Participación

  • Nada de pesimismo

    Por estas épocas se lee en los diferentes medios y más en las redes sociales que no hay nada para celebrar en este fin de año y uno de los argumentos es el irrisorio aumento del salario mínimo.

    Todos los años por el mes de diciembre se da la misma discusión. Y soñamos que esta vez sí habrá un incremento que valga la pena. Pero si revisamos los salarios desde el 2010, para no hacer larga la lista, los aumentos son siempre irrisorios en comparación con las ganancias de los gremios empresariales, esa es la esencia del capitalismo, no lo podemos olvidar.

    AÑO                 SALARIO MÍNIMO                                            INCREMENTO                                                         AUXILIO DE TRANSPORTE

    2010                     $515.000                                                      3.64 %                                                                          $61.500

    2011                     $535.600                                                      4.00 %                                                                          $63.600

    2012                     $566.700                                                      5.8 %                                                                            $67.800

    2013                     $589.500                                                      4.02 %                                                                          $70.500

    2014                     $616.000                                                      4.5 %                                                                            $72.000

    2015                     $644.350                                                      4.6 %                                                                            $74.000


    2016                     $689.455                                                       7 %                                                                              $77.700

    2017                     $737.717                                                       7 %                                                                              $83.140

    1. https://www.notinet.com.co/indices/salario_minimo_auxilio.pdf

    El 2018 no es la excepción. El salario mínimo será de 781.242 pesos, se ajustó en 43.525 con un incremento del 5,9 %, y el auxilio de transporte pasó del 83.140 a 88.211 (subió 6,1 %), para un total de 869.453 pesos.

    El 2018 no es la excepción. El salario mínimo será de 781.242 pesos, se ajustó en 43.525 con un incremento del 5,9 %, y el auxilio de transporte pasó del 83.140 a 88.211 (subió 6,1 %), para un total de 869.453 pesos.

    En Colombia no aumentan las empresas productoras de bienes de consumo y generadoras de empleo. El país hace rato no crea empresas, más bien aumentan los negocios bancarios y las agencias prestamistas, capitales especulativos.

    Con el neoliberalismo el Estado no cumple con la razón de ser de su existencia, privilegia más las importaciones de esos bienes de consumo, se ahoga la industria nacional y por supuesto se empobrece aun más el campo colombiano. Lo importante para el sistema, y lo cumplen al pie de la letra es la ganancia para el puñado que maneja el país.

    Así las cosas nada nuevo para celebrar, cierto.

    Aquí viene entonces la inquietud a esas voces de las redes sociales, qué hacer? No hay nada que hacer?, nos vamos cada colombiano o colombiana a rumiar las miserias a la casa?

    Desde la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, FARC, decimos, no. Hay que seguir la lucha por cambiar esta realidad, dura si, en la FARC sí que sabemos de eso. Pero debemos organizarnos, exigir el cumplimiento de lo acordado en La Habana, que como hemos dicho muchas veces no será el mejor acuerdo pero en él hay varias cosas de las que el pueblo se puede beneficiar.

    Para las mujeres por ejemplo tenemos para nombrar algunas:

    Acceso de mujeres rurales al Fondo de Tierras y la formalización de la propiedad.

    Fortalecimiento de la autonomía económica y capacidad organizativa de las mujeres rulares.

    Medidas para facilitar el ejercicio de la participación política de las mujeres.

    Participación de las mujeres en el programa Nacional Integral de Sustitución (PENIS).Y muchas más.

    El Estado mediante su gobierno de turno no cumplirá así no más, ese cumplimiento será como ha sido siempre en la historia producto de las luchas sociales. Los famosos tres ochos (jornada laboral, descanso y educación) fueron ganadas por los trabajadores, no olvidemos a las mártires de Chicago. El voto de las mujeres, ganado por ellas en las luchas callejeras, son solo un par de ejemplos.

    El Acuerdo de Paz no es la revolución que soñamos en la FARC ni el que sueñan muchas personas demócratas y sinceras de nuestra querida patria. Es solo una importante herramienta de lucha, el salario que se merecen las colombianas no solo más elevado que el aprobado sino igual al de los hombres por el mismo trabajo, por ejemplo. El salario mínimo justo se lo tenemos que arrebatar a esta clase empresarial colombiana en la lucha, de su parte nunca será justo.

    ***

    Frases destacada

    “Dos mil diecisiete fue el año en que el sistema de salud colombiano tuvo el infame honor de competir en cantidad de muertos con los que producía el conflicto armado en Colombia, porque las EPS no disparan, pero matan y torturan a pacientes y familiares y se pasan por la faja toda acción judicial”.

