercicio público de la palabra (masculina), y relegó las emociones al campo de lo femenino. Así, ellos fueron desde entonces los razonables, los fuertes y valientes, y ellas las histéricas, las incontrolables, las que deben permanecer siempre al cuidado de un hombre (el padre primero, después el esposo), y que por descontado carecían de las virtudes (vir, hombre) necesarias para ejercer la palabra en público, para hacer política, mucho menos para ser sujeto de derechos, como el de propiedad.

    Y el asunto de la propiedad es importante para entender cómo opera el pacto patriarcal. He visto a muchos amigos y colegas hombres, a quienes admiraba hasta hace poco, mostrarse hartos de que esas malditas feminazis quisieran meter el patriarcado y el heteropatriarcado hasta en la sopa. ¿Pero dónde está ese “patriarcado”, dicen? ¿Por qué lo culpan de todo? ¿Por qué no se hacen responsables? Bueno, porque como nos recuerda Engels, no es gratuito que la propiedad privada, la monogamia y la esclavitud hayan surgido en las mismas condiciones históricas: el matrimonio sindiásmico (un marido, muchas esposas) tuvo que dar paso a la familia monogámica para dar certeza de la paternidad de los hijos, de los cuales, solamente los varones podían heredar la propiedad familiar. El patriarcado no es sino el sistema en que se basan todas las civilizaciones después de la “barbarie” de la Edad de Piedra: un sistema (es decir, una serie de dispositivos de poder y sistematización) destinado a asegurar esa certeza de la paternidad a los hombres.

    ver mas>>>>>https://lalineadefuego.info/2018/03/06/por-que-no-soy-feminista-por-javier-raya/

  • Revolución en punto cero: Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas

    En la biblioteca feminista de Mujer Fariana compartimos hace algún tiempo el libro “Caliban y la bruja” de la italiana Silvia Federici. Ahora continuamos nutriendo nuestro rincón teórico con “Revolución en punto cero: Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas”, publicado por la Casa Editorial Traficantes de Sueños, de España.

  • Revueltas de mujeres y retos feministas para la paz

    Paradójicamente, posterior a la confusión creada por sectores políticos de ultraderecha y religiosos con la mal llamada ‘Ideología de Género’, las organizaciones de mujeres y feministas lograron articular al enfoque de género del Acuerdo de Paz, después de la renegociación que sufrió el Acuerdo Final post-plebiscito, una estrategia que asegure el cumplimiento de planes, programas y políticas de equidad de género y restitución de derechos de las mujeres.

  • Saber y poder: Vivencias de mujeres académicas

    Para conocer las experiencias de mujeres en espacios de poder dentro del mundo académico, en este trabajo se propusieron a analizar la vida de seis mujeres en la Universidad Autónoma de México y seis en la Universidad de La Habana

  • Saludo para las revolucionarias insurgentes en la Habana

    Es necesario reconocer su apoteósica obra en la Habana, porque reboza a cantaros su esfuerzo y porque nos llena de alegría y entusiasmo. Hasta aquí en las inmensidades de la selva, lejos de la civilización, la tecnología y el ruido de las urbes, se escuchan los pasos fuertes y resonantes de su trabajo; han logrado, como verdaderas comunistas y bolivarianas unir en torno a un mismo propósito a todas las mujeres que aspiran, anhelan y buscan los cambios necesarios en nuestra sociedad. Viéndolas nos recuerdan a muchas el orgullo que se siente haber nacido mujer y llevar en

  • Se debe plantear el debate, pero con altura

    En Caracol Radio, en el programa Sal y Pimienta de María Isabel Rueda, hubo un debate sobre la participación de las mujeres en el proceso de paz, en el que una de las panelistas se pregunta: “¿Para qué están las mujeres en la Mesa, si no hacen sino reirse frente a las cámaras?”