Poesía

  • Poemas V

    Soy la sangre silenciada
    Soy la voz de mis ancestras,

    soy la vida que fluye de regreso hacia la Tierra.

    Soy mi madre,

    mis abuelas,

    las madres de mis abuelas;

    soy un mandala infinito de mujeres,

    viviendo a través de mí y sanando junto a mí.

    Soy la Sangre silenciada re-naciendo, re-viviendo,

    re-surgiendo.

    Soy el útero de cada una de las mujeres de mi linaje,

    soy la sangre de cada una de ellas honrada, bendecida, celebrada.

    Soy su canto, su rezo, su emoción

    y estoy aquí para sembrar semillas en su nombre.

    Gabriela Angueira (Argentina)

    La energía de todas las mujeres del mundo
    Estás equivocado, me dijo.

    La luna no hace que a las mujeres les baje la regla.

    Es la energía de todas las mujeres del mundo la que hace a la luna

    menguar y crecer hasta luna llena.

    Me he acostumbrado
    Me he acostumbrado,

    (así, como quien no quiere la cosa)

    a los domingos sin resaca,

    al amor sin golpes

    y a la gente sin doblez.

    No es que mi vida sea menos emocionante:

    es que las emociones son reales, son sencillas.

    Y por tanto,

    hacen bien.

    Ana Elena Pena (España)

    Por eso sangramos.

    Porque cuesta hacer girar un universo.

    (Anónimo)
     
    Soy

    Me despojo

    me libero de las ataduras,

    de las voces que llenan mi pensamiento

    de inseguridad, de miedo, de oscuridad.

    Me construyo

    más humana, más natural, más libre

    menos sumisa, menos incapacitada y menos temerosa

    y voy a entregarme a la felicidad,

    la cual yo me construiré,

    la cual yo forjaré,

    la cual yo cuidaré.

    Franciny Molina (Costa Rica)

    Si me quieres, quiéreme entera
    Si me quieres, quiéreme entera,

    no por zonas de luz o sombra...

    Si me quieres, quiéreme negra

    y blanca. Y gris, y verde, y rubia,

    y morena...

    Quiéreme día,

    quiéreme noche...

    ¡y madrugada en la ventana abierta!

    Si me quieres, no me recortes:

    ¡quiéreme toda... o no me quieras!

    Dulce María Loynaz (Cuba)

    Carne humana

    Soy dulce por fuera,

    un cordero

    que todos quieren acariciar.

    Pero por dentro tengo garras

    y enormes dientes

    y ganas de devorar

    carne humana.

    Por dentro tengo tanta hambre

    que me devoro a mí misma

    y no me sacio nunca.

    Marilyn Monroe (Estados Unidos)

  • Poemas VI

    Para un mejor amor

    Nadie discute que el sexo

    es una categoría en el mundo de la pareja:

    de ahí la ternura y sus ramas salvajes.

    Nadie discute que el sexo

    es una categoría familiar:

    de ahí los hijos,

    las noches en común

    y los días divididos

    (él, buscando el pan en la calle,

    en las oficinas o en las fábricas;

    ella, en la retaguardia de los oficios domésticos,

    en la estrategia y la táctica de la cocina

    que permitan sobrevivir en la batalla común

    siquiera hasta el final del mes).

    Nadie discute que el sexo

    es una categoría económica:

    basta mencionar la prostitución,

    las modas,

    las secciones de los diarios que sólo son para ella

    o sólo son para él.

    Donde empiezan los líos

    es a partir de que una mujer dice

    que el sexo es una categoría política.

    Porque cuando una mujer dice

    que el sexo es una categoría política

    puede comenzar a dejar de ser mujer en sí

    para convertirse en mujer para sí,

    constituir a la mujer en mujer

    a partir de su humanidad

    y no del sexo,

    saber que el desodorante mágico con sabor a limón

    y jabón que acaricia voluptuosamente su piel

    son fabricados por la misma empresa que fabrica el napalm,

    saber que las labores propias del hogar

    son las labores propias de la clase social a que pertenece ese hogar,

    que la diferencia de sexos

    brilla mucho mejor en la profunda noche amorosa

    cuando se conocen todos esos secretos

    que nos mantenían enmascarados y ajenos.

  • Recordando a Laura

    ¡tu alegría perenne!
    A mi lauris.

    Cuando pienso en una MUJER íntegra completa…, pienso en ti.
    No porque no tuvieras defectos. Los tenías.
    Eras normal como los demás seres humanos,
    Te daba mal genio, cuando se metían contigo,
    te encrispabas y desplegabas todas tus espinas de carácter
    que cada quien guarda en lo más recóndito.
    Sentimental, llorona y altanera.

  • Semblanzas: Farianas y Paz

    Conocer tantas mujeres valientes y aguerridas, deja una enseñanza de paz enorme, dejar un arma para optar por construir la paz y garantizar la no repetición, es no solo un acto de valentía si no la más inmensa solidaridad.

  • Torbellinos

    Para T.Z
    para decirlo también con Marx
    “todo lo solido se desvanece en el aire”

    Ante la sosegada calma
    de la costumbre
    polvorienta, sepia, pacata...

    ante el juego de mascaras

  • Una prosa de amor para ella

    Te encontré al sur del día
    como saliendo de la angustia
    de los huracanes;
    estabas entre palmeras y
    Gaviotas taínas
    en las coordenadas de un sol con arreboles;
    en aquel momento
    el ocaso se desnudó frente a mis ojos
    y el mar me dio la bienvenida
    con el abrazo abismal
    de su azul profundo salitroso
    en el que la luna sumerge
    su lumbre argentada
    y la brisa susurra
    entre náufragos sortilegios.