    Beatriz Vanegas Athías (goo.gl/Wb5kUJ)

     

  • No es interés nuestro dar lecciones de feminismo sino construirlo colectivamente

    Hace algunos días, para ser más exactos el 13 de junio, el portal Pacifista público un artículo titulado “Ahora las FARC quieren dar lecciones de feminismo” (http://pacifista.co/ahora-las-farc-quieren-dar-lecciones-de-feminismo/ ) en el cual daban a conocer algunos apuntes sobre las tesis de mujer y género que construimos las farianas con miras al congreso que se realizará para la constitución del nuevo partido político. El artículo con un título bastante provocativo no solo hablaba de las tesis, sino que además, en otras palabras, ironizaba la propuesta señalando que la organización es una de las más patriarcales del país donde las guerrilleras han jugado un papel secundario pero además hemos sufrido múltiples violencias de género donde hemos sido abusadas y obligadas a abortar.

  • No hablemos de equidad... ¡Asumámosla ya!

    Una de las dificultades que se presenta cuando empezamos a ganar espacio para hablar de los problemas y las reivindicaciones de las mujeres en el ámbito político es el riesgo de quedarse atrapada exclusivamente en la temática de género.

    Introducir en los movimientos políticos la idea de equidad y su puesta en práctica, es una pelea que ha empezado a aportar sus frutos. Muchas de las que insistimos en fomentar la toma de conciencia sobre las...

  • NUESTRO APORTE A UNA NUEVA SOCIEDAD

    La paz es el símbolo de esperanza para cada uno de nosotros y nosotras en este paso tan importante que estamos dando, por eso hoy más que nunca unimos nuestros corazones y esfuerzos por una sociedad que dé mejores condiciones a todas y todos los colombianos.

    Hemos cambiado los fusiles por la palabra, y con este paso vemos reflejados nuestros sueños de paz que hoy desde todas las Zonas Veredales se expresa a través de la cultura con su diversidad de tradiciones y costumbres que caracterizan a un pueblo.

  • Participación Política de la mujer y su evolución histórica

    (Publicado en el diario la Industria de Chimbote el día domingo 20 de Febrero)

    Desde los albores de la historia de la humanidad, la mujer ha cumplido un rol importante en la producción y reproducción de la especie humana y en el cuidado de la familia, si nos remitimos a la era prehistórica, denominado paleolítico, los estudios científicos históricos en todo el mundo nos hablan del Matriarcado donde la mujer gobierna la gran familia, clanes o tribus, gobierno que lo asume con espíritu

  • Participación política de las mujeres: ¿Cuotas, paridad o meritocracia?

    Cuando hablamos de participación política de las mujeres, uno de los temas más complejo es definir la forma que debe revestir dicha participación, en términos de cantidad y cualidad. Muchos países resolvieron la disyuntiva de la cantidad con medidas especiales a través de leyes de cuotas, algunos alcanzaron leyes de paridad; y las cifras demuestran un incremento  significativo del número de mujeres en cargos públicos, gracias a estas medidas. Sin embargo, a la hora de optar por apoyar una u otra solución es necesario plantear los objetivos reales de...

  • Revolución en punto cero: Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas

    En la biblioteca feminista de Mujer Fariana compartimos hace algún tiempo el libro “Caliban y la bruja” de la italiana Silvia Federici. Ahora continuamos nutriendo nuestro rincón teórico con “Revolución en punto cero: Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas”, publicado por la Casa Editorial Traficantes de Sueños, de España.

  • Revueltas de mujeres y retos feministas para la paz

    Paradójicamente, posterior a la confusión creada por sectores políticos de ultraderecha y religiosos con la mal llamada ‘Ideología de Género’, las organizaciones de mujeres y feministas lograron articular al enfoque de género del Acuerdo de Paz, después de la renegociación que sufrió el Acuerdo Final post-plebiscito, una estrategia que asegure el cumplimiento de planes, programas y políticas de equidad de género y restitución de derechos de las mujeres.

  • Saber y poder: Vivencias de mujeres académicas

    Para conocer las experiencias de mujeres en espacios de poder dentro del mundo académico, en este trabajo se propusieron a analizar la vida de seis mujeres en la Universidad Autónoma de México y seis en la Universidad de La Habana

  • Saludo para las revolucionarias insurgentes en la Habana

    Es necesario reconocer su apoteósica obra en la Habana, porque reboza a cantaros su esfuerzo y porque nos llena de alegría y entusiasmo. Hasta aquí en las inmensidades de la selva, lejos de la civilización, la tecnología y el ruido de las urbes, se escuchan los pasos fuertes y resonantes de su trabajo; han logrado, como verdaderas comunistas y bolivarianas unir en torno a un mismo propósito a todas las mujeres que aspiran, anhelan y buscan los cambios necesarios en nuestra sociedad. Viéndolas nos recuerdan a muchas el orgullo que se siente haber nacido mujer y llevar en

  • Se debe plantear el debate, pero con altura

    En Caracol Radio, en el programa Sal y Pimienta de María Isabel Rueda, hubo un debate sobre la participación de las mujeres en el proceso de paz, en el que una de las panelistas se pregunta: “¿Para qué están las mujeres en la Mesa, si no hacen sino reirse frente a las cámaras?”